“Rondo” – TBS (2006)

Takenouchi Yutaka

RESUMEN

Las grandes estrellas de Japón y Corea protagonizan este drama. Yutaka Takenouchi interpreta a Sho Nishijima, un detective japonés cuyo padre fue asesinado en Corea cuando él todavía era un niño. Con la esperanza de descubrir la verdad detrás de la muerte de su padre, Sho trabaja de encubierto en una enorme organización secreta. Choi Ji Woo interpreta a Choi Yuna, una mujer coreana que viaja Japón en búsqueda de su desaparecido padre. Abre un restaurante coreano con su hermana, pero al poco tiempo se enfrentará a la inclemencia del destino. La pareja se conoce en una esquina de Tokio y se enamoran. Pero lo que les espera… Un “rondo” del destino, amor, e historia está por comenzar.

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 11

NUESTRO COMENTARIO

ESTE COMENTARIO CONTIENE SPOILERS.

Hace poco vi en “My drama list” una de esas “stalker guide” en la que alguien hace un repaso de la trayectoria de un actor o actriz. En este caso se trataba de un actor que no conocía Takenouchi Yutaka, que me pareció guapísimo, así que me puse a investigar.

Lamentablemente, los dramas que encontré que se pueden descargar protagonizados por él estaban sin subtitular, por no decir todos, hasta que encontré dos en versión online, “Rondo” y Mou Ichido Kimi Ni, Propose. Le eché un vistazo al primer capítulo de Rondo, que dura lo que una película y tiene una estética muy cinematográfica, y me puse a ello.

Después de haber visto el drama entero en dos sentadas, me reafirmo en que Takenouchi Yutaka es guapísimo (aunque la foto que he puesto arriba no le haga justicia), con una voz “al estilo de Oguri Shun” muy grave y de esas que dan escalofríos. Me he convertido en fan acérrima de este tío aunque acabe siendo una fan frustrada por la imposibilidad de ver nada de lo que ha hecho en el pasado, y como sigan así, de lo que hará. Viviré mi amor en silencio, como el anuncio de las hemorroides.

La estética del drama también se confirma y se mantiene, con una fotografía muy oscura y sombría y un montaje interesante.

“Rondo” es una historia policiaca con componentes de romance. Empieza con un atentado terrorista en el que mueren dos policías, uno de ellos el padre de nuestro protagonista, Kanayama Takumi. Años después, Takumi, es un policía infiltrado en la banda, que creo recordar que se llama Sukaa o algo así, y así la llamaremos para entendernos, donde es el chófer de la hija del jefe supremo. En la banda le conocen como Nishijima Sho, pero le seguiremos llamando por su nombre real para no liarla parda. Sólo dos policías saben quién es él y qué hace, porque en la policía hay terroristas infiltrados.

En el presente, Takumi y su contacto, el Sargento Ishiro, están investigando una trama de falsificación de billetes. En éstas estamos cuando llegan a Tokio dos chicas coreanas, Choi Yoon A y su hermana que está debidamente enferma para acentuar el patetismo, para encontrar a su padre que desapareció por culpa de Sukaa. Choi Ji Woo hace el papel de siempre y es tan mala actriz como siempre pero, como el drama es de hace 10 años, que haga mohínes no choca tanto porque era más joven de lo que choca ahora viendo a una mujer en la cuarentena poniendo caritas. Aún así, esta actriz solo tiene tres posiciones del interruptor, la posición de llorar, que borda, la posición de los mohínes y la posición de poner cara de soy tonta y no me entero de nada.

Por alguna razón ignota que no se llega a explicar y que a lo largo de la trama vemos que no tiene sentido, Yoon Ah toca intenta conseguir un trabajo tocando el violín, trabajo que le dura minuto y medio para luego intentar ganarse la vida poniendo un restaurante coreano en un local que al principio dicen que es de una tía, aunque después de verlo entero sé que esas dos chicas no podían tener ninguna tía, así que a saber de quién era el local.

Cuando ponen el restaurante, los gángsters de Sukaa, en este caso un coreano que la reconoce y que es el actor Shin Hyun Joon, ese que tiene una nariz ganchuda y hacía de hermano de Joo Won en Gaksital, le destrozan el local una y otra vez, aunque tampoco llego a saber por qué aunque me lo imagino.

Las dos hermanas conocen a Takumi por casualidad un día que a él se le escapa su perro, un boston terrier monísimo al que le dan una lata espantosa en este drama y no le dejan poner los pies en el suelo ni un minuto. Las hermanas creen al principio que es que no tiene dueño y, cuando le encuentran, al dueño me refiero, Yoon Ah se pone pesada porque a su hermanita le gusta mucho el perrito, hasta que el pobre Takumi decide compartir con ellas al animalito, como los padres que comparten la custodia de sus niños.

Desde el principio, a Yoon Ah le gusta Takumi más que a un tonto una tiza, cosa en la que la comprendo, aunque el entendimiento entre ellos es dificultoso porque ella no habla japonés y él no habla coreano, así que se comunican por el método del “yo Tarzán tú Jane” y con miradas y sonrisas.

Aunque el drama es japonés, por alguna razón de la enemistad histórica entre los dos países (cosa que luego tiene también reflejo en el argumento), tanto Yoon Ah como el gángster han decidido que no quieren hablar japonés y los dos hablan en coreano sin importarles demasiado que cuando hablen no les entienda ni el tendero de la esquina. En el caso del gángster me lo explico más, porque se rodea de quien le da la gana, pero en el caso de la chica es incomprensible que vaya de chula, cuando no tiene donde caerse muerta y está más sola que las ratas en un país extranjero. Al final decide aprender japonés solo porque le gusta Takumi. En esto la comprendo solo a medias porque debería haber aprendido japonés solo porque sí aunque Takumi esté estupendo.

Y aquí tenemos a nuestro Takumi investigando y haciéndole ojitos a Yoon Ah, y a Yoon Ah guisa que te guisa y poniéndole ojitos a Takumi, hasta que en el capítulo 5 cazan a los falsificadores y voy yo y me quedo perpleja pensando que qué es lo que va a pasar a continuación…

Pues lo que pasa a continuación es que, por un lado, la trama se complica muchísimo con unos golpes de efectos decididamente absurdos y la protagonista se convierte en una estúpida superlativa, una de las tías más tontas que visto, una tonta elefantiásica, una tonta más grande que las pirámides de Egipto, más grande que Júpiter, ¡qué digo Júpiter! Yoon Ah es una tonta de dimensiones galáctico-cósmicas, más grande que la vía Láctea y el resto del cosmos. Ya se hacen una idea.

De un momento para otro, nos enteramos de que Yoon Ah, la violinista-cocinera en realidad es una hacker de primera y que el papá al que busca es el segundo de a bordo de Sukaa. Todos menos Yoon Ah sabemos que el padre es malo, pero ella cree que no, que es un bendito al que los de Sukaa tienen prisionero. Para liberar al padre y volver a la vida idílica pre-Sukaa y vivir las dos hermanas y el padre felices en su Arcadia parecida a la montaña del abuelito de Heidi, Yoon Ah acepta hackear a la policía japonesa, matar al pobre Takumi (luego no le mata, pero no porque no le traicione ni lo intente) y acepta hacer para Sukaa un programa para paralizar el sistema financiero japonés, aunque luego ella dice que no sabe para qué quieren los de Sukaa el programa. Debe ser que no sabe lo que significa la preposición “para” unida a “paralizar” y piensa que Sukaa es una hermanita de la caridad y lo quiere para algún fin benéfico como darle a los pobres el dinero de los ricos. Para Yoon Ah, rescatar al papaíto justifica la ruina de los más de 100 millones de japoneses que debe haber. Y que no se nos olvide que, después de hacer todo esto, Yoon Ah cree que puede irse a su casa con hermanita y papaíto sin que los metan a todos en la cárcel. Claro que al final, la que tenía razón es ella, porque a pesar de todo ni se les ocurre que deben enchironarla.

Aunque Yoon Ah es una programadora de fama mundial, la engañan como a un chino haciéndole ver que Takumi le ha enviado un mail a la hermana que él no ha enviado. En el mail, el supuesto Takumi le cuenta a la hermanita enferma que, tanto la hermana como su padre, son unos terroristas de Sukaa, lo que es verdad como la vida misma. Como Takumi le había prometido que no le iba a contar nada a la hermana, incluso después de que ella ha intentando matarle y su papá ha matado a los dos policías que sabían quién era él y le ha inculpado, con lo que Takumi tiene que vivir escondido, ella decide que le odia y que él no es de fiar y que la ofensa de que las blancas orejitas de la hermanita hayan oído semejante información hace que Takumi merezca la muerte. Hago constar que ella es tonta de baba pero sufre mucho porque ama a Takumi desesperadamente aunque esté dispuesta a liquidarlo porque, pásmense, ese es el destino de ella y de él.

Aunque Yoon Ah es una programadora de fama mundial, repito, hace el programa y ejecuta todas las decisiones cochinas que le ordenan ejecutar sin prever una puerta de atrás por la que, al menos ella, pueda parar la hecatombe o revertir la situación. Aunque Yoon Ah es una programadora de fama mundial, no se le ocurre ninguna idea para estorbar a los malos. Para rematar la faena, cuando en el último momento intenta escapar con el programa de marras, se tropieza y se le cae, y eso le cuesta la vida a varios de los buenos.

Para terminar de redondear este despropósito, en esta segunda parte Yoon Ah y el gángster coreano, que resulta que es un policía que no se sabe por qué ni desde cuándo está enamorado de ella, siguen a velocidad de crucero hablando coreano. Mientras que en la primera parte sabemos que Takumi y Yoon Ah no se entienden cuando hablan, aquí ya no sabemos si se entienden o no, porque a veces parece que sí, a veces parece que no y las más de las veces no se sabe porque no se siguen la conversación el uno al otro. Esto de que en las coproducciones los actores no hagan ni el más mínimo esfuerzo de aprenderse los diálogos en otro idioma es realmente chocante y sorprendente. Deben creer que los espectadores pensamos que, o bien todos llevamos un chip en el cerebro que hace que nos entendamos por obra y gracia de la tecnología, o a lo mejor piensan que, después de todo, las lenguas asiáticas son como el esperanto y son de comprensión universal. Habíamos visto esto antes en los dramas chinos. En “Love me if you dare” el protagonista hablaba en chino con los agentes del FBI que le hablaban en inglés, aunque espero que no pensaran que es que el chino y el inglés vienen de la misma familia lingüística y que los hablantes de uno y otro idioma se pueden entender a medias, como nosotros con los italianos cuando unos hablamos itañol y otros itagnolo.

Y aquí estamos en una carrera contra reloj para impedir que el programa se cargue a Japón cuando nos encontramos otra vuelta del guión que, a ésta sí que no le encuentro ninguna razón por mucho que me esfuerzo, salvo que sea para transmitir un mensaje universal de paz y amor entre los pueblos del mundo. El primer despropósito es que Takumi nos suelta que él, que se llama Kanayama Takumi, en realidad es coreano porque sus padres eran coreanos residentes en Japón, y que lo que pasa es que se nacionalizó japonés para poder ser policía. ¿Alguien sabe si para nacionalizarse de otro país uno tiene que cambiarse el nombre? Hasta ahora yo pensaba que no y, para qué les miento, sigo pensando que no es así y que uno puede ser español con nombre chino o americano con nombre italiano porque uno es quien es independientemente de la nacionalidad que tenga. Por si nos faltaba lío, luego descubrimos que Yoon Ah y su hermana ¡no son coreanas, sino japonesas! porque lo que pasa es que el papá no es el papá, sino que es un padre adoptivo que, para más inri, fue el que mató a los verdaderos padres japoneses de las dos niñas. ¿Alguien entiende qué sentido tiene todo esto y qué más da de dónde sean unos y otros?

El final es de traca, incluso más de traca que el del otro día de Border con el padre deteniendo la destrucción del mundo por una conversación vergonzantemente lacrimógena con las dos hijitas secuestradas, manipuladas y maltratadas pero que le aman porque no amar a un padre, aunque no sea un padre, es un pecado muy gorrrrdo. Menos mal que, a los efectos de lo que a mí me importa, acaba bien.

REPARTO

Takenouchi Yutaka es Nishijima Sho / Kanayama Takumi
Choi Ji Woo es Choi Yoon A
Kimura Yoshino es Ichinose Akira (29)
Ishibashi Ryo es Isaki Yoshihiko
Sato Ryuta es Hide
Hayami Mokomichi es Kazama Ryugo (24)
Ichikawa Yui es Kazama Kotomi (22)
Hashizume Isao es Song Gyu Hwan (52)
Sugiura Naoki es Kazama Ryuichiro (67)
Shiomi Sansei es Matsudaira Teppei
Fubuki Jun es Kanayama Keiko
Okamoto Rei es Matsudaira Fujiko
Shin Hyun Joon es Kim Young Jae
Lee Jung Hyun es Choi Yoon Hee
Morishita Chisato es Shiratori Kumi
Wentz Eiji es Toda Masato
Becky es Moyuka
Tomiura Satoshi (cameo) ep 3
Hirata Mitsuru es Kobayashi Hajime (ep3)
Fukikoshi Mitsuru es Kanayama Masayoshi (ep1)
Takezai Terunosuke es Natsume Masashi
Nakamaru Shinsho es Enokida
Tachikawa Eri
Masana Bokuz

Comentarios

  1. “¿Alguien sabe si para nacionalizarse de otro país uno tiene que cambiarse el nombre?”

    Pa muestra un botón. Cuando me nacionalicé española me llamaron Margarita porque Margaretha no está admitido en España. 🙂 Soy Maggie, que creo que va a salir anónimo 🙂

    • Coincido Maggie… Acá en argentina si Gong Yoo quisiera nacionalizarse, le pondrían los empleados de Registro “Gumercindo”!!!!!!! Ja, ja, ja.

  2. Cuando he leído tu tercer párrafo, Marta, me he ido enseguida a googlear imágenes de Takenouchi Yutaka. Y uyyyyyyyy por dios qué tíooooo. Además… ¡tiene 45 años!!!… Ahora, cuando he continuado y he visto que ella es quien, me ha entrado la risa floja… Es que no puedo…

    • Hija, en todos los países hay actores malísimos que tienen éxito porque al público les gustan. Choi Ji Woo debe ser el talón de Aquiles coreano, porque mira que lo hace mal la desgraciada.

  3. Si hay algún otro drama subtitulado de este señor!! Yo lo descubrí en Ruri no Shima que es un drama humano y familiar sobre una niña, y aunque el drama estaba muy bien, era una lastima q no tuviera romance, un desperdicio!! jaja Aunque a mi él no me parece excesivamente lindo, aun pienso que es de esos que tienen algo que los hace irresistibles!! y que a pesar de no ser drama de romance hace que todavía lo recuerde!!! A parte de Ruri no Shima, en AT también tienen subtitulos de otro drama suyo, Nagareboshi. Y de Ice world, otro de misterio, donde se le puede ver bastante jovencito!! De este último parece que Korea planea hacer un remake. Así que a mi me entró curiosidad por este drama, pero aquí el problema son las raws! 🙁 También hubo un fansub que hizo Beach Boys pero esta caído. :'( Gracias por el resumen!! pero por lo que cuentas no creo que me vaya a gustar.

    • El caso es que, cuando actúa, es realmente guapísimo, pero en las fotos no. Debe ser eso que dices que tiene algo que no es solo belleza. Entre esas cosas está esa voz tan sexy…

      • Yo vi fotos y me EN-CAN-TÓ!!!!! Ahora, a la peli NO la verá ni que me la regales…, ja, ja, ja.
        Che MartaH…, como no tengo ganas de ver otros capis de “Dr. Romántico”, y para “pesitas” tengo que esperar la semana que viene, me puse a ver “The good wife”…, y me ATRAPÓ… Hoy ya veo el 4to episodio…

  4. JOOO, me apetece mucho ver este drama, pero es que no puedo con Choi Ji Woo. Transmite los mismos sentimiento que un pescado frito. He visto varios papeles de ella, pero siempre me parece fría y distante. Intentaré darle una oportunidad por este actor que no conocía, pero si está tan estupendo…..hummm.

Tu comentario