Mrs. Wilson BBC 2018

A Mrs. Wilson llegué de manera peregrina. Se terminó ‘A record of youth’ y buscando otra cosa que ver, en la página donde veo las series asiáticas, me salió una sugerencia para ver una serie cuyo título me pareció atractivo «I shared my husband»

Como en dicha página no dan nunca información de la procedencia de los dramas que tienen en streaming, me fui con el título a ‘Mydramalist’ y descubrí que era japonesa y que la trama en el papel tampoco estaba mal; más bien me resultó de lo más interesante. Un problema con ella es que tanto se tardan en subtitular que todavía hay tres capítulos que están en original. El otro problema a mi prejuicio modo de ver es que no logro acostumbrarme cuando los dramas los pasan por el sesgo de los dibujos animados y sacan personajes caricaturescos con modales absurdos con los que no congenio para nada. Eso pasa con «Watashi Danna o Shea Shiteta» que es del 2019 Cuya trama se arma sobre el momento mismo cuando Morishita Harumi se entera que se quedó viuda, y, que no es la única viuda del finado Amaya Kyohei. El caballero en cuestión tenía 3 familias con tres casas en las cuales no podrán seguir viviendo a su muerte, sino que las tres familias tendrán que reagruparse en una cuarta casa, donde van a estar a cargo de una ¿testaferro? absurda que va a decidir a cual de las tres era a la que quería y a la que le había comprado un anillo minutos antes de que unos maleantes lo dejaran moribundo y apaleado. La escogida será la beneficiaria de treinta millones de euros ¡que sacan en mesilla auxiliar tapadita con una mísera sábana. Ahí en ese momento caricaturesco dije ¡no más! y me acordé que…

Leyendo los comentarios en Mydramalist había visto que alguien dijo que esta trama le sonaba demasiado a una serie de la BBC de reciente cuño; Mrs. Wilson de 2018 y me puse a buscarla. No la tiene Netflix España, está en una cosa que se llama Filmin que obviamente no tengo. Así que tuve que buscar un torrent, y que gozada. Es una miniserie de tres capítulos deliciosa.

Mrs Wilson es una serie de época, ambientada en la segunda mitad del SXX en la posguerra británica. ¿Vieron Bletchley Circle? Tocan temas parecidos, pero donde creo que Bletchley es ficción, esta de la que hablo aquí, está basada en hechos reales por increíble que todo parezca.

En 1963 Alison Wilson se queda viuda del que fuera su esposo durante más o menos veinte años; al que había conocido al entrar a trabajar en la inteligencia británica como mecanógrafa de todos los mensajes que interceptaban y descifraban espías. Alec Wilson tenía dominio del árabe y (aparte de escribir novelas de ficción que publicaba) se ocupaba de espiar los tejemanejes en el Oriente Medio, al servicio de Su Majestad. Alison y Alec se llevaban bastante años pero eso no les supuso ningún obstáculo a la hora de armar una familia completa con dos hijos. La vida en comun no fue siempre un jardín de rosas, pues por infiltrarse en algún asunto turbio en nombre de la Gran Bretaña, él tenía que quedar mancillado a ojos de la sociedad, inclusive teniendo que ir preso. Pero a fin de cuentas habían logrado tener una vida estable en Ealing, con el mayor de los hijos ya en la Escuela Naval y el pequeño con su plaza en St. Catherine’s en Oxford; cosas de las que estar orgullosos a fin de cuentas. Bien que les dolió que (en un momento en el que la inteligencia Británica parecía haberles dado la espalda y estaban sobreviviendo más que nada) la mamá de Alison les propusiera que dieran al hijo menor en adopción para mejorar la carga de la familia.

Pues ahí está ella intentando sacar fuerzas de flaqueza para organizar el sepelio de su marido cuando una noche llaman a la puerta y así sin anestesia se da cuenta que su marido tenía otra mujer. Vamos, que la que no estaba casada era ella, porque la que llegó buscando las pertenencias y el cadáver de Alec llevaba casada con él más tiempo. Gladys era ella. Como él siempre había trabajado para el MI5 no le pareció raro que no volviera a aparecer por su casa, ni volviera a ver a sus hijos –3. Dos varones y una mujer–aunque siempre se acordara de felicitar cumpleaños y navidades. Hasta que se enteró de su fallecimiento y quiso darle cristiana sepultura. A Gladys, aquella fría noche londinense de principios de los sesenta, también ‘le cayó el veinte’ de que su marido era bígamo.

El día que entierran al finado, las dos viudas y los cinco hijos, a Alison se le acerca un amigo de Alec que ella no conocía y la saluda por otro nombre. ‘Dorothy’ y tarde se da cuenta que no es la Dorothy que él conoció. Así que Alison se dedica a investigar y descubre que entre Gladys y ella, hubo otro ‘matrimonio’ de su marido con una actriz a la que conoció mientras vivía en la India. Y que con ella también tuvo un hijo. Pero como Dorothy si se enteró que la cambiaba por Alison, ella agarró a su chiquillo, se lo llevó a Yorkshire y le dijo que su papá había muerto como héroe de guerra, en una refriega con el enemigo, donde había salvado a todo su escuadrón.

Ella sigue en su investigación; intentando entender las mentiras que fueron la base de su vida en común; que no fueron pocas. Ni su familia era la que él le dijo, ni tenía una gran casa solariega que el gobierno le hubiera requisado para usar como hospital en tiempo de guerra; ¡ni siquiera trabajaba para el MI5! Lo habían despedido por malapraxis mucho tiempo atrás.

Alison al final llega a comprenderlo, era como una necesidad imperiosa, supongo que para no permitir que toda su vida se considerase un fracaso; perdonarlo, liarse la manta a la cabeza y seguir con su vida de viuda y ¡catapluf! Va y se encuentra con un chavalín de 9 años que la espera frente a su casa de Ealing ¡Qué viene con su mamá a ver porqué su papá dejó de pasarles su mensualidad! Elizabeth fue la cuarta ‘esposa’ de este caballero que se hizo una vida a medida y se fue calladito sin contar nada a nadie.

Así que don Alec Wilson, gracias a todos los nombres con los que lo bautizaron pudo casarse cuatro veces sin divorciarse ninguna ¡por dios! que un buen católico jamás se divorcia ¡lagarto, lagarto! Él se gozó su vida e hizo de su capa un sayo, y la BBC hizo una miniserie muy amena, cuidando al detalle todo.

Muy linda serie, interpretada por la nieta de este señor, perfectamente ambientada, son tres horas que se ven en un periquete y te entretienen una barbaridad 🙂

Muy recomendable.

Comentarios

  1. María Luisa dice:

    Hola Maggie:

    Wow! Vaya historia, y lo más impresionante es que haya sido real, infeliz. Lástima que no esta en Netflix, gracias por la recomendación. Trataré de buscarla.

    Saludos.

  2. Gracias por la reseña Maggie. Me dejó muy picada. Esta tarde la veré.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.