«Nirvana in Fire» (Lang Ya Bang) – BTV (2015)

Nirvana in Fire Lang Ya Bang

RESUMEN

En la China del siglo IV había una guerra entre los señores feudales del norte, la dinastía Wei, y los del sur, la dinastía Liang. Un cuerpo del ejército de Liang, el regimiento de Chiyan, dirigido por su general, Lin Xie, y su hijo de 19 años Lin Shu derrotan a las fuerzas de la dinastía Wei. Sin embargo, aprovechando que el regimiento de Chiyan estaba debilitado por la batalla, los masacran a todos, los 70.000, por orden de su propio emperador al que los rivales políticos de Lin Xie engañan diciendo que estaba planeando revelarse. En la conspiración para engañar al emperador también le convencen de la culpabilidad del príncipe heredero, el Príncipe Qi, que es obligado a suicidarse. Junto con el Príncipe Qi, también perecen su madre, la Consorte Chen, y la madre de Lin Shu, que se suicidan.

Contra todo pronóstico, Lin Shu sobrevive y durante trece años establece una poderosa alianza de expertos en artes marciales, la Alianza Jiang Zuo y llega a ser su jefe con el nombre de Mei Changsu. Pasados esos años, surge la posibilidad de volver a Da Liang y allí reaparece muy enfermo y con un aspecto irreconocible por razones que más tarde se explican.

En Da Liang, mientras tanto, el nuevo Príncipe heredero y uno de sus hermanos, el Príncipe Yu, se disputan la sucesión al trono. Una profecía les dice que el que cuente con el apoyo de Mei Changsu, reconocido por su inteligencia (su «talento divino»), reinará en Da Liang, así que ambos compiten por las atenciones de Mei Changsu. Sin embargo, éste último lo único que planea es que la inocencia de su familia y todos los injustamente masacrados sea reconocida. Por esta razón, y para corregir la corrupción la mala política que hay en Da Liang, decide apoyar las a su amigo de la infancia, el Príncipe Jing, para que sea emperador, cosa que hace sin que su amigo, que no ha dejado de echarle de menos y sufrir por su pérdida, le reconozca.

Bajo el disfraz de Mei Changsu o Su Zhe, Lin Shu se convierte en un estratega que, en la superficie, apoya e impulsa las aspiraciones del Príncipe Yu, al que ayuda para que el Príncipe Heredero sea destituido. Sin embargo, apoya secretamente al Príncipe Ying y va eliminando gradualmente a los culpables de la conspiración que acabó con la vida de tantos inocentes. El instigador de todo el asunto es Xia Jiang, el director del poderoso Xuan Jing Bureau,

Poco a poco, con la salud progresivamente más quebrantada, Lin Shu consigue su propósito de que se reconozca la inocencia del regimiento de Chiyan, Lin Xie y el Príncipe Qi y va colocando en los puestos de gobierno a políticos decentes que contribuyan a que Da Liang alcance la gloria de antaño.

Nº de episodios: 54

NUESTRO COMENTARIO

Una estupenda historia de intrincadas conspiraciones para conseguir justicia, que no venganza. Un relato que mezcla acción, intriga y amistad inquebrantable y que, aunque termina como a mí no me gusta que terminen las historias, ya que en el primer minuto se sabe que el final no será feliz, da tiempo para prepararse para lo que ocurrirá. Visualmente muy atractiva y argumentalmente emocionante.

Digo lo del primer minuto, pero no sé si es verdad, porque en los dos primeros capítulos no entendí nada, no sabía quiénes eran los personajes, ni la relación que había entre ellos ni qué era lo que estaba viendo. Esa confusión se debió a una mezcla de circunstancias, algunas creo que buscadas por los guionistas y otras no. Entre las buscadas por los guionistas está que el pasado, a diferencia de los dramas coreanos sobre venganzas o búsqueda de justicias en los que la circunstancia inicial origen del conflicto se cuenta durante varios capítulos, aquí no se cuenta con detalle, sino que sólo se muestran una serie de flashes de sangre, matanzas y fuego, que más tarde se van aclarando gradualmente según avanza el argumento.

Las circunstancias no buscadas y que generan un lío considerable son los subtítulos y los letreros superpuestos sobre quién es quién, que te llenan la pantalla de letras que tienes que ir y venir para que te dé tiempo a leerlos; lo críptico de los letreros explicativos de los personajes que aparecen, que requiere que sepas qué relación hay entre personajes que se llaman «gran consorte», «consorte», «concubina», «príncipe», «gran príncipe». Teniendo en cuenta que las edades de los actores nunca son proporcionadas a sus personajes, tardé un tiempo en saber que la «Gran Consorte» no era la esposa del Príncipe Heredero, sino su madre.

Para terminar de arreglar el lío, la costumbre china de llamar a la gente de diversas maneras y de añadir apelativos al principio del nombre. Para que se hagan una idea, el mismo personaje protagonista le llaman de 4 maneras distintas, Mei Changsu y Su Zhe en su nueva vida y Lin Shu y Xiao Shu en la antigua, y ya cuando le añaden los apelativos de hermano y hermana, como hacen los coreanos para qué vamos a hablar. Ver un drama histórico chino se convierte en una tarea de adivinación.

Además de las dificultades propias del género, en los primeros capítulos me producía perplejidad que no paraban de hablar de una Alianza «pugilística» y los territorios pugilísticos y los personajes luchaban volando y dando patadas al estilo de «Tigre y Dragón» con lo que me hacía cruces sobre lo que estaba viendo y me preguntaba si eso de los territorios pugilísticos serían un sitio imaginario, como Camelot, así que confieso que fue gracias a Wikipedia que pude entender algo y, gracias, gracias Wikipedia, me decidí a seguir viéndolo.

Para los que no lo sepan, como yo no sabía antes de ahora (Maggie sí lo sabía), los chinos tienen un género de historias que se llaman «wuxia» que, como todo género, comparte unos códigos que en este caso son las artes marciales y los poderes extraordinarios que estas confieren (vuelos, patadas, fuerza sobrehumana, poderes extrasensoriales como telekinesis…), los códigos de honor, la lealtad guerrera, la búsqueda de la justicia…

Según la Wikipedia «Nirvana in Fire» sería una wuxia clásica, aunque no lo puedo asegurar porque es la primera que veo. A juzgar por el éxito que ha tenido este drama en China, puede que sea, además de clásica, mejor que las demás. A mí me gustaría pensar que hay más historias comparables porque «Nirvana in Fire» me ha gustado mucho.

Las razones por las que me ha gustado mucho pueden ser contraproducentes para otros, sin embargo. Me explico. Mientras que en otros historias de este estilo los malos luchan como David contra Goliat, y sufren innumerables derrotas antes de la Justicia (con mayúscula) final que de alguna manera repara el daño, en Nirvana in Fire los buenos ya han perdido todo lo que había que perder antes de empezar y en su búsqueda de reparación no sufren apenas ningún revés, todo está planeado y atado. Sí corren riesgos, pero nunca pierden y, aunque logran su propósito, nos dejan claro que lo que estaba roto ya no se puede arreglar, en un final agridulce y bastante triste. No hay nada de alegría por el triunfo en este final, solo la sensación de misión cumplida.

Que los únicos tropiezos de los buenos provengan de la desilusión, pero no de que los malos los machaquen a cada paso puede ser menos real que lo que vemos en los dramas coreanos (por ejemplo el que he empezado a ver ahora, «Remember War of the Son»), pero tiene un efecto excitante y estimulante en el espectador que te hace partícipe de la conspiración. Los momentos de riesgo inquietan los justo, sin llegar a revolverte el estómago y hacer que caigas en la desesperanza.

En particular, hay una escena bastante larga de una rebelión y una batalla en la que 3.000 soldados tienen que aguantar en enviste de 50.000 hasta que lleguen refuerzos que me ha parecido grandiosa. Salvando las distancias de medios, parecidas a las de «El Señor de los Anillos» con los buenos resistiendo al Mal. Especialmente destaco una escena en la que los guerreros buenos hacen una carga de caballería gritando que me hizo ponerme de pie casi gritando lo mismo que ellos, nada más y nada menos que ¡Mataaaaar!. Madre mía qué emoción.

Fuera de la conspiración y la acción, Nirvana in Fire es una historia de amistad, lealtad y amor, no sólo en su aspecto romántico. Es una historia de decencia, de fuerza interior, de elecciones y renuncias. Contra todas las pruebas, los amigos de Lin Shu nunca han dejado de creer en él ni de echarle de menos. Ni Jingyan ni Nihuang han podido pasar página ni se resignan. Los nuevos compañeros y amigos de Mei Changsu no le pueden ser más fieles, son sus protectores, sus amigos, casi su madre. Le quieren vivo a toda costa, pase lo que pase, incluso por encima de su propia elección, pero le siguen a donde él vaya sin protestar. También la escena del ejército final con todos guardándole la espalda, casi me hizo llorar…o sin casi.

El personaje de Mei Changsu/Lin Shu es un personaje difícil, un hombre que tiene que reprimir sus emociones y pensamientos con la gente que más quiere, su amor y su amigo del alma, para que no le descubran, una inteligencia superior, un hombre templado a base de horrible sufrimiento y con una misión sagrada para él y para muchos. Un hombre que se sabe condenado, por la vida y por una elección que no tuvo más remedio que hacer. El personaje, casi siempre voluntariamente inexpresivo, tiene momentos en los que deja entrever su verdadero yo, quién era y quién sigue siendo, con esas escenas tan graciosas con Fei Liu, su fiel escudero-niño y sus discusiones con su salvador Lin Chen, que creo que es el único que llega a comprenderle.

Lin Shu está resignado a su suerte, en parte por necesidad y en parte porque hay algo que le motiva, por encima de su supervivencia, pero a veces se rebela por lo que pudo haber sido.

Sólo le encuentro un defecto a este drama, que no se vea la escena en la Jingyan y Lin Shu se encuentran una vez que el primero descubre la verdadera identidad del segundo. Habría disfrutado y sufrido de lo lindo.

REPARTO

Hu Ge as Mei Changsu/Su Zhe/Lin Shu
Zhang Zhe Han as teenage Lin Shu
Liu Tao as Princess Mu Nihuang
Pan Xiao Yang as teenage Nihuang
Wang Kai as Xiao Jingyan, Prince Jing

Jiang Zuo Alliance

Wu Lei as Fei Liu
Zhou Qi Qi as Gong Yu
Jin Dong as Lin Chen
Wang Hong as Li Gang
Zhao Yi Long as Zhen Ping
Zhong Wei Hua as Physician Yan
Wei Wei as Tong Lu
Dan Ying Zhe as Nie Feng
Li Shuai as Wei Zheng
Liu Hong Yuan as Han Li
Liu Hong Chao as An Rui
Gong Fang Min as Sir Shisan

Others

Wang Ou as Qin Ban Ruo
Jin Feng as Jun Niang
Wang Chen Yi Xian as Princess Xuanji
Fu Tao as Lu Yuan
Yan Jie as Zhuo Qingyao
Liu Hao Ming as Zhuo Dingfeng
Qiao Xin as Yuwen Nian
Guo Dong Yue as Yuwen Xuan
Liu Shu Chen as Madam Zhuo

Royal Court and nobles

Victor Huang as Xiao Jinghuan, Prince Yu
Chen Long as Meng Zhi
Liu Min Tao as Consort Jing
Ding Yong Dai as Emperor of Liang
Tan Xi He as Gao Zhan
Gao Xin as Xiao Jingxuan, Crown Prince Xian
Zhang Ling Xin as Xia Dong
Wang Yong Quan as Xia Jiang
Zhang Yan Yan as Grand Princess Li Yang
Fang Xiao Li as Empress Yan
Yang Yu Ting as Noble Consort Yue
Zheng Yu Zhi as Grand Empress Dowager
Wang Jin Song as Yan Que, Marquise Yan
Cheng Hao Feng as Xiao Jing Rui
Guo Xiao Ran as Yan Yu Jin
Kuang Mu Ye as Xie Bi
Liu Yi Jun as Xie Yu
Sui Yu Meng as Xie Qi
Zhang Xiao Qian as Mu Qing
Zheng Sheng Li as General Lin Xie
Lina Chen as Consort Hui
Ningwen Tong as Prince Ji
Ji Chen as Xiao Jingyu, Prince Qi
Feng Hui as Shen Zhui
Lee Duo as Cai Quan
Liu Guanlin as Xia Chun
Sui Shuyang as Xia Qiu
Zhang Yu Jian as Lie Zhan Ying
Liu Yang as General Qi Meng

Comentarios

  1. he leído tan buenos comentarios que le tengo ganas…supongo que la has visto en inglés porque en español los subs de viki iban muy lentos.
    Gracias por el comentario!

  2. Maggie Bee dice:

    Marta, como hoy Cupido me regaló portátil, ya puedo ponerme al día. Me voy a poner con Nirvana esta tarde, que a todo el que leo está que baila en un pie de lo emocionante que les resultó. 🙂

  3. A este drama y a The Disguiser les tengo unas ganas enormes hace mucho. Solo estoy esperando que las terminen de subtitular al español. Confío en que algun día, eso ocurrirá.

  4. Yo ahora estoy con La leyenda de Qin, que también es una wuxia, a mí también me enseñó Maggie la palabreja cuando comentábamos la del Boss, jeje.
    Está bastante bien, aunque me resulta difícil de seguir en inglés.
    Lo que me previene de este género es que con mi conocida afición a los finales felices en estas series se quedan por el camino muchos personajes a los que les he ido cogiendo cariño…
    Me llama la atención en estas series (aparte de los saltos y demás) la afición que tienen al veneno y como muchos lo consideran un recurso vil y bajo.

    • Maggie Bee dice:

      Apuntareme la leyenda de quin. A ver que tal. Muy buen apunte, eso del veneno. Aunque si nos fijamos, ese en vez de recurso es en sí mismo un personaje bastante importante en la historia mundial. Acuérdate desde Mitrídates hasta la sacra familia Borgia-, Bueno, eso por no hablar de eso que andan diciendo ahora que si a Prim también lo envenenaron, como a Napoleón.

  5. Una cosa que me ha llamado la atención y que se me ha olvidado comentar. Hay una escena en la que el malísimo Xia Jiang quiere denunciar a Lin Shu ante el Emperador, y como Lin Shu es listísimo, le da la vuelta a la situación y se libra. Cuando se están llevando al malo, va gritando «Majestad, usted puede matar a inocentes, pero no puede dejar libre a un culpable», lo que es justo lo opuesto a lo que se dice en el moderno Derecho penal. ¿Será un tema histórico o será que en China sigue siendo así?

    • Por supuesto, ahora en China no es así. El emperador es muy suspicaz. Xia Jiang sabe que con sus palabras “Majestad, usted puede matar a inocentes, pero no puede dejar libre a un culpable” el emperador matará a Lin Shu sin duda alguna porque Xia ha logrado provocar duda y la sensación de defender su majestad al emperador. Se trata de arte de negociación.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.