My golden life capítulo 14

El capítulo 14 empieza por dónde quedó el 13, con la pobre Jian sufriendo una angustia tal, que los oídos deben andar zumbándole al asistir perpleja como la argucia de mamá Seo devino en una invitación a estudiar artes plásticas en Chicago…A ella la dejan zurumbática mientras a nosotros nos cuentan como Do Kyung les propuso al par de cubitos de hielo Choi enviarla fuera para que pudiese cultivar su pasión suprema que jamás pudo concretar por vivir en un entorno paupérrimo (y pese a que les cuesta volver a separarse deciden que es lo mejor para que por allá lejos se desprenda por fin de tanta pobretud y se revista de la pátina oropelada que es condición sine qua non de ser un Choi) Y yo me quedo pensando ¿Qué les cueste…Que les cueste qué? Esos con lo fríos y distantes que son, que consideran que demostrarse afecto es observarse prejuiciosamente a cinco metros de distancia.

Jitae espera que Sooah se presente en el cine a ver a Bogart y a Bergman suspirar por París; cuándo cree que le dieron plantón, se lleva una agradable sorpresa. Él se preocupa por la salud de su amada y ella ni corta ni perezosa, le propone casorio. ¡Ea! no era tan difícil y no dolió nada. Y claro, ahí como quien no quiere pero sí, él acepta con una retórica de esas tan asiáticas a las que nos tienen acostumbrados, pidiéndole miles de disculpas por que un hombre tan poca cosa le corte las alas a una chavala tan jabata ¡Alma de cántaro! Qué fue ella la que hincó la rodilla y sacó los anillos, aproveche y agárrele fuelle a ver si también su merced despega.

Otra escena netamente asiática. Jian saca su teléfono y cambia los nombres de sus progenitores verdaderos y los de la casa donde es una “usurpadora” mamá y papá barrio pobre vuelven a ser mamá y papá a secas y mamá y papá casoplón pasan a ser Jefaza Jefazo y Jefe en vez de oppa. Va a coger un taxi y se frena a tiempo, ella va con su pena, ella quiere su condena, entonces se sube a un bus; y termina visitando a Hyuk, quién los tiene bien plantados y la recibe con un ¿A usted que se le perdió por estos lares? Ella se disculpa al modo de Seúl ñoñería va, ñoñería viene…tiene hambre y solo con él puede sentirse a gusto para comer. El casoplón de verdad la asfixia. No quiere aclararle nada, que por favor le respete esa condición pero que se siente delante a verla engullir el barreño de sopa y arroz que se mete entre pecho y espalda como si llevara meses sin probar bocado. Él prosaico le pregunta si es que está arrastrando el ala por sus huesillos, y a ella ¡casi! que le da un corte de digestión. Qué no, que era chanza, que él sabe que ella solo lo ve como un hermano, que con él se puede desmelenar y ser ella misma pero sin soltar prenda del arroz con mango que hizo su madrecita santa. Él feliz cual lombriz, acepta estos términos.

Mientras tanto el romance del café y del pan anda su propio vericueto. La Sra Café llama al trabajo del Sr Pan pidíendo más género porque, no sabe como pasó, pero su cafetería se le llenó de clientes queriendo bollitos calentitos, blanditos y dulcitos. El Sr. Pan entra en tal frenesí que junto al pan que le manda a su amada, echa también el recetario aquel de Jisoo. Nadie se percata y eso que la buenaza de Jisoo se queda a atender mesas y a dejar a la Sra Café con la boca abierta de que alguien no se ahogue en un vaso de agua cuando se relaciona con congéneres. Cuando ya vuelve a la panadería, Hyuk intenta devolverle el libro, pero no la alcanza, y eso que el caballero tiene unas piernas que son zancas. El Sr Pan anda apesadumbrado, intenta echarle un rapapolvo a su mozuela aprendiz por tardarse tanto, pero se deshace en florituras cuando ella le cuenta que se quedó a ayudar a la Sra Café.

¡Ta chán! Momento Delia Fiallo. Jian pide trabajar codo con codo con la arribista aquella tipo Patricia Maldonado (Aunque esta no sé si tiene 6 semestres de finanzas en la San Marino) que le quitó el puesto por enchufe puro y duro.

Jitae y Sooah reunen a los Seo para decirles que se van a casar, mientras Do Kyung le gasta una broma a Jian que le hacen ver con claridad meridiana a ella lo distintas de una educación chaebol y una de andar por casa. Vuelve a insistirle con lo de irse a Chicago a hacer artes plásticas y esta chavala ya no sabe que excusa inventar para zafarse de aquello. Su culpa crece y crece y ella ya se siente Atlas cargando el mundo a la chepa.

¡Uy! Dama dama de alta cuna y de baja cama…a la chaebolita (que no chabelita) chiquita parece gustarle una barbaridad el conductor guardaespaldas que tiene. Eso es lo que pasa cuando una carece de afectos y el único que se preocupa por uno es su empleado. Esa niña es invisible para papá y mamá Choi.

¡Ututuy! ¿Quién pidió pollo? El Sr. Pan se vistió de Domingo…y se encontró casualmente con la Sra Café ¿No que no querías que ella supiera de ti? Ohh ¿A qué estamos jugando señor panadero?

Jisoo va a Haesung Group a visitar a su hermana, le lleva un bocata de chapata y queso feta y el tener a la de verdad en los predios que ella usurpa la arrebata toda y le dijo toda cortante que el bocata está incomible. No sé, entiendo que le mintió de nuevo y supongo porque ¿Onde vas morena mía con ese bagaje y queriendo ser panadera?

La intranet del grupo anda que arde con unas fotos que les hicieron a Jian y a Do Kyung en distintos momentos del día. Ya está todo el mundo cotilleando por las esquinas ¡vamos hombre! Así no me extraña que los jefazos se porten como caciques medievales y corten cabezas a diestra y siniestra. Menuda historia Corin Tellado se montaron en un plis plas. Al abuelete del cuento, el papá de la gran Jefa, se le ocurre presentar en sociedad antes de tiempo a su nieta recién encontrada para callarles la jeta a toda esa panda de ociosos que no están haciendo dinerito…Y él necesita mucho de eso para mantener su amante a todo trapo en Hawaii. A Jian esta noticia la hace (como se dice en castizo) cagarse por la pata abajo.

Para salvarse de ser reconocida como Choi ante la sociedad, mete al jefe en un brete al relatar delante de toda la plana mayor con pelos y señales aquello de llevarle la hija a las clases de ballet y sufrir un accidente por el cual el chaebol tercera generación la estuvo acusando y amedrentando para conseguir que sufragara los gastos de la reparación del cochazo importado. Tras aquella debacle sale en pos de su cervecita en quiosco barato de barrio pobre; donde la pilla Do Kyung ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! Que Jian no puede más y suelta la bomba atómica. A Do Kyung le confiesa que ella no es Eun Sook, que ella es una usurpadora…

Comentarios

  1. Gracias por el resumen, ya cuando encuentre tiempo me pongo al dia. Muy divertido el resumen.

Tu comentario