Dear My Friends TvN (2016)

La web dice

Representa la vida realista y agradable de las personas mayores y jóvenes que se convierten en queridos amigos.

Nuestro comentario

Dear_My_Friends-p2

Dear my friends o Mis queridos chingus según leí, fue la opción de la TvN para festejar un aniversario y agradecerles con ello a los televidentes el trayecto recorrido. Cuando empezaron a hablar de ello me acuerdo pensar “uggh, se les está yendo la mano en vejeztud” porque siempre me he quejado, como lo habrán comprobado, de lo que me llega a molestar la rimbombancia y prestancia que le suelen otorgar al patriarca de la serie que sea. Sin embargo, estaba también Ko Hyun Jung y Jo In Sung…me dije, “¡un capítulo, si hay demasiada entelequia y perorata, sanseacabó!”

Miren por donde, hoy me estoy comiendo mis antiguas convicciones con papitas fritas y cervecita fría; qué desde el minuto uno, esta serie me ganó sorpresiva y gratamente. La escritora, Noh Hee Kyung de veras que nos regaló una historia elegante, tierna, bella y universal. Eso fue lo que me atrapó inmediatamente. Lo universal y afín que es a las distintas sociedades.

Pese a que la mayoría de los personajes aquí son mayores, no es una historia para mayores, es amorosa, cercana y cálida y embraza a todo el mundo por igual.

Mis queridos chingus nos abre una ventana a un período de tiempo en la vida de un grupo de gente que llevan toda la vida conociéndose. Más que amigos, ya son familia extendida, muy compenetrados y aceptados con sus defectos y sus virtudes, tal cual son. Encarando la vida según les va llegando…y mientras tú, vas quedando más enredada en el cuento…idéntico a Shariyar cuando Sherezade se salvaba noche tras noche de una certera muerte…

Wan ah es hija de Nan Hee, nieta de Ssang Boon, mujeres curtidas en lides que han vivido y siguen disfrutando. Ssang Boon tiene a cargo un marido medio tarado (sufrió algún tipo de derrame) y un hijo tardío (es menor que la sobrina) inválido tras un accidente laboral. Ssang Bong no se arredra ante nada, le tiene una paciencia infinita al marido que la sigue y la obedece como perrito fiel vaya donde vaya, y eso después de que durante sus años mozos la maltrataba, cosa bárbara. Sufre mucho con su hijo, pero no porque esté inválido sino porque quiere casarse con una filipina; es independiente y pragmática, conduce un quad y juega cada que puede al candy crush ese de flores (no sé como se llama); así que maneja como nadie los smartphones. Nan Hee es independiente, cornuda, amargamente separada y viuda. Tiene solvencia económica, lleva un restaurante bastante popular y productivo; y en cuanto empieza a aceptar y perdonar, se da cuenta que sigue siendo mujer y atractiva y que hay posibles segundas oportunidades ¡hasta con hombres menores! Wan es cuarentona y soltera, escritora y fumadora. Y tiene la relación más auténtica y universal con su mamá, porque como ella misma dice en uno de los capítulos ¿A quién le gusta su mamá igual de bien todo el rato? Nan Hee quiere que Wan escriba sobre el grupo, y aunque al principio está reticente, termina aceptando; como siempre termina dándole gusto en todo, eso sí después de haberse quejado y despotricado de lo lindo y a pleno pulmón de tener que vivir haciendo cosas por todas esas “viejas tozudas” que también tienen hijos, y que porqué siempre es ella la única que les vale tanto para roto como para descosido. Wan tiene un amigovio entrañable y guapísimo, Yong Ha, artista ilustrador para nada bohemio con el que vivió carnalmente en Slovenia. Ahora, mientras él sigue viviendo en una ciudad medieval de cuento de hadas y ella está en la dinámica Seúl, intentan tener una relación abierta, él con una tal Nikita, ella con su jefe casado. Admitido, aquí no pudieron librarse de la coreanidad del todo y Nan Hee le arreó con tantas ganas al jefe, que lo mandó de prisa y corriendo al biong uon, u hospital. Y la gresca entre madre e hija por esto, también fue de órdago. Se dijeron de todo, menos bonita. Pese a que no se callan nada, se quieren y son amigas.

De las “tías” que tiene Wan (Aunque todos tienen identidad propia, como Wan es la que está escribiendo a los personajes los conocemos bajo su sesgo), su favorita es Young Won, la que triunfó entre bambalinas y candilejas, una diva de antaño que sigue trabajando y sigue siendo muy querida por el público y su gente, salvo por Nan Hee que la detesta, habiendo sido las mejores amigas; Nan Hee se siente traicionada y no aguanta que hasta su misma hija le tenga consideración. La traición queda solventada, Nan Hee se entera bien de que fue lo que pasó, y ahí empieza su regeneración. Young Won es divorciada y carga también su cruz, pero es muy generosa, divertida y sabe escuchar.

Luego está otra soltera, bastante elegante, (me recordó muchísimo a Audrey Hepburn), soltera, millonaria y acomplejada marchante de arte, Choong Nam. Acomplejada porque no pudo estudiar y se dedicó la vida entera a rodearse de paupérrimos artistas bohemios y para colmo, caídos del guindo; jamás supieron de su propia valía hasta que ella los mandó a freír espárragos cuando se cansó de que la usaran de felpudo. Choong Nam es la más joven del grupo y pese a que se pasa la vida segregando a los “viejos” porque ella no es igual; tampoco es que tenga una amistad más cercana con la generación nueva; de hecho es tan meritorio que Wan recalca que por vez primera le dio un abrazo a su “Imo Choong Nam”

(Imo es tía por parte de madre, Kumo es tía por parte de padre; por eso Wan las llama a todas Imo y los sobrinos de Choong Nam la llaman Kumo)

La Imo Jong Ah es una bendita sufrida que se pasa la vida soñando con un prometido viaje al rededor del mundo, aguantándole las miserias a uno de los dos oppas que tienen aquí las amigas, Suk Kyun. Con el que ella está casada. Suk Kyun es un ser complejo que cae de la patada, ya les dije que los personajes se ven mucho bajo el sesgo de Wan aunque tengan autonomía; sí Suk Kyun es rácano, pesado, autoritario y poco amable, pero cuándo decide abrirse y explicarse, nosotros nos damos cuenta que él simplemente es un producto de su época; que no es que no le importe, solo que a él le enseñaron a ser hermético de toda la vida. Suk Kyun Samchoon tiene cosas y cosas y después llegas y lo ves apuntando diligentemente como ser un buen marido…y se te encoge el corazón y una que otra lágrima se te escurre por las mejillas. Jong Ah no lo tiene fácil, pero es positiva y no se arredra ante nada, disfruta de todo y es muy generosa, con sus hijas con sus amigas con todos.

Jong Ah tiene una afinidad más cercana con Hee Ja, ya que son las mayores del grupo, han sobrevivido a cosas bien feas y llevan una vida entera apoyándose la una en la otra. Hee Ja intenta ser independiente una vez viuda, para no ser una carga para sus hijos. Su benjamín, Min Ho la adora y de las cosas más tiernas que yo he visto es a Lee Kwang Soo arrodillado delante de Kim Hye Ja para que su mamá lo peine. Él que es así de alto, ella debe ser un taponcete, que él arrodillado llega a la misma altura que llega ella.

A mí en serio me gustó mucho. La encuentro una serie adulta y valiente, que no deja de tocar cosas que pueden llegar a ofender sensibilidades, pero se aceptan como vienen dadas puesto que así es la vida y que según pasan los días los cuerpos si se degeneran, si aparecen al ocaso enfermedades canallas, sí hay que afrontar que no por negarlas, ciertas cosas van a suceder. La vida hay que vivirla, porque como dijo algún filósofo del graffitti, “la vida, vívela, que al fin vivo no saldrás de ella” Y no es que aquí tengamos que encarar la muerte de alguno de ellos; el drama festeja las ganas de vivir, pero pues no te venden cuentos edulcolorados.

Y como colofón un coreano cantando coreañol divino.

Reparto

Ko Hyun Jung como Park Wan
Kim Young Ok como Oh Ssang Boon
Kim Hye Ja como Jo Hee Ja
Na Moon Hee como Moon Jung Ah
Joo Hyun como Lee Sung Jae
Shin Goo como Kim Suk Kyoon
Yoon Yeo Jung como Oh Choong Nam
Park Won Sook como Lee Young Won
Go Doo Shim como Jang Nan Hee
Otros

Shin Sung Woo como Han Dong Jin
Jo In Sung como Seo Yeon Ha (Aparición especial)
Sung Dong Il como profesor colega (Aparición especial)
Lee Kwang Soo como Yoo Min Ho (Aparición especial, hijo menor de Jo Hee Ja)
Jang Hyun Sung como cliente regular de la tienda de Jang Nan Hee
Daniel Henney como Mark Smith (cameo)
Kim Ji Young

Comentarios

  1. Hola Maggie!! Acabo de terminarla ahora mismo!! Estaba esperando a ver el final para pasar a leer por aquí!! 😀 Me encantó como la resumiste y describiste a los personajes! Yo desde el momento que se anunció este drma me anoté a él, y no me decepcionó! No esperaba otra cosa más que un drama de la vida, y eso ha sido! También ha sido un drama que he podido ver tranquilamente semana tras semana, sin el sofoco que me producen a veces otros dramas, y que sin embargo me ha tocado el corazón, y a veces dolido, sobretodo los últimos capítulos… pero se sobrellevaba tan bien con escenas livianas, con esa cotidianidad de hermanas, más que amigas, sin duda!! Me encantaron estas veteranas como yo las llamé! y lo mismo para los hijos, Wan y Min Ho! Hay muchas escenas adorables en este drama, pero creo que Min Ho y Hee Ja se llevan la palma como madre e hijo!! también Wan y Nan He como madre e hija me han emocionado! y hasta he alucinado con alguna de sus escenas fuertes! xD Creo que entiendo bastante a Wan como hija, pero la odio bastante también como novia de Yeon Ha.
    En fin, ha sido un viaje encantador!! en la última escena pensé este es un drama de amistad como los que vemos cada tanto, pero en lugar de la juventud, tenemos la vejez como marco, y eso es lo que lo hace tan especial. Eso, y por supuesto lo bien hecho que esta por libretista, director, actores, etc. Una delicia!!

    • Maggie Bee dice:

      Lo bueno de la relación de Wan y Yeon Ha es que él sabe cual es el obstáculo y le tiene una paciencia infinita a Wan, y a la mamá de Wan. Me partí de risa con la entrevista que tuvo con Nan Hee cuando ella le pregunta si a las mujeres él no les gusta, y él no se aguanta la risa y le contesta que es que a él solo le gusta una 🙂

  2. Maria Ce dice:

    El drama realmente es recomendable, pero solo para quienes quieran ver algo con ‘cierto contenido’ y no un drama de los livianos, el típico caso de la chica tonta pero buena y el chico lindo, simpático pero con alguna característica que al conocer protagonista lo haga cambiar para bien. ‘Dear my friends’ es cruda por momentos, porque la vejez es cruda, y a veces es un tema tabú. Particularmente creo que el tema que trata este drama es casi universal, no solo nos refiere a la amistad sino el lugar que ocupa el anciano en la sociedad. Porque para Wan en un primer momento no dejaban de ser las “amigas de mamá”, esas mujeres que la vieron crecer, y que con el tiempo se van haciendo ‘viejas’. Pero que a través de los capítulos tanto Wan como el espectador descubren que son personas que aún tienen planes, y que aún pueden tener aspiraciones como un joven de 25 años. El drama además nos habla de la relación entre padres e hijos, meritorio el papel de Yoo Min Ho interpretado por Lee Kwang Soo. Realmente realista la relación con su madre Jo Hee Ja, donde Min Ho en poco tiempo ve como se invierten los papeles, y él acaba convirtiéndose en padre de su propia madre por los cuidados que esta requiere. Su llanto de impotencia por saber que de a poco va perdiendo a su madre, aceptando que es algo común como el ciclo de la vida. Personalmente el personaje de Seo Yeon Ha interpretado por Jo In Sung si bien aparece en la mayoría de los 16 capítulos, es el que menos incidencia tiene en la trama. Concluyendo que sus apariciones solo tienen por objeto que Jo In Sung haga lo que mejor sabe hacer que es ser simpático.

  3. Me encanto y necesito más dramas como éste!!

  4. Migdalia dice:

    Este drama me encantó. Lo disfruté de principio a fin. No le quitaría, ni le añadiría nada. También necesito más dramas como este. Super recomendado!

  5. Hay dramas y dramas. Algunos me ponen, literalmente, el pecho a arder: me da un escozor en el esternón muy parecido (aunque más breve, afortunadamente) al que sentía en mi adolescencia momentos antes de ver al chico que me gustaba. Pura ansiedad, vamos… pero qué rica. Me pasa con los dramas en los que hay romance, claro, y por culpa de esas escenas memorables que comentamos tantas veces. Nadie, nadie, nadie como los coreanos para narrar un romance. Si, además, el drama reúne otras características “cinematográficas” que yo aprecio mucho, pasa a engrosar la lista de mis divinidades. Hay muchos que me han hecho arder el esternón y unos poquitos en la lista de dioses.

    Pero hay otros dramas que, sin romance propiamente dicho, me han dejado pegada al sofá, moqueando de emoción hora tras hora no solo por la historia sino por cómo está contada… Por cómo un grupo de artistas (actores, director, guionista, productor, compositor, etc…) pueden crear un artefacto de comunicación tan perfecto. “Misaeng” y “My Dear Friends”, por ejemplo. Y lo que me dejan en el cuerpo, por mucho tiempo, es felicidad y gratitud.

    En realidad, no puedo decir que en “My Dear Friends” no haya romance (¿no lo tienen todos los personajes?) pero la historia de amor es infinitamente más grande: amor por los amigos, por los padres, por los hijos, por lo perdido, por lo ganado, por lo vivido, por “cada nueva mañana con sus prodigios”… Una grandiosa lección de amor.

    ¿Se puede pedir más? Un guión perfecto, unos actores prodigiosos (todos, todos, todos, los mayores y los jóvenes: Go Hyun Jung es un descubrimiento para mí; a Lee Kwang Soo lo he adorado y además me ha parecido atractivísimo), narrado con sensibilidad exquisita por su director y aderezado con un porrón de prodigios técnicos (fotografía, montaje, música…). Una obra de arte.

    Paréntesis: compruebo que el director y la guionista son también los de “Worlds Within” y “It’s OK, It’s Love”, dos de mis divinidades… Y me pongo tan contenta y decido quererlos hasta la eternidad.

    La parte frívola. 1) ¡¡Qué ropa, por dios, la de todas ellas!!!!! ¡¡¡Hay que traérsela a esta parte del mundo!!!! 2) Jo In Sung. Lo amo. Lo quiero para mí. Me lo quiero llevar a casa. Para siempre. Su contención en este papel (y su pelo, y su cara, y sus gestos, y su todo) me mata. Y sí, claro, me ha hecho arder el pecho a lo bestia.

    • Qué bueno que te haya gustado! Amé este drama y me da pena que muchas personas no lo conozcan. Es hermoso!

      Yo no exijo romance en los dramas. Porque a veces nos venden un drama como romántico y a la hora de la verdad o el romance no está bien desarrollado o la pareja no tiene química. Si la memoria no me falla el último buen romance y bonita pareja que vi fue en “Healer”. Si el drama tiene una historia sólida, bien llevada y buen actuada, me la disfruto aun con poco o ningún romance. Como Misaeng, Dear My Friends, Six Flying Dragons y Signal. Son dramas excelentes por donde se les mire, están en mi Top 10 y entran en esa categoría.

  6. Anónimo dice:

    Loka te recomiendo para ver un romance bien narrado, y muchas cosas más, la tercera temporada de la serie noruega Skam. Vamos como si lo estuvieras viviendo ( o hubieras vivido) en primera persona y eso que ellos son dos chicos y yo soy mujer.

    • ¿La tercera directamente? ¿Ni la primera ni la segunda?

      • Claro que puedes verlas todas, son temporadas de capítulos cortos (de unos 20 a 30 minutos) , pero te recomiendo la tercera principalmente por lo que has escrito sobre lo de narrar un romance.
        Lo incomprensible del asunto es que, sobre el papel, nada hace pensar que a mí pudiera llegarme tanto esta historia de amor. Son dos personas cuyas edades casi triplico y encima no son de mi género. Todas las escenas entre ellos dos son …. no sé ni que adjetivo elegir, están soberbios y desde luego te enganchan y transmiten toda la intensidad y pasión con la que se vive el amor a los 16/18 años.
        Imagino que eso es lo que me ha ocurrido con SKAM, en general, y con esa temporada, muy en particular; que yo también he tenido 16 años y también he sentido las cosas como las sienten ellos.
        Así que ni diferencia de edad, ni de experiencia vital, ni de género, ni de nacionalidad, ni de nada. Si las cosas que más te emocionan son con las que te identificas, yo me he rendido absolutamente a la historia de amor de estos dos muchachos.

Tu comentario