Mother (NTV-2010-Drama japonés)

Sinopsis
Matsuyuki interpreta a Nao Suzuhara, una maestra de escuela primaria. Cuando se da cuenta de que una de sus alumnas es maltratada por su madre, el instinto maternal de Nao aparece, y ella impulsivamente decide tomar a la niña bajo su propio cuidado. Prestando servicio como madre sustituta, Nao lleva a la niña en un viaje de Hokkaido a Tokio y las dos experimentan diferentes eventos a través del camino. Extraído de Wikia

Maggie dice

Este drama lo vi porque por algún lado leí que Lee Bo Young va a hacer el remake de esta historia en breve.

Mother (2010) 11 capítulos de la NTV japonesa es una historia, bella, tierna, amorosa pero a la vez canalla y cruel, y que encima tiene las narices de hacerte plantear como espectador qué es moralmente ético y que harías tú en los zapatos de Nao.

Michiki Rena es una parvulita de unos seis años, a la que la vida no trata para nada bien. Una chiquilla que como toda coraza tiene una tierna y cálida sonrisa con la que enmascara tanta miseria y sueña tener una vida mejor. No es retraída ni distante, sino todo lo contrario, y suele dejar huella en todos los que conoce. No suele reclamar nada, y cada cosita que se le da, agradece infinitamente, desde un hamster pequeñín hasta un ansiado abrazo.

Zuzuhara Nao es una mujer adusta y fría, ornitóloga de profesión que termina dando clases en primero de primaria en una escuela en Muroran, Hokkaido; cosa que no es de su agrado para nada, pero a falta de pan, buenas son tortas. Su frialdad y su desapego tienen mucho que ver con el saberse abandonada, y no haber logrado jamás sentirse parte de los Zuzuhara que la adoptaron antes de quedarse embarazados. Y eso que las Zuzuhara hacen todo lo posible por hacerla volver al nido, pero hasta la invitación a la boda de su hermana mediana, rechaza.

A Michiki Hitomi, mamá biológica de Rena, la maternidad le quedó demasiado grande. Según nació adoraba jugar con ella como quien juega a las muñecas, pero un buen día se despertó y se descubrió viuda, joven y madre. Pese a que intentó salir y sacar adelante a su hija, llegó un momento en el que su juventud se rebeló y salió a divertirse. Y empezó el desamparo. A tal punto que el noviete que se echó, la invitó una semana a las playas paradisiacas de Okinawa…y allá que se fue, dejando a la niña de unos cuatro años, sola en casa con muchas bolsitas de ramen y un hamster como toda compañía. Llamarla, la llamaba a diario. Sí. Pero para exigirle a la niña y a la desesperada, que le dijera cuánto amaba a su mamá.

Nao no quiere saber nada de nadie, es individualista solitaria que se siente muy cómoda dentro de sus propios parámetros; creo que hasta ella misma se sorprende cuando reacciona ante la espontaneidad de la chiquilla Michiki Rena. Bien rápido Nao se da cuenta que Rena, sufre abusos físicos y negligencia en casa. La niña usa un abrigo dos tallas más pequeñas, trae moratones en sus bracitos y deambula en plena noche cerrada con su hamster enjaulado buscando cenar en un pub con la moneda de 500 yenes que le da Hitomi para sacarla de casa un rato –allí se encuentra a su nueva profesora quien le dice que el “cream soda” no es alimento, mientras van ahondando en los mecanismos de defensa que cada una de ellas tiene para protegerse del mundo.

A la profesora le fascina como los pájaros migratorios saben siempre volver a casa, y la chiquilla tiene ganas de saber si ella cabría en un buzón de correos en Sapporo, pues teme que ya es un poco grande para eso; mientras logra llegar hasta Sapporo, escribe con sus palotes de parvulita en un cuadernito, las cosas que la hacen feliz.

Los abusos no paran (dan una pincelada muy cruenta y canalla de ¿abuso sexual? Aunque solo fue una y muy breve, así que hasta lo dudo) –las autoridades no parecen moverse con la rapidez que una situación así merece; y una noche Nao se encuentra que la madre de Rena y su novio la echaron en una bolsa de basura y la tiraron a la calle mientras ellos se iban de copas. Ahí Nao le plantea a Rena escapar juntas, y vivir como madre e hija. Planean la falsa muerte de Rena, y nace entonces Zuzuhara Tsugumi, y ambas emprenden la huida sin tener muy claro donde ir o qué hacer, nada más que huir, pues la pobre chiquilla estaba en una situación peligrosa y nefasta, en casa de su madre.

Nao se acuerda de una casa de acogida que la recibió a ella cuando su propia madre la abandonó y allá se encaminan, con tan mala suerte, que la mujer que llevaba aquella casa, sufre demencia y las autoridades están a punto de llevársela a una residencia. Tras aquel breve descanso, la huida las lleva hasta Tokio, donde por arte de birlibirloque, la primera persona que las conoce y les echa un cable fue la mujer que hace treinta años abandonó a Nao. Ella es la que se las ingenia para que las autoridades accedan a escolarizar a la niña.

Una de las escenas más poderosas de este drama fue en un momento en que Hiromi se da cuenta que su hija no está muerta y le sigue la pista hasta Tokio, y Rena con una entereza pasmosa y una madurez impropia de un infante le dice que si, que Rena la quiso mucho, como una hija quiere a su madre, pero que se de cuenta que Rena esta muerta, que ella es ahora Zuzuhara Tsugumi.

Y por fin entran en escena los servicios sociales, van a indagar por el desamparo hacia un menor y se encuentran con lo del secuestro; y sí. A Nao se la llevan a la cárcel por lo que hizo y a Tsugumi la vuelven a llamar Rena pero no la mandan de vuelta con su madre, ya que se enteraron que ésta la tiró a la basura en una bolsa de plástico. Rena va a dar a una casa de acogida. Allí es feliz, pero ansía volver con Nao, con las mujeres Zuzuhara y con Mochizuki Hana (la madre biológica de Nao), ya que con ellas se siente feliz y segura.

La suerte de Rena de verdad que me estrujó el corazón, porque si me planteó el dilema moral de que no está bien hacer lo que hizo Nao, pero hay veces que la burocracia y los servicios sociales son tan lentos y enrevesados que dan para plantearse soluciones así de drásticas. Mal por los servicios sociales que se pasaron por el forro la necesidad y voluntad de Michiki Rena y no le permitieron vivir con quien ella quería, pero peor por Nao que salió de la cárcel y no volvió a contactar con Tsugumi, y cuando esta niñita coraje se las arregla como puede para ir a su encuentro; va y la devuelve a la casa de acogida; prometiendo volver a verla cuando esta ya sea grande y tenga potestad sobre su vida. Ahí entré en crisis. Hay cosas de la mentalidad asiática que me son ajenas absolutamente y este planteamiento es uno de ellos. ¿Tanto costaba ir al juez a pedir que respetaran la voluntad de una cría? Michiki Rena me dolió una barbaridad.

Pese a la nota tan lúgubre, “Mother” sí merece ser vista, Rena te contagia la alegría y positividad y es una historia sin trampa ni cartón dónde nada está edulcorado ni revestido de hipocresía.

La niñita es una belleza de muñequita, los demás actores pues muy japoneses, así como muy “escuchimizaillos” y deslucidos entre tanto color neutro como les gusta retratarse, pero sacaron adelante una historia distinta y arriesgada. Bien por ellos, y bien por mi, que me arriesgué y la vi y después tuve debates internos de si estaba bien apoyar a Nao o maldecirla por quedarse a medio gas.

Reparto
Matsuyuki Yasuko es Suzuhara Nao
Yamamoto Koji es Fujiyoshi Shunsuke
Sakai Wakana es Suzuhara Mei
Kurashina Kana es Suzuhara Kaho
Ashida Mana (芦田愛菜) es Michiki Rena
Ono Machiko (尾野真千子) es Michiki Hitomi
Kawamura Yosuke es Kimata Kohei
Ichikawa Miwako es Yuzukawa Tamami
Otoo Takuma es Kayama Keigo
Tanaka Minoru es Fujiyoshi Kensuke
Ayano Go es Uragami Masato
Takahata Atsuko es Suzuhara Toko
Tanaka Yuko es Mochizuki Hana

Comentarios

  1. Se me encogió el corazón viendo este drama! La niñita era una preciosidad! Y la crítica al sistema muy adecuada! Si no la has visto te recomiendo otra del mismo escritor “soredemo, ikite yuku” que creo que os gustara si os ha gustado esta! Es la historia entre la hermana del asesino y el hermano de la víctima, es otra historia cruda que relata de manera realista y profunda lo que sufren los familiares de la víctima i del asesino indistintamente, y donde tampoco nada es edulcorado y revestido de hipocresías. Nunca vi ese tema tratado tan magníficamente como en este drama, aunque claro en algún momento el pensamiento asiático también se atraviesa entre lo que nos gustaría y lo que no.

  2. Maggie Bee dice:

    Gracias Roxana, por el dato del otro drama 🙂

  3. Gracias por la reseña!! parece muy interesante!! de las pocas veces que reseñáis una japonesa y no salgo corriendo!! ajaja Seguro que algo debe tener esta historia que no solamente en Korea la van hacer, sino que también he leído que tiene una versión turca!! Saludos!!!

  4. Maggie Bee dice:

    Sí, Liz también supe lo de la turca, pero no sé ni como se llama ni donde poderla ver, porque me da que iba a ser bien interesante comprobar cuanto difiere de la original, dada la diferencia entre culturas 🙂

    • Se llama igual, madre pero que en turco es “Anne”. No he visto nada yo tampoco. Pero me da que va a ser diferente pues tiene bastantes más capítulos… igual si voy a ver alguna, prefiero la original, o en todo caso la coreana cuando salga! pero sí, la comparación podría estar interesante! pero primero lo primero! jajaa Ya tú si la ves, nos cuentas!! 😉

  5. Maggie Bee dice:

    ¡oooooh! ¿Será que se me hace el milagrito y si volvemos a ver a Cha Seung Won en un drama? 😀

  6. La dispersa siempre….
    Viendo Love in Trouble… ¿soy la única que le parece que Ji Chang Wook tiene como algo de loco? Su gestualidad, ya sea ojos o boca como de repente me… no sé… tiene cara de loco a veces

Tu comentario