«Age of legends» – Dragon TV (2018)

RESUMEN

Liu Zi Guang (William Chan), un joven de 20 años de edad de familia humilde, viaja hasta Myanmar en busca de nuevas oportunidades. Pero una vez allí es tomado prisionero por una banda de narcotraficantes. El es retenido y torturado por varios años. Una vez que es liberado conoce a un oficial de policia encubierto que lo recluta como informante, pero cuando está por descubrir la identidad del lider de la banda sufre un accidente y pierde la memoria.

De regreso a su ciudad natal, tratará de descubrir su identidad y que fue lo que ocurrió durante los ocho años que estuvo ausente. Tambien se encuentra con la oficial de policía Hu Rong. El conocerla no ayuda, ya que ella solo sospecha de él y está decidida a descubrir que fue lo que sucedió.

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 47

NUESTRO COMENTARIO

ESTE COMENTARIO CONTIENE SPOILERS

Hay algo del mercado audiovisual asiático que no acabo de entender muy bien y que es contraintuitivo.

En principio, los dramas coreanos van destinados a un menor numero de espectadores que uno chino, teniendo en cuenta que la población coreana es más o menos el 3% de la población china, y eso si contamos solo las poblaciones, coreana y china que viven en esos países. Ignoro cuántos coreanos de origen o de cultura viven desperdigados por ahí, pero estoy segura de que ese número se pierde en el número de gente de cultura e idioma chinos que viven en otros países.

Con esta estimación en mente, los dramas chinos deberían ser producciones con más medios que las coreanas, aunque solo sea por el hecho del número de espectadores potenciales, pero habitualmente no es así. Me dirán que los dramas coreanos tienen más aficionados que los propios coreanos que los producen, y nosotros en esta página somos una pura muestra de ello, pero esos dramas han llegado a nosotros porque son buenos, y no a la inversa. Sin duda habrán mejorado en medios en cuanto atravesaron fronteras y se vendieron internacionalmente, pero primero se vendieron un poco y luego triunfaron y eso tuvo un efecto retroactivo en la inversión.

Cuando comparamos los dramas chinos y taiwaneses de los últimos tiempos, sin duda los dramas chinos recientes tienen más medios, pero los guiones son mayoritariamente horribles en un lado y otro del estrecho de Taiwan y eso es lo que me desconcierta.

No hablo de los dramas chinos de guerreros mágicos, que responden a un gusto que no comparto y que no me atrevo a decir si son malos o buenos en relación con los estándares que se espera de ellos, pero si se trata de dramas románticos, fantásticos, policiacos y de acción, no sé si hay que aplicar otros elementos de juicio, porque no se trata únicamente de que estén adaptados a unos gustos populares distintos, sino que creo que, sean cuales sean los gustos populares de los chinos, se trata de dramas que tienen buena fotografía, una ambientación y decorados decentes y un vestuario que mejora a pasos agigantados pero con guiones muy mediocres, con construcciones de personajes superficiales, diálogos muchas veces soporíferos, continuidad entrecortada, exceso de flash backs que muchas veces no vienen a cuento y en los que parece que están reaprovechando metraje para relleno y tramas con agujeros más grandes que el Mar de la China.

Y si nos vamos a loo dramas taiwaneses, ya para qué les digo, con esa ambientación exageradamente cursi y rallando en lo ridícula, ese vestuario, esos peinados…ya es que no tengo palabras, aunque en este último caso puedo pensar que esa terrible cursilería se debe a un sentido del humor que se me escapa.

«Age of Legends», que a saber de dónde viene el título, es un drama que empieza siendo de acción con alguna pelea de esas que los asiáticos hacen tan bien, pero luego la historia decae y el argumento avanza con una lentitud exasperante, lo que es terrible en un drama de acción.

William Chan (Chan Wan Tin), al que vi por primera vez en «Only Side by Side with you» es monísimo, un poco menos ahora que antes porque se ha depilado las cejas en demasía, como también es monísima Ma Si Chun, a la que también conocemos por el drama (esta vez bastante bueno) «Love me if you dare«, aunque curiosamente ella no se depila las cejas. Que los dos sean monísimos y que mi única razón para ver «Age of Legends» sea lo mono que es William Chan no alivia, sin embargo, mi aburrimiento. Lo he visto entero porque hace un calor tremendo y, una vez que me apoltrono en el sofá, ya veo lo que me echen, pero les aseguro que es malo, no espectacularmente malo, no ridículamente malo, pero sí razonablemente malo.

Aunque tanto William Chan como Ma Si Chun sean muy monos no sé qué opinar sobre si actúan bien o mal, porque como los dramas suelen estar doblados, todo suena como con sordina, problema que se agrava con que, a menudo, hablan en susurros. He llegado a un punto en el que no puedo reconocer sus voces si no los veo, e incluso he buscado algún vídeo de entrevistas de William Chan y he sido incapaz de saber si en los dramas la voz que oigo es la de él.

La historia empieza cuando William Chan, Liu Zi Guang en la historia, un jovenzuelo de 20 años que no aparenta ni por el forro ni aunque sea chino, y que se acaba de quedar huérfano porque un drogata ha asesinado a su padre, conoce en un autobús a Nie Wan Feng (al principio no se llama así) y los dos acaban emigrando a Myanmar. Dado que Wan Feng tiene como ídolo al narco Pablo Escobar, los dos acaban trabajando con un narcotraficante. Como Zi Guang se opone violentamente a ser narcotraficante, intentan escapar pero le agarran y le encarcelan en un agujero durante años. Mientras está en el agujero, mirando cómo se entrena el ejército del narco, él mismo se entrena y pasa de ser un chico supuestamente alfeñique, delgaducho y débil a ser un fortachón, súper entrenado y experto en kung-fu y artes marciales. En el camino hasta pierde la necesidad de usar gafas, porque según le crecen los músculos le desaparece la miopía.

Gracias a la intercesión de Wan Feng le dejan libre y él se va a trabajar a un bar, en una ciudad de Myanmar, en el que el dueño es un policía infiltrado, precisamente el padre de la chica, que vive en China ajena a que ese señor es su padre y que también es policía. El padre le pide a Zi Guang que sea un agente en la banda del narco para desarticular una red de una droga nueva a la que llaman «Ángel», y Zi Guang accede, pero el capo de la banda es ahora Wan Feng, así que Zi Guang, al que todo el mundo llama Guang Zi por una razón china que ignoro, tiene que traicionar a su amigo. No se llega a explicar por qué Guang Zi decide traicionar a su amigo al que ha jurado hermandad. Es decir, el amigo es malísimo y un guarro, pero lo de la traición a un hermano juramentado está muy mal visto en el mundo chinés, así que merecería haberse explicado mejor.

En una operación tan chapucera como todo lo demás, resulta que Guang Zi-Zi Guang le revela al policía un secreto que solo sabían Zi Guang y Wan Feng, que hay que ser zoquete, razón por la que, lógicamente, sospechan de él. Para que dejen de sospechar le hacen pasar por la prueba de matar al policía dueño del bar, cosa que Zi Guang se ve forzado a hacer, aunque vemos que es el propio policía el que le insta a hacerlo para no destrozar su tapadera.

No se sabe cuánto tiempo pasa Zi Guang encubierto, pero no le vemos hacer nada extraordinario, ni participar en ninguna misión ni nada que le suponga mucho esfuerzo y que justifique que, en los títulos de crédito, se diga que es que no hay nadie como él y que es un ejemplo de no sé qué.

En otra escena que hay a continuación, vemos que Zi Guang está en un barco, a punto de descubrir quién es el jefe supremo (dan a entender que Wan Feng es un mandado), pero le avisan de que los van a detener y se tira al mar, donde se golpea la cabeza con una piedra y, cuando se despierta, ha perdido la memoria de lo que le pasó desde que se fue de su pueblo hace 8 años.

Entre una cosa y otra dan a entender que pasan escasamente unos días, pero cuando Zi Guang-Guan Zi llega a su pueblo, el malo ya está allí escondido e instalado, por lo que todo ocurre a velocidad supersónica.

En el pueblo ese (un pueblo al estilo chino, con millones y millones de habitantes y rascacielos a tutiplén), trabaja como policía la chica que no sabe quién es su padre pero a la que sus padres adoptivos tratan como a una hija y ella se lo cree, con razón. Como es la hija de un policía heroico, todo el mundo que lo sabe trata de protegerla para que no le pase nada, pero siempre su padre número 2 acaba apoyándola porque el padre número 2 es una perla de padre y es uno de los personajes que más me ha gustado.

Como Guang Zi no recuerda nada, la policía, que parece no tener nada que hacer y hace un poco lo que le da la gana, le va investigando mientras él va de situación heroica en situación heroica, con el problema de que, esas situaciones son para que veamos que Guang Zi es un chico buenísimo con un corazón de oro puro, algo que tiene que ver con la última parte de la historia, pero no hay ni una pelea que llevarse a la boca. Y si las anécdotas Guanzicescas ya no fueran ya lo suficiente aburridas, nos ponen que el malo, Nie Wan Feng, le vigila en la sombra porque piensa que GuangZi es como maquiavelo y puede estar fingiendo su amnesia.

Se estable una pelea con unos mafiosos de medio pelo por diversos temas, y GuangZi va saliendo victorioso, observado por el malo, que adivina todos sus movimientos, lo que me hace dudar de que GuangZi sea tan listo, teniendo en cuenta que el otro prevé todos sus pasos. Que no se me olvide que todas estas especulaciones del malo ocurren mientras bebe té o da de comer a sus peces, todo en tono susurrante y a paso de tortuga, como las predicciones del maestro del «pequeño saltamontes» es serie de hace mil años con David Carradine, que inauguró la fiebre por las películas de artes marciales. El actor que hace de Nie Wan Feng ha hecho todas sus escenas sin mover el trasero de un sillón y sin cambiar de decorado.

Cuando la lucha contra el crimen avanza, el malo decide hacer creer a la policía que el capo de la droga es Guang Zi, por lo que no sé por qué se siente tan dolido después de saber que su «hermano» le traicionó, teniendo en cuenta cómo se las gasta el sujeto.

En esta última parte, en la que Guang Zi va recordando la memoria poco a poco y sospecha hasta de sí mismo, el tema de la acción se activa un poco, pero de manera inesperada, los personajes buenos empiezan a caer como moscas, sin ton ni son, aunque creo que, viendo el poco caso que les hacen a lo largo de la trama, creo que la única razón de su existencia era morirse.

En el final de fiesta, con muchísimos tiros y muertos, y sangre y explosiones, la chica, que hasta ahora había sido mayoritariamente lista, resulta que es tonta y, mientras que el resto de los policías lleva chaleco antibalas, ella va a cuerpecito gentil, con la consecuencia de que uno de los buenos le da el suyo y a él se lo fulminan. Nadie menciona que le han matado por culpa de la chica ni le dicen nada, porque para eso es la hija de héroe.

Después del tiroteo y las muertes, el final es incomprensiblemente frívolo, tipo final de James Bond pero sin pegar nada y con un acertijo incomprensible (no se si recordarán que tampoco se entendía nada en el final de «When a snail falls in love«). Muchos de los personajes se quedan ahí colgando sin ninguna conclusión, porque ya les digo que estaban ahí para hacer bulto.

REPARTO

Comentarios

  1. Esta no la he visto, ahora estoy viendo una que se llama Go Go squid, y aunque el título tira un poco para atrás, no está mal, desconocía todo el mundo del CTF, que son como unos campeonatos informáticos.
    Me ha resultado curioso que es la más «patriótica» que he visto, el sueño de todos es ganar para China el mundial, que la bandera china y el himno suenen.

    • Zau, pero es que esa es de este año y China anda en las que anda intentando doblegar HK y amenazando al mundo a que no tosa a su favor. Así que este año el patriotismo les va a salir por los poros.
      Ay! que soy Maggie, que estoy deslogueada y me acabo de dar cuenta.

      • Eso he pensado yo también, entre el tira y afloja que lleva con USA, los problemas con HK y la presión que aumenta hacia Taiwan… En todos los capítulos hablando de dar gloria a China, la bandera por aquí, una canción patriótica por allá. Es la primera en la que me encuentro estas cosas. Por cierto, también han aprendido de los coreanos a hacer publicidad de artículos que salen un poco sin venir a cuento. En Un coup de foudre es aún más descarada la publicidad, sobre todo (y para mí cuestionable) de medicamentos, para resfriado, pomadas…

        • Maggie Bee dice:

          Estoy con la de coup, que se hizo buscar la condenada. Voy por el capítulo 13 y mejor no digo para poder hacer reseña. La del luna si me gusta, pero es que ese niño actúa lindísimo. Pero tampoco voy a decir más por exactamente el mismo motivo anterior.

          Si viste que salió la que va a hacer de mulan a defender China y ahora hay un movimiento global para boicotear la peli? Ya salió el presi a decirle a los ministros ingleses que mucho cuidado con apoyar a HK, hoy lei

          • Eso no lo vi, pero sí vi que Yang Mi (la de Ten miles of peach blossom) canceló un acuerdo con Versace (por una camiseta en la que ponía a HK, Macao y Taipei (Taiwan) como países independientes) también por defender China y su unidad. Me parece que están alineando a sus principales figuras para concienciar a la gente mantener esa idea de unión y patria.
            Buscaré lo que dices.

  2. Maggie Bee dice:

    ¡Marta! Menos mal tú también lo notaste y lo comentaste, esas vocecillas tenues enlatadas me están sacando de quicio ¡y yo ni sabía de esta época de leyendas! Lo de lo desestructurados de los guiones, anoche me quedé pensando que mucho se tiene que perder en la traducción hasta dentro de la misma China porque no puede ser que tengan escenas sin ton ni son, y no sé si será que lo explican narrándolo en el idioma (bueno dialecto) que lo estén grabando y luego al doblarla al idioma chino enlatado (que no sé si tendrán uno oficial), las cosas se pierdan.

    Y yo tratando de explicarme acabo de hacer un zaperoco igual.

  3. Maggie Bee dice:

    Hablando de asiáticas, el otro día netflixié «Always be my maybe» comedia romántica bastante entretenida y recomendable 🙂

    También netflixié Wu assasins pero esa no la encontré tan recomendable 🙂

    • ¿La primera es película? Tendré que echarle un vistazo.
      La del calamar es tontuna pero se deja ver y la del Coup.. me gustó bastante. De las coreanas intenté un par que no me engancharon, Hotel Luna me llama pero IU no me va mucho, me apetece darle un bocata cada vez que la veo 😉

      • Maggie Bee dice:

        Si es peli, y se ve en un suspiro 🙂 Si puedes encontrar también Crazy rich asians mírala. Esa no está en netflix y no sé si tengas movistar 🙂

        • Mariceli Hernandez dice:

          Las dos son muy buenas y Zau, Hotel del Luna está muy buena IU lo está haciendo muy bien. Maggie veo que vas adelantada con Le Coup de Foudre 😉

          • Maggie Bee dice:

            Voy, voy 🙂 Claro que ahora estoy leyendo el divorcio de Ahn y Goo. Madre mía ¡sacaron a lavar los trapos sucios en público! 🙁 Menudo verano más divorciador

          • Mariceli Hernandez dice:

            Esos dos se están arrancando los pellejos 0.0 vergüenza ajena…

          • Maggie Bee dice:

            Jo! Mariceli…Ya estoy al día con I wanna hear your song y dando gracias que hoy emiten el nuevo capítulo. Me re contra chifla.

            Con respecto a lo del divorcio…es que el mundo entero está perdiendo las formas. No son solo ellos dos, (que ya les vale) es que acabo de ver en la tele que Bolsonaro fue tan cafre de burlarse de Brigitte Macron porque le están apretando las tuercas con la atrocidad que está arengando en el Amazonas 0.0 y eso sin mencionar lo del hermano de Thor y Hanna Montana 0.0

    • Pues a por la peli de Netflix que me voy. Voy también a investigar las que dice Zau.

      Hotel del Luna me gustó el primer episodio, así que la veré, aunque me reviente que se llame Hotel DEL Luna. ¿De dónde se sacarán el DEL?¿En qué idioma está eso?

      Yo estoy viendo Rookie Historian, que me está gustando, y he visto Love Alarm, que dejan a la mitad hasta la segunda temporada, así que me he quedado a dos velas. De todas maneras, escribiré mis impresiones.

      Voy a buscar la que decís de Coup. A ver qué tal.

      • Maggie Bee dice:

        En el hotel también tiene un Sánchez y una Verónica así que ya sabes a que idioma le dieron una patada 🙂

      • De las chinas ultimamente me ha gustado La historia de Ming Lang y la del coup.
        La del calamar es más tontuna 😉
        Le daré una oportunidad a la del hotel

      • Mariceli Hernandez dice:

        Lo de Hotel del Luna me parece que nos molesta a todas, no puedo creer que sea un error -.-

        • Como ya he contado muchas veces, leo sopotocientas noveluchas románticas de esas de dos euros que son una porquería, escritas en los EEUU en inglés. Cada vez que sale alguien hablando español, lo que pone está en un idioma que es un disparate, lleno de faltas, escrito por alguien que ni se ha enterado que en español tenemos concordancia de género (femenino y masculino) y de número (plural y singular).¡Y encima pretenden que esos personajes son, o bien latinos, hablando esa chapuza de español, o bien súperespías bilingües a los que no se les vería que no tienen ni idea de español a los 5 segundos! Así que sí probablemente sea un error… :_)

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.