«Her Private Life» – tvN (2019)

SINOPSIS

Una comedia romántica sobre una talentosa curadora de arte llamada Sung Duk Mi, que es una fangirl debajo de su apariencia profesional. Mientras tanto, su jefe Ryan se convierte en un apasionado fanático de ella. Sung Duk Mi vive una doble vida como curadora de arte y como directora para un sitio de fans sobre Si An, un miembro de un grupo idol. Ella es una profesional en ambos aspectos de su vida, y debido a su dedicación al fangirl, Duk Mi ha tenido que romper con varios novios, decidiendo en su lugar ir todo para sus actividades de fangirl en lugar de salir con alguien.  Ryan es un nuevo director en la galería donde trabaja Duk Mi. Una vez que fue pintor, Ryan fue una sensación en el mundo del arte desde su debut hasta su retiro, y ahora está viendo el éxito profesional como director. Ryan, individualista, viene a descubrir la doble vida de Duk Mi.

Resumen extraído de Wiki Drama

nº de episodio: 16

NUESTRO COMENTARIO

ESTE COMENTARIO CONTIENE SPOILERS

Como supongo les pasará a muchas de ustedes, constantemente me preguntan por qué veo telenovelas, dramas coreanos (que engloban a chinos y japoneses) y últimamente también series turcas.

En general, mi respuesta es «porque soy adicta al romance» y estas series responden a lo que yo pienso, o encuentro, o considero que es romántico. Si el interlocutor pide más detalles, dependiendo de nuestro nivel de confianza y lo que me quiera exponer en la conversación, le explico qué considero yo romántico y qué no.

El caso es que, después de llevar vistos más de 400 dramas asiáticos y no sé ya no sé ni cuantas telenovelas, ya tengo asumido que este gusto por el romance, mayoritariamente femenino, esconde algunas tendencias, en algunos casos culturales, cosa de la que hablaré otro día, y en otros casos educacionales de las que ya hemos hablado en otras ocasiones cuando comentamos que hay héroes de telenovela (término que a estos efectos incluye los dramas) a los que no aguantaríamos en la vida real y lo difícil que es encontrar que un hombre normal (o que en la ficción parezca normal) sea romántico.

A lo largo de los años, creo que de esos he encontrado dos o tres y siempre cito a Víctor Mallarino en «Dora la Celadora» porque creo que fue la primera vez que me percaté de este asunto de que los héroes de telenovela suelen ser hombres un poco o mucho dominantes o con otras características igualmente indeseables en la vida, aunque a nosotras nos gusten tanto para la ficción.

El protagonista de este drama Ryan Gold entra en esta categoría, con el añadido de que, en este caso, no se trata de un héroe-de-ficción-que-parece-real-con-una-heroína-que-no-lo-es. Aquí tanto él como ella consiguen ser románticos sin dejar de parecer personas normales (cosa que no ocurría en «The Pursuit of Happiness» por ejemplo.

Cuando digo que Ryan Gold parece «normal» es que parece un hombre que no es un súper hombre, aunque en belleza supere con creces la media. Ryan Gold es listo, pero no es un genio (es un genio artístico pero a estos efectos eso no cuenta), es maduro, es sensible, no se enfada ni se infantiliza ante la menor sospecha, es comprensivo, no es de esos héroes herméticos, sino que habla de lo que le pasa y no se aísla ante el menor problema, acepta la ayuda de otros y, lo más importante, acepta a la chica como es sin que por eso le tenga que gustar todo lo que ella es.

La actriz Park Min Young hace aquí otro papel de chica capaz, lista y buena. Tengo que agradecer a esta actriz que elija siempre papeles de chica lista (Sungkyunkwan Scandal, Healer, y alguno más que yo no he visto pero sé de qué van como «Queen for Seven Days»…) y que en los papeles en los que yo la he visto nunca sea especialmente ñoña ni falsamente inocente.

A diferencia de su anterior drama «What’s Wrong with Secretary Kim» , en el que el papel masculino era infantil a más no poder (te amodoro Park Seo Yong pero me aburriste muchísimo en ese papel) y ella era la perfección profesional absoluta, aquí los dos son profesionalmente competentes sin dejar de tener defectos y rarezas y peculiaridades y gustos raros en su vida real, cosa que es como la vida misma.

El resto del argumento, no les voy a mentir, es mediocre tirando a malo, aunque tenga un semi-misterio que no se resuelve como yo pensaba al principio que se iba a resolver. Ese misterio, que tiene algún momento que otro en el que sueltas una lagrimilla de esas de cocodrilo, no tiene entidad suficiente y los dos últimos episodios son un relleno puro de monerías (¡qué mono es Ryan Gold!).

Aunque pasen pocas cosas, las historia no se te hace pesada porque las cosas que pasan lo hacen relativamente bien. No es que se te obnubile la mente y no te des cuenta de que lo que ves es relleno, pero es un relleno agradable de ver, aunque haya algún personaje, como el del amigo-hermano-del-alma Eun Gi, que abandonan a la mitad y al final tiene mucho menos peso del que parecía que iba a tener.

Este argumento de sofá que ni siquiera requiere palomitas, tiene dos elementos «modernizantes» muy de agradecer. El primero es que hay un hijo de madre soltera que no sufre en demasía por serlo y, además, tiene una madre a la que tampoco nadie estigmatiza por ser madre soltera. De hecho, el chico se ha criado a caballo de dos familias porque en el hospital donde nació, otra parturienta decidió ayudar a la madre y crearon entre las dos «una comunidad de madres» que ha criado al niño como si fuera hijo de las dos sin mayor drama.

El segundo punto más que moderno si hablamos de dramas o telenovelas, es que el protagonista crea al principio que la protagonista es lesbiana y sea por eso por lo que decida ayudarla para que nadie se meta con ella y ella pueda vivir su amor sin reproche social ni interferencias. Los hombres homosexuales van apareciendo poco a poco en estos relatos, aunque siempre sea el mismo tipo de homosexual, pero eso de que sean mujeres es una novedad (creo que ya hubo una telenovela chilena en la que sí había). Hay que destacar que es que, en este caso, el protagonista no ha sido educado en Corea. No sé cuánto ha pesado la educación occidental en la construcción del personaje para que sea así de comprensivo, pero algo es algo.

No quiero dejar de comentar la presencia de otro niño actor, con el peor corte de pelo que puedan imaginar, pero que no puede ser más rico y comestible. Hay una escena en la que ensaya cómo tirarse al suelo en sus clases de judo que me dan ganas de hacer un gif para verla en un bucle de repetición.

REPARTO

Park Min Young como Sung Duk Mi
Kim Jae Wook como Ryan Gold

Personas cercanas a Duk Mi

Maeng Sang Hoon como Sung Geun Ho (Padre)
Kim Mi Kyung como Go Young Sook (Madre)
Park Jin Joo como Lee Seon Joo (Mejor amiga)
Ahn Bo Hyun como Nam Eun Gi (Mejor amigo)

Personas cercanas a Ryan Gold

Hong Seo Young como Choi Da In

Personal del Museo de Arte Chaeum

Kim Sun Young como Uhm So Hye
Jung Won Chang como Kim Yoo Sub
Seo Ye Hwa como Yoo Kyung Ah

Miembros de White Ocean

One como Cha Si Ahn
Han Hyun Uk
Hwang In Ho
In Pyo
Ji Ahn

Otros

Kim Bo Ra como Cindy
Park Myung Shin como Nam Se yeon (Madre de Nam Eun Gi)
Im Ji Kyu como Kang Seung Min (Esposo de Lee Seon Joo)
Lee Il Hwa como madre de Cha Si Ahn
Yoo Yong Min como Joo Hyuk (Empleado del café de Lee Seon Joo)

Comentarios

  1. me encantó! y si la trama no es nada del otro mundo, de hecho ese semi-misterio es lo que menos me gustó ni lo encontré creible, pero la pareja, las escenas de ellos, el que sea una pareja normal que se apoyan y se complementan…para mi la rom-com de la temporada. Y la química brutal! ella si se sabe.

    Gracias por la reseña

  2. No sé si es por que en ha sido un oasis en el desierto doramil, pero me ha encantado. Una pareja normal, que hace cosas normales (quitando la parte fan) Como dice Anna, la química genial, con besos y abrazos de los «güenos».
    Se han dejado muchas cosas por el camino y nos han dejado pistas falsas de por donde iba a ir el asunto y se han diluido, como el tema del cuadro que compra en China en la subasta en que se conocen y parece que va a ser clave para el tema de la evasion fiscal y la corrupción y nunca más se supo…

  3. Este drama lo empecé para ver algo ligero, pintaba una historia entretenida que se deja ver fácil y entretiene, pero de verdad la historia en si no me enganchó mucho sentí el guión bastante mediocre. A los que si les doy el mérito es a los protagonistas, sin una pareja con ese tremenda química nadie hubiese pasado del capítulo dos. A Kim Jae Wook esperaba verlo en un papel prinicipal donde se luciera desde Coffee prince, ya desde ese dorama lo encontraba con potencial para protagónico, pero todo en lo que lo vi trabajar después eran medios papeles de segundón, o personajes extraños que ni recuerdo, al fin le dieron algo donde resaltó. Ya ustedes describieron todos lo bueno de él en esta historia y a Park Min Young hay que reconocerle ha sabido tener pegue con casi todos sus protagonistas, además de la actriz que hace de su mamá, me fascina como trabaja, mira que la he visto hacer papeles de madre y a cada uno le da su diferencia. Ahora ando enganchada con One spring night, la empecé de casualidad, y pensé iba a aburrirme bastante, pero me tiene loca por ver los capitulos que siguen tal vez es la forma tan similar a la vida real de contar la historia y Jung Hae In a logrado resaltar con estos personajes de tipos normales, los representa de forma tan fluida, me encanta, espero al final no fastidien todo lo bueno del inicio.

  4. Maggie Bee dice:

    He de reconocer que lo que me sigue descolocando es el nombre de la cafetería. No sé yo si sería capaz de sentarme a degustar un latte de leche condensada en un sitio que se llama «Coco moco» 🙂

  5. Es verdad, cada vez que salía me entraba una risilla…
    Lo cierto es que la «exposición museo» que tenía la prota… también para hacerselo mirar, lo de las botellas de agua…

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.