“Boss & Me” (Shan Shan comes to eat) – JSTV (2014)

Boss and me Shan Shan comes to eat

RESUMEN

Basado en la popular novela de Internet de Gu Man’s, la historia habla de una joven de buen corazón llamada Xue Shan Shan (Zhao Li Ying). Feng Teng (Zhang Han)está a cargo de una compañía, y su hermana, quien tiene un tipo de sangre fuera de lo común, necesita una transfusión para dar a luz. Por otro lado, Xue Shan Shan es su nueva empleada que, en una situación confusa, se encuentra realizando la donación de sangre sin saber el destinatario. Feng Teng se siente en deuda, pero en lugar de pagarle con dinero, su hermana le sugiere enviarle comidas nutritivas para que se recupere como forma de agradecimiento. A Shan Shan le encanta comer y disfruta cada día con mucho entusiasmo y optimismo. Poco a poco, esta joven comienza a derretir el frío corazón de su jefe..

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de Episodios: 33

NUESTRO COMENTARIO

Me cuesta mucho imaginar que exista un novio más perfecto que el protagonista de este drama, Feng Teng. Yo quiero uno igual, yo quiero uno igual, yo quiero uno iguaaaaaal.

Feng Teng es listo, es bueno, buen jefe, buen hermano, buen amigo y cuñado, es trabajador y decente, es responsable, es respetuoso con todo el mundo rico y pobre(una rareza en el mundo asiático), aunque él es rico y no puede ser de mejor familia, es conciliador, es sincero, es tierno y atento sin ser cursi, es protector sin ser dominante. El Kohinoor de los novios.

He visto “Boss & Me” otro drama de la China continental, o sea China-China (hay un problema tremendo de denominaciones entre China-China y China-Taiwan), siguiendo la estela de “Love me if you dare”, pero este drama no se le parece. “Boss & Me” es únicamente una historia de amor, no tiene nada más que amor y amor…y amor.

La producción tampoco es tan buena como en “Love me…” y, desde luego, no está a la altura de los dramas coreanos, algo sorprendente porque Corea tiene unos 40 millones de habitantes y China debe tener unos 2.500 millones así que las ganancias potenciales en publicidad en una y televisión debieran ser mucho mayores. La única razón que se me ocurre es que los coreanos invierten dinero con la finalidad de vender sus producciones en el mundo entero, mientras que en China el público potencial, sólo en China, debe ser un público cautivo.

Aunque la producción no sea del nivel coreano, tampoco es que sea una producción de esas de vergüenza ajena y está a un nivel aceptable, pero llama la atención que en esta historia los actores repiten el vestuario en muchas ocasiones, algo no necesariamente malo porque se parece a la vida real, y la trama transcurre mayoritariamente en interiores. Volviendo al vestuario, no puedo dejar de comentar que los trajes y los sombreros de la hermana de Feng Teng son un espanto.

Este no es el único drama chino que he investigado después de “Love me if you dare”; ya se imaginarán que he intentado ver todos los dramas de Wallace Huo, pero sí es el único que he podido terminar hasta el momento. De lo que he visto, incluyendo éste, y reconociendo que la muestra es muy limitada, mi opinión es que los dramas chinos y también los taiwaneses, son mucho más lentos que los coreanos y que, en general, ni los guiones ni los diálogos están tan trabajados ni las tramas son tan complejas. Lo de los diálogos puede ser debido a que las traducciones son, curiosamente, peores que las coreanas. Digo lo de curiosamente porque uno pensaría que, por simple aritmética, hay más gente que sabe chino e inglés que la que sabe coreano e inglés, pero por alguna razón las traducciones son, en ocasiones, incomprensibles. La música de las entradas es muy muy cursi, y el sonido del idioma y la gestualidad, que en ocasiones se distingue bastante de la nuestra, no ayuda.

Lo de la gestualidad puede que no sea una cuestión tanto cultural como del tipo de actuación que les gusta, y también puede haber algún elemento de lo que consideran gracioso que se pierde en la traducción cultural. Con frecuencia las chicas ponen caras como las de los personajes de los cómic, lo que puede ser porque es que de verdad hablan así, o porque están imitando a los cómics y yo no sé distinguir una cosa de otra.

Aún así, “Boss & Me” me ha parecido entretenido (y me he pegado una panzada viendo los 33 capítulos en dos sesiones), no sólo porque Feng Teng es casi mi hombre ideal y porque a mí las historias de “sólo amor” no me molestan, sino porque la protagonista, Xue Shang Shang y sus eternos soliloquios me han parecido divertidos, y sus conversaciones con sus amigas me parecen reales como la vida misma (lo que he entendido cuando los subtítulos me dejaban). Aún así, admito que ésta es una de esas historias en las que tengo clarísimo que hay una discrepancia entre la calidad intrínseca de la obra y lo que me ha gustado a mí, lo que en román paladino quiere decir que me ha gustado aunque sé que es bastante mala.

Xue Shan Shan es una empleada en período de prueba en una gran empresa que es de la familia de Feng Teng y que creo que se llama también Feng Teng. Ella trabaja en el departamento de contabilidad.

Como pone en el resumen, la historia empieza cuando alguien, que Shang Shang no sabe quién es, le llama por teléfono para decirle que una taxi la espera para llevarla al hospital. Una vez allí le piden que done sangre, porque ella y la hermana del jefe supremo, Feng Teng, tienen las dos un tipo de sangre tan raro, AB RH-, que la suelen llamar “sangre Panda”. Ella sin perder un minuto la dona y no le da mayor importancia, pero la familia Feng está muy agradecida.

Aunque Feng Teng quiere finiquitar el asunto con un cheque, la hermana decide que eso es muy grosero y se dedica a darle las gracias haciendo que el chef de la familia le prepare todos los días una de esas cajitas de comida, lo que origina en la empresa una oleada de cotilleos sobre si Shang Shang es o no una enchufada.

La misma Shan Shan está horrorizada con el regalo por varias razones, para empezar, piensa que la han contratado no por sus méritos sino porque puede ser una fuente de sangre para la hermana de Feng Teng. La comida que le manda la hermana para “reponer fuerzas” ayuda a fomentar el equívoco porque piensa que la están cebando como al ganado. La segunda razón es la oleada de críticas, rumores y desprecios que tiene que oír por ser supuestamente una enchufada.

No entiendo muy bien por qué en todos los dramas asiáticos hacen que las recomendaciones en el trabajo sean como el coco sacamantecas de lo que no se debe hacer. No estoy defendiendo que el enchufe sea un método bueno de selección de personal, pero uno pensaría que, en unas sociedades en las que las influencias son moneda de cambio habitual, entrar por una recomendación y utilizando un atajo es algo tan corriente que no le hace levantar la ceja a nadie. Sorprendentemente, dicen que no es así, aunque no sé si creérmelo, como tampoco sé si creerme que si los empleados creen que una chica es una recomendada del dueño de la empresa se dediquen a decir unas groserías inaceptables para que ella las oiga. Vamos, por sentido de supervivencia, no sea que la influencia de la chica sea mayor de la que crees y haga que te echen.

La tercera razón por la que Shan Shan está harta del tema de las comidas es que, como todos los días le mandan la misma comida y ella es una tragona de tomo y lomo, está del hígado de cerdo hasta el pompón de la boina.

Como se tiene que comer la comida que le mandan sí o sí y además en la empresa no paran de criticarla, acaba comiendo en una terraza que, ella no lo sabe, permite que la vean desde el interior y lo que hay en el interior es el despacho de Feng Teng, que empieza a sentirse interesado por ella.

Shan Shan intenta por todos los medios declinar el regalo, pero Feng Teng, que la ve venir, no quiere dejar de verla, así que a cada excusa que da ella él le busca una solución que deja a Shan Shan sin respuesta y, casi siempre, en una situación de dependencia peor que la anterior. En una de sus excusas, Shan Shan acaba comiendo no sólo la comida que le mandan, sino que tiene que comer en el despacho de Feng Teng, con él, porque él le dice que necesita que le ayude a quitar los ingredientes de la comida que no le gusta, aunque Shan Shan está perpleja, y un poco ofendida por el hecho de que la utilicen para tal menester, por mucho que ella sea el último mono del departamento, ni logre entender por qué él no le da las instrucciones a su cocinero para que no le pongan esos ingredientes.

Entre dimes y diretes, Feng Teng va siendo cada vez más obvio, pero no habla abiertamente porque, según él, el que se declara pierde, sin tener en cuenta de Shan Shan no acaba de ver claros los síntomas que él muestra porque no se puede creer, ni ella ni sus amigas, que él hable de verdad en serio, sino que piensan que ella le interpreta mal. Además de las conversaciones interiores de Shan Shan una de las cosas que me divierte es que cuando Feng Teng habla con medias palabras, se oye la voz de Shan Shan preguntándose qué narices quiere decir el chaval, o sea, reacciona como una chica normal pensando ¿pero éste de qué va?

Es interesante cómo se plantea el conflicto de que los dos sean de clase social y económica muy distante. A diferencia de los dramas coreanos donde siempre es la familia rica la que se opone a emparejamientos muy desventajosos, aquí los que tienen más inconvenientes son precisamente los pobres, porque no les gusta que su hija vaya a una familia donde vaya a ser despreciada. Por parte de Feng Teng no hay oposición, pero sí extrañeza de que a un chico tan sofisticado aparentemente le guste una chica como Shan Shan, que no tiene doblez. Afortunadamente no ponen que Shan Shan sea tonta de remate, todo lo contrario, sino que es únicamente una chica de pueblo que no está acostumbrada a ese tipo de vida.

La familia de Feng Teng está formada por la hermana, muy simpática, casada con un hombre encantador que tampoco venía de clase alta y que también las ha pasado cantas por las críticas de la gente al casarse con una rica. A su alrededor hay una chica guapísima a la que tratan como una hermana, Li Shu, que no sé exactamente qué relación tiene con ellos por esa costumbre de los chinos de llamar tío a todo el mundo. Los Feng llaman tía a la madre de Li Shu, pero por algo que dicen después, probablemente la madre fuera parte de la servidumbre de la familia. Aún así, debido a la relación con los Feng, Li Shu ha estudiado en las mejores universidades y es ahora una sofisticada mujer de negocios. Li Shu está enamorada de Feng Teng, que la quiere mucho. Fong Teng no quiere ni siquiera darse por enterado de lo que Li Shu siente por él, porque no la quiere como mujer, pero sí la quiere como familia así que prefiere no llegar a una situación incómoda que interfiera en su situación familiar.

Li Shu intenta por todos los medios que Feng Teng se dé cuenta de Shan Shan no es mujer para él, por educación, por experiencia vital, por clase social…pero a Feng Teng todo eso le importa un bledo porque, como le llega a explicar a Li Shu, nadie se plantea que él, además de ser listo, trabajador, rico y dueño de una empresa, es un hombre normal que no quiere ser sublime a todas horas, sino que quiere poder ser normal cuando llega a su casa y que él no quiere que las chicas sean perfectas, porque él no es perfecto. Entre los medios que utiliza Li Shu para que Feng Teng vea la disparidad con Shan Shan está hacerle alguna que otra faenilla a Shan Shan, que, como Feng Teng es el hombre perfecto diga él lo que diga, él sí ve, aunque a veces la misma Shan Shan no sé dé cuenta de que esas cosas se han hecho con mala intención.

Otra cosa que me gusta es que, cuando Shan Shan empieza con la cantinela de que “es que tú y yo somos muy diferentes, porque tú estás muy arriba y yo muy abajo”, él no se anda con tonterías y le dice que es verdad, pero que eso es lo que hay, que siempre van a ser diferentes y que ella sólo tiene dos opciones, o acepta que siempre va a haber personas que le tengan envidia y sean desagradables con ella, y vive con el hecho de que no la quiera el mundo entero o no, pero que medias tintas no hay. En este punto Feng Teng sólo ayuda a Shan Shan a pelear sus batallas, pero no las lucha por ella sino que es ella la que tiene defenderse por sí misma, cosa que hace, por otra parte. De la misma manera, no le impone ni su ayuda, ni su estilo de vida, ni su dinero, sino que intenta ponerse en su lugar y comprenderla.

La historia de Feng Teng y Shan Shan se intercala con la segunda trama, los amoríos de Li Shu y el mejor amigo de Feng Teng, que se llama Zheng Qi, y como a mí esa historia me importa un bledo en ocasiones el ritmo se me hace muy lento, sin contar que para que el conflicto entre estos dos personajes dure lo suficiente, hacen que Li Shu sea una cazurra de tomo y lomo de una manera un poco artificial.

En la historia de amor entre Shan Shan y Feng Teng interponen algunos obstáculos cuya única finalidad es que veamos que Feng Teng la quiere de verdad y que Shan Shan se supere a sí misma de forma que esta historia no sea la del príncipe y Cenicienta, porque aunque Feng Teng sea un príncipe de cuento, ella no es la chica a la que el príncipe tiene que rescatar porque se rescata sola.

Tengo dudas sobre si alguno de estos obstáculos puede o no tener una intención moralizante, como los problemas que puede tener Shan Shan para tener hijos, con el comentario de que las mujeres no somos únicamente hembras parideras, o la ayuda que Feng Teng le da a la prima-hermana de Shan Shan para que no tenga que depender de un hombre y pueda decidir por ella misma qué quiere hacer con su vida. Las dudas que tengo sobre la intención no es porque no sea claro lo que dicen, sino porque los mensajes son tan básicos que no debería hacer falta moralizar a estas alturas sobre eso, pero puede que en China no esté así de claro y todavía sí haga falta.

Menos clara me parece la intención de este drama cuando hacen que Shan Shan, aunque se convierte en empresaria de éxito, afirme que vale, que hacer bien el trabajo es muy importante, pero no es la aspiración de su vida. Si Shan Shan fuera una chica occidental se lo aplaudiría, porque se trataría reconocer que las mujeres no tienen por qué querer ser superwoman a todas horas, y que una tiene derecho a ser muy capaz de hacer algo pero no querer hacerlo. Al tratarse de una chica china no sé si lo que están intentando decir es que si te conviertes en una profesional de éxito pierdes algo de la dichosa feminidad y que es mucho más femenino que las mujeres no sean ambiciosas que lo contrario. A lo mejor me como el coco y esta serie no quería decir nada de eso.

En los líos con Li Shu, también el planteamiento se sale de lo corriente, porque el conflicto no está en la duda sobre si Feng Teng quiere o no a Li Shu, cosa que creo que Shan Shan no duda, sino sobre el hecho de si ella va a poder vivir con Li Shu siendo parte de sus vidas, porque no es planteable que la familia Feng prescinda de uno de sus miembros únicamente porque ella no esté cómoda en este aspecto. Entre las cosas que me gustan de este drama, que ya han visto que en realidad son muchas, me encanta que en la fiesta de compromiso de Li Shu, después de todo lo pasado, sea Feng Teng el anfitrión de la fiesta, actuando como el hermano mayor, porque demuestra que Feng Teng es íntegro hasta el final.

Entre lo que no me ha gustado está, además de la ropa de la hermana y sus sombreros, el descarado “product placement” de un refresco de colores imposibles con aspecto de ser repugnante y que se llama Rio, que no solo les hacen beber a los actores a todas horas, sino que lo colocan en las librerías de las casas y hasta en las mesillas de noche de la manera más desvergonzada. Por último, no logro entender las músicas que ponen en los bailes elegantes de los dramas asiáticos, con violines y valses. En este drama, no sólo bailan unos valses (bastante mal bailados, por cierto) en la fiesta de la empresa, sino que la familia Feng cuando están juntos los jóvenes y deciden bailar, también bailan valses. Esto no me creo que sea así en la realidad ni aunque me lo juren sobre la Biblia.

REPARTO

Zhang Han como Feng Teng
Zhao Li Ying como Xue Shan Shan
Huang Ming como Zheng Qi
Li Cheng Yuan como Yuan Li Shu

Personas Cercanas a Feng Teng

Zhang Yang Guo Er como Feng Yue 封月 (hermana menor de Feng Teng)
Bai Ke Li como Yan Qing (esposo de Feng Yue)

Personas Cercanas a Shan Shan

Shi An Ni como Xue Liu Liu (prima hermana de Shan Shan)
Wang Ting como Lu Shuang Yi
Cui Yong Xuan como Du Fan (novio de Shuang Yi)

Otros

Li Fang Ding como Zhou Xiao Wei
Yang Kai Lin como Wang Pin Ruo (ex-novia de Feng Teng)
Chai Hao Wei como You Cheng Hao (novio de Liu Liu)
Long Yi Yi como Lin Da
He Huan como A Mei
Cao Shi Ping como Chief Lian
Liu Yu Jin como A Jia

Comentarios

  1. jajajaja!! muy buenos comentarios!!! a mi también me encantó el drama!!

    como curiosidades creo que falta comentar… Los abrigos de Shan shan, que aunque dice no tener dinero, no tener ropa, y no tener armario, si tiene una docena de abrigos!!!

    A mi me pareció que las escenas en exteriores estaban con las voces dobladas, eso es muy común en china, y lo odio bastante!!

    Y la otra cosa que tampoco me gustó, es que le digan gorda a Shan Shan, cuando la niña esta como un palillo, solamente por los mofletes.

    En fin, yo quede enamorada del boss!! pero no puedo con otro drama chino… este y “Love me…” que estoy viendo ahora, son las únicas excepciones!

    • Bueno sí, pero qué abrigos, lo mismo que los abrigos de él. Desde el momento en que se hacen novios, ella cambia una ropa normal por una ropa llena de lacitos y pasamanerías…de lo más cursi.

      • también los pelos los llevan de unos colores!! y siempre parece que vayan recién salidos del salón de belleza! sin un solo cabello fuera de lugar!! también el moño de Shan shan desaparece de un día para el otro cuando se hacen novios!! Pero con lo quede molesta fue con el final!! después de todo el esfuerzo y todos los logros, que decida descansar y limitarse a ser la señora de… es bastante decepcionante! sobretodo si cogemos el ejemplo de la hermana que se dedica solamente a ir de tiendas. Estoy de acuerdo que ser la mujer de negocios no pegaba mucho con ella, pero se suponía que quería ser la mejor versión de ella misma! y no solamente un titulo pegado en una pared o una factura pagada. En fin, pudieron buscarle algo a su medida a lo que dedicarse.

  2. Maggie Bee dice:

    Shan Shan comes to eat la vi el año pasado junto a My sunshine para descansar un poco de la temática coreana. Concuerdo con tu percepción del drama, tanto en lo fácil de ver, como en lo bobalicón del tema. Ahora que logré del mismo actor principal, Queen of SOP en youtube…donde persiste la excepción a la regla aritmética que expusiste arriba, te encuentras con los mismos parámetros de lentitud, simpleza y (canciones que es lo que mejor traducen) Así, que no resultan adictivas pero si sirven para tener otra perspectiva en el mundo del drama asiático

  3. Apaopa10 dice:

    Totalmente de acuerdo. Drama que comencé a ver un poco escéptica y terminó gustándome y entreteniéndome. Hace tiempo que me convencí a mí misma que prefería historias tranquilas de amor, aunque resulten un poco previsibles e incluso empalagosas y con final feliz a tramas angustiosas que de dejan un nudo en el estómago. Me resulta muy curioso de las series chinas que las cabeceras de los capítulos son verdaderos spoilers de la serie, que te adelantan escenas enteras. No suelen gustarme las músicas y me parecen todas muy, muy parecidas en muchas series, pero reconozco que he visto este años varias series chinas, que están muy bien. Aunque mi pasión por las coreanas me hace volver siempre a ellas.

  4. Che, mientras leía me di cuenta que había visto algunos capis de esta novela… la recuerdo a la prota en la clínica, donando sangre y en otra escena, corriendo de piso en piso buscando al boss, xque parece ser que éste iba a cerrar un trato que le sería del todo adverso a la compañía (los papeles estaban mal hechos)…; pero él MUY LISTO, ya había percibido el error y lo había corregido… Creo que quedé en la escena en que él le informa a la prota que está en una terraza privada…, o algo así…
    Tengo algo con el tema del idioma… No me costó acostumbrarme al coreano, pero al chino y al taiwanés los encuentro TAN RAROS…, sobre todo al segundo!!!!! Me molestan el oído, je, je, je. Con el japonés no me pasa eso, para nada. Supongo que cuando vuelva a estar en la civilización y la compañía de luz se digne a conectarme “al mundo”, seguiré viéndolo, lo mismo que a “Bromance” (y si, insisto con el taiwanés…).

  5. Génesis dice:

    Este drama tambien me ha gustado, obvio no es la obra literaria que cambiara vidas, pero es entretenido, lindo y sin complicaciones demasiado novelescas, puesto que los conflictos son prácticamente del comun, que a cualquiera nos puede pasar, el prota de verdad es un encanto, aunque un pelo infantil para mi gusto pero asi es el personaje, y ella dentro de su juventud porque tenia era 20 años, logro poco a poco madurar y ser la mujer que quería ser.

    Ahh VIENDO QUE ANDAS EN ESA DE VER DRAMAS CHINOS/TAWNESES TE RECOMIENDO YOU ARE MY SUNSHINE O MI LUZ DE SOL, TAMBIEN ES DE GU MAN Y PARA MI FUE DE LOS MEJORES DRAMAS ROMANTICOS DEL 2015, CON PROTAS REALES QUE NO SE DEJABAN ENGAÑAR Y SIEMPRE LUCHARON POR SU AMOR, PARA MI UNA JOYAA

  6. Digan que TENGO LLAVE DE LA PUERTA DE ACCESO A MI TRABAJO que si no… Hoy domingo, mientras alimento al perro “institucional”, prendo la compu y despunto el vicio con Ustedes, je, je, je. Sigo SIN LUZZZZZZZZZZZZZZ y no saben la noche “perra” que pasé x el calor!!!!!! Ya me auto bauticé “Eva Laura Ingalls”, xque sólo me falta encender el farol y estoy en la “pequeña casita en el prado” x la falta de servicios básicos, ja, ja, ja.
    No Marta H., NO TENGO LUZ (ya 10 dias), pero fue Epec al Dpto., y cuando quisieron poner el bendito medidor me dio la fatal noticia que “el caño de bajada se encontraba obstruido”, y que debía llamar a un electricista que lo arregle y recién volver a pedir la conexión!!!!! Buaaaaaaaaaááá… En fin…, digan que las tengo a Ustedes!!!!!, ja, ja, ja.
    Me anoto Genesis, le echaré una miradita a “You are my sunshine”, OBVIO, cuando tenga LUZZZZZZZZ.

  7. A mí me gustó, me gustó Feng Ten, aunque a veces era demasiado perfecto, los abrigos de Shan Shan y quedé tan hipnotizada por las botellitas de Rio que hasta me compré una que de casualidad ví en un “supermercado” chino, aún no la he probado, pero llegará.
    No me gustaron los abrigos de él, ni la camisa con cuello de leopardo, que llamaran gorda a Shan Shan, Li Shu y no estoy segura con el final. Si es lo que ella quiere debemos todos respetar sus ideas, pero como es una novela china no sé si quiere moralizar algo.
    Pero vamos, que quedé tan encantada con el protagonista que me vi la que dice Maggie y otra rara de época y fantasía. En la de la reina de la sopa esa, tiene una sonrisa contagiosa, me recuerda un poco a Park Shi Hoo.

  8. La bebida esa Rio, ¿tiene alcohol?

    A mí Feng Teng me parece perfecto “a lo bueno”, cuellos de leopardo aparte, que le debian gustar mucho porque repite. El tema de la gordura de una chica con la cara redondita, pero flaca como una astilla, no sé cómo interpretarlo, poque si él la ve gorda es un problema, aunque el caso es que le gusta que esté así de “gordita”. Total, que el chico tiene la visión distorsionada, pero le gustan las chicas “gruesas”, lo que es un alivio.

    Desde mi punto de vista, esa obsesión con hacer comer a Shan Shan, aunque ella sea una tragona de aúpa, es el único defecto de Feng Teng, porque Shan Shan come y come (como ella no sea muy tragona, menuda angustia de papel), sin engordar ni un gramo, pero como yo fuera la novia de Feng Teng (quién lo pillara), estaría gorrrrda como una botija.

    • Tiene alcohol, pone que es un producto vinícola fabricado en una bodega española, toma ya!
      El único pero que le pongo a Feng Ten es que no se da verdadera cuenta de lo mal que lo está pasando Shan Shan en la empresa con todos esos buitres, de verdad que son de lo que no hay. Al principio de la relación la única que tiene mucho que perder es Shan Shan, él quedaría como que había tenido un lío con una empleada y ya, mientras que ella… si hacían eso cuando podía tener algún poder, sin él… Todo derivado de dos de los grandes defectos que les veo a las sociedades asiáticas: el machismo imperante y el clasismo tan grande y arraigado. Eso lo llevan a unos extremos increíbles.

  9. Pude leer la web novela, y hay mucho que es alargue de los guionistas… todo lo de la enfermedad, y los problemas economicos antes de casarse, pero se mantienen muchos dialogos y la escencia! también la actriz que hace de Shan Shan es perfecta para el papel!! y el boss un divino!! Aunque la historia no es nada nuevo, me gustó mucho!! cómo dicen un drama que habla solamente de amor!! pero no es tan pegajoso como la mayoria de dramas taiwaneses.

    Por otro lado a mi My sunshine, no me gustó mucho! me pareció muy aburrido, los protagonistas casi no se hablan, y juega con el misterio de porque se separaron… yo creo que la chica ni siquiera llega a enterarse del motivo despues del final! pero lo peor es del modo que él la trata… horrible! y ella completamente pasiva! me recuerda a los culebrones del siglo pasado! aunque la escenografia es realmente muy bonita, y para mi la mejor parte es cuando se ven sus versiones juveniles!

  10. Una cosa que se me olvidó comentar ¿Qué opináis del drama que se monta porque él no quiere celebrar el Día de los Enamorados? Hay veces que los escritores no saben qué idioteces poner.

    • Ya fue tontería la comida de cabeza que se lleva Shan Shan con el tema, pero encima, que él insinúe que lo han dejado muchas veces por eso…
      Hay veces que los conflictos son tan tontos, por lo menos para mí, que cuando en el drama la pareja vuelve, yo aún no sé bien por qué se habían separado.

  11. Respecto a lo que digo arriba de que no sé si creerme que en la sociedad china estén mal vistos los “enchufes”. Acabo de leer en el periódico una entrevista a una famosísima actriz china, Fan Bingbing, que dice que ella es muy afortunada porque ha triunfado aunque no tenía “guanxi”, que quiere decir tener influencia debido a las conexiones personales. ¡Tienen hasta una palabra para expresar ese tipo de tejemanejes y además lo dicen como sí tal cosa! señal de que socialmente no les parece tan mal.

    Lo dicho, el comportamiento visto en este drama es una trola.

  12. Me encanto. En esta vida llena problemas y desamor me gusta soñar de vez en cuando con toda la dedicación por amor de Feng Teng y las actitudes de Shan Shan . La historia es casi irreal y simple , pero me atrapó desde el 1er capítulo y no me perdí ni uno hasta el fimal . Q es algo q hago cuando me aburren.

Tu comentario