“I have a lover” – SBS (2015-2016)

I have a lover

RESUMEN

Una mujer, que perdió la memoria, se encuentra con su marido al que odiaba. Ella se enamora de él. Hermanas gemelas separadas se encuentran por primera vez en 30 años.

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 50

NUESTRO COMENTARIO

Maggie dice:

Este drama me recordó mucho todo el rato a “Always on my mind” esa canción de Elvis que los Pet Shop Boys versionaron en los 80 (Y no solo ellos, que yo sepa, también Bon Jovi, cuyas canciones me gustan tanto como el cantante -que es un mucho, muchote, sin embargo en este caso en concreto, me decanto más por la de los Pet Shop Boys, que considero, le ganaron hasta al propio Elvis) La letra habla de la congoja que siente alguien por no haber demostrado a su ser amado cuanto en realidad le amaba y le confiesa, tal vez tarde ya, que siempre le tuvo presente y que le dé otra oportunidad.

Así, la historia que no es nueva, y tampoco se libra de morralla por aquello de tener que rellenar cincuenta capítulos, nos cuenta la historia de amor de una pareja a quienes tanto una fulana más lista que el hambre, como sus familias respectivas y un hecho sumamente triste los pone a prueba y casi, casi que los rompe. Sin embargo, tiene el aliciente Jin Ji Hee, y entonces se disfruta hasta cotas inusitadas.

Jin Ji Hee como Choi Ji On me resultó una gozada. Bueno, él siempre me resulta una gozada, así que mejor será contarles porqué me resulta tan bello Ji On. Al principio es un ser atormentado a quien lo está ahogando su dolor. Su desesperación se hace más grande al no poder encontrar consuelo en su mujer, Do Hae Kang, ya que ambos tienen métodos muy distintos de pasar su duelo. Tiene una manera de mirar y de transmitirte su dolor, que a mí, espectadora me duele y con él sufro. Es un ser humano bueno, aunque no idiota; lo que no le quita para que en un momento dado meta la pata, porque, como dijo el sabio: “Errar es de humanos” Cuando, pasado un tiempo, la vorágine que lo arrastraba se ha calmado; sus heridas ya han cuasi sanado y ha sido capaz de poner en perspectiva todo lo que aconteció; se encuentra de nuevo con su pasado. Él quiere que vuelva a ser su presente; aunque Do Hae Kang se encuentre en el limbo de la amnesia y haya terceras y hasta cuartos en discordia que no están dispuestos a permitir que aquello suceda, Ji On sigue adelante como el Quijote, batallando sus molinos de viento particulares. Hay una escena que me fascina. Recién reencontrada su mujer. Él bebiendo en un bar con su amigo Hyun Woo, se maravilla que su mujer sepa reír, sea cariñosa y cercana. La expresión que tiene de haber presenciado un milagro es para volverse a enamorar de Choi Ji On o Jin Ji Hee, que a estas alturas del partido yo no sé ya por quién estoy arrastrando el ala. Escenas así, hay muchas, escenas con ella hay más; y la escena donde les deja claro a su familia y a la familia de la fulana con la que lo quieren casar; qué él ya está casado, que no quiere hacerles un feo, pero que él de esa pantomima fantoche no va a participar. Esa. Escena. Es. Deliciosa.

Do Hae Kang es una mujer compleja y revestida de una coraza canalla con la que intenta no hacer aguas en un mundo bestial donde muchos de sus allegados le han hecho un daño bárbaro, el cual puede mandar su sentimiento más puro; el amor que le tiene a Ji On, al tacho de la basura. Que dirían en Argentina. Pobrecilla, pero le han dado palos. Desde la mamá hasta el suegro sin dejar atrás a su cuñado, psicópata disfrazado de ejecutivo y a la mujer de éste; un personaje detestable para estar emparentada con ella. Con empeño y voluntad se enfrenta, desde su nueva y amnésica persona a una caja de Pandora absolutamente aterradora y la cual puede, si da un paso en falso, mandarle al carajo todo su universo y todo lo que vale la pena.

La tercera en discordia. Bochornosa me resulta la Solly; a mi entender le cazó el nombre al pelo, si me baso en lo que significa su nombre (según lo pronuncian ellos en inglés = Sully/mácula, suciedad) aparte de insegura, la manceba se dedica a urdir planes maquiavélicos con los que derrotar a su némesis. No me gustó para nada el planteamiento y desarrollo de esta muchacha. El cuarto en discordia, fue un solete Baek Suk ah, y me gustó que al final le buscaran alguien especial y solo para él. Obviamente que la recomiendo. Aunque tuvo cosas que le sobraron, resultó linda de ver. Esta la voy a guardar.

MartaH opina:

Decidí ver “I have a lover” aunque tenía 50 capítulos y cada día estoy más convencida de que no hay historia que aguante 50 capítulos de un tirón.

Decidí ver “I have a lover” porque el argumento de que los protagonistas estuvieran divorciados me parecía que podía tener mucho morbo, aunque con el riesgo cierto de que a los guionistas les diera un ataque de moralina al final, empujados por el inclemente público “familiar” coreano, lo que me hizo ir siguiendo la historia según avanzada para vigilar si en algún momento decidían castigar al marido por su infidelidad fastidiándolo todo.

Decidí ver “I have a lover” porque es un melodrama y a mí me gustan los melodramas, siempre que no rebasen lo que para mí son líneas rojas como las situaciones imposibles y la falta de desarrollo de los personajes. En ese límite que no aguanto no están, sin embargo, ni las amnesias ni las hermanas o hermanos gemelos perdidos, porque a pesar de ser recursos muy sobados, para mí gusto, que admito que es particular, creo que dan mucho juego para el desmelene.

Este drama transita en ocasiones sobre el filo de la navaja a punto de caer al otro lado, pero en general se mantiene haciendo equilibrios y no llega a deslizarse por el barranco de la ridiculez.

Puede que ayude a que no lo haga el hecho de que la pareja protagonista esté estupenda, más él que ella, no solo porque Ji Jin Hee esté aquí guapísimo de la muerte, sino porque, a diferencia de lo que comentaba el público respecto a que su personaje era incomprensible, el personaje de Choi Jin On está mejor explicado, dentro de un orden, que el de Do Hae Kan. Sin embargo, como siento una de esas simpatías inexplicables por la actriz Kim Hyun Joo, a la que no recuerdo haber visto en ningún papel que me gustara pero sin embargo me gusta ella, el resultado es que esa pareja que se quiere a pesar de todo y por encima de todos los obstáculos me ha resultado lo suficientemente interesante como para resistir y superar los baches de aburrimiento que he tenido.

La historia empieza cuando el matrimonio de Choi Jin On, investigador-científico e hijo de una familia rica dueña de un laboratorio farmacéutico está en crisis, pero crisis de las gordas, con su esposa, Do Hae Kang que es abogado en los laboratorios de la familia Choi, y no es una abogada normal, es la abogada despiadada del infierno que se comporta en todo momento como un témpano de hielo. En este matrimonio, él es sentimental, bondadoso y tierno y ella es distante, fria, arrogante y sin conciencia, o al menos eso parece. La parte gorda de la crisis se debe a que la pareja tenía una niña que murió atropellada por un sujeto que quería matar a la madre en venganza por una de las guarradas legales organizadas por ella. Mientras el padre está que no se recupera de la pena, en pleno duelo, la madre actúa como si no fuera con ella. Los espectadores creemos saber que para ella la procesión va por dentro, pero solo se intuye.

En medio de esa crisis, aparece una jovenzuela que estudia en el laboratorio donde trabaja Choi Jin On y que bebe los vientos por él. La joven se llama Kang Sol Ri (pronunciado Sol li) Aunque él no se dé cuenta, porque es ese tipo de hombre, su mujer sí se la da, así que, como todas las esposas de los dramas, y muchas de la vida, ni corta ni perezosa se presenta ante la “competencia” y le hace las advertencias de turno, en un tono despectivo de esos “chavala no tienes nada que hacer contra mí”, pero nada del otro mundo según mi criterio. Sin embargo, el efecto que produce es que la jovenzuela decide declararse a Choi Jin On (y ponerle los puntos, como decía mi abuela) y él cree ver en ella una salida de esa situación insostenible en la que vive, aunque ya llevaba rumiando un tiempo la decisión de divorciarse.

Mientras tanto, en una trama paralela, en los laboratorios de la familia Choi también se vive una crisis, gestionada por el marido de la hija mayor, Min Tae Suk, porque en un medicamento que se patentó en un proyecto que él dirigió, las pruebas clínicas fueron falsificadas y el medicamento produce unos efectos secundarios que no se declararon. Uno de los químicos que participó en el proyecto intentó denunciar la situación, pero a él le enterraron en pruebas falsas, diciendo que era un ladrón y al final le asesinaron haciendo aparecer que era un suicidio. La esposa del químico, que se llama Dokgo Yong Gi y que está embarazadísima, es la hermana gemela desconocida de Do Hae Kang, y cuando intenta ser ella la que desvele el secreto, la empiezan a perseguir igualito que a su marido con la intención de eliminarla.

La familia de Choi Jin On es otra de las múltiples familias disfuncionales de los dramas, aunque en este caso a Choi Jin On le influya regular, ya que él mismo no puede soportar a su padre y él y su mujer no vivan en la casa principal, como suele ocurrir en todas las historias donde todo el mundo que se odia vive junto. La familia Choi está formada por el Padre, la madre de Choi Jin On, que fue una antigua Miss Korea (o participante del concurso), o sea, una mujer muy guapa y bastante tonta que es la segunda esposa del padre. Con ellos vive la hija mayor, hija de la primera esposa, que se lleva fatal por todo el mundo y es una persona odiosísima. Nos lo cuentan por encima pero parece que el padre dejó tirada a la primera esposa cuando se lió con la segunda. No está claro si se casó con la segunda porque estaba embarazada o porque había tenido un hijo varón o por qué, pero al comienzo de la historia el padre considera que la esposa es una mujer sin interés más inculta que un cubo.

Mientras que Choi Jin On se lleva fatal con su padre, Do Hae Kang está a partir un piñón con él, y el suegro la trata como una hija y parece dispuesto a dejarle a ella el negocio. Contra viento y marea, y contra la opinión de su propia familia, Choi Jin On sigue adelante con su idea del divorcio, aunque ella está cada vez más desesperada por retenerle simplemente porque le quiere a morir, aunque no lo diga. La situación se pone tan fea, con conspiraciones de la hermana para librarse de Do Hae Kang porque le hace sombra a su marido, que al final la familia (y Hae Kang) acceden al divorcio y Choi Jin On y Kang Solli se van a los EEUU.

Do Hae Kang se dispone a ir a China, en una misión encargada por el padre Choi, pero por azares del destino su camino se cruza con el de Dokgo Yong Gi, se intercambian los coches, y los que querían asesinar a Yong Gi en realidad causan un accidente en el coche en el que va Hae Kang. El coche se despeña y ella no se mata, pero pierde la memoria. El que la encuentra, sin embargo, es un abogado buenísimo Baek Suk, antiguo compañero de escuela y primer novio de Yong Gi, así que cree que ella es Yong Gi y la trata como tal.

Pasan 4 años en los que Hae Kang ha vivido como Yong Gi con la familia Baek, formada por el padre, un hoy hombre buenísimo que recoge niños sin padres y sin hogar, Baek Suk, que parece que sí es su hijo y es igual de bueno, y unos 4 niños de distintas edades que el padre está criando. Da la casualidad de que uno de esos hijos que recogió es Kang Sol li, la que se fue con Choi Jin On.

Y llega el momento en que Choi Jin On y Kang Sol Li vuelven a Corea después de una época investigando en los EEUU. No sabemos qué relación han tenido, porque parece que no han estado juntos, o al menos no han estado juntos todo el tiempo. Choi Jin On se tropieza con Hae Kang-Yong Gi, que no le reconoce, y la bola empieza a rodar…

A diferencia de lo que opinaba el público y a pesar de que la desesperación de Do Hae Kang intentando retener a Choi Jin On me afectaba como al resto, a mí me parecía comprensible que él quisiera dejarla, porque Do Hae Kang era antipatiquísima y parecía bastante mala persona.

El problema de este drama, o quizá sea una virtud, es que hay cosas que no están suficientemente explicadas, aunque quizá sea algo voluntario y no te los den para que tengas que hacer cábalas de por qué los personajes son como son. Do Hae Kang al principio es mala, mala sin reparos, pero como vive con una familia muy buena se vuelve buena, compasiva y justiciera. No estoy yo muy segura de que la naturaleza humana cambie simplemente porque perdemos la memoria. Cuando el prójimo te importa un bledo, ¿cambia eso porque ya no te acuerdes de cómo eras? La contestación a esto es que probablemente Do Hae Kang no fuera como parecía porque, además, si era tan horrible ¿Cómo es posible que Choi Jin On la quisiera tanto y la persiguiera durante 9 años hasta que ella le dio el sí?

Yo, con sinceridad, creo que el personaje está escrito un poco a salto de mata, cosa que pasa a menudo con los dramas tan largos, pero si me pongo a ello le puedo encontrar una explicación lógica a casi todo ello, así que puede que esté equivocada y que los guionistas lo tengan todo clarísimo. Por si alguno lo ve, les cuento mi interpretación aunque ya les advierto que todo esto es pura especulación porque no se ve ni se habla de nada de lo que les cuento, sólo dan detalles aquí y allí.

Resulta que Do Hae Kang es una hija lista listísima de una madre desastrosa. Del padre no se sabe nada hasta más tarde. Cuando empieza la historia Hae Gang ha roto relaciones con su madre que no hace más que contraer deudas y meterse en líos. A base de tesón y esfuerzo, Do Hae Kang se saca el título de abogado. En la universidad, Do Hae Kang conoce a Choi Jin On, y aunque él la persigue sin descanso, ella no se fia de que el afecto le dure y no se deja llevar porque piensa que se le pasará, pero a él no se le pasa y es más, hace de todo para ayudarla sin que ella lo sepa, aunque ella sí lo sabe. Entre las cosas que hace por ayudarla está trabajar en lo que salga para pagar las deudas de la madre y aguantar que los prestamistas le zurren de vez en cuando. Al cabo de los años, cuando la desconfiada Hae Kang se convence de que Jin On no le va a fallar, le da el sí y a partir de ese momento él se convierte en el centro de su vida. Como la familia de él se niega a que se casen, Hae Kang se convierte en la mejor nuera para el padre, hace lo que le mandan y se esfuerza en ser siempre la mejor. Como el padre de él no es precisamente una blanca paloma, ella se vuelve cada vez más fría y más canalla. Con el tema de la niña, hace como que no le importa porque no puede soportar mirar a Choi Jin On a la cara, pero como ella le quiere a morir, piensa que él sabe qué es lo que le pasa por dentro aunque no lo diga. Sin embargo ni él, ni nadie, lo sabe, así que pasa lo que pasa.

Cuando pierde la memoria vuelve a ser la que era al principio, y aquí nos encontramos con el defecto más gordo de esta historia, que está en la cantidad de gente que no llega a admitir en ningún momento su responsabilidad ni su culpa. Mientras que Do Hae Kang admite las suyas y, en su favor diremos que no le endilga su responsabilidad a nadie, hay tres personajes que son unas personas petardas, aunque como seguramente hay muchas personas así, que piensan que todo lo que les pasa es culpa de otros, quizá tampoco sea un defecto de que estén mal construidos.

La primera persona “yo no fui” es Sol Li, que achaca todas sus desgracias a que Do Hae Kang la humilló, aunque nosotros no veamos unas humillaciones tremebundas y, aunque las hubiera sufrido, teniendo en cuenta que al final se largó con el marido de la otra digo yo que una cosa compensaba la otra. El hecho de que Choi Jin On jamás la haya querido, ni le haya dicho que la quiere, que conste, ya no es culpa de Do Hae Kang, o sólo es culpa de ella muy indirectamente, porque Choi Jin On no soportaba lo que se había convertido pero sí la quería. Con esta excusa tan endeble, Kang Sol Li se dedica a hacer cerdadas sin cuento sin que nadie, ni su padre ni su hermano le paren los pies ni le digan cuatro verdades mientras ella se desmelena y hasta le rompe toda la ropa a Yong Gi. El único que se las dice, a medias, es Choi Jin On, que es un buen hombre pero no por eso es ni un tonto ni un blando. También le dice 4 frescas de lo más realistas la hermana de Choi Jin On, pero la hermana es tan antipática que no sabemos cuál es la intención de que sea precisamente este personaje el que las diga. Cuando ya no saben qué hacer con ella, la vuelven buena y en paz.

La segunda persona, y eso tiene más delito, es el repugnante ser humano que intentó matar a Do Hae Kang y mató a su hija. Ese sujeto sale de la cárcel y sigue buscando venganza porque, según él, él ha pagado sus culpas y sin embargo ella sigue por ahí tan pancha después de haberle arruinado, como si la ruina económica fuera comparable a la vida de un ser humano. Este tío culpa a Hae Kang, pásmense, porque “ella le convirtió” en un asesino. Lejos de mandarle a las simas del infierno Choi Jin On acaba retornándole su empresa. Cágate lorito.

La tercera en ristra es la hermana mayor de Choi Jin On, una mujer amargada con y sin razón. Con razón porque tiene un padre que no la quiere nada que tiró a su madre a la basura cuando no le hizo falta, con razón porque tiene un marido que tampoco la quiere, sin razón porque cuando ha habido alguien que deseaba quererla ella no se ha dejado. Choi Jin On no deja de tratarla ni un momento con respeto y hasta con un cierto cariño distante, pero ella hace todo lo posible por perjudicarle. Este personaje detestable se convierte sin embargo, al final, en un personaje patético porque cuando su marido le muestra un poco de cariño se aferra a él de una manera obsesiva y enfermiza. Lo peor que tiene es que no llega a reconocer que el marido sea culpable y piensa que es que la familia debiera haber echado tierra encima, que la culpa de que el marido acabe mal está en que los traicionaron, y no que él se cargó a dos o tres.

Un elemento reconfortante de este drama es que los buenos son muy listos, y aunque no pueden arreglar todos los entuertos, no se dejan engañar y cuando ven algo que les chirría investigan y averiguan la verdad. Los buenos de esta historia no son personajes a los que las cosas les caen encima sobre una losa sin reaccionar, aquí los buenos actúan y se preparan y reaccionan y hacen, así que no te pasas el tiempo llevándote las manos la cabeza.

Sin embargo, Do Hae Kang cae una y otra vez, ante la desesperación de Choi Jin On, en las mismas conductas de antes. No me refiero a lo de volverse mala sino a lo de no decir lo que piensa, ni lo que siente, por proteger a Choi Jin On o porque no le sale ser quejumbrosa, pero es que por mucho que queramos que los que nos quieren nos lean la mente la verdad es que no pueden, razón por la que él se coge unos careos de libro, con mucha razón.

Entre todo este fregado, por supuesto reaparece la hermana gemela, la verdadera Yong Gi, con su ricura de niña que se llama Woo Yoo. En honor de la actriz Kim Kyun Joo diremos que en ningún momento parece una actriz haciendo dos papeles, sino que parece que hay dos personas distintas. Yong Gi acaba emparejada con un médico muy raro, hermano de Min Tae Seok. En la parte buena está que el doctor Min Kyu Seok está de toma pan y moja, y en la parte mala que no le llega a decir ni una vez que es que ella le gusta y sólo le repite una y otra vez que a él, gustarle, lo que se dice gustarle, la que le gusta es su niña. Descorazonador.

REPARTO

Kim Hyun Joo como Do Hae Kang/ Dokgo Yong Gi
Ji Jin Hee como Choi Jin On
Park Han Byul como Kang Sul Ri
Lee Kyu Han como Baek Suk

Familia Choi

Dok Ko Yeong Jae como Choi Ma Ho (Padre de Choi Jin Uhn)
Nah Young Hee como Hong Se Hee (Madre de Choi Jin Uhn)
Baek Ji Won como Choi Jin Ri (Media hermana de Choi Jin Uhn)
Gong Hyung Jin como Min Tae Seok (Esposo de Jin Ri)

Familia Baek

Choi Jung Woo como Baek Joon Sang (padre de Suk)

Otros

Kim Cheong como Kim Gyu Nam (Madre de Do Hae Kang)
Lee Jae Yoon como Min Kyu-suk ( Hermano de Min Tae Seok)
Kang Boo Ja como Nam Cho Rok (abuela de Yong Gi)
Lee Seung Hyeong
Suh Dong Won como Go Hyun Woo (Compañero de trabajo de Jin Uhn)
Jang Won Young como Byeong Gwang Seok (Gerente de la planta en Guri, jefe de Yong Gi)

Comentarios

  1. Hace un tiempo ya que no andamos en sintonía con los dramas que estamos viendo. Como quiera siempre las leo. Gracias por sus comentarios!!

    • Hola Isabela, creo que la desconexión se ha debido a que durante un tiempo los dramas coreanos que queríamos ver estaban sin terminar y nos hemos buscado la vida por otra parte. Ya hemos vuelto al redil. Acabamos de ver Signal y ahora yo estoy con One More Happy Ending. En cuanto termine Descendants me lanzo en picado. ¿Estas las has visto?

      • Saludos Marta. Signal la quería ver desde que la anunciaron. Luego me quedé sin computadora y ahora la tengo pendiente para cuando pueda hacer un maratón. OHE no la vi. No quiero ver rom-coms. Menos con títulos y posters tan azucarados. 🙂 La que terminé recientemente y me gustó mucho fue Six Flying Dragons. Fue mi primer drama de 50 capítulos y ni los sentí. Fue un paseo. Los que estoy viendo son Descendants of the Sun, Good Bye Mr Black (babas) y Memory. Vi los primeros capítulos del de Rain, pero no he tenido tiempo para continuarlo.

        • La de Good Bye también la tengo en la lista y la de Rain también. La de Memory no, porque tiene pinta de ser tristísima, y las de sufrimiento sin solución no me van nada.

  2. Como siempre genial vuestros comentarios. Cuando comencé a ver esta serie, pensé que 50 capítulos eran demasiados, y que si me aburría siempre podría darle al avance en aquellas escenas que me sobraran. Pero para mi sorpresa, ese no ocurrió, ya que desde el primer momento la trama, la historia, los diálogos y sobre todo la química de los protagonistas me atrapó totalmente. Es cierto que el tema recurrente de la amnesia, me cansa un poco, pero en este caso, se puede entender algo más. Creo que al margen de lo super-atractivo que está Ji Jin Hee, y cómo le quedan el repertorio de camisas y suéteres que luce, la serie tiene escenas que simplemente por la sencillez, las hacen mucho más románticas. En especial destaco la escena donde Do Hae Kang escucha música apoyada en la pared y Choi Jin On le quita un auricular y escucha la música con ella cogiéndole la mano sin decir nada. Para mí de una sensibilidad especial. Repito, serie totalmente recomendable. Un buen trabajo de sus protagonistas.

  3. Dudaba si ver el drama… ES LAAAAAAARRRRRRRGGGGOOOOOOOO… Encima retomé la Facu y tengo que ponerme “en cintura” par estudiar y no desvelarme…
    Acabé un drama viejísino : “Smile you”, al que sólo vi hasta el final (+ de 40 capis, MUCHOS para mi) sólo xque trabajaba Jung Kyung-ho. Y ahora comencè “It’s OK, It’s Love”, así que creo que iré de ahora en adelante + lento.
    Ahhhh, del 2016 SÓLO veo “DOTS” y vi un capi de “One More Happy Ending” (en que trabaja mi último AMOR: JKH) y de “Marriage Contract”; aunque dudo seguir esta última, x más trabaje “hoyuelos” (y con varios kilos de más, je, je, je) xque eso de la madre con cáncer, hummmm… A menos que el FINAL sea bueno…

  4. Querida Marta H., uno es esclavo de lo que dice y DE CÓMO ESCRIBE!!!!!, ja, ja, ja. Disculpas, disculpas, pero tengo la mala costumbre de “cortar” la palabras o usar nuestros modismos como si todos los entendieran; disculpá.
    La “Facu” es la Facultad de Filosofía y Humanidades” a la que empecé a concurrir desde hace 2 semanas pues iniciaron las clases. Obviamente, ya me dieron actividades para hacer y material para ir leyendo, x lo que debo dejar de ver TANTO drama… Y bueno, si quiero terminar de una vez la Carrera, será mejor que me ponga las pilas… Pero dejaré los dramas para el VIERNES a la noche o cuando apruebe algo y me premie, ja, ja, ja.

    • Huy qué gracia, pensé que es que habías visto una novela de Facundo Arana ¿Sigue actuando este chico, o desde que se dedicó a tener hijos ya no actúa?

  5. Marta, después de “Padre Coraje” no le seguí más el rastro, así que poco puedo decirte… En general NO me gustan las novelas argentinas: ME ABURREN, así que no las veo. Soy una RENEGADA de mi patria!!!!!!, ja, ja, ja.

  6. Queridas amigas, este es mi primer comentario en vuestro blog y he dudado entre escribirlo aquí o en el post sobre “My love Eun Dong”. Me parece que ninguno de estos dramas está entre vuestros Top 10 pero han sido los primeros que yo he visto (allá por el mes de enero) y desde entonces se ha apoderado de mí una especie de hipnosis que me ha hecho perder el interés en cualquier otro tipo de ficción audiovisual que no sea la coreana… En mi casa ya hablan de “mi problema”… Of course, ninguno de mis allegados entra al trapo cuando trato de explicarme ni se animan (salvo mi hermana) a hincar el diente a la cosa (algunos son, como yo, muy cinéfilos y me parece que cargados de prejuicios), así que me ha tranquilizado mucho encontraros y comprobar, por un lado, que ni muchísimo menos soy la única “enferma” y, por otro, que nuestra fascinación (exaltada, muy exaltada en mi caso) por los dramas coreanos se puede explicar desde muchos lugares: exquisitas producciones y realización, algunos magníficos guiones, diálogos memorables, gestos sutiles pero extraordinariamente elocuentes, miradas inolvidables, bandas sonoras envolventes, emoción a chorros, interpretaciones soberbias… y, sí, hombres impresionantes que reviven a un muerto y a una muerta… Ay, madre mía… Pensar que hasta ahora los asiáticos estaban en el último lugar de mi ranking particular… ¡¡¡Y ahora no podría vivir sin contemplarlos!!! ¡¡Qué belleza!!
    Dicho lo cual, tengo que recomendar “I Have a Lover”, aunque solo sea por la interpretación de Ji Jin Hee. Reconozco que 50 capítulos intimidan (de hecho, ahora evito dramas tan largos) y que la trama de los laboratorios pierde fuelle en muchos momentos pero la historia de ida y vuelta entre Choi Jin On y Do Hae Kan… ¡ay, por dios, cómo es!!!
    Ji Jin Hee se ha ganado mi amor eterno con este papel: el tío no puede ser más atractivo pero es que, además, hacía mucho tiempo que no me creía una historia de amor en pantalla con un guión que propicia escenas y frases memorables pero que él construye, como apunta Maggie, con miradas, tonos de voz, gestos, forma de decir que son un regalo. Yo sé cuando me estoy creyendo algo porque me asaltan un nudo en el estómago que me impide respirar profundamente y un ligero temblor… En fin, hay numerosas momentos para enmarcar: además de las escenas comentadas por Maggie y la de los auriculares de Apaopa10 (todas de ictus fulminante), recuerdo también con especial emoción, cuando, tras el reencuentro y amnésica ella, él le pide en la biblioteca que le mire treinta segundos a los ojos o su sorpresa en plena calle cuando se vuelve al escuchar la melodía familiar en el móvil de ella y se lo arranca de las manos buscando angustiosamente sus ojos para reconocerla y ser reconocido; o cuando repite con insistencia en la puerta de la casa de Baek Suk que, diga lo que diga el mundo, ella es su mujer; o cuando, borracho, la llama por teléfono, y le dice que la extraña… tanto que cree morir… o su desesperación en la puerta de las Urgencias… En fin, este drama (junto a “My love Eun Dong”), con Ji jin Hee a la cabeza, ha sido para mí la puerta a un tropel de emociones (… y sensaciones… qué señores, por favor!!) y a un mundo narrativo sorprendente que aún sigo explorando… Eso sí, antes de animarme con un drama nuevo, siempre me paso por aquí a ver qué opináis. Mil gracias por ello.
    Un último apunte: la única persona de mi entorno que me hizo caso y vio este drama fue mi hermana. Me envió un whatsapp en medio del visionado: “Me has destrozado la vida”… Ja ja…

    • Jeh! Qué bueno! Pues me parece mucho que te toca ahora ver Happy Home 🙂

    • ¡Huy madre mía, pobrecilla tu hermana, una más que se pasa al lado oscuro!

      A mi este drama me gustó mucho y fue de hecho, uno de esos sobre los que iba montando mentalmente escenas alternativas con cosas que podrían haberse dicho y que no se dijeron.

      A mí hay una escena, no de ellos, en la que casi me da un ataque de angustia, cuando Do Hae Kang constata que él le está engañando porque está en la puerta de la casa de Sol Ri, o cómo sale tambaleándose de la casa cuando le firma el divorcio (pone la huella dactilar), cuando él le ruega a su padre que le deje divorciarse, o incluso cuando ella le dice a él que, a pesar de cómo ha acabado todo, no lamentará nunca haberle querido.

      En la segunda parte, hay miles de escenas que me gustan, la de los auriculares, o cuando la sigue mientras ella canta y baila, o esa otra en la que Choi Jin On está discutiendo con Baek Suk y le dice que digan lo que digan los demás, él sabe que esa chica es su mujer, e insiste varias veces. También esa en la que él le dice a ella qu sabe que tiene un lunar en el cuello y otro en el trasero. Sexy total.

      Hay otra cosa que me gusta de Choi Jin On, y es lo firme que es con todo el mundo respecto a lo que siente, y el hecho de que no se deje manipular por Kang Soli y le pare los pies.

      Como tú dices, Ji Hin Hee está guapísimo aquí, ¿y qué me dices de la ropa que lleva?

      Ahora está haciendo otro drama que veré en cuanto se termine.

  7. Madre mía!!!, y a mí que Ji Jin Hee me requete ENCANTA desde que lo vi en “Una Joya en el Palacio”, lastima que casi siempre hace dramas que no me llaman la atención como éste, no sé, como que me parece muy melodramático y aguantar tantos capitulos así me parece muy dificil, de todos modos, gracias por el comentarios chicas!!!

  8. Estoy “bajando” este drama, pese a lo largo que es, x sus críticas, a ver si me “atrapa”… Y, opppppppsssss, acabo de darme cuenta que a quienes Ustedes ALABAN tanto es el Doc “malo” de “Blood”!!!!!! Si…, vivo en las nubes!!!!!!, je, je

  9. Yo tengo que confesar que empecé a ver el drama como con gula pero desordenadamente, por los capítulos del reencuentro. Luego lo volví a ver entero y la historia de amor me resultó aún más potente. El viaje de la pareja desde la destrucción al reencuentro (pero especialmente de Choi Jin On, que lo hace sin amnesia de por medio, o sea, acordándose de todo) es simplemente conmovedor.

    Ay todas esas escenas, Marta… Choi arrodillado ante su padre rogándole que aleje de él a “esa persona”… buah…

    He sido muy injusta cargando las tintas sobre Ji jin Hee y olvidándome de Kim Hyun Joo. La impresión que tengo hasta ahora es que en los dramas coreanos, salvo honrosas excepciones. son más potentes los personajes masculinos que los femeninos (¡¡qué raro!! Brrrr…). Claro que aún no sé si es que la contemplación de los tíos me nubla el juicio y no veo mucho más allá… En este caso, sin embargo, creo que Kim Hyun Joo está muy bien en su doble papel… pero es que a Ji jin Hee, pese a lo marciano de la historia, “me lo creo” todo, todo, todo, entero y verdadero. Y, sí, posiblemente sea el tío más estiloso de la tele coreana y parte del extranjero.

    Marta, sobre las posibles escenas paralelas, efectivamente hay dramas que manejan con auténtica maestría esas corrientes subterráneas… o los silencios, segundos o fracciones de segundos solo de gestos o de miradas, de levísimos movimientos que resultan ser los diálogos más emocionantes… Y aquí hay varios de esos.

    Tengo muchísimas ganas de ver de un un tirón Last Second Love, porque lo cierto es que el resto de los dramas de Ji jin Hee no me llegan a enganchar y creo, por algunos fragmentos que he visto, que este me puede gustar.

    Sobre Happy Home, no está aún ni en Viki ni en Dramafever, así que tendré que esperar… De todas formas, me noto un poco saturada… Llevo unas semanas en las que no doy con ningún drama que me golpee… Y me cabrea… Ja ja, imagino que el mono forma parte del proceso.

    • Para mí en este drama había un elemento muy intenso por el hecho de que ellos hubieran estado casados antes y se hubieran conocido íntimamente, y me parecía muy romántico que ella supiera que tenía un agujero en el corazón, aunque no se acordara de él para nada.

      No se explica muy bien por qué nunca le había dicho que le quería, y eso es lo que yo interpreto de la idea inconsciente que ella tiene de que algún día la dejará, por eso le rechaza durante 9 años y por eso nunca le llega a decir que le quiere, como protección. Cuando la deja de verdad, sin embargo, se le cae el mundo y por eso siente que la traición es mayor. Creo que incluso lo llega a decir en un momento, eso de que precisamente él no le puede fallar. Uff, madre mía, que historia tan intensa.

      • La verdad es que yo no había caído en que ella nunca le había dicho antes que le quería… Siempre achaqué el deterioro de su matrimonio a que ella (no sé si por propia voluntad o por las circunstancias) se había convertido en una abogada “killer” sin corazón (algo que no iba pa ná con la personalidad de él) y, sobre todo, al agujero atómico que provocó entre los dos la muerte de su hija… Qué desesperación la de ambos y qué forma tan triste de vivirla, cada uno por su lado…

    • martajinmo dice:

      Yo abandoné ”Ipso facto” no logro empatizar con nadie ( ella me gusta mucho, ..
      pero a él no lo soporto
      luego la ”loca esa que sale embarazada,,…ufff su troop de oficina..que pestiño , pesado y molesto

      es de esos dramas que dan ganas de salir corriendo del país! hay dramas así

      • Martajinmo!!! Me muero de la risa contigo… Entiendo la devoción por nuestro adorado Joo Jin Mo pero, mujer, ¡tienes que abrir un poco más tu corazón!!!! Ja ja!!

  10. Ayyyy que tengo que compartir con vosotras con una experiencia casi metafísca (jaaaa jaaa) que acabo de tener… Aunque vivo habitualmente en Madrid, este curso estoy con mi familia en EEUU. Mi marido (quien soporta malamente mi K-afición/obsesión) y yo hemos conocido a una pareja de coreanos, con hijos de la misma edad que los nuestros, y hoy hemos quedado a comer con ellos. A mí me daba mucha vergüenza sacar a relucir “mi tema”… pero lo ha puesto sobre la mesa mi santo esposo. En fin, han flipado cuando se han enterado de la fiebre coreana que recorre el mundo más allá de Asia… Lo “metafísico” viene cuando he mencionado a Ji Jin Hee… Vive en su barrio… Casi palmo… Como sabemos, no es my alto pero ella me ha dicho, literalmente, que “emana luz”. Casi palmo de nuevo. Ayyy….

    No os podéis imaginar, o quizá sí, los cordiales que han sido, lo cariñosos… Incluso, yo, que soy muy “tocona” y pensaba que ellos no lo eran (vamos, que en los dramas se rozan un hombro y dan un respingo), me he quedado sorprendida de lo afectuosos y deshinibidos que son en este terreno, siendo a la vez muy respetuosos. Mi felicidad ha sido completa cuando nos han animado a viajar a Seúl con ellos como anfitriones… Entre risas, me han dicho que conocen a no sé quién de la farándula que me puede presentar a cantantes y actores… Y ahí ya he dicho: “Mejor no” 😉

    • Ay q sana envidia!!! Sería genial que puedas viajar y realmente te presenten a los actores, imaginas?
      Te envío muchas buenas vibras para q ocurra

      • Ay, no, por dios… Lo de “mejor no” lo que dicho con el corazón, que soy “cuarentuena” (grandísima palabra, Maggie) y no tengo edad para que se me vaya la cabeza del todo… ja ja… Llevo días diciendo que si tuviera 20 años (o sea, uno menos que los que tenía cuando conocí a mi chico), me largaba a Corea una buena temporada… Si tuviera…

    • jejeje. Una vez hace ya una barbaridad de tiempo en un podcast de los de dramabeans, Javabeans y Girlfriday hablaban de lo mucho que se “liberan” los coreanos por fuera de sus fronteras, y cosas que en Corea están sumamente mal vistas, como tocarse, ellos en el extranjero se “desatan”. Me alegro que te hayan dado info de primera mano de Jin Ji <3.

      Yo no serviría para conocer actores. Me suelen gustar los personajes que interpretan, pero a saber como son ellos como ellos. Ya hace dos veranos estuve comiendo al lado de Kim Ji Suk en el restaurante coreano de la calle Bordadores, en Madrid; pero ni lo saludé.

      • El otro día, en un “Madrieños por el mundo” dedicado a Seúl, una chica dijo que los coreanos eran los “latinos de Asia”. Me pareció una definición muy acertada: por su calidez, por el sentido del humor, por el gusto por la juerga…

        Sobre los actores, en realidad a mí me pasa algo parecido: me enamoran locamente los personajes… peeeero tengo que reconocer que hasta mi encuentro con los K-dramas nunca me habían llamado la atención los tíos por su físico, y menos que nada los asiáticos… Y ahora es un no parar… En la zona en la que estamos hay un porrón de ellos y no puedo evitarlo: se van los ojos detrás tratando de detectar su encanto… O sea, que no sé qué me pasaría si me encontrara a Hyun Bin o similiar por la calle…. Quizá solo un colapso momentáneo, porque siempre me ha dado un pudor enorme abordar a cualquier celebridad, incluso aunque me arrebatara la pasión.

        • Eso se lo escuché yo a mi primera profesora de coreano. Ellos mismos dicen que son los “latinos asiáticos”.

          A mi me pasa que ahora cuando estoy por la calle no hago más que intentar localizar de donde pueden ser los asiáticos con los que me cruzo. Y me alegra cuando veo coreanos 🙂 que no es tan fácil entre tanto taiwanés o japonés.

    • ¡Uyyy qué experiencia, enhorabuena! A mí me presentan a cualquiera de ellos y me los como como fish &chips. Me da igual que como personas no me digan nada y es verdad que cuando me gusta alguno mucho es porque me ha gustado más el personaje, pero no descarto la atracción física y lo guapos que me parecen, aunque fueran mudos. Creo que lo único que me echaría para atrás sería que huelan raro. Todo lo demás se lo perdono.

      Antes de ver dramas coreanos no miraba a los asiáticos, pero desde que los veo se me ha deformado la vista y casi todos me parecen atractivos, con alguna excepción casi siempre proveniente de los dueños de los “todo a 100” que abundan por España, que casi todos tienen larguísima la uña del meñique, y eso sí que no.

  11. Hace poco fui al 10 Congreso de estudios coreanos que organizaba la Cátedra de Historia Contemporánea de ni Facultad, y lo disfruté MUCHO… Al final degustaron kimchi, pero de sólo OLERLO me desagradó muchísimo, así que no lo probé!!!! Ja, ja, ja Encima el ÚNICO coreano que había era feo… Por más que lo escuchaba hablar coreano, no me “inspiraba”… Ja, ja, ja… Suerte la de USTEDES!!!!!

  12. Pues a mí siempre, desde niña me gustaban los asiáticos. Y ya les había dicho que estoy casada con un coreano, lo q pasa q lo adoptaron muy chico una familia francesa. Por lo q es muy francés, su estilo, su firma de pensar etc. Es una publicidad engañosa jajajaja.
    Oye q yo también soy cuarentuena, pero una está viva y las hormonas siguen ahí, jajajaja. Obvio q no le sería infiel a mi marido, pero para eso están los ojos jajajaja

    • ¿Que estás casada con un coreanooooooooo????? AAAHHH!!! 🙂
      ¡¡Y tanto que ahí siguen las hormonas, Nanette!!!! ¡¡¡Por eso no quiero conocer de cerca a ninguno!!! ¡¡¡Solo mirar de lejos!!! ¡¡Que no respondoooo!!
      Y sobre el olor, Marta, la chica de “Madrileños por el mundo” afirmó que, por una cuestión genética, no suelen oler nunca a sudor. Encima…
      Ah, otro de los datos que me dio mi nueva amiga coreana sobre Ji Jin Hee es que tiene una piel increíble. Y seguro, seguro, que huele bien…

      • Eso es cierto lo de los olores, mi marido rara vez le pillas un olor a algo. Puede transpirar y nada. Más encima no necesita usar desodorante ¡q envidia! Nunca tiene mal olor en las axilas.

      • No hablaba del olor a sudor, pero también se puede oler por lo que uno come, a eso me refería.

        Lo del sudor ya lo sabía, tuvimos una conversación sobre olores hace tiempo y alguien incluso contó que en Corea no se vende desodorante, y pusieron un enlace a un artículo que dice que no tienen la bacteria que corrompe el sudor, lo que es un alivio, pero nada evita que les huela el aliento, como a todo el mundo…¡¡¡arrrgghh, no lo quiero ni pensar!!!

  13. Nanette, pero tu marido ES un marciano!!!! Y MI hombre IDEAL…, ja, ja, ja. Espero no sonar a racista, pero los hombres “oscuros”, ojo, no hablo de la raza negra, sino a lo que aquí (Argentina, Córdoba) les decimos “negros” (o sea, de tez oscura, trigueños, “morochos”, etc.), no me atraen, no me gustan… Y creo que en parte es su olor… No me gustan que “huelan” (y no me refiero a la transpiración)… Mi amiga me dice que estoy LOCA, ja, ja, ja, ja, que ese olor en el hombre es lo que atrae a las mujeres…, En fin, sobre gusto no hay nada escrito…

    • Jajajajaja Eva13, imagínate como me siento yo. YO sí tengo que usar desodorante y que lata da eso, que él marido no apeste y una como que se huele, interrumpe en lo que está y disimuladamente se va al baño a asearse bajo el brazo, jajajajaja que gráfica.

      Yo también soy medio maniática con olores, pero no creo que vaya algo con respecto a la raza, sino como bien dice Marta H, es según lo que uno coma. Claro está, si más encima son platos a los cuales uno no está acostumbrado. Sino, súbanse a una guagua (bus, micro, colectivo, camión, omnibus) en Cuba y que se suba un proveniente de Rusia o países del este… ¡Josú! esos rubios de ojos azules estaban prendidos. Y es así, como aquel que come mucho ajo y le transpira por la piel quedando aromático toda la tarde. Como diría el refrán parece, “eres lo que comes” jajajaja, una cebolla con patas jajajaja.

      Marta H, yo vi un video también que comentaban eso, que en general, los asiaticos no tenían esa bacteria. Digo en general porque quienes han vivido en Asia dicen que igual hay algunos que no escapan, con esto del mestizaje digo yo, jajaja.

  14. Que bonito drama!! iba a dejarlo pasar, me tiraba un poco para atras la trama y los 50 capítulos, pero leyendo vuestros comentarios me anime. Preciosa pareja y preciosa historia.
    Hubiera esperado algo más de la pareja de la hermana gemela, no se vi su final muy precipitado, no nos dicen si finalmente se consolidan como pareja o no.
    Ji Jin Hee está como quiere, el personaje y él, me encanta lo expresivo que és, me crei todo su dolor, todas las escenas con ella, él no ceder ni un momento ante la familia y la pesada de la “noviecita”, y toda la trama de la amnesia lo mejor.

    Gracias chicas!

    • Maggie Bee dice:

      Me alegro que la hayas descubierto ¡y gozado!

      • mucho! las de 50 siempre son pesadas, pero en este lo unico que me costaron fueron los primeros, que se me hicieron lentos, pero una vez metida de lleno en la amnesia fue una delicia.

  15. Viendo que le dan y le dan a este drama, ayer a la tarde me bajé de nuevo desde el capi 43 en adelante (lo que me faltaba de ver) xque me dije: “cómo puede ser que a mi ME ABURRA si a todas les encantó!!!!!”
    No se si es que me cansó la jornada laboral, el insoportable calor de Córdoba, el tiempo que me llevó hacer los paté de lenteja y arveja que hice para cenar, o los pésimos subtítulos, no se… Pero a las 21:30 hs estaba frente a la compu y los empecé a ver… A la mitad del primer capi (o sea el 43, me dormía) En fin, volveré a intentarlo esta noche… Grrrrrrrrrrrrr

    • Es que es verdad, Eva, que al final, para mi gusto, decae. Como les pasa a muuuchas series coreanas, las historias parelelas, las intrigas empresariales, los malos esperpénticos, las ideas y vueltas sobre lo mismo… cortan un poco el rollo… Para mí la parte más potente es la primera, mientras a ella le dura la amnesia… Ahí todo lo que pasa en la pareja es antológico. Luego pierde intensidad. Pero Ji Jin Hee y su personaje están/son sublimes 😉

  16. Marta H dice:

    Sí que decae, porque se explica fatal por qué ella vuelve a dejar al marido fuera de sus decisiones y lo decide todo con el amigo. Esa actitud como que hace que el amor que supuestamente le tiene se quede un poco descafeinado.

Tu comentario