Father, I’ll take care of you MBC 2016-2017

Según la red
Un drama familiar sobre 4 hermanos que se independizan de sus padres. Los padres deciden vivir solos, pero un día los 4 hermanos regresan a la casa de sus padres.

Según Maggie

Bueno, ya por fin le di el último empujón a este culebrón; culebrón.  La historia de este drama no es distinta a muchos de los folletines hispano americanos del siglo 20 (aquellos que empezaron en la radio y luego con la llegada de la tele pegaron el salto) que escribieron gente como Inés Ródena, Felix B. Caignet o la que siempre me trajo por la Calle de la Amargura, Delia F(i)allo.

El origen de todo el embrollo es un extraño que llega al barrio con sed de venganza muy al estilo “La princesa prometida” y el tan vanagloriado “Me llamo Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre; ¡prepárate a morir!” pero entretejiendo también temas de plena actualidad como es que por la crisis mucha gente ya en la adultez, de golpe y porrazo se encuentran de vuelta viviendo en la casa paterna. Claro estar, y para no variar, todo ello aderezado con el despotismo y la consabida mala praxis laboral tan coreana ella, donde no hay cabida para el respeto al prójimo que esté por debajo de ti en el escalafón empresarial.

Volver a la casa paterna cuando ya tienes una vida y tu propia familia montada es complicado; peor si a tus hermanos también les afecta la crisis y todos terminan al amparo de mamá y papá. Claro que quienes se llevan la peor parte son obviamente, mamá y papá; que vuelven a tener un ajetreo bárbaro, cuándo ellos ya lo que quieren es paz y sosiego además de largarse a Europa a darse sus viajecitos de placer. Han Hyun Sop vive con su esposa y su madre, su único hijo que está soltero, Sung Joon, lleva unos cinco años viajando de la Ceca a la Meca, sin pisar el hogar jamás por cuestiones laborales. Sus otros tres hijos ya están casados y haciendo sus vidas, la una casada (Bien petarda y recalcitrante ella)  en América, los otros dos (a ese par les falta un par de hervores) uno periodista, el otro abogado mediático (Así como Nicolás Maduro tiene su programa de TV, este igual) Tres hijos con cuatro nietos. ¡Cataplúm! Primero vuelven al hogar los dos varones con toda su prole y luego llega Sung Joon. Y por ahí empieza a sonar a toda mecha Celia Cruz con su “¡No hay cama, pa’tanta gente!”

En uno de sus viajes por Asia, Sung Joon tiene un percance con una paisana, Oh Dong Hee, que involucra la mafia, un timo y a un primo tarambana de la cándida jovenzuela, quién se postula como chivo expiatorio para todas las fechorías y triquiñuelas de su primo el tarambana, porque sí. Porque ella quiere ser heroína de telenovela y para serlo ¡hay que sufrir! Pero del primo tarambana y de sus fechorías bien rápido se olvidan al ir relatando el cuento.

Ya de vuelta a la vida mundana, el destino sigue erre que erre en juntar a Sung Joon con Dong Hee porque pa’qué engañarnos a cupido ese flechazo le quedó de
ututuy
Tanto que Eun Bin y Tae Wan (los actores) bien podían seguirle la estela a la famosísima pareja Song Song aquella, pero bueno, estos son más jovencitos, así que no los vamos a matricidiar antes de tiempo.

Resulta que la compañía para la que trabaja Sung Joon es algo así como una productora de dramas, aunque todo lo que haga el personal es ir a ver los anoraks de Centre Pole en la  boutique… (Adivinen quien patrocina este culebrón) Eso y limarse las uñas. Pues después de hacer todos los trabajos temporales imaginables en los quioscos esos que pululan por Seúl donde compran condones mientras cenan ramen; por fin logra un puesto estable como “chica de los recados”, no se imaginan dónde. Pues sí. A las órdenes de Sung Hoon, y de la jefa de este (una aspirante a Jessica Rabbit, que también jura por sus muertos que ella no es mala, na’más que así la pintaron) quien aparte de todo le tiene echado el ojo al chaval y entre sus planes está hacerlo yernísimo de la empresa. Bien, una cosa piensa el burro, y otra quien lo está enjalmando. Y la bella y pérfida (o como le dicen en Corea, “Náppum kichibeh”) Mi Joo se topó con la cándida y hermosa Dong Hee.

Dong Hee, que ¡cáiganse! va y termina viviendo en el cuartito del tejado de la casa de los Han, porque por arte de birli birloque, la abuela Han es amiguísima de la abuela Oh, y cuando al par de Oh’s las largan del último motel por no usarlo para “ñaca ñaca” sino para dormir; les toca ir de arrimadas donde la amiga Han, quien para más inri, es la abuela del marido de la nieta mayor de la abuela Oh. Sí una maraña digna de telenovela. Y ahora quien suena por ahí detrás son…

Repentinamente al barrio llega

que a todas las “ayumas” enamora; Lee Hyun Woo, quien esconde tras su fachada de niño bueno oscuros secretos y sed de venganza que alimentan el fuego de su existencia. Veintitantos años atrás una canallada ladina ejecutada en grupo por la mayoría de parroquianos de la zona, lo dejó huérfano y desamparado; ahora, ya rico, poderoso y prepotente, es el momento de ejecutar el plan urdido de defenestrar a todo aquel que le hizo mal y recuperar a su hermanito perdido durante aquella vorágine. En su búsqueda de venganza, se le cruza una locuela que no logra ni queriendo hablar bajito. Bueno, en realidad el destino se la vuelve a poner en el camino, porque ya cuando eran expatriados en Nueva York, se habían cruzado y por mucho que él se resiste a quererla, pues la quiere, que para eso están interpretando una versión coreana de una telenovela latina circa 1940…

Y con esas premisas ¿Valió la pena verla? Pues sí, porque es lindo cuando los actores transmiten bonito y Tae Wan y Eun Bin aquí se lucieron. También está Kim Jae Won muy divertido haciendo de malvado vengador y hay un personaje de esos que meten para poder tener historias con las que alargar el tocho; que resulta muy graciosa con su afán de sacar dinero de donde pueda, hasta la ropa de la cuñada termina en el “wallapop” (aplicación del móvil para compra/venta) con el fin de financiar la educación de los Han más jovencitos. Otros que se lucieron con un vericueto bien a lo…  

La señora que antes mencioné, y su cuñada alumbraron ambas a sendos varones el mismo día, porque ambas se quedaron embarazadas cuando Corea le ganó un partido a España en no sé que copa allá en los albores del siglo 21. Pues su retoño, amenaza de suicidio por medio, logra que el pediatra le avale la trola monumental de que el día que nacieron los cambiaron de mamá, para así él gozar del hogar de sus tíos enrollados y que sea su primo quien sufra los rigores de una mujer empecinada en que el hijo estudie 25 horas al día para poder entrar en una universidad de élite coreana. Bueno, y de lo empecinada que es, logra que su sobrino/hijo que no daba palo al agua en la otra casa, sea un portento del bel canto, porque si no es de tenor o barítono, no se puede aceptar un hijo rellenito…Ahora, si canta el Toreador de Carmen como el mismísimo Pavarotti, eso ya es harina de otro costal.

En fin, hice méritos al verla entera, con un guión ramplón y poco pensado, pero que de verdad me entretuvo bastante, en realidad porque tampoco andaba yo pidiendo la luna. ¿Qué si se las recomiendo? Si no se aguantan las “telenoverlas/telebobelas” mejor por ahí no se asomen, si no hagan el ejercicio de descubrir a la Lucía Mendez/Verónica Castro/Grecia Colmenares seulita.

Reparto

Kim Jae Won como Lee Hyun Woo
Park Eun Bin como Oh Dong Hee
Lee Tae Hwan como Han Sung Joon
Lee Soo Kyung como Han Jung Eun
Familia de Oh Dong Hee

Kim Yong Rim como Oh Gwi Boon
Seo Dong Won como Seo Chul Min
Familia de Han Sung Joon

Na Moon Hee como Hwang Mi Ok
Kim Chang Wan como Han Hyung Sub
Kim Hye Ok como Moon Jung Ae
Lee Seung Joon como Han Sung Hoon
Hwang Dong Joo como Han Sung Sik
Kim Sun Young como Seo Hye Joo
Shin Dong Mi como Kang Hee Sook
Shin Ki Joon como Han Ji Hoon
Son Bo Seung (손보승) como Han Chang Soo
Oh Yeon Ah como Han Jung Hwa
Lee Ye Won (이예원) como Han Ah In
Familia de Han Jung Eun

Yoon Mi Ra como Han Ae Ri
Go Sung Hyun (고성현) como Ryu Myung Jin
Otros

Ga Won como Bang Mi Joo
Jo Sun Mook (조선묵) como Jo Moo Gyum
Park Jin Soo como Kim PD

Comentarios

  1. Las chicas de Dramabeans alababan tanto a la pareja juvenil, que seguí la serie mientras le emitían, con la idea de, si me gustaba, verla entera, pero ni siquiera a trozos la aguanté, no por ser un drama familiar, de los que huyo como como de la peste, porque eso ya lo sabía antes de empezar, sino porque me pareció que toda la historia era deplorable.

    Deplorable la tan mentada pareja juvenil, porque el chico es monísimo, pero no lo puede hacer peor y la pareja no transmite ni un gramo de pasión. Deplorable por la madre horrible que atormentaba al hijo estudioso y deplorable por la prima hippy que se enamora del malo que parece bueno pero que es malo para luego ser bueno. A ella la había visto en varios dramas, por ejemplo en Soulmate, que me gustó mucho, pero aquí está insoportable, hablando con un soniquete semi infantil y unos planteamientos de retrasada. Deplorable la venganza porque el vengador justiciero ni siquiera se entera de los hechos antes de vengarse. Deplorable la mala enamorada del joven, que también es una actriz malísima a la que se le nota que es una redicha incluso aunque hable en coreano.

    A mí me pareció un bodrio, la verdad, pero la vi por encima. A lo mejor me perdí algo. El comentario de Maggie es mucho más divertido e inteligente que esta novela.

    • Jeje y eso que me dejé en el tintero que la cándida Dong Hee, pese a haber crecido como la nieta de la cocinera, resultó ser la legítima heredera de la gran fortuna de los maléficos Bang…

Tu comentario