Obstetrics and Gynecology Doctors (Obgyn Doctors) – SBS (2010)

Obgyn Doctors

RESUMEN

El drama representa la vida de una médico ginecolo-obstetra con talento, Seo Hye Young, y las difíciles decisiones y conmovedoras historias humanas con la que tiene que lidiar a diario en su profesión. Su vida amorosa da un giro inesperado cuando ella es asediada por dos hombres más jóvenes que ella, uno es un pediatra en su hospital, Lee Sang Shik, y el otro es su amigo que tambien trabaja en el mismo hospital que ella, Wang Jae Suk.

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 16

NUESTRO COMENTARIO

No sé por qué pensaba que este drama es mucho más antiguo de lo que es. Puede ser porque en este mundo de los dramas pasan tanta cosas y hay tantos dramas nuevos que un drama de hace 4 años ya es vejestorio. También puede ser porque el cartel de anuncio del drama (el que hemos puesto en la portada), tiene un aspecto añejo, no sé si por el color amarillento del cartel, por la apariencia de la protagonista o por la foto de la señora con gafas, que parece de la máquina del tiempo importada de los años 50, del siglo pasado se entiende. En un aparte diré que esa señora tiene un papel minúsculo y no entiendo muy bien por qué la sacan, a lo mejor es muy famosa.

Sea como sea la «pinta» del drama antes de empezar a verlo, debo decir que la protagonista de este drama, me refiero al personaje, es la mujer más moderna y actual de todas las que he visto hasta ahora. También parte del argumento lo es, hasta un punto que no sé si me lo creería ni en Corea ni en España, pero la más moderna y normal es ella. Claro que me refiero a los estándares de aquí, es decir, para aquí es moderna y normal, pero para Corea (la Corea de los dramas, que seguro que no coincide al 100% con la Corea real) es rara.

Seo Hye Young es ginecóloga, una médico buenísima, la mejor siempre en todo, que estudia como una bestia y trabaja como una bestia. Hye Young es sincera, directa, cero patatero de ñoña, no sabe lo que es la coquetería, es fuerte sin ser todopoderosa, es independiente sin ser lejana, una persona que valora la lógica y el sentido común. En sus relaciones con todo el mundo es cortés, pero no es humilde, y aunque no parece saltarse esas reglas de la cortesía coreana tan asfixiantes, no parece especialmente respetuosa de ninguna jerarquía. Con sus subordinados es firme, pero tampoco es un jefe de esos del infierno que no para de dar gritos, regaña cuando tiene que regañar y anima cuando lo tiene que hacer.

Las personas que trabajan con ella consideran que es rara, porque el hecho de que sea tan segura de sí misma y, además, tan directa y sin tapujos, les parece al principio un poco repelente, probablemente porque no responde a la imagen de la feminidad que ellos tienen, pero los guionistas se toman la molestia de hacernos ver, por todos los medios posibles, que Hye Young es directa y no obsequiosa con sus superiores, pero con todo el mundo es siempre amable, y el que sea tan práctica y tan poco dada a hacer mohínes ni hacerse la melosa no impide que sea sensible, humana, comprensiva y cercana con los pacientes. En un momento dado, el protagonista llega a preguntarles a los demás que qué le ven de raro, y admite que sí que es directa y poco dada a las florituras, pero que en realidad jamás dice nada que no sea verdad, y lo que es más, en lo que dice casi siempre tiene razón.

Un ejemplo. Uno de los médicos del hospital donde trabaja le pide que vaya a dar una conferencia sobre educación sexual a un instituto. Lo que todo el mundo espera es que Hye Young vaya allí a decirles a los jóvenes que el sexo extramatrimonial es una abominación y que la mejor forma de evitar las enfermedades de transmisión sexual es la abstinencia, pero lo que ella hace es asumir que no se pueden poner puertas al campo y se limita a advertirles que, si practican sexo, lo hagan tomando todas las precauciones, y para rematar la faena, se lleva un pene ortopédico (que no se ve) y les enseña in situ cómo se coloca un condón (que tampoco se ve). Lo de que no se vea lo digo únicamente como un comentario, porque ya el hecho del planteamiento que se hace del asunto me parece revolucionario para un drama coreano. Es más, se atreven incluso a enseñarnos que los adolescentes coreanos, como no podría ser de otra manera, están tan salidos como los adolescentes del mundo entero.

Pero si el personaje en sí mismo ya es original, hay otra característica de Hye Young que es más original todavía: Hye Young empieza el drama (y lo termina) estando embarazada, y no sólo embarazada, estando soltera, sino que está embarazada de un hombre casado.

Este tema no sería en sí mismo original si no fuera porque el embarazo de Hye Young no es el tema central de la historia y aunque no podamos decir que es un tema sin importancia, porque sí que la tiene para una serie de decisiones vitales que ella tiene que tomar, no hay en esta historia ningún reproche moral, ni una crítica a Hye Young. Se limitan a contarnos que ha estado enamorada de un médico que, otra sorpresa, no es una mala persona y la quiere mucho, que se queda embarazada y que rompe con él porque la situación es insostenible. Punto final de la historia con el hombre casado. Como no se hace ningún juicio de valor de su conducta, tampoco se da la ocasión de que nadie hable ni chismorree ni diga nada de nada de algo que, al fin y al cabo, es sólo asunto suyo. No hay condena social ni moral, ni dentro del drama ni vista desde fuera.

Por último, y aunque es refrescante que esta sea la postura que el drama adopta es quizá la que es menos realista, los dos «contendientes» por el amor de Hye Young no son el hombre casado y otro, sino dos chicos totalmente ajenos y con los que ni siquiera sale el tema de si les importa o no que ella esté embarazada de otro hombre, lo que da a entender que ese es un tema totalmente sin importancia. Y no es que a mí me parezca que no pueda haber hombres así, es que este drama transcurre en un tiempo tan corto (unos 4 meses) que esa reacción me la puedo creer de uno de los chicos, pero no del otro. Probablemente es como uno tenga que ser, pero la posibilidad de que lo que es sea como debiera ser es pequeña.

Como marco de esta historia personal, el drama elige el escenario de un hospital, esta vez el departamento de ginecología y obstetricia. Aunque probablemente en la realidad esta sea una de las especialidades médicas con mayor proporción de momentos felices, en este drama se decantan por el lado oscuro de la profesión, y prácticamente no vemos ni un caso en que nazca un niño normal y/o sin consecuencias nefastas para la madre. Cuando no es que se muere el niño, es que se muere la madre, o los dos. Aunque sea para mostrarnos lo lista y buen médico que es Hye Young, transmite la impresión de que en Corea parir es una actividad de alto riesgo, lo que no creo que sea en absoluto verdad. Lo que sí puede que sea cierto es que allí cualquier enfermedad es la ruina para la familia, y que el que no puede pagar la atención sanitaria no la recibe. Gracias al cielo que ha fracasado el intento de privatizar los hospitales en la Comunidad de Madrid.

Y no es sólo que los casos que eligen para que nuestros médicos vayan de aquí para allá sean desgraciados, es que el planteamiento en sí es excesivamente sensiblero; que busca la lágrima fácil, vamos.

Por otra parte, se apuntan multitud de temas en los que se plantea un dilema moral pero, a diferencia de lo que habría pasado en una serie norteamericana, en la que el guión se habría esforzado en mostrar los matices, intentando no dar una visión maniquea sobre si algo está bien o está mal en valores absolutos, en esta historia no se ahonda en los problemas, más allá del aspecto más superficial, y no es que no haya una moraleja, que me parece bien que no la haya, es que ni siquiera se habla. Los médicos asisten a diversos espectáculos: padres abandonando a hijos con síndrome de Down, mujeres provocándose partos prematuros con alto riesgo de que el niño que nazca tenga graves discapacidades porque necesita la sangre del cordón umbilical para su hijo mayor que tiene leucemia…y no dicen ni mú. Asisten impávidos y mudos y uno ni siquiera sabe si esas conductas les parecen mal o bien más allá de la pena que les dé. Se plantea una sucesión de un caso tras otro que se convierte en una pura acumulación de anécdotas, algunas de las cuales te conmueven, pero la mayoría no.

Fuera del aspecto médico, y volviendo a los personajes principales, nos encontramos a Hye Young, que empieza la historia entrando a trabajar en un hospital que, seguro que no lo adivinan, se llama «Hospital de Korea» como todos los hospitales de los dramas y que además es el mismo hospital de todos los dramas, con la misma toma del hospital y la misma toma de las ambulancias entrando en el hospital. Lo he comprobado, y es exactamente el mismo que el de Surgeon Bong Dal Hee. Ese hospital es filial de una cadena de hospitales. Da la impresión de que ha pedido el traslado, aunque llevaba una carrera meteórica en el hospital donde venía trabajando hasta ahora, por el tema del hombre casado, que es un médico eminente y un jefazo de la red de hospitales, pero no se explica muy bien por qué se cambia o quizá es que yo no le presté demasiada atención.

En el nuevo hospital trabaja, como especialista en fertilidad, un amigo suyo, Wang Jae Suk. Los dos son amigos desde pequeños, fueron juntos al jardín de infancia, al colegio y hasta la universidad. Jae Suk es un poco bastante mujeriego y parece, sólo parece, que no se toma nada en serio. Hye Young y Jae Suk son amiguísimos y se entienden a la perfección, pero dado como es Hye Young, no es la típica amistad de la chica que toma al chico de paño de lágrimas, ni le «Oppa-pea» a la primera de cambio. De pequeños era Hye Young la que defendía a porrazo limpio a Jae Suk y hoy en día tienen una relación como de «tíos»: se quieren mucho, se tienen toda la confianza del mundo, saben que el uno está allí para el otro para lo que necesite…pero no hablan de según qué cosas, como hacen los tíos.

El mismo día que Hye Young se incorpora al hospital, entra a trabajar allí también un pediatra que ha estudiado y vivido en los EEUU y es especialista en neonatología (niños prematuros). Lee Sang Shik, que así se llama el médico, es como la madre Teresa de los médicos, el Vicente Ferrer de la medicina, es un alma cándida, buenísimo, generoso, sensible, empático, decente…y se enamora de Hye Young nada más verla, aunque a primera vista hagan una pareja muy rara, porque ella es sensible y buena pero es extremadamente lógica y los excesos emocionales parecen darle urticaria, mientras que él es todo emoción, muchas veces por encima de la lógica.

Aunque Sang Shik se enamora desde el minuto uno, y se pasa la vida caracoleando para que ella le mire, siendo Hye Young como es, ni siquiera se da cuenta, y como le ve tan amable y tan bueno, no ve nada extraordinario en que él le eche unas sonrisas que se le parte la cara en dos.

Para mi gusto, habría sido suficiente con que nos contaran la historia de amor de estos dos elementos, pero de repente, y de manera totalmente innecesaria, deciden que Jae Suk esté, no sé si enamorado de Hye Young, pero sí que quiera tener una relación de más de amigos con ella, algo que no venía a cuento en absoluto, y ahí creo que la fastidian.

No sólo la fastidian porque de verdad esa competencia entre los dos hombres no venga a cuento (aunque ninguno de los dos compita sino que sean constantemente amables y generosos el uno con el otro) sino porque, Sang Shik está buenísimo, el actor, y es buenísimo, el personaje, pero para mi gusto es un plasta de esos que se empeñan en salvar al mundo, aunque el mundo no quiera, y como le dice en un momento dado Jae Suk, quiere imponer sus códigos morales a diestro y siniestro. Es tan bueno que no parece que esté haciendo eso, o sea, no es abiertamente ni intransigente ni soberbio, pero interviene en todo, se mete en todo, y como desde el minuto uno sabe que Hye Young está embarazada, no se imaginan qué «pesao», teniendo en cuenta que ni la conoce ni tienen nada en común…hasta que lo tienen. Se pone tan pesado, por muy enamorado que esté, que acaba tocándole las narices a Hye Young que, en todo lo demás, es una mejor extraordinariamente templada.

Aunque Jae Suk no tiene en ningún momento ni la más mínima posibilidad y sólo nos meten ahí que de repente quiera ser novio de Hye Young para entretener, a mí el personaje de Jae Suk me gusta más, es más gracioso, más despierto, más abierto, sabe lo que está pensando Hye Young sólo con mirarla, más risueño, no es nada llorón (Sang Shik es un poco llorón), es tolerante, hace siempre lo que es mejor para Hye Young aunque eso signifique qué él pierda, y cuando tiene que ayudar a Sang Shik a entenderse con Hye Young lo hace, y cuando se trata de que Hye Young sepa lo que siente Sang Shik, también lo hace…¡jolín, Jae Suk es más todo y encima es igual de guapo que el otro! Habrán notado que yo habría elegido a Jae Suk. Que conste que entiendo que Hye Young no lo haga, pero yo habría elegido a Jae Suk sin dudarlo.

Como pareja de relleno y alivio cómico nos encontramos a Soong Joong Ki, tan mono como siempre, haciendo de un médico cuya familia quiere que se case a toda costa, pero con una novia que reúna toda esa lista de requisitos que parece que tienen que cumplir las novias en los dramas, que sea rica, educada (para qué querrán que sea educada si luego las quieren para pasar la fregona ¿alguien está viendo «The woman who married three times» y ha notado cómo la tratan a la esposa?) y no nos olvidemos de sana, como una vaca paridora. La chica es una enfermera del hospital, una chica inoceeeeeeente y buenísima. De esas chicas buenas e inocentes que son un poco simples, pero al menos ésta te cae bien y aunque no es que sea muy lista, no es irritantemente tonta.

LO MEJOR

Que la protagonista sea como es y además sea la protagonista…lo que parece un trabalenguas pero no lo es. Lo que quiero decir es que me parece perfecto que la heroína de una historia romántica sea como es ésta.

La relación entre Hye Young y Jae Shuk, aunque no acaben juntos.

Si en algún momento en este drama se habla de algo, es del aborto, y es en lo único en el que nos muestran la posición de los dos lados.

Las fotos de los niños que ponen al final.

LO PEOR

La ausencia de crítica y el hecho de que se vayan, ante cualquier situación, por el camino fácil.

REPARTO

Personal del hospital

Jang Seo Hee como Seo Hye Young
Go Joo Won como Lee Sang Shik
Suh Ji Suk como Wang Jae Suk
Lee Young Eun como Kim Young Mi
Song Joong Ki como Ahn Kyung Woo
Ahn Sun Young como Enfermera Jefe Lee Sook Jung
Yun Woon Kyung como Director del centro
Lee Ki Young como asistente de Jefe
Lee Seung Hyung como Jung Kyung Joo
Ji Yoo como enfermera Cha Young Ah
Kim Ho Chang como Tae Joon

Otros

Jung Ho Bin como Yoon Seo Jin
Yang Hee Kyung como madre de Hye Young
Min Ji Young como Joo Young (hermana de Hye Young)
Choi Joon Yong como hermano de Sang Shik
Cha Hyun Jung como Jung Yoo Sun
Lee Seul Bi como Im Seung Min

Cameos

Hyun Young como Lee Yoon Jin (ep1-2)
Lee Eui Jung como Yeon Im (ep1-2)
Park Jae Hoon como padre de gemelos (ep2, 5)
Han Yeo Woon como Soo Jin (ep3)
Ji Il Joo como novio de Soo Jin (ep3)
Hwang Hyo Eun como Soon Hwa (ep3)
Kim Mi Ryeo como Moon Young (ep3)
Wi Yang Ho como Esposo de Moon Young (ep3)
Kang Ki Hwa como Joon Hee (ep4)
Sung Ji Roo como Joon Suk (ep4-5)
Kim Hye Ji (김 혜지) como Sang Mi (ep5)
Bang Joon Seo como Soo Bin (ep6-7)
Park Bodre como maestro Park Min Jung (ep8, 11)
Hwang In Young como Jung Eun Mi (ep9)
Lee Il Hwa como Lee Jung Joo (ep9)
Kim Jung Nan como Kim Min Sun (ep10-11)
Kim Mi Yeon como ex de Jae Suk (ep11-12)
Jin Ye Sol como Kang Soo Ah (ep12)
Geum Dan Bi como Min Soo You

Comentarios

  1. Maggie Bee dice:

    Creo que voy a tener que volver a verla, porque con esta serie la neófita era yo, y todas las bellezas que vendes de Hye Young yo no las vi por ningún lado. Me resultó más sosa que chupar un clavo y nunca comprendí como pudo interesarle a nadie, ¡y ella tuvo a 3! Siempre creí que ella por triunfar en su campo se amputó las emociones y revistiéndose de dureza…

    Al pediatra de esta serie le agradezco yo, que ahora yo me haya sumergido en este mundo, y que ahora mi próximo objetivo sea comprarme una novela en coreano para lectura. Y si, admito que ante la estalactita que era la ginecóloga, el pediatra resultó un tanto emocional. Es verdad que quien mejor supo comprenderla fue Jae Suk.

    Otra de las razones por las que quiero volver a echarle un ojito, es por ver a cuanta gente reconozco de esos que decían que eran tan famosos, porque en lo único que pude reparar yo hace ¿Ya cuatro años? es que tomaron prestados muchos planteamientos de películas gringas para adornar los natalicios del Hospital Corea. Que cuando volví a ver Prosecutor princess, me sorprendió ver a Lee Jong Suk en el primer capítulo.

    De lo tanto que me gustó leerte esta mañana, voy a ver si le echo un ojito en un rato. 🙂

  2. Hola Maggie,

    La chica es sosa…y no lo es. Esta chica se comporta como un tío, y lo habría puesto si eso no reforzara el estereotipo de que las mujeres tenemos por obligación que ser de otra manera para ser femeninas y ser mujeres.

    Se comporta como un tío porque en las relaciones amorosas no ve lo que no le dicen ni comprende las insinuaciones, que es lo que normalmente dicen los tíos. Como contraste, el pediatra es justo lo contrario, tierno, dulce, sensible, lo que normalmente se identifica con lo femenino.

    Sin embargo, con los pacientes, la chica no es fria, sino que es profesional y es cariñosa sin implicarse hasta el fondo…que es yo creo que es como tiene que ser un médico para poder tomar determinadas decisiones, y no como él, que no acaba metido en un lío gordísimo porque esto es un drama y no la realidad, pero si hubiera sido la realidad ya habríamos visto qué le pasaba por meterse donde no le llaman.

    Creo que, en parte, ella está constantemente absorta porque está viviendo un momento de su vida muy difícil, y aunque la actriz sea un poso sosa, el personaje no deja nunca de ayudar cuando se lo piden, llora cuando sufre, es independiente y fuerte pero nos enseñan que con su madre no deja de ser respetuosa y cariñosa y que se defiende de la invasión materna (cómo me gusta la actriz que hace de madre), como mejor puede, pero siempre con cariño.

    En cierta forma tienes razón en que ella es muy sosa, pero todo lo que cuentan de ella y lo que vemos, cómo es la que siempre toma la iniciativa para corregir una injusticia mientras los otros miran, la compasión que tiene con la amiga pianista, las decisiones que toma para ayudar a los pacientes, lo entregada que es, y no precisamente por conseguir un puestito, la persona de la que estaba enamorada, de la que ella reconoce que es el mejor médico y el mejor hombre, cómo asume sus errores y sus culpas…Como personaje me resulta un poco aburrido, pero como persona no.

  3. …pues yo esta empecé a verla y la deje x el capi 6 ó 7……a ella la encontré totalmente inexpresiva……siempre con «cara de palo»…..de los dos candidatos me gustaba el amigo….el otro lo veía demasiado bueno para mi gusto……..la dejé d ver x la sangre……dioss…diosss…diossss……..no sé como no se ahogaban en los kirofános!!!….espero y deseo k esto no sea cierto xk lo k es increíble es k después de una operación de esas….¡¡kedara alguien vivo!!

    • Maggie Bee dice:

      Es verdad que se pasaron con el zumo de frutos rojos…sin embargo, yo le agradezco que haya hecho por mí, lo que no hizo Hyun Bin y su Kim Samsoon, ni Gong Yoo y su Coffee Prince.

      • …..para k veas tú eso de los «gustos y colores»……a mí esas dos k dices fueron las k me engancharon en este «mundo doramil»…..jajaja

      • Maggie Bee, al menos no me siento tan solo. Coffee Prince, no es para nada de mis favoritas.

      • Pues a mi Coffee Prince me encantó, fue una de las primeras que vi y la escena que me atrapó fué la de ellos en la playa de noche cuando ella se queda dormida y el la (lo) mira y llora cuando la (lo) abraza. La mejor escena de la novela, por lo menos para mi.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.