De circuncisiones y descubrimientos

Ejem, de lo que se entera una leyendo aquí y allá. No hoy no voy a hablar de Shiúsito divino y dios le eche un capote ante ‘a’squerosas ‘a’ntipaticas ‘a’defesios (¿a alguien le gustan las barbies operadas?) Porque supuestamente la poli dentro de dos semanas tendrá listo lo que tienen que mandar al juzgado. Con lo cual todavía falta que lo juzguen en la corte, no en los blogs y chats de la aldea global. Así pues 2013 va a ser más largo que día sin arepa.

En fin, que me voy por los cerros de Úbeda. Vale admito que lo que estaba haciendo era indagar si había algo nuevo que traducir y aderezar con este gusto tan particular y nuestro,  cuando en Electric ground me encontré con un artículo que me pareció curioso, por lo equivocada que estuve en su día, y como no sé si a otras les pasó, pues vengo y les cuento.

Cuando yo vi ‘Reply 1997’ Es verdad que me quedé pensando que era curioso que al protagonista masculino Seo In Guk lo operan de fimosis y que todo el mundo le hiciera la vida a cuadritos, resultó ser que no es que el chaval sufriera fimosis, sino que los coreanos, como los judíos suelen pasar por una circuncisión, solo  que en vez de en la época infantil, con su ceremonia de ‘bris o brit milá’,  cuando son adolescentes y en algún descanso escolar para que puedan recuperarse del ‘recorte’…(y no precisamente el que nos imponen desde el país germano).   Pues resulta que a tal operación en Corea se le denomina ‘ir a cazar ballenas’ supuestamente porque ‘circuncisión y cazar ballenas son  palabras homónimas’ qué entre otras es ‘포경= poguióng’ y que la moda la introdujo América allá cuando la guerra en la década de 1950, y de ahí todo el bololó de chistes baratos al que sometieron al chavalín que tiene un no sé qué que sí sé qué hormonas me toca.  Lástima que hayan tantas cosas que se nos pierdan por no conocer tanto la idiosincrasia.  En fin, jeje, que ya no podré ver a Nam Gil (qué aquí no viene a cuento pero sé por qué lo meto aquí) sin pensar que son bris…

Comentarios

  1. Oh Maggie Bee, que curioso tu comentario.
    Es verdad, nos perdemos algunos detalles de los doramas por no conocer más su cultura, pero unos más que otros porque veo que tú sabes mucho…

Tu comentario