My golden life capítulos 35-36

cap 35-36

Libro de Revelaciones 35:36. Ah…¡No, que eso es la biblia! Aunque aquí más de uno se empieza a caer del guindo; y se empiezan a dar cuenta de como va el agua al molino. No por ello reaccionan de manera distinta a como nos tienen acostumbrados.

Tomemos como primer ejemplo a Jisu. Esta tontuela toda su vida fue una grandísima reinona novelera que cree someramente que todo lo que sucede en el mundo mundial pasa por, para o en contra de ella.

Como ya sabemos, la señorita tiene un complejo de inferioridad enorme con Jian, con lo cual los dramas que se arma cuando piensa dejan en pañales a todo lo que escribió Corin Tellado.

Tras darse cuenta de que el amor no correspondido de Hyuk no era otra que Jian, la pobre se dio de bruces con “la lúgubre” realidad de que amado y ex hermana viven juntos en la casa compartida. Rauda y veloz llama a Jian para prohibirle desglosar nada referente a los nexos que las unen ante Hyuk.

¡Pff, no me caes mal, chavala, pero Hyuk va a haber tenido razón antaño cuando dijo que te faltaban un par de hervores! Ojalá y den pábulo en el drama para que se de cuenta, que no fue ella la única que hizo algo para festejarle el día de cumpleaños a Jian, sino que esta hizo encaje de bolillos para que Hyuk llevara a Jisu a “su romántica” cita en esos cines que se están poniendo de moda por todo el mundo, donde tienes sillones cómodos y puedes cenar y eso.

Lo que resulta curioso es lo parecida que es a mamá Seo, sin ser “sangre de su sangre”; hete que fue otra que ¡válgame, ‘gen santa! Con el panorama que tiene en casa y va y se le ocurre elaborar una cena de celebración para el cumpleaños de las niñas…

Claro que igual el berrinche a Jisu le va a dar resultado y todo, porque eso de tratar a San Hyuk con gélida indiferencia, a él le está haciendo replantearse todo desde la perspectiva que tal vez querer a Jisu sea lo mejor que le puede pasar en la vida.

Do Kyung por su parte se da cuenta que la vida te da una de cal, y otra de arena. Pero tampoco era plan de llegar y besar el santo; pues porque así no se vale. Pues sí, Jian le reconoce que le gusta y lo quiere, pero que de ahí no va a pasar a más porque a ella el Haesung y todo lo que lo representa es el mismísimo demonio. Y patente queda cuando de manera fortuita se encuentra con mamá Choi (Que se llama Myung Hee) en la calle… Pobrecilla parecía haber visto al diablo en persona. Y no solo en lo afectivo se recogen las mieses sin haberlas trabajado. El proyecto aquel de la bio tecnología que es su niña bonita empresarial y que en verdad parece un proyecto sólido y concienzudo, también sufre reveses de buenas a primeras. Pero eso no lo achicopala, sabe que a los sueños hay que perseguirlos hasta atraparlos. Por su ex secretario se entera que Kim Gi Jae, su amigote Pepito Grillo anda buscándolo. Do Kyung exige que no se le diga nada absolutamente ¿No lo dejó con el culo al aire? ¡Sufre, mamón!… No, tampoco creo que ya jamás de los jamases vuelva a querer verlo; pero por ahora si que está dolido que alguien al que tenía en tanta estima no le haya echado un cable por miedo al magnate No.

Magnate que no termina de comprender como su nieto no vuelve con la cola entre las patas y entra exigiendo el chip de la cámara de abordo del coche de Do Kyung. Vaya, sorpresa ¡no está! … El vejete ya está pensando que el nieto le salió más ladino que él mismo; mientras papá Choi se regodea de haberle ganado por lo menos esta vez al suegro cretino que le tocó en suerte. El chip lo tiene él, más todavía no sabemos para qué. Lo que sí sabemos es que el pobre papá Choi está sufriendo andropausia y se está tratando con una psicóloga a pasar el mal trago, porque (y esto yo no lo sabía) las alteraciones hormonales en los hombres también los vuelven volubles y sensibles. Que se volvían cascarrabias, eso sí lo sabía.
Ahora, referente al papá Choi; me resultó muy esclarecedor husmear en soompi a una persona que escribe bajo el nombre de “Stroppyse” ¿O sería “Baduy”? Que parece ser coreana (bueno en realidad son 3 personas, la otra es “Ckoz”) pero con un control del inglés genial y generoso. Resulta que el Haesung se rige por una suerte de “ley sálica” por la que no lo puede heredar una mujer. Y el vejete asqueroso ese, solo tuvo hembras.

Entonces “acogió” un yerno, como quien acoge una mascota. De hecho en coreano usan el mismo vocablo para adoptar un perro o un gato como para dejar entrar en casa al marido de la hija mayor “De Ril Sa Hee” –porque les resulta del todo vergonzante no seguir las pautas de Confucio que instruye que es la mujer la que se ha de mudar a los predios del marido, no al revés.

Así que papá Choi lleva 30 años sufriendo el desprecio del viejo y las burlas de los empleados porque viene a ser el “eslabón perdido” que permitirá que el conglomerado lo herede Do Kyung –bueno o el primo, ya que Don Do vio la luz de la libertad y le gustó mil veces más que la jaula dorada donde tenía sus alas recortadas.

Al calorcito de un desayuno callejero le confiesa a Jian el largo camino andado hasta descubrirse hombre nuevo. Esa escena es muy linda, casi más que la del paseo entre las flores, que visualmente fue muy atractiva, pero esta del carrito de comida “pobre” me resultó más tierna.

La pareja Tiramisú se dio el “Sí, quiero” en la cafetería y delante de todos los que para ellos son queridos, incluyendo el jefe carpintero, a quién por fin Jian conoció como papá de Hyuk.

En cambio Sunah y Jitae están al borde del divorcio porque él se está replanteando eso de la paternidad, y ella quiere ceñirse al contrato prenupcial que firmaron de mutuo acuerdo. Así que por allí las aguas andan un tanto turbulentas y turbias; veremos como resuelven, que la KBS2 decidió esta semana extender el drama en dos capítulos. Así que pueden tener más madeja que desenredar.

Myung Hee o mamá Choi se da cuenta que la dueña de los desvelos de Do Kyung no es otra que Jian, y no sé yo que le sentó peor a la madama. Si enterarse que Jang Sora se casó con otró allá en los Yunaited, si darse cuenta que Do Kyung fue capaz de darle la espalda al rancio abolengo a tanta seda y tanto olán por una mujer descastada o que esta descastada fuera capaz de decirle, mirándole de frente que no quiere ver ni relacionarse así sea de pasada con el Haesung ni a nadie de allí. ¡Ea! Muy buena Jian firme en su propósito y muy buena la reacción de su futura suegris 🙂

Comentarios

  1. Mariceli dice:

    Maggie, ya te estaba extrañando!
    A la Jisu la tomaría por los hombros y le daría tremenda sacudida, que niña mas tonta y engreída por dios! Hasta pena me da con lo que le espera a Hyuk con esta mujer con mente de quinceañera. Jian está soberbia en su papel, cada vez me gusta mas, no se deja mangonear y está segura de lo que quiere, aunque se muera de amor por Do Kyung. La cara de Do Kyung con cada cosa nueva que descubre me parece la de un niño en un parque de diversiones, dan ganas de abrazarlo.
    La pareja Sunah – Jitae ya se me salen, si desaparecen del drama ni los voy a extrañar. La pareja JiHo – Cinderella me da mucha gracia, aunque la broma de la prueba del ADN me dio mucha pena a Jiho se le fue la mano.
    Gracias Maggie, siempre espero tus análisis, un abrazo.

    • Maggie Bee dice:

      Mian mian mian por la tardanza!!! Es que he estado tan liada como la pata de un romano.

      Sabes lo curioso de la pareja de Jitae y Sunah es que pareciera estar reflejando la mismisima vida del actor que lo interpreta. Según leí a las de Soompi, él antes o durante la grabación de Hooray for love, fue padre soltero ya que con la que engrendró el hijo no logró llegar a buen puerto y ni registraron la boda ni nada; él se quedó con la custodia –ahí ya no dijeron si la madre no quiso saber nada del bebé o que; pero pese a que a mi esa pareja también me sale sobrando; me dejó pensando si la escritora no le noveló su propia vida 🙂

Tu comentario