«Level up» – MBN (2019)

RESUMEN

Ahn Dan Te es director de Yoosung CRC, que se especializa en reestructurar compañías. No expresa sus sentimientos y es un perfeccionista en el trabajo. Para salvar a la compañía de juegos Joybuster de la bancarrota, Ahn Dan Te está ahí y comienza a trabajar como su nuevo CEO.

Mientras tanto, Shin Yeon Hwa es la jefe de desarrollo de juegos en Joybuster. Ella trabaja en un nuevo juego, que puede satisfacer al CEO, pero suelen tener opiniones diferentes en casi todo

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 12

NUESTRO COMENTARIO

De acuerdo, Sung Hoon no es el mejor actor del mundo, pero es que el pobre tiene la negra.

Primero, con estos guiones en los que siempre hace el mismo papel de chico duro y arrogante por fuera y blando por dentro. En todos sus papeles tiene algún problema materno y en más de una ocasión a los guionistas les ha parecido original que su nombre y apellido tenga un significado jocoso, Ah Da Mo en «New Tales of a Gisaeng«, Ahn Dan Te en esta ocasión.

Aunque sus papeles sean todos parecidos, o eso me parece a mí, interpreta bien ese tipo de papel, porque es guapo y porque es ligeramente inexpresivo y rígido, lo que pega con el papel de chico estirado.

Por muy regular que él sea, sin embargo, no hay nadie que pueda sacar algo que merezca la pena de esos guiones estereotipados y, sobre todo, de unas intérpretes femeninas que son de quinta regional.

Este drama no es una excepción, un chico que es un genio en los negocios, especializado en reestructurar compañías que están en dificultades (la misma profesión que tiene Richard Gere en «Pretty Woman», es contratado para liquidar una compañía de video juegos que está de capa caída.

Desde el minuto uno, el personaje de la chica es tonto a más no poder. Pretenden decirnos que es que es una chica que no tiene pelos en la lengua y que se atreve a decir lo que todos pensamos pero no decimos, pero no es así. Créanme, la protagonista es tonta. Y si la protagonista, el papel, es de vergüenza ajena, la pobre actriz es que ya es para poner los ojos en blanco. Yo estaba convencida de que es tan mala porque era otra cantante de K-Pop transplantada a la actuación, como la horrenda protagonista de «My Secret Romance», pero no, esta chica no está transplantada de nada como no sea de la función escolar de alguna escuelita de barrio.

Lo que ella hace y dice en la compañía en la que trabaja. Las cosas que le dice a Ahn Dan Te son de aurora boreal y no se lo cree nadie que haya trabajado ni un mes en una compañía de verdad. Y no es que no sean creíbles en una compañía coreana, donde las jerarquías deben ser un infierno, no es creíble en ninguna compañía del mundo mundial. No creo que ni en Google, que pasa por ser lo más avanzado en términos de creatividad e innovación, alguien se permita ser tan estúpido como para ir pidiendo explicaciones sobre las decisiones empresariales que toman los jefes. Es decir, aunque en todas las compañías funciona el radio macuto y se critica a go go, lo que nadie hace es meterse en el despacho del presidente y retarle para que explique por qué hace lo que hace.

Y no sé qué es peor, que ella monte el pollo pidiendo explicaciones o que los jefes vayan y se las den. Increíble todo.

Poco a poco, la historia se convierte un uno de esos típicos guiones en los que la empresa débil se impone y gana contra la empresa grande que, por supuesto, es grande porque es deshonesta ya que se da por supuesto, otra simpleza, que no hay empresa grandes y con éxito que no lo sea por métodos ilegales. Muy primario todo.

Y cuando vencen, que ya es la pera, todo el mundo reconoce la aportación enorme que ha hecho la tonta del bote de la protagonista y al tío que los ha llevado a todos a buen puerto que le den morcilla, porque debe ser que él n ha influido en nada en que esos pelmazos de trabajadores sin la menor visión, salgan del pozo en el que estaban metidos y del que no sabían salir ellos solos.

Si la historia de negocios tiene la complejidad de esos libros con los que empiezan los niños al aprender a leer, la p con la a pa, el sol es redondo la mesa es cuadrada, la historia de amor es inexistente. Ahn Dan Te da pequeñas muestras de que ella le gusta (al aguantarla y por el hecho de que le duelen las tontería que ella le dice), en el caso de la chica no se ve ni el menor signo de que le corresponda. Claro que, ahora que lo pienso, puede que en el guión ponga que se le tiene que notar y que esa actriz tan penosa no lo consiga.

Lo único bueno: en este caso, Ahn Dan Te, a pesar de estar un poco visto, es un chico con cierta gracia y sarcasmo.

Por lo demás, no hay mucho más que rascar aquí.

REPARTO

Comentarios

  1. Es mala, mala con ganas, Y va de tontería en tontería, pero el sale guapo 😉 es lo más positivo que se me ocurre.
    Lo que ya me pareció el colmo es la persecución que le hacen a la protagonista al principio por lo de la comida y la miel…

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.