Punch SBS – 2014

Punch es un registro de los últimos seis meses de vida de Park Jung Hwan. Él es el jefe del equipo de investigación anti-corrupción para la Oficina de Fiscalía Suprema . Para llegar a su posición, ha hecho compromisos para lograr lo que él consideraba un bien mayor, aunque eso significara perder parte de su alma en el proceso. Pero cuando se le diagnosticó un tumor maligno en el cerebro y se le dijo que sólo tiene seis meses de vida, hace que reexamine sus opciones de vida. Él decide buscar la justicia a cualquier precio, incluso si eso significa sacrificar su vida. Este es su último intento de hacer las cosas bien, un “punch” final contra el mundo torcido. Y su principal objetivo está trayendo abajo a su jefe,el Fiscal General Lee Tae Joon, cuyo amable rostro público enmascara sus costumbres sin escrúpulos y la corrupción rampante.

Quien ayuda a Jung Hwan en su búsqueda es su ex esposa, Shin Ha Kyung. Ella es un fiscal idealista para el Distrito de Seúl, y eligió su profesión por tener una carrera de derecho lucrativo. Se divorció de Jung Hwan porque él estaba obsesionado con la ambición y nunca tenía tiempo para ella y su hija pequeña, Ye Rin (Kim Ji Young). Pero eso no significa que ella no quiera todavía cuidar de él, aunque su preocupación está mezclada con resentimiento. (Extraído de la red)

NUESTRO COMENTARIO

Esta historia arranca, se centra y termina en el ámbito del poder judicial coreano. Y cada capítulo te suelta un derechazo que te deja K.O, así que el nombre se lo pusieron muy bien puesto. Muy segura no estoy si usaron a la fiscalía como analogía para enseñarnos de que va un combate de boxeo y sus similitudes y divergencias con las artes marciales; o justo lo contrario. Aquí te encuentras con (boxeadores) fiscales de todas las categorías, desde el peso mosca al peso pesado y todos sueltan mamporros figurados por doquier; esta vez, y que conste, no los vi soltar un guantazo para nada (mentiras, Jung Hwan le soltó uno a Ho Sung y a una tele de plasma otro)

A Jung Hwan nos lo presentan en calzoncillos y roncando, cuando intempestivamente llega Tae Joon a lloriquearle porque según las noticias matinales, Jung Gook Hyun le quitó el puesto de Fiscal General del Estado.

A Jung Hwan, no le tiembla el pulso ni un poquito al fabricarle, al hijo de Gook Hyun que se encuentra estudiando en Estados Unidos, un delito de drogas duras por el la policía le interrumpe mientras duerme para llevárselo preso.

Ergo, Gook Hyun no alcanza ni a ser investido en el cargo y ya le toca renunciar. Con lo cual Tae Joon asume dicho cargo para sí, aunque la Sra Ministra de Justicia Yoon Ji Suk no deja desamparado a Gook Hyun y lo mantiene a su diestra.

De esta manera nos introducen en el drama de los juegos del poder; todo muy descarnado e inmoral. Jung Hwan es un fiscal que “en sus ratos libres” hace de peón de Tae Joon, en este cuadrilátero que armaron sobre un tablero de ajedrez.

A Sin Ha Kyung nos la presentan como bastión de la decencia, alguien capaz de terminar su matrimonio pese a seguir queriendo a su marido por aferrarse a sus principios morales y éticos. Así pues, desde la esquina del cuadrilátero de la Sra Ministra, intenta hacer su trabajo con el arrojo y tesón propio de los inmaculados.

Resulta que lo único inmaculado en este mundo de la fiscalía es, Ha Kyung. Todos los demás se mueven entre sombras más o menos oscuras, y diecinueve capítulos dan para dibujar al detalle a cada uno de los personajes; Punch disecciona a cada uno de sus integrantes y te los muestra tal cual son, sin esconderle sus vergüenzas ni sus virtudes, del maquillaje con el que intentan presentar su cara decente al mundo, ya se encargan ellos mismos.

Ha Kyung es testigo del fallo mecánico del autobús que lleva a su hija a la guardería. Cuándo las noticias empiezan a culpar al conductor por ello; Ha Kyung investiga y descubre que la empresa que fabricó dicho autobús usó partes defectuosas al ensamblarlo porque la empresa se iba a pique y los dueños nadaron y guardaron la ropa.

Dueños que resultan estar muy cerca del flamante Fiscal General del Estado Tae Joon. Su hermano Tae Sop era el dueño de aquella fábrica automotriz; y el máximo responsable de que los autobuses salieran de fábrica defectuosos. Jung Hwan tergiversa todo con otro golpe de efecto y el tribunal absuelve a Tae Sop. Tae Joon hace lo que sea porque a su hermano no le pase nada, y le tapa y le limpia la mierda (o intenta hacerlo) tantas veces como sea posible; lo que pasa es que un mismo caso te puede resultar benévolo o irse contra ti, dependiendo de quién lance el puñetazo, y lo del fallo de los frenos de un autobús escolar deriva en quién se disputa el capital social de un gran conglomerado de empresas, y para lograr hacerse con él y con el poder que ello devenga, esto se vuelve y todos contra todos y se pasan dándose golpes cada vez más bajos los unos a los otros y viceversa. Los fiscales de menos rango ahora juegan en este bando, luego juegan desde el otro; se sacan los trapos sucios en público, se obligan a dimitir, obligan a decretar gente que en ese momento les son afines en puestos de poder, entran y salen de la cárcel como Pedro por su casa. Hoy te clavan un puñal por la espalda, pero mañana te llenan de platitudes y se alían contigo para que tu estrategia sea efectiva y cause el efecto deseado.

Así entre puñetazo va y puñetazo viene te van dando pinceladas de que fue lo que pasó para que Jung Hwan “se pasara al lado oscuro” como la hoy Ministra de Justicia hace siete años lo traicionó de tal manera que lo dejó absolutamente desamparado y como fue Tae Joon quien le echó un cable y así pudo salir a flote, pese a que el daño colateral fuera su matrimonio con Ha Kyung. Tae Joon que jura él tiene derecho a hacer y deshacer a su antojo porque él nació pobre y bastante tesón le costó llegar donde está. Su Némesis es Ji Suk que es Ministra porque nació en alta cuna y ya es la no sé cuanta generación que ha velado por la ley en suelo coreano.

En estas se la pasan todos estos púgiles hasta que a Jung Hwan le diagnostican un glioblastoma en el cerebro, y entonces ahora tiene otro contendiente más con el que enfrentarse, el tiempo. O lo que le queda de él, antes de que le llegue la hora. Para que les cuento, pero pues sí. La enfermedad que aqueja a Jung Hwan obvio que se convierte en la proverbial zanahoria con la que barrer para casa de uno y otro lado.

“¡Mierda, sobrevivió a la operación! Ahora a bailar al son que él toque”

“¡Chaval, que es mentira, al menda viene a buscarlo la parca antes que cante el gallo! Ahora le secuestramos los analgésicos y lo obligamos a que sea él el que baila la sardana”…

Y siguen así, capítulo tras capítulo. Ahora te atizo yo un puñetazo, ahora me lo atizas tú. Ahora te pego con tu cuñada, ahora entonces tú te metes con mi hijo; hasta que derivan todos en un “A Jung Hwan ya lo visitó la Santa Compaña, no le quedan ni dos telediarios, vamos a crear el ‘Jung Hwan Gate’ y echarle a él la culpa de todo; total ningún muerto vuelve de la tumba para defenderse” Y nosotros, televidentes, asistimos impávidos al esperpento; a la promesa seria que es la visita de la parca, a lo amorales que son todos y a la angustia de los que quieren a Jung Hwan que quieren arañarle días a tan luctuosa cita.

El médico que intentó removerle el glioblastoma; ese también barre para casa. Sabiendo que es una operación complicada, dice que tiene confianza en sacarla adelante, con tal que Jung Hwan le haga un catorce y le limpie su ficha policial por mala praxis. Obviamente no puede retirar el glioblastoma, pero entonces lo amenaza a Jung Hwan con suministrarle un analgésico de uso clínico y que está penado por ley sacarlo de los hospitales, siempre y cuando Jung Hwan cumpla con su palabra y el matasanos termine con su hoja de ruta más limpia que la patena. Obviamente, y no iba a ser menos el analgésico también se convierte en moneda de cambio entre todos; porque no hay bajo el cielo de Seúl un fiscal que tenga algo de moralidad en su ser.

Toda esta historia está revestida de tonos grises plomizos, tanto en la personalidad de cada uno de los actores como en los decorados del drama mismo, donde se intenta que el amor no tenga cabida; aunque él valiente, asoma la patita varias veces para arrugarte el corazón; básicamente porque las escenas tiernas corren a cargo de la relación de Jung Hwan y Ha Kyung con su hija; aparte de la declaración de amor tan emotiva y si me apuran bíblica que Jung Hwan tiene al final.

Valga la pena recalcar que 19 capítulos resultan cuando menos, pesados. Pero también es verdad que las actuaciones tan impecables de todos los que se metieron en la piel de cada uno de los personajes que por Punch transitaron, lo hizo más ameno de ver, que la que vi el año pasado “A New Leaf” con Kim Myung Min y Park Min Young, muy parecida en contexto pero a años luz en implicación actoral.

REPARTO

Kim Rae Won como Park Jung Hwan
Kim Ah Joong como Shin Ha Kyung
Jo Jae Hyun como Lee Tae Joon, el fiscal general
Seo Ji Hye como Choi Yeon Jin
Ohn Joo Wan como Lee Ho Sung
Kim Eung Soo como Jung Guk Hyeon
Jang Hyun Sung
Choi Myung Gil como Yoon Ji Sook, Ministro de Justicia
Lee Han Wi como Oh Dong Choon, detective
Park Hyuk Kwon como Jo Kang Jae, el fiscal
Lee Ki Young
Lee Young Eun como Park Hyun Sun
Kim Ji Young como Park Ye Rin (hija de Jung Hwan)
Song Ok Sook
Ryu Seung Soo ( cameo )

Compañia Productora: HB Entertainment
Director: Lee Myung Woo (이명우)
Guionista: Park Kyung Soo

Comentarios

  1. Este drama no esta en mi lista de los que voy a ver porque a mi la serie de ficales y abogados me perecen muy densas y la mayoría de veces no entiendo sus dialogos, la vez que vi una vida transformada eso me pareció malo, para mi el peor drama que he viato hasta ahora, asi que este genero ni es para nada mi fuerte

  2. Johanna dice:

    Gracias Maggie, por el post
    Me alegro te la hayas visto, a mi me pareció genial, yo digo a mí, porque no se el concepto de los demás, por eso te la recomendé, las actuaciones fueron insuperables y esperar cada episodio, para ver a que se enfrentaba el prota era super, porque cuando creías que los tenía a todos por los pelos, estos se aliaban unos a otros para no dejarse morir y esperar la muerte de Jung Hwan,
    Yo la recomiendo a quien quiera vérsela.
    Gracias Maggie otra vez por darle la oportunidad.

    • Maggie Bee dice:

      Johana, seguro que te va a gustar The chaser, fíjate a ver por donde la puedes ver.

      Tienes razón en que esta es muy interesante, aunque me salieron sobrando unos cuantos combates ¿A qué carajos venía tener la declaración jurada del vejete del Ocean capital para ponerse a hacer avioncitos de papel?…menos capítulos y habría resultado más efectiva

  3. Esta es el próximo drama que voy a ver ya que ha tenido buenas criticas. Gracias por comentarlo.

  4. Apaopa10 dice:

    Maggie, gracias por tu comentario. Sé que este drama debe de ser estupendo y me consta que Kim Rae Won hace un papel espectacular para el que tuvo que perder mucho peso. Pero es que me da mucha pereza ver otro drama de los que te muestran lo cruel de la sociedad. Hay que ver que racha llevamos de Series que te dejan un nudo en el estómago y con un regusto amargo en la boca. No digo que no traten temas duros y actuales, pero con lo fácil que sería darte un final un poquito menos amargo a las series y hacerte un poquito mas feliz. Me da la impresión que los guionistas coreanos están en una fase un poco “sombría”. O tratan temas con distorsiones psicológicos o de individuos que no pueden ir contra una sociedad muy violenta. En fín, pido disculpas haberme salido del tema propuesto y por hacer este pensamiento en voz alta.Un saludo

    • Maggie Bee dice:

      No te disculpes, en definitiva, es lo que pensamos muchas veces todas al mismo tiempo. A veces pareciera que ser feliz resulta pecaminoso por allí. Si ya desde bien chiquitos están bajo ese yugo, según el artículo que leí hoy.

  5. Estas historias no son para mí. Me encanta Kim Rae Won, pero elige unos temas que no puedo soportar. Yo es que soy muy superficial y veo los dramas para vivir otras vidas distintas a la mía, pero vidas que a lo mejor me apetecería vivir, y con estos dramas, ni de coña Begoña me gustaría estar allí ni medio segundo.

    Otro que elige unos dramas que me tiran p’atrás, es Lee Dong Gun.

    ¡Pero qué duro me ponen estos petardos seguir siendo su fan!

  6. martajoojinmo dice:

    Coincido totalmente con Apaopa, y me quedo con el personaje taaaaaaaan bonito que me dejo My Director Kim Rae Won en What Star Did You Come From? (2006)
    en estos momentos tan duros de mi vida no estoy para ver nada ”sombrío ,
    no veo ni los que son ”alegres ,…——
    nada más estoy esperando por JooJin Mo Saranghaneun Eundonga….——
    y es que por fin tengo claro que los doramas no son lo mio
    solo me gustan cuando sale miamorsaranhaeJoo JinMo contigosiempremiReyChonaaaKesoo
    Gracias por los comentarios

  7. Maggie B. Culpa TUYA empecé a verlo, y realmente ESTÁ ESTUPENDO… Pero no creo que vaya hasta el final, sino las cataratas del Iguazú no van a ser NADA al lado de mis lágrimas… NO lo soportaré…, je, je, je. Mejor sigo con “Secret Forest” y busco otra historia “viejita” TOTALMENTE superficial…

Tu comentario