My golden life capítulos 45-48

Ambos enamorados se llevan una sorpresota con la oferta sobre la mesa. Permiso para casarse. Pero ella tiene que irse a estudiar arte durante tres años y él tiene que volver de inmediato a la empresa. Es su última oferta. Jian perpleja, se queda muda. Don Do compra tiempo usando los 4 días que les quedan como pareja “para pensarlo y dar una respuesta” Hécate no está muy convencida; pero como el marido apoya al hijo, le toca claudicar.

La actitud de Hécate se nota un tanto hipócrita y ladina en como persuade al marido para que la ayude a convencerlos de que hagan lo que a ella le conviene –y después cuando se van sin un acuerdo en firme comenta que le tenían que haber dado las gracias por lo menos. Papá Choi solo los notó muy circunspectos.

Don Do y Jian al término de la reunión dan vueltas sin tocar el tema. Jian es bastante prudente y no aporta nada mientras que Don Do, ahí medio se entusiasma con la idea de que gustándole a ella el arte la galería puede ser una opción viable, máxime si la enfocan al ámbito de la escultura. A Jian le preocupa si él volverá al Haesung en caso de que ella se vaya a estudiar y la rapidez con la que él le contesta, la vuelve a sorprender “¡Solo si estamos juntos!” Recapacita, como si él mismo se hubiese dado de sus impulsos y termina diciendo que todavía hay mucho en lo que pensar. La lleva a conocer la fábrica de aglomerados y ella lo nota super emocionado, tiene una barbaridad de proyectos amables con el medio ambiente y ella lo anima diciéndole que con una buena campaña de mercadeo le va a ir genial. Ambos junto a Yoo Bisu tienen una jornada de trabajo la mar de productiva y Do Kyung se da cuenta que ella es buena en algo que no le gusta. Ella ya encontró su ámbito entre maderas, cinceles y lijas.

Hyuk se pone celoso de que Jisú solo piense en su hermana –Quedan juntas a diseccionar la oferta de Hécate. Les resulta del todo estrambotica y apestosa puesto que el moto de los No es no dar que hablar. Ambas se dan cuenta que Do Kyung ni vislumbra los alcances y artimañas de su madre y abuelo.

En su casita rural, papá Seo está abrumad con la cantidad de cosas con las que lo surten su familia y se emociona con la talla de madera de Jian –esa es su gran tristeza, no poderle haber patrocinado los estudios de artes plásticas que tan feliz la habrían hecho. En la academia donde estudia guitarra, lo convidan a participar en un concierto en Abril.

Suah tiene nauseas por vez primera; parece que una vez que decidió tenerlo, el garbancito empezó a hacerse notar en la tripita. Jitae convoca a una reunión familiar para presentar en sociedad al garbancito. Tienen una reunión amena y cercana y parece que ellos todos mediante el perdón y la aceptación empiezan a cerrar el círculo.

A Hee le dió por ser antipática con Jisu y Nam Goo no está por la labor.

A Jian se le ocurre una idea para la inauguración de l empresa de Don Do –Quién ¡Por fin! Y después de rumiar mucho todos los acontecimientos empieza a ver las incongruencias de la oferta de su madre. A él le viene de perlas qe en esas a Jian la convoquen a reunión donde los Seo, para así él poder ir a ver si sus sospechas son ciertas, que lo son. Una vez desenmascara la triquiñuela de la madre delante del padre (quién sigue en babia, pobrecico mío) Habla a “calzón quitao” y les dice que está tan atemorizado de la manera en que el abuelo puede destrozar a Jian que no se atreve a tener nada con ella. Le suplica a Hécate que la deje en paz de una buena vez. Papá Choi está histérico de la ira de que su mujer lo hubiera usado de esa manera tan zafia para lograr sus propósitos.

Jian se gana el 3º puesto de un concurso de diseño. 1000€ y nueve meses en Finlandia, 3 para aprender el idioma, 6 para aprender diseño. Al primero que llama es al papá.

Mientras tanto papá Choi juega al despiste con Hyuk cuando se reúnen con Jisu a comer, pero termina dándole la bendición a esa parejita. Luego va y le entrega su renuncia al Haesung a su esposa y sale libre a caminar las calles. Se da el gusto de colgarle el teléfono al vejete inmundo.

Como hay un run run de rumores entre los empleados y si hay algo a lo que le tema el vejete inmundo es al “que dirán”, el inmundo No nombra oficialmente a Do Kyung de presidente de la división de ropa –A ver si de esta manera Do Kyung por fin se doblega y entra por el aro.

Do Kyung está pletórico inaugurando su propia empresa con la buenaventura de todo quien cree en él, lo aprecia y estima. Cuando recibe la notificación del nuevo puesto le escribe una nota al abuelo rechazando la oferta. Mejor ser cabeza de ratón, que cola de león, y él ya es presidente de DK Eco Tech, después el y Jian se van a la nieve a disfrutar de su última cita como pareja de enamorados y se divierten deslizándose por las níveas laderas sin que nada ni nadie interrumpa su mágica y bucólica despedida –el inmundo recibe la respuesta cuando va rumbo a Hawaii y le da un síncope; y a mí me da por escuchar a Siniestro total y su “bailaré sobre tu tumba”

Lástima que la escritora me jodiera –siento la palabrota ¡Bue! Ni tanto para que engañarnos, la digo y la reafirmo. La escritora decidió joderme la historia. Los capítulos 46, 47 y 48 me tienen perpleja y patidifusa.

Me parece un truco de quinta doblegar así a Do Kyung para que impere la piedad filial que les impuso Confucio hace tantos siglos.

No puede ser que desande todo lo andado hasta ahora por pura y llana culpa. Si, es verdad, él iba a retornar al nido. Jian lo sabía. Pero no así, sin haber logrado superar el reto que se marcó.

No es de factura que una historia que estaba resultando fresca y atractiva vuelva a desempolvar las tramas vetustas y apolilladas con su tufo a naftalina.

Por ninguno de los frentes. Lo del cáncer escondido y el silencio sepulcral ante su familia del papá Seo tiene un regusto a telenovela ochentera bárbara que ni porque yo misma me denomine Makjang Maggie voy a aceptar.

Su servilismo tampoco es de factura. Joder, que el vejete No le abofeteó con saña y sadismo, para que ahora usted, Tae Soo, se deslome los últimos días que tiene de vida intentando salvarle el puesto en la empresa de mierda a ese viejo cacreco infumable.

Que ese viejo y su hija de mierda se libren por la tangente después de haber sido tan déspotas e insufribles y que todos a los que pisotearon se unan para ayudarlos en su pirrica victoria es de no creerse.

El dúo tiramisú fue otro que se agrió. Increíble como los dibujaron en esta tanda de capítulos.

Demasiados minutos vertidos en tira y afloja empresarial que ni viene a cuenta tampoco. En vez de votar por una gerencia profesional, nada, a decantarse por una u otra rama de una familia ridícula y atroz.

Francamente es como si otra persona hubiera escrito los guiones ahí mientras esquiaban y competían y se hermanaban con los norteños.

Y lo peor es que quedan 4 capítulos –No sé yo como van a resolver, pero mucho me da que varios frentes van a quedar abiertos. A este paso, prefiero que Jian se quede en Finlandia viviendo en un iglú con un rubio bien pintón, en vez de que siga ahí a la vera de un hombre que salió, vivió y no aprendió un culo.

Comentarios

  1. La última oración resume todo. Hasta las ganas se me han quitado de verla. No es posible que al final la embarren de esta manera -,-

  2. AYYYYY qué maravilla de post!!! Maggie, lo voy a llevar a mi clase cuando ponga a mis chicos a hacer crítica (… literaria).

    De verdad, ya pensaba yo que se me estaba yendo la pinza y que había algo que no estaba pillando… Yo confío en que los tíos se salgan al final con la suya (la verdad es que creo que sería de justicia…) y el resto se libere del yugo familiar y empresarial. Ahora, que no sé si el “hombre que salió, vivió y no aprendió un culo” (Maggie, esto es antológico!!) se lo merece.

  3. Maggie Bee dice:

    =0) Una que se incendia y no sabe cuando parar =0) Pero es que vaya tostón los últimos 3

  4. valerienadal dice:

    tras la buena acogida que tuvo el capítulo cero del podcast de Cristina Mitre, aquí el esperado capítulo 1 con una entrevista a la farmacéutica Gema Herrerías, una de las

  5. Hoy me acorde mucho de ustedes porque en Hwayugi, Lee Seung Gi le dice a un malo que terminara de hablar pronto que quería regresar a casa a ver My Golden Life jajajajajaja

    • Maggie Bee dice:

      En qué capítulo de Hwayugi? 😀

      • Nanette dice:

        Capítulo 18, minuto 01:26 jajajajajaja que exacta.

        Kang Dae Sung: – Entonces está diciendo que es para llevarme a la cima y ofrecer lo que quieres ¿no? Entonces es una especie de trato.
        Son Oh Gong (Lee Seung Gi): -¿Trato?
        Kang Dae Sung: – Entonces vamos a hablar en detalle sobre que necesito y que es lo que quiere… Ahora… ( le ofrece una copa de vino).
        Son Oh Gong: – No tengo tiempo, necesito irme. Tengo que ir a ver My Golden Life. He estado ocupado para ver Yoon’s Kitchen también, así que tengo que ponerme al día. (el personaje se la pasa viendo TV) Lo que necesites, solo tienes que decirle a esa persona de allá.

        También lo mencionan en otro episodio anteriormente… creo que es Ma Wang (el personaje demonio toro) pero ahi si no me acuerdo cual… debe ser entre el 5, 6 y 7…. pero a la verdad que ni recuerdo bien la cirscuntancia.

      • Nanette dice:

        Encontré esto tambien en WikiDrama:
        En uno de los capitulos Lee Seung Gi (Son Oh Gong) menciona que el fin de semana verá los capitulos del drama My Golden Life el cuál su escritora es la misma de Shining Inheritance en donde él fue protagonista en el año 2009.

        Tambien vi que My Golden Life es la serie mas vista en el 2017

        • Nanette, ¿crees que me va a gustar Hwayugi? ¿Él está lo suficientemente adorable como para que supere mi pereza a la fantasía??

          • Ay no se. Según tu nivel de fanatismo. Quizás será como cuando vi la de Lee Min Ho de la sirena. Para mi fue insufrible pero lo tenía a él de colirio.
            No es muy buena, tampoco infame, a ratos me recuerda a Goblin… no va a estar entre mis favoritas.

          • Anónimo dice:

            Para mí ver al Cha haciéndose el payaso me deja fría, no es mala pero tampoco buena.

          • Mariceli dice:

            salió anónimo!

          • IoKa, cuando alguien nos gusta, “tragamos” cada cosa… Sólo vi el primero de “Hwayugi” y no me dio ganas de ver el 2do… Pero, sobre gustos no hay nada escrito.
            Yo en mi búsqueda “chamanesca” le estoy dando duro a viejos dramas. Y leyéndolas a Ustedes me prendí a uno viejísimo: “Brain”. Me atrapó desde el inicio, y cuando se me empezaba a caer la baba x el prota (pese a que no es mi tipo, pero tiene la boca justa para besar, je, je, je), tras escenas y escenas de sometimiento y de lamer los zapatos del jefe, empezó a mostrar esos raptos de locura, explosiones de carácter, una “hibris” que me empezaron a asustar MUCHO… Por menos que eso Edipo mató a Layo!!!!!!, ja, ja, ja. Creo que si en esos arranques, en esos momentos, él hubiera tenido un arma, mata a todos!!!!! Mon Dieu, si está desequilibrado!!!!!
            Pero lo que más me preocupa, es que siendo así, y yo teniéndole aprehensión, aún así, y pese a no ser mi tipo de hombre, la historia narrada haga que ME SIGA GUSTANDO… Hummmmmm, creo que estoy para el divan de Freud, ja, ja, ja. Besos!!!!!!

          • Uff, la verdad es que me he dejado sin ver algunos de los dramas de mis top 3 (pongamos Hyun Bin o pongamos Jang Hyuk) porque no quería tener que cerrar los ojos ante personajes que ni fu ni fa o porque los finales son tristes… Así que no sé si me voy a animar con la fantasiosa réntree de Seung Gi… Cuando veo algún trailer ni siquiera el chico me arrebata… Y Goblin, Nanette, me espantó…

            A eso le sumo la misma precaución de Maggie: me duele el corazón pensando en Cha haciendo el payaso…

        • Maggie Bee dice:

          Por eso, Maricelli, es que no he querido empezar esa. Cha payasete no me llama la atención. Tengo en miras la de misty

  6. A mi me esta gustando mucho una que no tenía pensado ver: Untouchable, sale de protagonista el secundario de DOTS y lo hace bastante bien.

Responder a Maggie Bee Cancelar respuesta