“De t’o y de n’a”

Engin Akyurek

Ya he contado por ahí que la semana pasada me di de bruces con una telenovela turca, y aunque no la vi, eso me llevó a otra, y de esa a otra, con la consecuencia de que no sé si me paso más tiempo viendo telenovelas o buscando qué otras telenovelas ver, en otro de esos ataques faltos de lógica a los que somos propensas por estas latitudes.

La búsqueda desesperada de telenovelas turcas que no sé si veré algún día en mi afán acaparador, me ha llevado a abandonar momentáneamente los dramas coreanos, porque es que no me da la vida para más, por mucho que la actividad de búsqueda constante sea tan infructuosa, porque no veo nada. Yo me perdono a mí misma porque, al fin y al cabo, Turquía es un país de Asia aunque tenga una parte en Europa. En fin, que puede que me traicione a mí misma, pero a esta página nunca.

Eso sí, el único parecido entre una serie turca y una koreana es que las dos tienen amor y hombres guapos y hasta MUY guapos. El resto no se parece en nada, incluso si en ambas culturas son más bien conservadores y bastante machistas, lacra, la del machismo, de la que no se salva ningún país del mundo…bueno, quizá sí se salven los países nórdicos, pero pocos más. El machismo de Turquía nos resulta más cercano, sin duda porque Turquía está más cerca, pero los dos países son de aúpa.

En la única novela que estoy viendo en este momento mientras indago qué más ver, Kara Para Ask, que quiere decir algo relacionado con el blanqueo de capitales y con el amor, los personajes van vestidos modernos, la protagonista es una de las mujeres más guapas que he visto últimamente y va vestida con un estilo que se podría definir como “boho chic”. Además de ser guapa, trabaja de diseñadora de joyas y hay más mujeres que trabajan e incluso hay una que es policía. Solo las madres de los personajes económicamente más modestos llevan hiyab y todo es muy actual y nada casposo. Avanzando con avance rápido he visto que los protagonistas se besan, mejor que en los dramas coreanos, y además se acuestan…

Sin embargo…

Al principio de la historia la novia del protagonista y el padre de la protagonista son asesinados en un coche, razón por la que todo el mundo sospecha que había algo entre los dos…¡pero no! porque en la autopsia de la chica se descubre que la chica, de más de 30 años, era virgen. Hay que destacar que la chica tenía más de 30 años y él novio más todavía.

El caso es que no me extrañó que fuera virgen, pero me extrañó que se mencionara teniendo en cuenta el ambiente en el que la novela se desarrolla, y eso me hizo pensar que en los dramas coreanos los hombres no salen sin camisa, o si salen y alguien los ve ponen cara de doncellitas pudibundas, y las mujeres son de una ranciedad y una mojigatería digna de mención…no se dice explícitamente que las mujeres sean vírgenes. Puede que se insinúe, viendo cómo actúan, pero no se habla de ello. Y eso me llevó al distinto concepto del pudor que tenemos dependiendo de dónde vivimos. ¿Los dramas coreanos no mencionarán la virginidad porque alguien se habrá dado cuenta de que, aunque muchos hombres sigan deseando que “sus” mujeres sean “puras”, no tienen derecho a exigirlo y hablar de ellos en la televisión da pie a que se perpetúe un patrón de machismo nada deseable, o me estoy haciendo ilusiones y la única razón por la que no lo dicen es porque lo dan por hecho, o porque les parece una ordinariez hablar de sexo incluso para prohibirlo?

Por las mismas, el otro día veía no sé qué programa en el que una americana comentaba que en Corea que una mujer lleve escote les parece una cosa horrible, escandalosa y provocativa…pero no tienen problema en ir con unas faldas tan cortas que se les ven las bragas: las piernas sí, el escote no, no.

En fin, qué lío.

Otro tema es el idioma. No sé por qué, pero es dificilísimo encontrar telenovelas turcas con el sonido original y con subtítulos. En España están poniendo una que se llama Fatmagul, que han doblado a lo que se conoce como “español de España”, como si en España no hubiera muchísimos acentos distintos. El español de España de la ficción (el real no) es muy parecido al acento de Madrid o de algunos lugares de Castilla, en general sin incorrecciones gramaticales de las que aquí abundan. En España lo doblamos todo, y el doblaje suele ser bueno por lo que no puedo entender por qué el doblaje de Fatmagul es tan malo y los actores que doblan lo hacen tan mal.

La alternativa es lo que para los doblajes llaman “español latino” que, miren que soy buena para los acentos después de tanta telenovela, pero no logro saber de dónde demonios sale este acento rarísimo. Porfa, las lectoras de otras latitudes americanas, ¿sabéis de dónde ha salido semejante cosa o a qué se parece? De estas novelas, con doblaje “latino” hay muchas, pero yo sigo prefiriendo el sonido original, sobre todo porque el doblaje latino me suena muy raro, no por el acento, es que yo no he conocido a nadie que hable así de verdad. A falta de versión origina, he optado por el doblaje latino, porque el castellano es malísimo y la voz que le han puesto al protagonista es como de eunuco.

En realidad me parece mal que hagamos esta distinción entre el español de aquí y de allá, porque cuando vemos telenovelas nadie tiene ningún problema en entender nada de lo que allí se dice, y las diferencias entre los distintos orígenes del hispanohablante reflejadas en la forma en que habla son de detalle, pero vi el otro día que en la película Frozen habían doblado las canciones a sopotocientos idiomas, e incluso había canciones en español de España y canciones en español latino, cuando resulta que al cantar los acentos desaparecen. También había versión de francés de Francia y de francés de Canadá, pero como no sé francés no sé si es que son muy diferentes. No había portugués de Portugal y portugués de Brasil como no había inglés de Inglaterra e inglés de Estados Unidos. ¿Por qué nosotros sí, cuando desde el punto de vista del sonido de las palabras el español es más uniforme que el inglés? ¿por qué no hacemos todos un esfuerzo para aceptar el acento del otro? Después de todo, que asimilen los acentos de los 40 millones de españoles en uno es grave, pero que los acentos de todos los hispanohablantes de América, que son unos 300 millones, se reconduzcan a uno solo creo que es una falta de respeto y creo que alienta la ignorancia sobre las diferencias entre un país y otro de eso que se ha dado en llamar Latinoamérica y para Trump son únicamente “los mexicanos”.

Madre mía, qué ataque de profundidad me ha entrado, debe ser que la búsqueda, infructuosa, de telenovelas turcas me está reblandeciendo el cerebro.

Como las telenovelas turcas son más largas que las coreanas no sé cuándo volveré a tener nada que contar, pero me pasaré por aquí para irles contando de este nuevo sarpullido. Les dejo dos fotos de dos actores para que se relaman.