My golden life Capítulos 27-28

cap 28

Los capítulos 27 y 28 de My golden life resultaron muy esclarecedores en varios frentes. Muchos tuvieron su epifanía, por así decirlo.

Empecemos de menos a más, para que así el tema vaya ganando en momentum, así en la serie no los hayan ubicado igual que yo.

Jitae y Suah, que parecen estar últimamente de pegote de relleno, ya ella lo hizo entrar en razón de no salir huyendo rumbo a Canada cagados de miedo por lo que los Choi puedan hacerle a la familia, esta pareja parece estar en un bucle sin fin de estar sentados en el suelo compartiendo una cena en la intimidad.

Los Choi-No están viendo como gestionar daños referente a la reintroducción en sociedad de su hija Eun Sook, cualquier paso en falso y sendos bodorrios que tienen apalabrados se les pueden caer cual castillo de naipes con Kevin Spacey en el reparto. Que el abuelo No haya venido a conocer a Jisu, sirvió para que Seo Hyun o chaebolita se diera cuenta de lo hipocrita que resulta el viejito y el asquito que da. Ahora una cosa que no sé si fue un error de racord del drama, o si de verdad van a seguir explorando la via de que no todos los vástagos Choi son hijos de Choi… A mi me parece que dijeron hace unos cuantos capítulos que Do Kyung tiene unos 34/35 años; pero el abuelo No calló al papá Choi diciéndole que él solo llevaba en la familia 30 años…¿Será que Maggie Makjang siempre sí va a tener razón y madam Choi va a ser dama dama de alta cuna y de baja cama?

Bueno, y que ¡Por fin! Papá Choi logró tener su cita a solas con su hijita tanto tiempo añorada…Hijita que no dudó ni un segundo en decirle en otro momento a mamá Choi que su mamá Seo siempre la trató a ella mucho mejor que a Jian, que deje de inventarse cuentos chinos, que ella siempre fue la consentida en la casa de los Seo –que muchas veces le quitaron a Jian para dárselo a ella, y que nadie tiene derecho a decir ni mú de como la educaron.

Jiho y Cenicienta (como él llama a chaebolita Seo Hyun); donde Jitae se quedó estancado, aquí el maknae del cuento se ha convertido en indispensable para una chiquilla que en su casa resulta ser un cero a la izquierda. Muy bien educadita y puestecita, pero a la que no la tienen en cuenta para absolutamente nada. ¡Pobre chiquilla! Hasta ella misma se da cuenta y se aferra a Jiho como una lapa, así tenga que pagar por ello, porque es el único que le da bolilla (Cómo dicen en Argentina) y sin darse cuenta la nena está despojándose de sus creencias de ultra mega rica y ya consiente ponerse zapatos de alquiler para jugar bolos y comer comida callejera; aunque no deba, ya que es la prometida de otra gran fortuna y no puede dar que hablar. A Jiho esto le parece ridículo y se burla diciendo que no están en la época Chosún. Si señor, ahí lo clavaste.

Jiho y Jisu hablan otra vez, con el cariño de toda la vida; máxime cuando la cenicienta le contó que a ella si que no le pueden ubicar compromiso matrimonial con nadie dadas las credenciales tan paupérrimas y desastrozas que posee la cándida Jisu. En realidad, él la llama para contarle que Jian ya ¡Por fin! se manifestó; cosa que la alegra –aunque en el más puro estilo hermana un tanto celosa se dice para sí misma que su papá fue un teatrero al preocuparse…

Jiho logra que Jian se siente a comer con él, claro que ella, desde su catarsis está como nueva, así que no tiene ningún problema en sentarse y hablar de todo un poco y de aceptar que el chaval se niegue en redondo en ir a la uni. Ahí no más una leve contracción del iris da indicios de que la noticia referente a Do Kyung y su encuentro con la representante de la otra gran fortuna a la cual se unirán en convenio comercial por medio del sacramento del matrimonio; no le es del todo lo indiferente que ella quisiese. Lo que sí le preocupa y así lo comenta con Jiho es que a Jisu su vida en esa casa no le sea del todo placentera. A una niña que está acostumbrada a hacer su santa voluntad y salirse con la suya vez si, vez también; ceñirse a las rígidas costumbres de los Choi-No la va a estomagar.

Hee y Nam Goo parece que son otros que no se quieren ver ni en las curvas. Bueno, más bien ella –que insiste en negarse una segunda oportunidad con un cariño que fue bonito y que jamás se acabó mal que la haya casado su padre en contra de su inclinación. En fin, que él, muy digno, ya no le va a vender más pan, ni va a ir a hacer grullas de papel mientras bebe té…Él ahora hace kickboxing para soltar adrenalina que le estaría mejor empleada revolcándose como Dios manda en una cama con su adorada Hee.

Papá Seo ya salió de su estado catatónico y está dispuesto a mandarlo todo y a todos a la mierda. Fue muy contundente su confesión liberadora a la ribera del río donde uno a uno sin saltarse a ninguno de los miembros de su familia –les dijo todo lo que tenía por dentro (más que “in vino veritas” fue “in soju veritas”) La pena es que ni unito de ellos lo escuchó. Y ya podían; panda de desagradecidos todos. Menos mal que está su amigo el de Vietnam para echarle una mano y aligerarle la carga. Merecido se lo van a tener como este San Seo agarre las de Villa Diego y arme una familia allá en Hanoi. No les digo; de algún lado tenían que heredar lo teatreros todos los Seo, Jisu incluída.

A Hyuk le sale del alma hacerle un regalo a Jisu, aunque para describirla no encuentre adjetivos lindos y cariñosos, salvo que es buena gente, no la baja de simple y vana; pero bien por él, que ya va abriendo el abanico de posibilidades amatorias y ya Jian es solo su amiga linda.

Jian se entrevista con Jisu –pero no se crean que para hacer las paces, ahí no más fueron poniendo los cimientos para volver a tener una relación; eso sí, al más puro estilo hermanístico (si existiera el palabro) Vamos, que por mucho que Jisu quiso ser cercana y cálida, ahí estuvo Jian gélida cual témpano tratándola con la punta del zapato –¿No me diste una cachetada? ¡Ten corazón, te la devuelvo en sentido figurado! ¡Bájate de ese burro y déjame de decir unnie! que ni somos hermanas y para más inri tú eres más vieja, que yo nací en Diciembre y tú en Marzo ¡tontalaba!

A Jian explotar de la manera que lo hizo le sirvió para sincerarse consigo misma. No está enfadada con Do Kyung y lo faltón que le resultó. Es más le agradece las deferencias para con ella y su familia y encarecidamente le pide que cuide y proteja a Jisu –la suerte de esa chica en esa casa de veras la preocupa. No está contrariada por que sus padres hayan propiciado esa situación absurda. Con quien de verdad ella está enfadada es consigo misma por haberse metido en ese berenjenal de aquella manera tan alocada y que hoy la mortifica por lo imbécil que se siente. Y cada vez que ve a Do Kyung se acuerda de ello y simplemente ¡No quiere! Vamos que de lo que menos queremos, como humanos, acordarnos es de lo imbéciles que hemos sido al meter la pata. Es lógico y muy bien relatado en el drama, esa vergüenza que nos estruja por dentro cada vez que recordamos algo que preferiríamos olvidar. Le ruega encarecidamente que ya no vuelva a buscarla, que ni le siga diciendo de volver con los Seo. Que ella entiende que lo hace para él sentirse bien, pero que no hace falta –que cada cual con sus vidas y Dios en la de todos. Que vale, que ella acepta el monto del premio por el diseño de las camisetas, y hace uso de él para saldarle el dinero que usó para cancelar su préstamo de la universidad.

Don Do Kyung sigue empecinado en estar montado en su córcel del “noblesse oblige” y no quiere ni oir hablar cada vez que alguien le dice que está hasta las trancas de otra que no es su prometida. Y ya ni les cuento las veces que se descubre pensando en Jian. Sí, su prometida es una fina damisela de modales exquisitos e impecable saber estar, pero hasta ella misma le dice que más le vale ir cerrando puertas que tenga abiertas en otros lares, que si van a procrear decendencia para el Haesung Group, él no puede meterse en su tálamo nupcial oliendo a leña de otro hogar. ¡Ala! Él sigue erre que erre, que eso mejor den al traste con el compromiso y directamente vayan por la bendición del cura…pero ella no está por la labor ¡Qué va a decir la gente, por dios! La mujer del César no solo tiene que serlo, sino parecerlo. En fin, que si no es por un camión que casi lo arrolla él no iba a ser capaz de reconocer que está enamorado de otra y que no quiere un matrimonio de conveniencia y sin amor…Así que muy linda y todo pero Sora no le hace sombra a Jian.

Comentarios

  1. Yo no lo diría mejor,
    No se si a ti te pasa igual, pero a mi, Jian y do kyung me resultan del todo fascinantes, ella intentando recomponer su estructura emocional tras el tremendo batacazo y el chico, en plena crisis vocacional y emocional bueno, creo que todos los personajes están en plena crisis existencial y quizá por eso me enganchó. No hace falta interpretar sus comportamientos, sus pensamientos tienen boca y salvo a jitae, al que tanta inmadurez no encuentra espacio en un cuerpo tan grande al resto, los puedo entender y en cierta medida, justificar.
    En fin, esperando cap 29 y 30
    Un saludo!

    • Maggie Bee dice:

      Si, esta novela está de verdad que muy bien estructurada. De hecho una de las escenas que yo creía me iba a resultar reiterativa con el tema del suicidio, me sorprendió gratamente cuando papá Seo no tenía ningún interés en terminar sus días en las gélidas aguas del río, sino que tenía que sacar tanto que tenía dentro estancado.

      • Si, yo también pensé por un seg que se iba a estampar contra las aguas del han pero no, soltó todo lo que llevaba dentro, ya que me di cuenta que le entendí mal cuando tras ver a Jian se metió en la cama, pensé que era solo tristeza y vergüenza y no, era decepción y tristeza por tanta incomprension y egoísmo.
        Creo que todos son egoístas en cierta forma,todos quieren y reclaman comprensión.
        Todos tienen un papel definido que te guía en la maraña de emociones que se dan. No se a ti pero me encantó la parte en la que hyunk contempla desde la azotea a do kyung y Jian y dice algo así como, no se para que vuelve si no se hace responsable…sentí como salir de un letargo con tanto vaivén de do kyung, se resumió en 3 seg lo que llevamos viendo en 20 capítulos??
        Por otra, estuvo genial el tirón de orejas de Jian a Jisu creo que hasta que no se de cuenta de la realidad que pisa, no la puedo ver con hyunk, no merece un hombre así

Tu comentario