Happy 300 Days (2013) TTV 遇見幸福300天

RESUMEN

Chen Yatin es una mujer que queda embarazada de su novio quien la ha abandonado, durante 300 dias ella conoce a tres hombre que se enamoran de ella y estas dispuestos a hacerse responsable de su bebe.

NUESTRO COMENTARIO

Tras dos series coreanas bastante intensas, como fueron los seis dragones y el contrato de matrimonio, y mientras estaba en compás de espera para que el Sr. Black avanzara algo y poder meterme en faena, me recomendaron “In Pursuit of happinness” de Taiwan, pero como a mi las Taiwanesas no me suelen gustar para guardar, me fui a Viki a verla allí, metí en el buscador y sin mucho miramiento pinché en el primer happiness que vi, que no era el que yo perseguía sino 300 days of happiness y ya que estaba, me quedé.

Los trecientos días de felicidad relata la historia de una mujer soltera y sin compromiso que descubre un embarazo post crápula y de tres hombres cuyos caminos discurrían por veredas distintas y que terminarían confluyendo en el mismo de Chen Ya Ting, nuestra protagonista.

Sin tenerlas todas consigo, Ya Ting deja su puesto en Taipei y vuelve a provincia; a un hostal de capa caída en una zona costera alejada de la capital regentado por su mamá.

Por la misma fecha que Ya Ting descubre su estado de buena esperanza, Qi Tian, diseñador de interiores de profesión renuncia a una oferta laboral bastante jugosa porque la trampa que dicha oferta ocultaba, francamente le resultaba estomagante. Trabajar con una ex, no entraba dentro de sus planes; así que cuando recibe la proposición de remodelar el interior de un “hotel” costero, se agarra a ello como a un clavo ardiendo. Zhang Yao Yang, matón de organización criminal pone pies en polvorosa lejos de Taipei, huyéndole a muchos años tras las rejas por haber matado al pobre incauto al que le estaban cobrando la deuda contraída, y cerrando el trío de Taiwaneses más bonicos que un San Luis tenemos al cardiocirujano atribulado Ding Hao Quan, a quien se le murió una paciente en quirófano, hecho que lo sumió en un infierno del cual quiso salir defenestrándose al vacío, cosa que no logró, gracias a un rodillazo en todos los higos que le acomodó una muy decidida Ya Ting.

El cuarteto errante recala en el mismo hostal, la una porque es su casa, el diseñador porque resultó que el hotel a remodelar no pasaba de hostal, el matón persiguiendo a un “hada” de quien quedó prendado nada más tropezarse con ella y el cirujano atribulado. Es entonces cuando empiezan a conocerse los cuatro. Ya Ting, resulta, ya fue “ese oscuro objeto del deseo” de Qi Tian cuando ambos estudiaban la secundaria; y Qi Tian sigue respirando por la herida dadas las calabazas de antaño que le dio la buenamoza. ¡Y como no es ni orgulloso ni presuntuoso, ni es ná! Ahora, eso sí, en cuanto los tres se dan cuenta de la situación embarazosa de Ya Ting, quien no sabe que hacer, él es quien de un respingo sale en su ayuda. Le estampa un derechazo bien puesto al crápula pendenciero y vividor que no queriendo líos, intenta llevar a su ex a una clínica dónde hacer borrón y cuenta nueva. Agarra entonces a Ya Ting de la mano y sin anestesia ni nada le dice a la mamá que su hija está embarazada, que él es el padre; para que a la buena señora no le de un síncope. Qué le da. Ella que fue madre soltera, no quiere lo mismo para su hija. Según pasan los días, el roce, si no hace el cariño, si trae el entendimiento; y aunque toca con sacacorchos, al final nos enteramos que la presteza de Qi Tian por proteger y ayudar a una madre expectante y al nonato no es más que su ex, consciente y arbitrariamente abortó unos siete años atrás, sumiéndolo en desesperación y angustia porque amando a su garbancito antaño, no pudo defenderlo.

El otro par de caballeros sin armadura, no logran enderezar su vida hasta que Santa Ya Ting (aquejada de Andrea del Bocaitis o Talíaitis) no medra en ellos, así el matón se desyakusa y el cirujano vuelve a operar. Huelga decir que ambos terminan bebiendo los vientos por ella y sueñan armar familia en cuanto nazca la cría y el matrimonio de mentirijilla que armaron para que a la futura suegra no la tuvieran que ingresar, se disuelva cual terroncillo de azúcar en café caliente.

Pasan los 300 días, que viene siendo el período de gestación y nace Pequeña Alegría, trayendo paz y sosiego al renovado hostal, que lo que se dice clientes, no es que tenga demasiados, así que de donde sacan para la reforma y el mantenimiento de un negocio lo dejamos en manos del dios del drama, porque la dote de seiscientos mil ¿yuanes? Que la suegra recibió y que puso a la hija, aun embarazada a rebuscar trabajo para devolver hasta con intereses…¡qué esta pareja entre más se quiere menos se comunica! Porque a quererse, empiezan bien pronto, pero las lenguas se las comió el gato, porque solo se hablan para confundirse mutuamente. Él se parapeta tras ¡Aún amo a mi ex, pese a lo egoísta que fue! Y la otra con “Esta felicidad que siento no es duradera, que yo tengo vetado ser feliz” –porque claro, de todos es bien sabido que una mujer no puede ser feliz si no tiene a su lado un macho.

A todas estas, la ex de marras, que ha estado desde que su decisión le arruinó su futuro soñado muy pendiente de Qi Tian, (y por medio de un amigo al que mandó a investigar subrepticiamente que era de la vida de su amado); se entera del matrimonio, monta en colera y tiene su cuarto de hora. Literalmente; de haber sido una mera anécdota para explicar el porqué de Qi Tian; a poco para terminar el drama, esta mujer, absolutamente deus ex machina, llega a alebrestar el avispero. Juega a ser la víctima, y logra que el otro imbécil renuncie a todo lo que lo hace feliz, porque sí. Ella manipuladora y él por todo lo presuntuoso, un débil de espíritu de mucho cuidado.

Transcurren los años, la niña ya tiene cinco, y ganas de saber de su papá, sin que se entere su mamá. Sus tíos le cuentan, ella descubre fotos, da con una dirección y con la edad que tiene se escapa de la guardería, se va a la estación de autobuses, compra un billete, se sube a un bus, llega a Taipei, encuentra la casa del padre…Todo esto habiendo preguntado e interactuado con adultos ¡que no vieron nada raro en las proesas de aquella chiquilla! Cuando a la madre le avisan de la guardería que la niña no fue a clase y dan parte a la policía ¡Esta les dice que hasta que no hayan transcurrido cuarenta y ocho horas no pueden hacer nada por protocolo! Claro que este absurdo no es sino otra muestra más de la pereza mental que aquejaba a quien quiera que haya escrito esto.

Pereza tuvo no solo el que lo escribió. Sino también el que tiene que estar pendiente del progreso lineal de una historia. Raccord, creo que le dicen. Ya Ting embarazada de Alegría, le da la bienvenida al 2013, y habla de como todo el mundo había estado expectante de la profecía maya que auguraba el fin del mundo etc etc…y pasan los años y la niña logró juntar a papá y mamá y siguen en 2013…

Es flojita. No les voy a mentir. Pero se deja ver cuando necesitas ver algo liviano sin más planteamiento. Detrás de esta iba a ver la del Pursuit of happiness para seguir la temática de la alegría, pero Viki me metió de lleno en una que se llama Prince William, que es con uno de los chicos que salió en esta (el gangster). Voy a darle de período de gracia un capítulo 🙂

REPARTO

Chen Yi Rong como Chen Ya Ting
Kingone Wang como Qi Tian
Xie Kun Da como Zhang Yao Yang
Zhuang Kai Xun como Ding Hao Quan
Ge Lei como Chen Xiu Zhi
Jenna Wang como Xu Xin Ping
Bao Wei Ming
Shen Shi Hua
Zhu De Gang
Wu Chun como Idol
Huang Wan Bo como Agente

Comentarios

  1. Mariceli dice:

    Apuntada queda, no te pierdas The Pursuit of Happiness, es de lo mejor que he visto de Taiwan.
    Gracias Maggie! 😉

  2. Consuelo dice:

    Yo paso las Taiwanesas no me gustan son lentas no se pero parecen como si nunca avanzaran como las mexicanas. seguiré leyendo opciones bueno… haber si me animo

  3. Anda qué gracia, la de The pursuit of happiness la tenía bajada y en la cola sin haber oído nada de ella.

    Ahora estoy viendo una japonesa, también a la espera de que Mr Black se decida a terminar. Después de terminar la japonesa la veo.

    • Isabela dice:

      ¿Cuál japonesa estás viendo? Ando huérfana de dramas.
      Mr. Black la abandoné. Ni siquiera el cariño que le tengo a la Moon, ni el alboroto hormonal que me produce Lee Jin Wook pudieron retenerme.

      • He visto una que se llama Angel Heart, que no recomiendo (escribiré el comentario mañana), y ahora estoy con otra que se llamaba Kyou wa Kaisha Yasumimasu que en inglés es I’m taking the day off. Por una vez, los personajes son bastante normales, menos la protagonista. El chico es jovencísimo y guapísimo. De esa me quedan 3 capítulos.

        • Maggie Bee dice:

          Ya estoy descargando Kyou wa…Me encantó el novio Momuro 🙂

          • Monísimo Momuru, y cuando más le ves más te gusta. El novio jovenzuelo es muy mono también.

            Me llama la atención una cosa. Muchos de los actores japoneses tienen los dientes descolocados. Debe ser que lo de la ortodoncia allí no es costumbre.

          • Maggie Bee dice:

            Chiste fácil, pero me partí de risa viendo a “Kagami” sentado en la taza del baño 🙂 😀

  4. yo hace miles que no veo una de Taiwan, por donde habeis visto la de happiness, algun sitio para descargar que no sea avistaz?
    De las que llevo en emisión lo mejorcito es Memory, la de Ji Sung me tiene entretenida pero ella no me gusta nada, la veo igualita que en Reply

  5. Vi esta y he visto también la de Pursuit the happiness y esta segunda es con diferencia mucho mejor, mi favorita de las taiwanesas.
    La de los 300 días empieza más o menos bien pero luego le pegan al vino de arroz cosa mala y desvarían por todos sitios. La culpabilidad de él está llevada a unos extremos completamente irracionales, los motivos para abortar de la ex pillados con alfileres, no se sostienen por ningún sitio. Los argumentos de que como es (o va a ser) una madre no tiene derecho ni a la felicidad ni a pensar en una pareja… absurdos, los motivos de él para dejarla y las formas impresentables y lo de la niña buscando “al padre” ya de traca.
    Pero… me la tragué entera, no tengo remedio…
    Luego tengo un problema con Kingone Wang desde que le vi haciendo de ciego en Someone like you creo que bizquea un poco y me distrae muchísimo.

    Os dejo un aliciente para la otra happiness:

    http://i1219.photobucket.com/albums/dd421/rsamedia/Events/TonyYang.jpg

    • Pues sí es guapete el chico. Yo le vi en esa que os conté que era de unos gánsters de los años 20, con la misma protagonista que My Sunshine. No me acuerdo de cómo se llamaba porque la dejé a medias. Este chico hacía de ciego al principio y luego se curaba. Sí que es guapo el chico.

    • Mariceli dice:

      Zau, ya te dije de no compartir al niño!!! 😉

Tu comentario