“Love Rain” – KBS2 (2012)

Love Rain

RESUMEN

Love Rain muestra un amor puro de la década de 1970 y un amor del día de hoy. En la década de 1970, Seo In Ha. y Yoon Kim Hee, una timida estudiante de arte, quienes se conocieron y se enamoraron en la universidad, pero lamentablemente su amor no estaba destinado. In Ha debe prestar servicio militar y cuando retorna por Yoon Hee sus amigos le dicen que ha muerto en E.E.U.U.

Ahora en Corea del siglo 21, el hijo de In Ha, Joon (un fotógrafo liberal) se reúne con la hija de Yoon Hee, Ha Na, una chica alegre y llena de energía cuya personalidad es diferente a la de su madre. Al principio, los dos no se llevaran bien, pero poco a poco se enamoraran. In Ha nunca dejó de amar a Yoon Hee, a pesar de casarse con una de sus mejores amigas, Hye Jung. Un amigo de In Ha descubre que Yoon Hee nunca murió y que se encuentra en Corea, pero no puede decírselo a In Ha por pedido de Hye Jung. A pesar de todo lo que hace Hye Jung para que su ex-esposo no se encuentre con su primer amor, In Ha reconoce a Yoon Hee en las calles de Seúl y decide recuperar el tiempo perdido con ella. Lo que no saben que sus hijos están de novios, y lo peor se viene cuando los padres anuncian su matrimonio a sus hijos. ¿Quienes van a terminar juntos: In Ha y Yoon Hee o sus hijos Joon y Ha Na?

Resumen extraido de Wikipedia

NUESTRO COMENTARIO

¡Oh sorpresa!Este drama me ha resultado mucho más entretenido de lo que yo esperaba, teniendo en cuenta lo que sabía de él, a saber: que el actor protagonista me parece un esperpento marino, que el argumento daba para poco más de una línea, que el conflicto era un conflicto típico de drama coreano, o sea, de esos que tienes que hacer como que te preocupan en aras de seguir la historia pero que te son indiferentes y que no había tenido mucho éxito en Corea.

Quizá la causa de que me haya resultado más entretenido (sólo eso, entretenido) de lo que esperaba esté justo ahí, en lo poco que esperaba por lo que no he visto defraudadas mis expectativas: he recibido justo lo que anunciaban:

1) Jang Geun Suk no sólo lleva unas pintas deplorables: qué pelos (en los 70 y ahora), qué gabardinas, qué todo (por lo menos las uñas las lleva cortas) sino que hace exactamente el mismo papel que en “You are beautiful“, un chico grosero, egoísta, maleducado, soberbio y engreído debido aparentemente a una infancia difícil, con una madre borracha y un padre indiferente (con la madre, no con él) que milagrosamente cambia por amor.
2) Una historia en la que intentan hacer una montaña de un grano de arena, porque aunque admito que hay un cierto elemento de esos de ¿eeeeehhhh? en el hecho de que tu padre esté enamorado de la madre de tu novia, tampoco es un obstáculo tipo guerra Capuleto-Montesco
3) Un argumento en el que apenas pasa nada y lo poco que pasa se alarga, se alaaaaarga, se alaaaaaaaaaaarga.

Además de estas tres cosas anteriores, Love Rain también es uno de esos dramas en los que los protagonistas andan a paso de tortuga y hablan más despacio todavía, de la manera más antinatural porque se hacen silencios de más de un segundo desde que un personaje termina de hablar hasta que el otro contesta, que yo no conozco a ningún ser humano vivo que hable así. A lo mejor si está muerto se comunica con esa lentitud exasperante.

La historia se divide en dos partes, el romance de los padres Seo In Ha y Kim Yoon Hee en los años 70 del siglo pasado y el romance de los hijos en 2012.

La primera parte dura como unos 4 capítulos y es la historia de la gente más sosa que hayan ustedes podido imaginar. Seo In Ha se enamora de Kim Yoon Hee nada más verla en la facultad, un romance que podría haberse desarrollado como un enamoramiento normal y corriente, sin ninguna particularidad; de esos romances que a los que los viven les deben parecer romantiquísimos pero que a los ajenos se les da una higa.

Ese romance vulgar se estropea porque In Ha es raro de narices y no hace nada más que mirarla y sufrir. Un amigo de In Ha, Dong Wook, se enamora también de Yoon Hee, y no se sabe ni por qué ni por qué no, In Ha decide cederle la chica a su amigo, más que nada porque si no, no podría sufrir, y a In Ha yo creo que sufrir en silencio le gusta más que la propia chica. Yoon Hee, que no se queda atrás en cuanto a la insulsez y sosería, tampoco hace nada e incluso llega a aceptar como novio a Dong Wook para “darle gusto a todo el mundo”, pero como In Ha se debía ver a sí mismo como un héroe trágico, en vez de como un simple estudiante de Bellas Artes (In Ha es pintor), en el último momento (es el último momento porque sabemos que de alguna manera tiene que terminar trágicamente, no porque sea el último momento de nada trascendente) decide que ama a Yoon Hee sobre todas las cosas y que no se la puede ceder a su amigo. En el momento en que ya los dos pavisosos se han dicho que se aman, Yoon Hee descubre que está tuberculosa en estado terminal (hasta el momento no habíamos visto ningún indicio) y su abuela se la lleva a EEUU a casa de un tío por si la pueden salvar. Los amantes se separan.

En esta primera parte, además de andar todos a un paso exasperante, que no sé cómo llegan a ningún sitio andando a esa velocidad, los amantes se miran, intercambian algún que otro mensaje intranscendente pero que ellos creen que tiene mucho significado y poco más. ¡Ah, se me olvidaba! Entre los amigos de In Ha está otra chica que se llama Baek Hye Jung, que está enamorada de él pero a la que él no hace ni caso.

En la segunda parte, 30 años después, el hijo de In Ha, que se llama Joon, y la hija de Yoon Hee, que se llama Ha Na, pero que son los mismos actores que hacían de sus padres de jóvenes, o sea, Jang Geun Suk e Im Yoon Ah, se conocen en Japón porque tropiezan el uno con el otro. In Ha era raro, pero al menos era educado, pero Joon es, en palabras de todos los que le conocen, un imbécil, desagradable, desconsiderado y engreído. Una de esas personas que creen, o que el mundo les debe algo porque ellos han sufrido o que el sufrimiento que han padecido les da patente de corso para ser maleducado con todo el mundo. La razón por la que la gente le aguanta es un misterio para mí.

Por un descuido, Joon se queda con el teléfono móvil de Ha Na y ella intenta recuperarlo pero él se dedica a darle plantones, por lo que ella le tiene que perseguir por la ciudad japonesa en la que ámbos están, ella estudiando jardinería (no sé qué jardinería se puede aprender en un lugar con 2 metros de nieve en la calle, pero es muy bonito el sitio) y él está trabajando porque es fotógrafo profesional.

Joon dice de sí mismo que es capaz de enamorar a una mujer en 3 segundos, para que se hagan una idea de la joyita presumida que es el chico, pero no parece tener ninguna influencia en Ha Na. Y como era previsible en el mundo paralelo de los dramas y telenovelas, eso de que la chica no le haga caso y piense que él es un desgraciado y un cretino es un potente afrodisiaco, y él se queda tocado de ala.

De vuelta en Corea, los dos se vuelven a encontrar por la fuerza del destino, como la canción de Mecano, y se enamoran, pero ¡ay amigo!, In Ha, que es ahora un pintor famoso y es profesor de arte, descubre que Yoon Hee, a la que creía muerta, no está muerta, y como sigue enamorado como un berraco porque no la ha podido olvidar y recuerda cada uno de los segundos que vivieron juntos, que no se pueden imaginar qué segundos más rollíferos, le pide a ella que se casen y ella, que es tan tristona y desvaída (aunque la actriz sea muy guapa) de mayor como era de joven, dice que sí, momento en el que los hijos descubren quién es quién en este asunto.

A todo esto, resulta que In Ha está divorciado de Baek Hye Jung desde hace años, precisamente porque él no pudo olvidar a Yoon Hee y también porque ella misma era una mujer insatisfecha e insoportable que no le dejaba vivir. Cuando Hye Jung, la madre de Joon, descubre el pastel de que In Ha ha vuelto a encontrar a Yoon Hee monta un pollo de no te menées. Cuando los padres descubren que los hijos están enamorados y deciden romper para dejarles el camino libre a los hijos, monta otro pollo. La señora va de pollo en pollo. Por un momento pensé que la única solución para que alguna de las dos parejas triunfaran era que la señora se muriera, pero luego hacen que cambie y todo se arregla.

Como ocurre en otras ocasiones, cuando la historia no daba más de sí porque si los padres se han separado por los hijos entonces es chim pum fin, meten otro elemento que es que Yoon Hee vuelve a ponerse enferma para así tensar más la cuerda pero no se preocupen que no pasa nada. Final feliz con boda. Jang Geun Suk lleva en la escena final un peinado que no sé cómo tiene valor para presentarse así en público. Qué adefesio jesús bendito.

Aunque a mí me haya parecido entretenido, que todavía no sé por qué, debe ser por lo de las espectativas que he dicho antes, este drama tiene como defectos principales: la ausencia de tensión y de ritmo; unos protagonistas insulsos sin ninguna característica que los haga entrañables ni atractivos y una lentitud exasperante en todo. Los personajes son tan lentos que, si el drama fuera chino en vez de coreano, pensaría que está protagonizado por unos osos pandas. Dan ganas de sacudirlos, a ver si se espabilan un poco.

No he llegado a decidir si me apetecía más que fueran los hijos o los padres los que acabaran juntos, pero esa duda también perjudica a la novela, porque si quieres que los que se queden juntos no son los protagonistas es porque la pareja protagonista te importa un pito.

Para meter relleno nos meten más personajes, entre otros y del sexo masculino: un chaval guapísimo enamorado de Ha Na, que se llama Tae San, el hijo de Dong Wook, que también está enamorado de Ha Na, y otros chavales que trabajan para Joon que lo mismo da que estén ahí como que no estén. La razón de que haya tantos hombres enamorados de Ha Na es el único misterio de este drama, porque la niña es muy buena chica, pero aburrida a más no poder. En la parte femenina tenemos otra chica enamorada de Joon, que es la actriz que hacía de reina en “Faith”

La historia de Joon y sus padres tiene varias inconsistencias porque en algún momento nos dicen que, cuando los padres se divorciaron, In Ha no pudo ver a su hijo porque la madre no le dejó, y Joon lo sabe, pero luego no hacen más que decir que es que Joon pensaba que le importaba un pito a su padre. Hijo a ver si decides qué creer.

LO MEJOR

Sin dejar de ser un buen hijo, Joon tiene una relación bastante real (y occidental) con su madre, porque la quiere pero no la aguanta y cuando a su madre le dan los patatuses histéricos a él se le ponen los ojos en blanco y no cede al chantaje.

In Ha, de mayor, es el actor Jeong Jin-yeong, el que hacía de médico “bueno” en “Brain“y me atrevería a decir que es el único personaje en el que te llegas a creer un poco que siente algo más allá de esos retorcimientos del guión tan tontos y que se han creado obviamente para dar cierta consistencia (en el sentido de que pase algo) al guión. Es una pena que no se quede con la chica.

LO PEOR

En la primera parte, In Ha compone una canción para Yoon He que se llama Sarang Bi (o sea, Love Rain), que es malísima, digna de un festival de pueblo, un ripio karaokense. En la segunda parte In Ha y sus amigos, ya cuarentones, le dan una serenata a Yoon Hee con esa canción. Los tres hombres con las guitarricas cantando esa cancionzucha parecen una versión kitsch de Los Panchos.

La pareja de chicos no tiene ninguna química y además no hablan de nada (en ocasiones están juntos y no parecen tener nada de qué hablar ni qué decirse y las bromas que se hacen son penosas) por lo que no te explicas muy bien qué es lo que les hace estar así de enamorados, más alla de lo que sería obvio en una pareja de veiteañeros pero que aquí ni siquiera se insinua. No se insinua porque este es uno de esos dramas de fotos de flores y mariposas y pétalos de flores de cerezo que se desprenden léntamente y la cámara las sigue en su caída hasta que llegan al suelo; y tampoco se ve porque daría la impresión de que el pobre Joon es un pedófilo, porque Ha Na va vestida de colegiala y no parece una mujer ni por lo más remoto. La actriz tiene de verdad 23 años, pero entre los mohines y que es flaca como una astilla, parece una palo de escoba con aegyo. El caso es que es mona de cara pero tiene las piernas como dos palillos y es lo que mi abuela llamaba “garrihueca” (esas piernas torcidas y arqueadas hacia afuera). En resumen, que parece una criatura de 14 o 15 años lo que equivale a atracción sexual cero patatero. (Ya sé que las niñas de 15 años de ahora parece que tienen 25 pero me refiero a las niñas de 14 de antes, que parecía que tenían 14).

En el caso de la madre de Joon, he estado esperando todo el tiempo (y me he quedado con las ganas) que alguien le dijera que la mitad de la culpa de que ella sufriera tanto porque su marido no la quería la tuvo ella por casarse con un hombre que ella ya sabía que no la quería desde el principio. Eso que se da tanto en los dramas que criticábamos el otro día en “Tell me you love me” de que “lo quiero para mí pase lo que pase y cueste lo que cueste porque yo le quiero quiera él o no quiera”. En este caso, desde joven, se ve que Hye Jung tenía más empuje que In Ha, y no dudo de que se casaran porque ella estaba ahí insistiendo e insistiendo, mientras que él se dedicaba a la vida contemplativa de mirarse el ombligo y sufrir silenciosamente su desgracia. ¿No querías tener a In Ha para ti? Pues hale hija, te vas a jartar, no vengas ahora a quejarte de lo que estaba cantado desde el minuto uno.

Sin embargo, en este caso todo el mundo no hace más que pedir persón y perdón. Yo creo que cuando al guionista no se le ocurre qué poner, pone a alguien pidiendo perdón. La razón de que Yoon Hee le pida perdón a Hye Jung en vez de mandarla a la porra es un misterio para mí: a ver, tía, que tú estás separada hace 10 años de In Ha y, yendo todavía más lejos, te llegaste a casar con él precisamente porque yo no estaba, así que no sé a qué viene pedirme explicaciones. Es que a estos personajes no se les ocurre nunca nada que decir, que me pregunten a mí y les doy varias ideas.

REPARTO

Década de 1970

Jang Geun Suk es Seo In Ha.
Im Yoon Ah es Kim Yoon Hee.
Kim Si Hoo es Lee Dong Wook.
Son Eun-seo es Baek Hye Jung.
Seo In-guk es Kim Chang Mo.
Hwang Bo Ra es Hwang In Sook.

2012

Jang Geun Suk como Seo Joon (hijo de In Ha).
Im Yoon Ah como Jung Ha Na (hija de Yoon Hee).
Kim Si Hoo como Lee Sun Ho (hijo de Dong Wook).
Jeong Jin-yeong como SEO In Ha (padre de Seo Joon).
Lee Mi Sook como Kim Yoon Hee (madre de Ha Na).
Kim Young Kwang como Han Tae Sung.
Oh Seung Jo como Soo Yoon.
Park Se Young Lee Mi Ho (hija de Dong Wook).
Lee Chan Ho como Jang Soo.
Shin Ji Ho como In Sung.
En Ha Kwon como Lee Dong Wook.
Yoo Hye Ri como Baek Hye Jung (mamá de Seo Joon).
Park Ji Il como Kim Chang Mo.
Seo In-guk como Kim Jeon Sul (sobrino de Chang Mo).

Comentarios

  1. aaayyy ¡¡¡como me he reído con el comentario!!!, te ha quedado perfecto Marta jajaja…. y es que es cierto, ésta novela es absurda y aburrida, por lo menos yo me aburrí mucho y nunca entendí el conflicto, para mí era de lo más tonto…..el que más me molestaba era el papá, sentía que estaba enfermo con esa obsesión de su “primer amor”, y es que después de tantos años sin verse todavía seguía sufriendo, a mí en vez de romántico me parecía que le faltaba un tornillo…en fin, un drama olvidable totalmente.

    Gracias Marta!!!

  2. María Luisa dice:

    Gracias por este nuevo comentario. La vimos hace tiempo y lo único que te puedo decir es que tenía bonitos paisajes. No pasaba casi nada y cuando pasaba era algo que no podía entender por más que le buscara justificación. Me parece que intentaron hacer otra serie de cuatro dramas como hicieron con las estaciones, aquí la iban a hacer de los elementos, ignoro si al fin hicieron de los otros tres, pero si es igual que esta, paso, ya con las estaciones tuve suficiente, a esas cuatro historias les tengo cariño por ser las primeras y las vería otra vez por la nostalgia, pero Love Rain no muchas gracias.
    Vi una película mexicana, de esas de antaño, en donde la chica y el chico se enamoran, pero la madre del chico y el padre de la chica también se enamoran entre sí y se casan en una boda doble sin tanto problema, el impedimento gracioso (porque era comedia) era que cada par le iban a equipos de fútbol diferentes y que eran acérrimos enemigos (los siguen siendo América-Guadalajara). Me acordé de esa peli cuando vi Love Rain, es que en serio, para mi siendo occidental la problemática no lo era tan grave, pero trate como siempre de decir “es que es un drama coreano y que haya una relación entre los cuatro es imposible”, así que trate de seguir con ese pensamiento. En algunos dramas me pasa que no me creo por qué se separan, pero ya sea porque el drama me está gustando por los actores o por otras cosas, me aguanto y lo acepto, pero aquí no fue así. Y luego con la mamá del prota que molestaba unas veces sí y otras también, ya estaba perdiendo la paciencia, pero a la final la termine.

    Saludos.

  3. Si dejamos a un lado esas gabardinas hasta el codo de colores imposibles y esos pelos cogidos con cuatro horquilla, o esos zapatos de vestir con calcetines (nunca me acostumbraré), si dejamos a un lado un conflicto raro raro, una antagonista más histérica que otra cosa porque nada le venía bien, si dejamos a un lado que esta fue la primera vez que vi a Seo In Guk de susto,pero luego tuve a Replay 1997 para cambiar de opinión, si dejamos a un lado muchas cosas… no estuvo mal

  4. Jejej yo vengo y leo, y me río con lo que leo, porque si me pongo a pensar en este drama,empiezo a bostezar de la pereza, cuando las vainas que son simples las quieren hacer complicadas…hasta montar una estantería de Ikea se vuelve un proyecto a lo Love rain. Muy buen apunte lo de los zapatos de tacón con calcetines…¡quién le iba a decir a la Espe, cuando lo del atentado en India, que iba a estar de lo más fashion al dar su discurso aterrizando en Madrid!

  5. Un poco al hilo del otro hilo que nos dió por los besos, ¿qué hotel más raro van cuando se reconcilian que tiene cocina y un supersofa, pero no tiene cama?, Entonces duermen vestidos en el sofa, claaaaaaaaaaaaro.

  6. Quizá sí tengan cama pero nos quieren hacer ver que, aunque se vayan juntos un fin de semana, los dos duermen vestidos y ni se acercan a la cama, lo que equivale a sexo=cero patatero. Todo decentísimo…y tan insulso como todo lo demás.

  7. Hoy conocí éste blog….¡y lo amé!

    Vuleve Martha, vuelve.

Tu comentario