«Kyou wa Kaisha Yasumimasu» (I’m taking the day off) – NTV (2014)

Kyou wa Kaisha Yasumimasu

RESUMEN

Hanae Aoishi está a punto de cumplir 30 años. Trabaja para una compañía de comercio general y nunca se ha tomado un día libre o llegado tarde al trabajo. Es muy insegura y no tiene nada de experiencia en el amor.

Un día, el día de su cumpleaños, por la noche, asiste a una fiesta de su compañía, junto con sus compañeros, entre ellos está Tanokura Yuto, un guapo estudiante universitario que trabaja en su oficina como un empleado a tiempo parcial. Por casualidad, se queda a solas con Tanokura y empiezan a hablar y asi pasan el rato y la noche.

Confundida por lo sucedido, se toma el día libre en el trabajo por primera vez.

Tanokura le pregunta si quiere salir con él. Hanae, inexperta en el amor, tiene dudas. Sobre todo porque es 6 años menor que ella. Pero algo la atrae hacia él, y al final decide aceptar. Y así, Hanae comienza a expermentar muchas primeras veces …

Por otro lado, Yu Asao, el CEO de una compañía de alimentos ubicada en el mismo edificio que la de Aoishi, comienza a tener sentimientos por ella.

Basado en el manga de «Kyou wa Kaisha Yasumimasu» de Mari Fujimura. (Publicado en Enero del 2012 en la revista de mangas Josei, Cocohana)

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 10

NUESTRO COMENTARIO

MartaH dice:

Por fin un drama japonés con personajes que parecen seres humanos, aunque la protagonista sea un poco rara, que tampoco es que sea rara, sino que pone caras raras porque el personaje está sacado de un manga y tiene que poner caras de personaje de manga.

La historia está tan vista que incluso tuve que pensar si es que no había visto algún drama con el mismo argumento y el caso es que no, no había visto uno igual, pero sí casi igual. O quizá no era casi igual pero Kyou es una mezcla de todos ellos lo suficientemente fidedigna como para parecer que estaba viendo lo mismo. La única diferencia, y es una diferencia refrescante, es que la protagonista, que es la típica protagonista que llega a la treintena sin haber conocido varón pero que ansía el «Amor» con mayúscula, introvertida y socialmente un poco torpe, es bastante sarcástica en su voz en off, y hace algún comentario malvado de vez en cuando sobre los compañeros que la rodean en vez de ser simplemente un pasmarote, que es lo que parece.

Aoishi Hanae, que es como se llama la chica, trabaja en una oficina, como la protagonista de «Anego» y hace algunas cosas en esa oficina que no sé si son parte de su trabajo (hacer el café, lavar las tazas y las bayetas…) o son parte del trabajo de cualquier mujer en Japón. Curiosamente, aunque es la encargada de la «intendencia» el día que hay limpieza general todo el mundo de la oficina, del primero al último, se ponen a limpiar los cristales, las mesas…debe ser que les quedan reminiscencias de cuando van al colegio, porque en Asia los alumnos son los encargados de la limpieza de la escuela, en una enseñanza estupenda de hacer que la gente limpie lo que ensucia.

La gente de la oficina es normal, con un jefe comprensivo, cariñoso, capaz de reconocer la valía de sus trabajadores y de empujarles a que se superen y afronten riesgos. Los compañeros, a los que Hanae juzga con cierta frialdad, también son, cuando toca, buenos con ella.

Pero me he ido del tema. Hanae tiene 30 años y vive con sus padres, una de las parejas de mejores padres que he visto en un drama, simpáticos, encantadores, cariñosos y cercanos (incluido el padre), y un perro monísimo que se llama Mamoru. Los padres jamás le insisten en que se case porque sí y están encantados con que su hija viva con ellos sin que por ello le impidan que lleve su vida como quiera.

Advierto de nuevo que, como este drama no tiene ninguna profundidad, me considero incapaz de escribir un comentario sin contar de qué va el asunto, así que los enemigos de los destripes, que se abstengan.

El día en que cumple 30 años, día en el que Hanae está bastante deprimida, sale con los compañeros de la oficina y por diversas circunstancias acaba yéndose por ahí con el empleado en prácticas, un estudiante universitario de 21 años que se llama Tanakura Yuto y amanecen juntos en un hotel. A Hanae casi le da un ataque y no sabe cómo reaccionar en la oficina ni cómo tratarle, porque además Tanakura es bastante (pero bastante) guapo y ella no sabe cómo digerir que se ha ido a la piltra con un chaval para el que ella ha debido ser una muesca más en el cinturón. Pero resulta que no, que es que Tanakura le gusta ella y le pide que salgan juntos, con los consiguientes desajustes debido a la edad y al momento vital que vive cada uno, en el que ella ya está dispuesta a asentarse y él todavía no sabe qué quiere de la vida, pero desde luego no quiere casarse, aunque el pobre sea un bendito que hace por ella las cosas más tiernas, teniendo en cuenta que ella no es una persona fácil de entender porque no habla.

Entremedias, aparece por ahí otro tío, guapo, decidido y seguro de sí mismo, al que le gusta Hanae porque ella es bastante mona, rara y porque con él se porta como una persona normal, le dice lo que le parece y le trata como le da la gana. Este personaje, que se llama Asao, la pretende de manera bastante agresiva y no se corta tampoco en decirle lo que le quiere, a ella y a todo el mundo.

Aunque Hanae no hable jamás con Tanakura ni le diga nada, las dudas que se plantea sobre su relación son razonables y son muchas de las dudas que nos planteamos las mujeres cuando un hombre nos gusta ¿me estaré poniendo intensa? ¿qué pasa si se da cuenta de que no me gustan las mismas cosas que a él?¿nuestra relación es lo suficientemente profunda como para que le diga las cosas de él que me molestan? El problema es que la forma que tiene de resolverlas es infantil y lo peor de lo peor es que nunca habla con él de nada, aunque esté enamoradísima de él hasta el tuétano.

Con idas y venidas entretenidas, principalmente porque Tanakura es guapo, aunque ponga cara de no entender nada, llegamos al momento de la verdad en el que Hanae se da cuenta de que, por mucho que le guste Tanakura y ella a él, el chico tiene muchas cosas por vivir y que todavía no le toca asumir las responsabilidad de una familia, así que rompen, y luego no. FIN.

Hay otra pareja ahí porque en estas historias siempre tiene que haber dos parejas, pero la segunda pareja, aunque simpática (sobre todo él), es para mí totalmente superflua. Ella no me acaba de caer bien, porque no me caen bien esas chicas con visiones tan materialistas de lo que quieren del matrimonio y de lo que creen merecerse. No es que yo sea una creyente del «contigo pan y cebolla» pero perseguir a un tío (aunque sea guapo) simplemente por su posición y de manera consciente me da un poco de repelús.

La historia hubiera sido mucho mejor, y el amor de Hanae por Tanakura más creíble, si en algún momento hubiéramos sabido qué es lo que piensa o siente él en lugar de presentárnoslo como un chico muy mono y bueno pero del que no sabemos nada. Ella no pregunta y él no cuenta. Hasta en el mismo drama llegan a comentar que ella es mucho más libre con el segundo de abordo, otro personaje que no desarrollan y que dejan en la indefinición. Con esta falta de información resulta que Tanakura tenía unas dudas que no sabíamos que tenía porque lo único que veíamos es que el pobre se plegaba a todo más tarde o más temprano. De la misma manera, aunque parece que sí, tampoco llegamos a saber con seguridad si las ha resuelto.

Además de la incomunicación, no sé si me acaba de gustar que uno de los atractivos que Hanae tiene para Tanakura es que ella le quiera tanto. De lo que él la quiere a ella no se habla.

Maggie opina:

Kyou wa kaisha yasumimasu, pese a que tiene un nombre trabalenguas como el de los tres tristes tigres, es una historia fácil de ver, a veces frustrante a veces amable y otras veces tiene su propósito de comicidad que trasciende fronteras…o a veces, no. Y no lo digo por la risa floja que todavía me da cada vez que me acuerdo del Sr. Kagami, deshojando la margarita de la incertidumbre sentado en la taza del váter. Eso se queda para las bromas cósmicas…después de todo, quien les iba a decir a los japoneses que una palabra que para ellos es armoniosa dado que la escriben con los kanji de «arte», en español resulte un vocablo un tanto escatológico…

Visualmente es muy sobria, como suelen ser los dramas nipones, no salen de los grises, tostados y blancos; tanto así que cuando ves la bandera de Italia, te llama la atención, no porque la gastronomía italiana tenga algo de protagonismo, sino porque ¡se ve el verde y el rojo! Bueno, vale, quizá esté siendo un poquito exagerá, pero ya me entienden.

A Ayase Haruka la vi hace mil años en Jin, y francamente, porque leí en Mydramalist su biografía ahora, caí en cuenta, porque mientras la veía, lo único que pensaba es que me recordaba muchísimo a Ana María Orozco la Betty primigenia. Aoishi Hanae, nuestra protagonista me parece una mujer muy guapa, llena de taras dentro de las que se encuentra muy cómoda. Usa falda pantalón midi con mocasines y calcetines tobilleros. (Admito que tuve que ir a la red a ver si eso esta de moda, porque a mí, para contrariar, me parece frondio) Estilismo aparte Hanae tiene alma servil, que no servicial. Se encuentra más cómoda sirviendo atendiendo y fregando qué en cualquier otra cosa. Ella se siente segura dentro de su cosmos y puede que anhele un cambio, pero en realidad le da miedo desbaratar su patrón existencial. Curiosamente esta personalidad tan apagadita y sosainas, les resulta tremendamente atractiva a los varones que la rodean. Resulta que a falta de uno, ¡Son tres! Los que por ella, el viento beben.

Uno de ellos es Oosiro Sou, que se pasa la vida dando alegría a la oficina, bastante pendiente de todos, pero mucha más participación tampoco es que tenga, (claro que en diez horas de drama, mucho tiempo no tienen los personajes secundarios) Es un vocero que todo lo cuenta, más que cuando toca callar, es una tumba. No canta mal las rancheras Taguchi Junnosuke, a quien no tenía el gusto hasta ahora.

Otro es Tanokura Yuto, un universitario con unas ideas muy claras y una seguridad al actuar sobre ellas pasmosamente más adulta que la de nuestra heroína. Este personaje es el otro lado de la moneda, si de Hanae estamos hablando. Ergo, la verdad universal «los polos opuestos se atraen» Un muchachito atractivo, tanto en su personaje, como en la vida real Fukushi Sota ya estaba lindo en Koinaka y aquí sigue igual.

Y de postre dejo a mi favorito de este trio de galanes, Asao Yu. Qué personaje más majo interpretó Tamaki Hiroshi y eso que perdieron una oportunidad de oro al escribir esta historia al no darle más peso dentro de la misma. Mucho no quiero analizar si me gustó más por el hecho de ser más mayor que los otros dos, o porque su personaje me pareció más interesante. Creo que las dos cosas a partes iguales. Esos personajes que resurgen de las cenizas como el mítico Fénix me resultan muy interesantes.

No me gustó la segregación a la que someten a Momuro. Con razón el pobre siempre está melancólico y apático.

Me desespera cuando en las series silencian a uno de los principales; y lastimosamente, en esta sucede. Me hubiera gustado más si haciendo acopio de valentía se hubieran atrevido, pero pues no pudo ser. Se agradece que la hayan hecho amable y no se les subiera el histrionismo. 🙂

REPARTO

Ayase Haruka es Aoishi Hanae
Fukushi Sota como Tanakura Yuto
Tamaki Hiroshi como Yu Asao
Naka Riisa como Okawa Hitomi
Taguchi Junnosuke como Ooshiro So
Chiba Yudai como Kagami Tatsuo
Fukikoshi Mitsuru como Tachibana Takaaki
Asano Kazuyuki como Aoishi Iwao
Takahata Atsuko como Aoishi Mitsuyo
Hiraiwa Kami como Sasano Ichika
Taguchi Hiromasa como Bushizawa Yoshihiro
Watanabe Kunito
Nakatsugawa Tomohiro
Kamino Naotaka
Igawa Tetsuya
Kamino Naotaka
Kinbara Yasunari
Furuhata Seika
Kashii Yu como Tozaki

Comentarios

  1. A las japonesas todavía no las «cazo»: o me parecen demasiado «manga» y con unas «salidas» y exageraciones que no me provocan risas sino vergüenza ajena o me parecen re apagadas y sosas… Este finde terminé «49 Forty nine» (la bajé ante la «sequía» de historias para ver), y a pesar de ser una de «adolescente», la TERMINÉ; y tal vez xque no esperaba mucho de ella es que no me defraudó. El jovencito primer actor me gustó. Es otra historia más de intercambio de «almas» entre padre-hijo y una nueva oportunidad para ambos: el mayor para que solucione cuentas pendientes y para el jovencito, para que salga de su auto «encierro».
    Ahora, qué fascinación tienen los japoneses x travestirse!!!!!! Además los chicos lo usan como un «gancho» para atraer chicas!!!!! Y les resulta!!!!! Acá llegan a hacer eso y lo que menos le gritan es «P.», ja, ja, ja. En fin, es un dorama «básico», con adolescentes conflictuados, hay bullying escolar, incomprensión padre-hijos, problemas de pareja, travestismo, posibilidad de incesto, directores de colegio «raros», etc., etc. Hummmmmmm, bastante morbo…, je, je, je.

  2. Mariceli dice:

    A Sota Fukushi lo recuerdo de Koinaka, muy guapo el chico. A mi las japonesas me gustan, a pesar de que la mayoría de ellas llevan un ritmo lento, aún así me gustan.
    La voy a buscar, Gracias chicas!

  3. Isabela dice:

    No pinta mal, pero tengo problemas con los dramas japoneses. Si no me equivoco en mi vida he visto tres. Todos me han gustado. Pero aun así no se porque se me hace tan difícil animarme con ellos. Hay un blog en el que la chica hace reseñas de muchos dramas nipones, lo hace con entusiasmo, los vende bien, pero me sigo resistiendo. Para colmo en estos días mi apetito por los dramas está en un punto bajo nunca antes visto. Voy a echarle la culpa a el calor. Por aquello de encontrarle alguna explicación.
    Voy a retomar Padam, Padam. Drama que abandoné hace algún tiempo por motivos ajenos a mi volundad y había olvidado. En estos días vi dos películas de Jung Woo Sung y como me volví a enamorar recordé el drama.

    Chicas gracias por el comentario y por el espacio!
    .

    • martajinmo dice:

      Ya somos dos, también estoy desganada en cuanto a dramas
      lo más interesante » La Flor en Prisión »( ( mi Millonarie Go Soo(( aquí uri estafador ..gusta..nomuuu, nomuuu )) divertida y agradable de ver (( que es justo lo que necesito ))
      perooo creo que voy a mandar tooo pal zarzo…// es que tengo una suerte yo,…………….
      las que nO me gustan se hacen en todos lados ,..y las que SI gustan ninguna se hace .———– ni en el mapa salee ————————————————— ver doramas es realmente frustante

      • Marta H dice:

        Marta, la de la flor la estoy descargando, pero como tiene 50 capítulos ni me planteo empezar a verla hasta que esté casi terminada.

        • martajinmo dice:

          A mi es que es la única que me llama y me está gustando muchisimooooooooooo
          y más buena que se va a poner seguro!
          ahora espero no pasar el calvario de mi Empress Ki
          creo que tiene mucha audiencia también!
          como me gustan las protas así,,,fuertes y decididas! ( tengo que añadir Ok Nyeo a mi lista de personajes , compañeras y amigas

        • martajinmo dice:

          También me llama »Oh Hae Young Again» (( pero para variar tampoco está disponible

  4. Hola a todas!!!!!
    Yo, mientras veía la japonesa que menciono arriba, bajé «A Gentleman’s Dignity», «7th Grade Civil Servant» y «Ojakgyo Brothers» (estas 2 últimas xque trabajaba Joo Won, que me gustó en Yong Pal»), pero los 58 capis y UEE de una, más el aburrimiento que me produjeron las otras, me ganaron y las dejé a casi todas en el 6to capítulo.
    Hoy viernes a la noche seguiré con el 4to capitulo de «D-Day», una historia que me interesó por las escenas de catástrofe que vi… Veremos…

    Y… martajinmo, qué gusto saber de vos de nuevo!!!!!

    • martajinmo dice:

      Hola Eva!! gusto saludarte¡¡siempre me alegran tus comentarios!!
      y…desde ya te digo que no busques más,.. animate con MY LOVE EUN DONG ¡¡¡
      vas a adorar JOO JIN MO URI OPAAA CHONAAA y hasta me lo vas a querer quitar¡¡¡jaja
      Yo de Japón no puedo aportar mucho, solo he visto Pride y no es de mis preferidas

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.