Startling By Each Step /Bu Bu Jing Xi / Hunan TV 2011

 

Scarlet Heart

Sinopsis

Zhang Xiao, una joven de 25 años, se mete en una pelea en la que llaga a tener un accidente automovilístico el cual le causa volver  a la dinastía Qing. Allí, ella se encuentra en el cuerpo de  Maertai Ruo-Xi quien es la hermana de la esposa del 8vo Príncipe, Maertai Ruo-Lan. En la dinastía Qing, ella se da cuenta que la vida es difícil ya que el amor es controlado por una persona y no se decide libremente. Ella se ve envuelta en la batalla de los Príncipes por el trono. Ruo-Xi tiene medio año antes de tener que entrar al Palacio para la selección de doncellas. ¿Cómo sobrevivirá a la dinastía Qing?

BBJXcorrelation

NUESTRO COMENTARIO

“Sorpresas a cada paso” o “Bubu Xingjing” nos cuenta la historia de amor de Zhang Xiao, que sufre un accidente en la China actual, y hace un viaje astral al pasado, unos 320 años atrás a los albores de la Dinastía Qing, cuando Xuanye era emperador. Zhang Xiao despierta en el cuerpo de Maerti Ruoxi, una damita de las estepas que desde muy temprano fue llevada a la Ciudad Prohibida, y que se hallaba en coma tras sufrir un “percance”.

Xuanye fue un emperador de lo más fértil, tanto a sí que a su prole se les llamaba numéricamente. Del 1º al 14, todos posibles herederos del imperio. Y todos casados con varias esposas. Tenían Fujin y Ce’fujin, que viene siendo 1ª y 2ª esposa, y, creo que tenían derecho a hacerse con otra, aunque el vaivén entre esas dos que mencioné antes y las concubinas me tienen confundida.

Ruoxi es la hermanita de Roulan, la Ce’fujin de Octavo el Virtuoso. El viaje de Xiao al siglo 17/18 empieza en la casa solariega del Bei’le (Príncipe de tercer rango –complicadísimo esto de los Rangos Reales en la Dinastía Qing) Las primeras intrigas palaciegas las vive en esa casa.

Ruolan en las estepas mongolas fue feliz en brazos de un aguerrido caballero, que entre batalla y batalla la convirtió en excelente amazona. En una de las excursiones Regias a las estepas, hubo un acuerdo nupcial entre su padre, un General Manchu y el Emperador.

Bei’le volvió a la Ciudad Prohibida con una Ruolan melancólica y apesadumbrada, llorando enlutada por su amado manchú; incapaz de sentir nada por su recién estrenado marido y volcada en la fe, como si de una novicia estuvieramos hablando. Buda fue su refugio y su solaz. Nos dan a entender que al principio, muy al principio, ella lo odió, creyendo firmemente que Octavo había matado a su amado; Octavo a su vez nunca comprendió porqué amándola como la amó, jamás logró más que indiferencia de su parte. La máxima de Octavo fue ser siempre amoroso, generoso y como no, virtuoso con su harén –de la misma manera que iba a ser una vez fuera emperador. Porque él quería serlo. Y no la tenía fácil, siendo hijo de una concubina sin alcurnia y rango, tenía mucho más en contra que a favor.

Durante sus años en casa de Octavo, Ruoxi tuvo sus más y sus menos con Gorolo Ming Hui, la Fujin de su cuñado y la hermanita de esta, Ming Yu. Ya que su hermana no tenía ni las más mínimas ganas de enzarzarse en rencillas amorodiosas. ¡Vamos! A ella que la dejaran con su Buda y sus versos tranquila, que salvo a su hermana y a su dama de compañía, al resto de la casa: “No hay peor desprecio que no hacer aprecio”

En estos años Octavo se enamora de su cuñada entonces le propone casamiento. Cuñada que (curiosamente no parece afectada en lo más mínimo con este viaje al pasado, aceptó como quien oye llover el hecho de despertarse en las incomodidades de un siglo tan ajeno a este 21; y está muy mimetizada con su nueva realidad) le da calabazas al principio. La personalidad de Ruoxi no sé si al despertar del coma resultó más indómita y espontánea, o si ya lo era de antes o simplemente se antepuso la personalidad de Xiao, lo que sí es cierto es que todos los hijos del regente con los que tuvo apego la llamaban “la hermana temeraria”.

Con Décimo se llevó como uña y mugre, cosa que les acarreó más de un disgusto a ambos pués él terminó casado con Ming Yu, una de las dos Gorolo que le hacían la vida a cuadritos dada la fría indiferencia con que las trataba Ruolan.

Con Noveno, la pobre no pudo. Se le estomagó. Y eso que –siendo frívola, de los hijos de Xuanye, Noveno estaba de muy buen ver. ¡Oigan pues! Esa suerte de tonsura inversa rematada en trenza que tanto estaba en boga por aquel entonces, no todo varón puede llevarla y salir bien parado del asunto. Noveno podía (según mis cánones) Después Octavo, Segundo, el Trece y el Catorce también…los demás…¡Ejem! Que una buena cabellera hace mucho por muchos.

Trece y Catorce siempre fueron sus cómplices de correría y borrachera (Sí. Las mujeres también bebían hasta caer redondas entonces, no es cosa de ahora la cultura de Baco, modo asiático) Catorce siempre estuvo enamorado de ella, y supo respetar el hecho de que ella no le correspondiera, así que siempre fue su amigo más cercano.

Y después estaba Cuarto; que se llevó al gato al agua en todos los frentes, y que hoy todavía no me deja indiferente. Ni a Ruoxi tampoco, aunque a ella, por causas bien distintas a las mías. Gracias al cielo, no interactuó con ningún otro vástago Real, si no, esto sería el cuento de nunca acabar.

Como Ruoxi se niega a contraer nupcias con alguno de los posibles, llega un momento en que la reclutan para servir al Emperador, abandona la casa de Octavo e ingresa en palacio, encargada de preparar té y tentempiés dulces que servir durante los Concejos de Estado. Cosa que pone a los hermanos muy frenéticos, pues si el padre se encapricha de Ruoxi, y esta termina siendo su concubina, no hay nadie que pueda hacer nada.

Por un ratito dejan sus rencillas personales de ver quién le hace zancadilla a quién en esta absurda carrera para hacerse con el trono; y buscan la complicidad de sus respectivas madres para evitar que esa posibilidad nefasta jamás se haga realidad.

Xuanye se encariña con ella, sí. Pero no de manera libidinosa, es como si se tratase de una hija muy jovencita o una nieta. A ella él le permite más que a cualquier otra, y la lleva consigo cuando sale de viaje a controlar su imperio…y sus hijos vuelven a respirar, y a sus rencillas.

A Segundo ya lo había apartado como heredero en una ocasión, restituyéndolo cuando creyó que éste había enderezado su vida casquivana y licenciosa. Octavo le resultaba muy incómodo, en cuanto a que el hombre valía más que los demás, cosa que Xuanye, engreído como ninguno, no soportaba a nadie mejor que él, para que no le hiciera sombra; y se agarraba al hecho de que su mamá no era de sangre Real para caparle cualquier posibilidad de ascenso al trono. Cosa que tenía muy difícil el viejo Xuanye, pues Octavo tenía en la corte un buen puñado de cortesanos leales a su causa. Xuanye entonces se los lleva a los dos en uno de sus viajes, prohibiendo por edicto, que este par tengan comunicación de ninguna índole con nadie en la corte. Corte que se queda a cargo de Cuarto y los demás.

Demás que no pierden el tiempo y empiezan a minar el poder de Octavo, desterrando a los confines del Imperio a cuanto cortesano leal a Octavo se encuentran. Catorce se arriesga a la ira Real, llega hasta el campamento a informarle a Octavo de lo que le están haciendo mientras está aquí en retiro forzoso. Los espías a Segundo le informan de esto (si eras espía en la época no te faltaba trabajo ¡se espiaban todos a todos y hasta cuando iban a la letrina!) Ni corto ni perezoso Segundo agarra la oportunidad al vuelo de quitarse dos molestos obstáculos, matando dos pájaros con la misma flecha (que todavía no tenían rifles).

La oportunidad le salió rana, Octavo se enteró de todo el pastel, a Segundo le tocó volver a poner cara de póker, Xuanye siguió ajeno a todo y Ruoxi en los idílicos parajes de la estepa, porfin y enamoriscada aceptó ser mujer de Octavo. Un cuarto de hora. Eso duró el romance entre este par. A sabiendas de lo que a Octavo le deparaba el futuro –Ruoxi quiso hacerlo desistir de aspirar al trono. Octavo muy convencido contestó que le podía dar lo que quisiera, menos eso. Él tenía que reivindicar que él también era meritorio de ser emperador. Terminó arrepintiéndose de no haberse volcado más en su relación con su Fujin al darse cuenta que fue la única que lo quiso, aceptó y apoyó toda la vida.

Y como todo, la vida siguió. Rouxi haciendo tés y pastelitos exóticos, los hermanos aliándose entre unos, haciéndose zancadillas entre otros. Catorce destacó enormemente ante los ojos de su papá al salir victorioso de cuanta gesta bélica se le ponía por delante; y Xuanye con el pecho henchido de amor quiso entregarle en matrimonio a su “ojito derecho” Ruoxi. A cajas destempladas que se quedó el vetusto caballero cuando Ruoxi prefirió la muerte a casarse con Catorce. No la mataron, pero la mandaron a la lavandería. A ver si unos años dejándose las manos en barreños de agua sucia le bajaban las ínfulas. Hasta que el antojo de sus pastelitos la volvió a acercar a Xuanye.

Una zancadilla trapera puso en un brete a Octavo, y Trece se terminó llevando toda esa culpa él solito. Diez años de confinamiento aislado, que tuvo que aguantar. Gracias a Ruoxi, por lo menos tuvo una amigovia con la cual pasar el tiempo y procrear una criaturita. Durante este tiempo a Cuarto se le hizo el milagrito, empezando porque Ruoxi se encariñó con él, siguiendo porque tuvo la suerte de ser el único presente cuando al ocaso de sus días, vino la parca a llevarse a Xuanye: (Como no se le ocurrió dejar nada escrito, el nombre del sucesor estaba en el aire, y ¿quién le refutaba a Cuatro si lo había nombrado a él antes del último estertor? Ni su madre misma, que murió sin perdonarlo porque a ella Xuanye le había dicho específicamente que su sucesor era Catorce) Y ya la guinda la puso que su Fujin estuviera tan encantadísima con Ruoxi –tanto que las veces que Ruoxi se enfadó con Cuatro, fue la Fujin la que medió para que hicieran las paces. Y motivos para dejar de hablarle y hasta mandarlo a freír espárragos a la conchinchina, hubieron y a cada cual más asqueroso. Claro que entonces el riesgo era que en vez de espárragos a Cuatro le diera por freír a alguien cercano o afin a Ruoxi. Que el Emperador nuevo tenía un glosario de torturas y muertes de lo más maquiavélico y depravado. Supongo que el viejo también, pero de ese no nos mostraron nada.

Un día una sobrinita de Cuatro llegó a contarle muy contrariada que su eunuco no la dejaba ir a ver el espectáculo vespertino; su tío había mandado “cocer al vapor” a alguien, y el resto de sirvientes y eunucos tenían que asistir al esperpento, como escarmiento. Al enterarse, horrorizada Ruoxi llega a verle la mirada perdida e inerte entre vapores, a su amiga del alma, Yutan, con la que había departido toda su vida dentro de la Ciudad Prohibida y que Cuatro no dudó en quitarse de en medio al descubrirla espía de Noveno dentro del palacio. Noveno, se desquitó haciéndole saber a Ruoxi que todas las salvajadas cometidas por Cuatro eran por su causa. El acoso a Octavo y su familia, los suicidios obligados de eunucos…Ruoxi se empezó a asfixiar y entonces Catorce entró en escena para llevársela lejos de la toxicidad Cuatrera. Él había guardado el edicto que el viejo emperador donde le otorgaba a Ruoxi en matrimonio y lo hizo valer ante la corte. Cuatro no tuvo más remedio que aceptarlo y dejarla marchar con Catorce, dónde ella vivió sus últimos días ya más sosegada. Cuando quiso hacer las paces con Cuatro, antes de irse de este mundo; la soberbia y altanería del emperador le jugaron la peor broma, por muy merecida que la tuviera. Jamás la volvió a ver con vida. Cuatro se quedó íngrimo en su trono.

Esta historia es muy amena, pero tiene el bemol que es China. Con esto quiero reiterar, como en otras ocasiones, que no sé si será cuestión de mal raccord o de guiones sin corregir, pero hay cosas raras y son bastantes. Las referencias de tiempo no están bien explicadas, y sacan de quicio.

Pasan 30 años y todos siguen igual que el primer día. A mí que me digan el elixir de juventud que se untaron todos.

Los efectos especiales son del año de la pera; tanto así que me acordé de cuando veía “Aquaman” a mediados de los 70.

Otro de los bemoles aquí presentes es que como no se puede ver en streaming porque no hay enlaces servibles, no es fácil al descargarla que los subtítulos encajen en los videos porque hay versiones de 35 capítulos y otras de 40 y quien no tenga ni idea de mandarín (mi caso) las pasa canutas intentando que los subtítulos encajen. PERO es de agradecer que esta por lo menos tenga subtítulos, que con su secuela “Bubu Xinjing 2” se cansaron de hacerlos en el capítulo 14.

Entiendo que este drama fue un super éxito y por eso le hicieron secuela, aunque la segunda parte no haya sido del agrado de todos. Los que si parecen haber agradecido los dramas, fueron los actores principales, Nicky Wu y Cecilia Liu. Estaba yo leyendo un periódico inglés, “Daily mail” y de sopetón me encontré con la noticia de que esta pareja se había enamorado de veras, y que encima la vida misma de los dos parecía telenovela. Resulta que Nicky es divorciado. Para poderse casar con Cecilia tuvo que volverse a casar con su ex para inmediatamente divorciarse y así poder agarrar el vuelo a Bali donde se casó con Cecilia. Más novelero, imposible.

http://www.dailymail.co.uk/femail/article-3507215/Nicky-Wu-forced-remarry-divorce-Chinese-actress-Ma-Yashu-wedding-Chinese-actress-Liu-Shishi-lavish-Bali-ceremony.html

Cast

  • Liu Cecilia as Maertai Ruo Xi / Zhang Xiao

    Cuadro de relacioneHombres de Aisin Gioro

Esposas de Aisin Gioro

Sirvientes
Nobleza
Oficiales
Others

Comentarios

  1. Esta la ojeé en Viki (a mi estilo, jeje) y la descarté al ver el último capítulo, del cual no me enteré de nada, me hacía un lío horrible con los números. Me volví a interesar cuando dijeron que iban a hacer una versión coreana…
    Los peinados de esa dinastía…

  2. Hola,
    Ojalá pronto comentes el drama Romance de la Suerte o Lucky Romance, con Hwang Jung Eum, y hables del vestuario que me ha parecido espantosisimo! Lo que no suele pasar mucho en los dramas coreanos. Un prota con la actuación mas plana del mundo. Bueno, será que a mi esta actriz desde la voz que tiene como un sonido raro, nomás no me convence.
    Me gustan mucho tus reseñas. Saludos .

    • Maggie Bee dice:

      Lucky Romance todavía no la empecé. La estoy descargando y la pienso ver, pero ya cuando esté entera, para poder escribir sobre ello 🙂

Tu comentario