My golden life Capítulo 13

¡Ta chán! Jina se da cuenta que la verdadera Choi es Jisoo. No se puede ni creer los alcances avariosos de mamá Seo, está angustiadísima y sin saber que carajos hacer…En esas anda cuando ¡casi! se descubren en casa mutuamente maquinadora mamá Seo y “la usurpadora” (y no estoy hablando de la de Inés Ródena) En esas le entra una llamada a la madre quien tiene que desandar sus pasos y así evitar una confrontación antes de tiempo; porque eso hace este drama no es de guardar secretos como el Vaticano las revelaciones de Fátima, pero pues tampoco es que desvelen todo de golpe y porrazo.

Do Kyung, a quien en la empresa es conocido por todos como Busayang se lleva un contundente rapapolvo de parte del marido de su tía la medradora, (esa que desea el puesto de la hermana) por la sugerencia de Jian de mudar de fecha la celebración del 40 aniversario del Haesung Group

Mientras por los lares de los Seo, mamá maquinadora decide devolverle a Jisoo sus utensilios de panadera, y esta se pone tan contenta como si su eterno enamorado Hyuk le hubiera contestado el saludo que hasta desempolva sus recetarios. Está más contenta que campanita repicando a boda.

Sunwoo Hee (hermana de Hyuk) la apocada barista se encuentra en una situación bien incómoda; el técnico de la cafetera le está tirando los tejos y ella no sabe que hacer. Ella, que se ahoga en un vaso de agua cuando tiene que atender un cliente, no sabe como quitarse de encima los moscardones…Gracias que san Hyuk siempre anda revoloteando en cercanía puede hacer de caballero de brillante armadura con su hermana; ya que Jian no se deja y con Jisoo no le dan ganas…En esas que desde la distancia el Sr. Panadero observa embelesado a su primer amor, la pacata barista. El ya husmeó, se enteró y lloró a moco tendido mientras consolaba tanta pena en botella de soju, que hace 5 años que ella se divorció por violencia intrafamiliar.

Jian está que no para intentando hacer un buen trabajo en lo del proyecto aniversario –teniendo la mente ocupada en otros menesteres, no le da por pensar en la morrocotuda trola que se mandó su mamá y que ella sin querer queriendo (como el Chavo) secundó. Una conversación con su oppa Do Hyuk la pone muy nerviosa pues le recuerda lo incómodo de ser un “pérfida mujer” y alejándose lo deja con cara de ¿que pasó? La culpa ya ni dormir la deja, y eran las cinco’e’la mañana y (aunque ella no andaba buscando visa para un sueeño) ya estaba en su cubículo expiando culpas a golpe de tecleteo. Los Choi no dan crédito a tanta entrega y lo comentan durante el refrigerio matutino, que de lo fríos y distantes que actúan como familia, más pareciera refrigerador que refrigerio 🙂

La Srta Cafetería, encantada con el pan tan exquisito y lo bien que le sienta a la cafetería, requiere los datos bancarios del Sr Panadero (¡ya les digo! Nunca antes hubo un par de tan idénticos) Cuando Jisoo se lo dice al “PpangYangnim”, el pobre pendejo se alborota todo como si de repente los calzoncillos se le hubiesen llenado de hormiguitas…Una pareja de inadaptados sociales que van a quererse como la pava y el pavo.

Jian, pobrecica mía sigue con el reconcomio de conciencia y entrega en tiempo récord, razón por la cual su jefe vuelve a sufrir en sus propias carnes la disconfomidad del chaebol tercera generación, Do Kyun por hacer trabajar a su subordinada como si de una mula trillera se tratara. Ese pobre cabeza de marketing del Haesung group más parece cabeza de turco que otra cosa.

A “Jitae Nomequierocasarsoymáspobrequeratadesacristía” le llegan invitaciones para ver Casablanca y se acuerda de cuando era feliz con “Sooah felizcontigopanycebollanomeimporta”

A Jian le toca asistir en primera fila lo que es contrariar a mamá Choi. La señora matriarca chaebol segunda generación, se las gasta finas a la hora de cobrarse por la derecha todas las afrentas causadas por las “pécoras pipirisnais”que descubrieron el secreto de la hija pródiga. Aquella mujer que hizo de peón ejecutor del drama quedó hecha unos zorros, que ni para trapo de fregar; y la pobre Jian que no podía más que poner a mamá Seo y a si misma en los zapatos de aquella fémina defenestrada ¡Ay! El reconcomio de saber que se actúo mal. Y ya el último pinchazo para terminarla de amolar, su nueva hermana le corrobora que Hécate se le queda en pañales a su querida madrecita.

Jitae se encuentra a Sooah enferma, lo cual lo derrumba y termina confesando que en verdad el la adora y sería muy feliz a su lado.

Parece que Jian se calzó los machos y encaró a mamá Seo sobre su plan maquiavélico y le exige que vaya a dar la cara ante los Choi porque ella poco a poco enloquece a pasos agigantados; y ella junto a su marido van y se arrodillan en la mansión…¡Vaya, que era un sueño!

El proyecto que entregó es laudado y aprobado, entonces la presión sobre ella crece exponencialmente para que todo salga a pedir de boca y es entonces cuando Do Kyung le explica porqué el castigo a la Sra Jin (la que no quedó ni para fregona) tuvo que ser así de ejemplar. Pues (porque aparte de ser coreanos y seguir rigíendose por el Droit du Segnor y poder avasallar sin complejos aquel que quede por debajo de ti –eso es mío, eso no lo dijo él; a él lo que le gusta mucho es el “noblesse oblige”) En fin que descubrir su identidad ponía en peligro las bodas de los dos hermanos Choi –que más que bodas parecen O.P.As hostiles, pero bueno, a ellos les sirve.

¡Tururú! A Jian le ofrecen los Choi en pleno mandarla a estudiar escultura en los Miguk, que no deja de ser la razón primigenia para que la mamá Seo se las haya dado de Maquiavelo; y ¡colorín colorado, el capítulo 13 a terminado!

Comentarios

  1. Muy buen resumen. Tengo que ponerme al día, pero estoy viendo otros dramas que me interesan mas por ver.

Tu comentario