My golden life Capítulo 17

cap 18
¡Ajá don Do Kyung! ¿Por qué te resulta atractiva Jian con manchas de grasa en la carita? Si, eso ahora disimula con ver si el coche no funciona en serio ¡Pero hombre de dios! ¿Acaso dudas que la chavala es un As en toda regla y le sabe de mecánica como de vender frigoríficos en Siberia? Ahí no más te explicó que cuando trabajó en un taller, aprendió de mecánica. Y a todas estas ¿Esas maripositas en el estómago, está bien sentirlas por otra que no es su futura esposa? Si. Do Kyung, si me acuerdo que todas esas bellezas que proclamó Jisoo por su hermana te hicieron caer más y más rendido ante sus encantos… Bueno, vale. Que todavía estamos negándolo. No vuelvo a decírtelo. ¡Ala!

Oops, ¡A buenas horas mangas verdes! No va y lo llama la tía medrosa aquella a decirle que ya no hace falta que vayan por el abuelo, que hay atasco y que mejor se van al aeropuerto por otros medios…¡Venga Do Kyung, no me digas que ahora la culpa de no tener coche va a ser de la cándida Jian!

Bueno, un escollo menos. Jian se libró de encontrarse con el patriarca No. Salvo que ahora, como a perro flaco, todo son pulgas, se entera que su hermano Jitae va a casarse con Soo Ah. Con el corazón en un puño llama a Jisoo para decirle que lamentablemente no va a poder acompañar a su hermano en tan señalado día. Jitae se queda todo alicaído pensando que de esa manera se empiezan a perder los vínculos. Jiho llega todo feliz haciendo un bailecito con su regalo de boda, zapatos de cuero para los novios.

Los esposos Choi discuten porque el yernísimo no fue al aeropuerto a despedir al patriarca No. Papá Choi está muy disgustado con las rencillas de las hermanitas No, y además bien contrariado porque su recién encontrada hija parece estar convirtiéndose en una calcomonía de las No. Y eso si que ¡no! Ni de vainas. ¡Shiró!

Mientras se atusa el pelo fresco y lustroso tras la ducha, Do Kyung se acuerda de lo sucia que dejó a Jian en la oficina y de repente se encuentra con que se acercó hasta allá a llevarle una camisa limpia; y se la dejá ahí sin más, mortificado por todo lo que alcanza a pensar en ella a lo largo de un día.

La Sra. Café va a necesitar refuerzos en la cafetería, dado el volúmen de trabajo que parece estar teniendo, le dice Hyuk. Pero a ella lo que de verdad le interesa saber en este momento, es si la gente se puede olvidar así de fácil de su primer y gran amor… ¡Claro que sí! Si la persona ya no te interesa, ni la vas a odiar, te resultará indiferente. La línea entre el amor y el odio es una muy fina y por eso el antónimo de venganza es indiferencia; por lo tanto; si no se siente amor, ni odio ni se tienen ganas de vengarse, ¡uno resulta ser el vencedor absoluto! En esas está una confundidísima Sra Café, mientras que el Sr. Pan va otra vez de punta en blanco; Jisoo no sabe dónde pero aprovecha para decirle que si no le va a enseñar el arte de la masa, será mejor que se busque un sustituto, que ella se irá donde alguien que sí quiera enseñarle… Él, ¡méndigo! Va y está de acuerdo. La carita de Jisoo es un poema. El Sr. Pan, llega al Café Hee a otra ronda del ratón y el gato, y mientras la dueña de sus quereres está a otros menesteres, él le echa una mirada “lo que pudo haber sido y no fue”… Ella le dice que qué hace pidiendo café, si él solía ser intolerante. “Solía”, le dice él; es la palabra operativa. Aquí más que maestro de la masa madre, el ¡méndigo Sr. Pan! Más parece estratega de ajedrez, dispuesto a hacerle jaque mate a la reina.

¡Por fin! Parece que Jian dio con el paradero del maestro del tinte vegetal que tanto lleva buscando, y sale como una exhalación de las oficinas…¿Otra vez pendiente de ella don Do Kyung; este… No que siempre no tenías que vivir pendiente de lo que Jian dice o hace? Para que veas que ella es buena gente. Ahí la tienes llamándote para contarte a donde va y porqué. Después de hablar con su ex oppa, Jian llama a su oppa consanguíneo para disculparse por no poder asistir al casorio.
>
Jian llama a su vez a su oppa consanguíneo (aunque ella aún esté en babia a este respecto) para pedirle ¡Porfi! ¡Porfi! ¡Plis! que deje que Jian salga un ratito de sus quehaceres para ir a la boda del mayor de los Seo. A Do Kyung, en puro plan Vicepresidente del Haesung Group no le hace ni pizca de gracia y ni se conduele con la petición de su hermanita. En fin, que él, todo magnate portentoso, sigue adelante con sus labores del día; escogiendo ropa interior femenina (¡vean pues!) cuando de repente el estado metereológico cambia, y otra vez lo atacan las ganas de ir al baño al pensar que Jian anda lejos y con el clima tan inclemente. Ella, incesante guerrera, sigue adentrándose montaña arriba, buscando la colaboración del maestro ermitaño; mientras Do Kyung, presuroso, busca un abrigo con el cual ir en pos de Jian. Aquel ermitaño vive tan alejado del mundo, que por no haber, ni hay cobertura de móvil, ni tampoco carretera. A duras penas una trocha llena de barro donde se queda embarrancado el coche de empresa. Do Kyung se desespera al no saber de ella.

Papá Choi piensa en la discusión con la mujer, y esta hace otro tanto; mientras los extorsionadores ya están como que aburridos de estar encerrados…

Do Kyung llega presuroso a rescatar a la (él supone) damisela en apuros; que está muerta de frío, pero feliz pues sus diligencias dieron frutos. Eso sí, la vuelta a Seúl se realiza en la más estricta incomodidad mutua. Él está que no sabe que hacer con aquellos sentimientos tan nuevos y tan ajenos, salvo negarlos a toda costa cada vez que asoman…Qué resulta ser más frecuente de lo que él quisiera…En consecuencia le sale lo antipático y se gana que ella le devuelva el abrigo que le llevó a la montaña. La pobre sale de Málaga, y se mete en Malagón. Deja al hijo y se da de bruces con la madre –menuda incomodidad departir con ella, cuando tiene un secreto tan apabullante entre las manos. Pobrecilla, y poco más y revienta.

Jitae y Soo Ah hacen un acuerdo prematrimonial por el cual rehusan tener hijos y ahorrar para salir de deudas. No sé, pero a mí este acuerdo, me suena mucho al del principio, cuando ninguno de los dos quería dizque casarse… Mamá Seo se mortifica por lo simple del matrimonio a la vista, y a papá Seo como que las cosas con Vietnam empiezan a despegar con fuerza.

Do Kyung amanece resfriado, y cuando va a ver, resulta que Jian ya se había marchado y para engañarse de que no es por ella, en la farmacia compra reconstituyentes de jengibre rojo para todos en el equipo.

Jisoo se suelta la melena y a más de uno deja con la boca abierta. A mi también, pero no porque como cantaban los hombres G “suéltate el pelo” sino porque el mismo día de la boda, ya vestida y maquillada, se ponga la menda a hacer el pastel de boda; y no se lo pierdan; a atender también en la cafetería de la hermana de Hyuk. A ver, que el drama de alguna manera tenía que lograr que Hyuk la viera desmelenada y no se les ocurrió mejor manera. Y a él como que lo pintaron tantito superfluo, pues de creerla una acosadora, ahora como tiene la melena ondeando al viento, ya le parece una chica mona.

Jian está bastante ocupada ultimando detalles y Do Kyung vuelve a pensar en el favorcillo que le pidió su hermanita…Llama a Jian para que lo acompañe a un sitio donde se van a encontrar con unos australianos; como van temprano, don Do Kyung sugiere un amable paseo por un hermoso parque justo donde Jitae y Soo Ah se están dando el “Si quiero”. Ajá así me gusta, contradictorio mal que te pese, don Do. Y la sonrisilla que hace de haberle dado un regalo placentero a su amada, no tiene precio…¡Bueno, vale, que no lo vuelvo a decir! No vuelvas a fruncir el ceño. Do Kyung le explica que ella no tiene la culpa de lo que hizo su madre (aunque él también metió en el mismo saco a papá Seo) ni su oppa tampoco, así que ella no puede ni debe perderse estos momentos que son efímeros y no vuelven más. Los Seo son su familia y ella no debe hacer nada de lo que se pueda arrepentir. La boda es bien diferente, pero bella en su simpleza y todos se ven radiantes; mientras a papá Choi le llega un anónimo…Jian se saca una foto de familia, mientras papá Choi lee que no es su hija ¡Omona!

Tu comentario