«I wanna hear your song» – KBS2 (2019)

RESUMEN

Se produce un asesinato. Hong Yi Young (Kim Se Jeong), que es timpanista, no recuerda lo que sucedió el día del asesinato. Ella es simple y sufre de insomnio. Hong Yi-Young busca trabajo. Ella se encuentra con Jang Yoon (Yun Woo Jin). Es malo cantando, pero es pianista en una orquesta. Para ayudar con el insomnio de Hong Yi-Young, Jang Yoon la llama todas las noches. Intentan encontrar la verdad sobre el asesinato.

Mientras tanto, Nam Joo Wan (Song Jae Rim) es un director de orquesta. Él tiene carisma y espectáculo. Ha Eun Joo (Park Ji Yeon) es un violinista de la orquesta. Ella es arrogante

Resumen extraído de Wiki Drama.

Nº de episodios: 32 de 30′

NUESTRO COMENTARIO

Maggie dice:

En el universo musical del género clásico aconteció que un año atrás, una noche de lluvias torrenciales, Kim Ian, un virtuoso del piano murió salvajemente. Hoy día,Yoon Young Gil, el homicida confeso ya está excarcelado y Hong Yi Young, la chica que pudiera esclarecer que fue lo que sucedió tiene amnesia selectiva.

Yi-young es una aspirante a ¿timpanista? en una orquesta que nunca alcanza la nota de corte y vive de asistir a músicos consagrados (Kim Ian) o a conductores de orquesta idem de idem (Nam Jun-wan) y en sus ratos libres, pues de conductor de borrachos –ese oficio tan demandado por allá, dado que pareciera que no hay día en que el país entero no chupe como esponja.

Ella vive feliz en su mundo desmemoriado con su sempiterna sonrisa, alimentándose de ultraprocesados malos (de esos que tanto denuncia Carlos Rios ‘realfooder’ — ¡hay que ver el palabro de nuevo cuño!— ) en tiendas de aquellas que nunca cierran y siempre tienen clientela insomne y trasnochadora. Adjetivos ambos que le cazan como anillo al dedo a nuestra damisela quien pese a tener una prima hermana ¿psiquiatra? que no ha sabido darle tratamiento efectivo y eso que ella ha estado ahí ¡piñón fijo! Desde el «accidente» del año anterior que la dejó amnésica y a su jefe de entonces, Kim Ian ‘el virtuoso del piano’, muerto.

En esas que un día de esos todos malucos que tenemos todos de vez en cuando; una violinista de la orquesta donde la Srta. Hong quiere trabajo le adorna la frente con tremendos cuernos al encamarse con su novio hiphopero, ella vuelve a suspender el examen de acceso a la orquesta pues de sus dedos se le escapan los palitos aquellos con los que tocan los timbales, con lo cual no saca plaza como músico de pro, pero si de asistente del director de orquesta. Director que se esconde bajo un halo de misterio (que el drama resuelve vistiéndolo de negro y cerrándole el pico) Y para terminar de rizar el rizo de aquel aciago día, en su escapada de media noche a comer ramen, se cruza en su camino un acosador de aquellos que bien harían con servir un ratico a la sombra de un penal. Que papel más feo le adjudicaron Yeon Woo Jin; su Jang Yoon a parte de pasarse los dieciséis capítulos con cara de estreñido, se erigió como justiciero vengador de su hermano y sin pensarlo demasiado fue a cazar una «asesina» sin haber investigado medianamente antes de ir por ahí acusando. Y el otro, Ju-wan, el que tiene la camisa negra (y según lo pintan el 80% del tiempo, el alma también) que si sabe lo que aconteció la noche de marras, escogió hacer mutis por el foro pese a ver el sufrimiento al que estaban sometiendo a una pobre incauta ¡cuando una palabra suya habría bastado para sanarla! Como en el rito católico.

Para vendernos la milonga de la corruptela en las altas esferas (en este caso de una orquesta) y como consecuencia la muerte sin sentido (él—enamorado de su asistente y con la cabeza llena de pensamientos románticos— jamás se enteró de las triquiñuelas del consejo de dirección, ni de que tenía pruebas al respecto en su poder) de un pianista de renombre, se enredaron tanto intentando contar el cuento, que al final les quedó bastante deslucido.

Sobre estas premisas transcurren dieciséis horas que no les voy a mentir se me hicieron tediosas porque dieron vueltas como un perro intentando morderse la cola mas de tres partes del drama. Song Ye Rim estuvo muy sexy y guapísimo con ese aire de genio atormentado, pero nada más eso me llamó la atención.

MartaH opina:

Durante, más o menos la mitad de este drama, siendo generosos porque probablemente no llegue ni a la mitad, la historia es interesante, no por lo que pasa, sino porque no se sabe lo que pasa ni lo que va a pasar. Es decir, es más interesante por las expectativas que uno se hace que por lo que está viendo.

Llegada a la mitad, una se da cuenta que ni pasa nada ni va a pasar, el misterio está cantado y todo queda en una historia de amor ridículamente torturada, a la coreana, que no entretiene ni emociona, a pesar de Yun Woo Jin o Yeon Woo Jin me encanta y le amodoro sin explicación racional.

El problema es que, a pesar de mi amor incondicional por Yeon Woo Jin, es que su personaje empieza bien pero luego pierde energía, como cuando te dejas destapado el tapón de un refresco. Empieza bien porque es mordaz, y es misterioso, pero cuando deja de ser misterioso los guionistas se dejan miiiiiiles de puntos del personaje sin explicar. Y no es que yo crea que te tienen que contar todo de un personaje para que te guste (recientemente he vuelto a ver Secret Love Affair, drama en el que el personaje femenino es hermético a más no poder y no me ha importado), sino que en el personaje de Yoon Woo Jin que parece que se llama Jang Yoon pero resulta que se llama Jang Do Hoon, nada parece encajar, ni la obsesión que siente por un hermano del que no se sabe cuánto tiempo ha estado separado, ni el hecho de que dejara de tocar el piano porque no era tan bueno como el hermano pero luego sea ya pianista genial sin estudiar música, ni se explica por qué dice que él no se fue con su madre porque la madre no quiso, ni se explica por qué dice que el padre no hizo nada, cuando parece y dicen que es que el padre no pudo hacer nada (aunque tampoco explican por qué no pudo), ni se explica a qué se dedicaba Do Hoon, más allá de ser profesor suplente de marketing, ni se explica por qué al final tiene el nombre del hermano de nombre artístico…cuando ese no era el nombre artístico del hermano. En fin.

Pero si Jang Yoon – Jang Do Hoon es un personaje masculino a medias, el personaje femenino no es a medias, es tonta entera. Interpretado por otra de esas actrices coreanas que últimamente abundan, sin simpatía, belleza, carisma ni grandes habilidades interpretativas, Kim Se Jeon, a la que había visto ya en School 2017, donde tampoco me impresionó, no aporta nada, ni bueno ni malo, al personaje de una chica a la que parece que nada le sale bien. Entre que ella no me gusta, y el personaje tampoco, no consigo que me interese qué es lo que le pasa, más aún cuando el trauma que hace que pierda totalmente la memoria también le ocurre de puro inútil y tonta.

Aunque no se observa a primera vista, la ejecución de este drama es chapucera. Es chapucera por la construcción de los personajes, como he comentado más arriba, sino también en todo lo demás. Por poner un ejemplo, ¿Cómo es posible que Hong Yi Young recupere la memoria pero siga sin acordarse del hermano? ¿Por qué dicen que Kim Ian se enfrentó al malo y le dijo que le iba a denunciar cuando lo que vemos es que Ian no tiene ni idea de por qué le persiguen y solo tiene la pluma por casualidad? no logro enterarme de por qué eran necesarias medidas tan drásticas si lo único que tenían que hacer era robar un bolígrafo. Doble en fin.

Por último, pregunta para los que hayan visto este drama hasta el final. ¿a qué demonios viene que nos cuenten que a ella le gustó él desde el principio, aunque él no se acuerde de que la conoció, y qué utilidad tiene para la trama que el hermano lo supiera? ¿Será otra vez algo de la predestinación? Por lo menos, tienen el buen gusto de que Yang Do Hoon no se entere de que ella le quería a él de antes, porque ya sería la pera que cargue con la culpa, inmerecida, de «haberle arruinado el amor» a su hermano.

Yoon Woo Jin, vuelve pronto con otra cosa, pero esfuérzate para que me guste, porque ya es la segunda vez que te he visto en una historia en la que te enamoras de alguien que tiene relación con el asesinato de un hermano tuyo. Como que te repites, chaval.

REPARTO

Personas cercanas a Jang Yoon

Personas cercanas a Hong Yi Young

Otros

Apariciones especiales

Comentarios

  1. Mariceli Hernandez dice:

    Esta serie la comencé por la música y la terminé por costumbre. La música la perdimos como al ¿tercer capítulo? y con la costumbre de terminar los dramas me quedé hasta el final, sobreviví gracias Song Jae Rim, guapísimo aunque está demasiado flaco.
    Dos comentarios de Maggie que casi me hicieron escupir el café; «pareciera que no hay día en que el país entero no chupe como esponja» y «¡cuando una palabra suya habría bastado para sanarla! Como en el rito católico».
    Gracias chicas

    ahh se me olvidaba comentarles, la chica protagonista ¿siempre tiene cara de asco o es cosa mía?

    • De este drama paso.

      También vi recientemente “Secret Love Affair” y me gustó más que la primera vez. Algo que creía imposible.

      Mi sequía continúa. Hace unos días comencé “Be Melodramatic”. He visto dos capítulos. Espero me vaya bien. Es lo único que estoy viendo.

      Como no tengo donde desahogarme, lo hago aquí. Confieso que desde hace un tiempo Gong Hyo Jin “me da cosa”. Por ella no he podido asomarme a su nuevo drama. Con las ganas que tenía de perderme en la guapura de Kang Ha Neul.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.