“Surgeons” – Beijing TV, Zhejiang TV (2017)

Surgeons Jin Dong Bai Bai He

RESUMEN

¿Es posible buscar respuestas a una muerte que ocurrió hace casi 30 años?

Zhuang Su (Jin Dong) es un exitoso cirujano cardiotorácico que ha estado practicando en los Estados Unidos. Él vuelve a trabajar en un hospital general en China para encontrar las respuestas a un caso de negligencia que sucedió hace 29 años que dio lugar a la muerte de un paciente. La madre de Zhuang Su, la enfermera involucrada en el caso, se vio obligada a dimitir. Luego vio a su hija de 4 años secuestrada y murió en un accidente automovilístico.

Su compañera Lu Chen Xi (Bai Bai He) pasa a ser la hija del paciente que murió en el caso de negligencia. Después de que ella se pone de pie frente el director del hospital, Yang Fan (Liu Yi Jun), es degradada a la sala de emergencias.

¿Puede Chen Xi ayudar a Zhuang Su a descubrir la verdad de lo que sucedió hace casi 30 años que cambió tanto la suerte de sus familias para siempre?

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 44

NUESTRO COMENTARIO

MartaH dice:

“Surgeons” no estaba en mi radar hasta que Maggie, con un olfato mucho mejor que el mío, me dijo que le estaba siguiendo la pista a Jin Dong. Me habló de “Ode to Joy”, a la que yo había llegado siguiendo a Wang Kai (el de When a Snail Falls in Love“) que me resultó tan insoportable que no la terminé, y de “Candle in the tomb”, que vi antes que éste por el simple motivo de que ya lo acababan de emitir, y que me gustó regular, tirando a poco.

Con la única recomendación de que salía Jin Dong, que me resulta no sé si tan guapo como le parece a Maggie, pero sí bastante guapo, empecé a ver “Surgeons” y me la he sorbido en dos sentadas, que habrían sido solo una si no fuera por lo que han tardado en colgar los subtítulos.

“Surgeons”, a la que podemos colocar en el “bando” de las series chinas bien producidas, es el mejor drama chino que he visto hasta ahora, incluso mejor que “Love mi if you dare”, que es un drama que me gustó mucho pero del que opino que los personajes tenían poca chicha y que el final fue un desastre.

“Surgeons” no tiene una trama especialmente complicada: un médico famoso vuelve a China intentando esclarecer un suceso que ocurrió hace 20 años en el que culparon a su madre de un error médico que él está seguro que no cometió y, consecuencia del cual, un paciente murió. En China se encuentra con algunos de los actores de ese suceso y con una médico joven que es la hija del paciente fallecido. Tampoco ocurre que tenga una acción trepidante en la no paren de pasar cosas, más bien lo contrario. Sin embargo, tiene algunos elementos que creo que consiguen evitar que éste sea “un drama médico más”.

Para empezar, y aunque yo no soy médico, creo que es el único drama en el que se muestra con relativa fidelidad que los médicos no son dioses y que la medicina no es una actividad mágica que consiste únicamente en salvar vidas de manera milagrosa. Aunque sí se habla de la ética de la profesión, aquí repiten por activa y por pasiva que la medicina es una ciencia que, como otras, avanza a trompicones, que los médicos solo pueden, y solo tienen la obligación de hacer lo que puedan, pero eso de “sálvele doctor”, esa frase que ya he dicho incontables veces que me revienta, aquí no surte ningún efecto ni se dice. Nos muestran que, como ocurre en la realidad, a veces los médicos no pueden hacer nada y sólo pueden observar impotentes que los pacientes se les mueren, no por grandes catástrofes y accidentes peliculeros, sino por infecciones resistentes a los antibióticos, por ejemplo, o por otras razones que el estado de la medicina aún no sabe cómo resolver.

Otro elemento de la “normalidad” con la que enfrentan la profesión médica, es que aquí tampoco los pacientes son esos seres repugnantes a los que los médicos deben salvar porque los médicos aplican a rajatabla mandamiento de “amarás al prójimo como a ti mismo, amén”. Aquí los pacientes son seres humanos también, unos mejores que otros pero todos ellos dentro de la normalidad y la variedad de gente que uno se encuentra en la vida.

He dejado lo mejor para lo último, la construcción de los personajes y cómo son los personajes en sí. En una trama en la que, como he dicho más arriba, no pasan muchas cosas y durante muchos capítulos solo vemos cómo viven unos y otros, los personajes están bien construidos y explicados y, lo mejor de lo mejor, es que han conseguido eso que siempre decimos que es tan difícil, que la relación romántica sea de verdad romántica con una pareja en la que ella es tan fuerte como él, tan lista como él, no tiene ninguna relación de subordinación con él, una pareja en una relación de igualdad, en suma.

Lu Chen Xi, el personaje femenino, es espontánea, directa, abierta y un poco burra, aunque sabe perfectamente que es burra y le echa cierta gracia para que se lo perdonen. Zhuang Shu es inteligente, fuerte, sensato y admira sinceramente a Chen Xi como profesional, sin una sombra de paternalismo.

Chen Xi y Zhuang Shu son una pareja graciosa porque ella es extrovertida y él es reconcentrado y con algún que otro trauma que superar, por lo que, aunque él no sea ni débil ni indeciso, es ella la que toma la iniciativa la mayoría de las veces, sin que él considere que es un horror que sea ella la que empuje la relación hacia delante. Otra cosa que me gusta es que Chen Xi pregunta todo lo que quiere preguntar y, en su relación con Zhuang Shu, no hay ni sombra de gazmoñería, ni desvalimiento fingido, ni adopta un tono de falso infantilismo ni una sola vez. Desde el primer momento, los dos son equiparables y equivalentes, lo que no quiere decir que no se admiren mutuamente.

Al principio, Zhuang Shu considera que Chen Xi es muy lista pero más simple que el mecanismo de un chupete por el hecho de que, moralmente, para Chen Xi solo existen buenos y malos, blanco y negro, algo que Zhuang Shu, psicológicamente más sofisticado, piensa que es una actitud infantil ante la vida. Sin embargo, según avanza el argumento, al tiempo que Chen Xi aprende y evoluciona en su visión de la vida sin dejar de ser vehemente y tajante, Zhuang Shu también aprende a admirar las fuertes convicciones y, sobre todo, la valentía moral de Chen Xi.

En esta historia no hay ni un solo personaje malo de nacimiento ni malo total. Los personajes malos no son malos en sí, sino que son personas que, en algún momento de su vida, han adoptado una decisión errónea por sus propias razones, razones que, en la mayor parte podemos entender aunque no compartamos. En muchas ocasiones, estos personajes “malos” se comportan con honestidad, con honor y con decencia, y en otras ocasiones no…como nos pasa a la mayoría. No estoy intentando decir que esas cosas malas que hacen tengan que obviarse, porque eso sería como decir que hay que perdonar a los nazis porque querían a sus hijos o les gustaba la música. Estoy diciendo que, en este drama no existe un “Mal” con mayúsculas. Aunque ese Mal exista, no es el que han decidido reflejar aquí.

A Jin Dong ya le conocía, pero no había visto nunca a Bai Kai He, que me ha encantado como Lu Chen Xi. También me gustan otros actores, como el amigo de Chen Xi, Shaocong y otras tramas secundarias, algo que también es una novedad porque las tramas secundarias de los dramas chinos me suelen parecer una peste bubónica. A destacar que el reparto está lleno de caras conocidas a las que solemos ver una y otra vez en varios papeles, un médico que trabajó con Jin Dong en “Candle in the tomb”, otro médico que trabajó con Jin Dong en “Nirvana in Fire” y en “The Disguiser”

Esta coincidencia de actores se da mucho en los dramas chinos, y quizá tengan un sistema parecido al de Televisa en el que los actores actúan de forma exclusiva para una cadena. Se da la circunstancia de que el director es el mismo director de “Nirvana in Fire” y creo que el guionista es el mismo de “When a Snail Falls in Love” porque introducen tres “bromas para iniciados” y en una ocasión uno de los personajes está viendo en la televisión una escena de Nirvana y en otra escena vemos en la televisión a Wang Kai en Snail. En la última escena aparece Hu Ge, el “hermano” de Jin Dong en “The Disguiser” haciendo de estudiante de Shanghai, lugar donde transcurría la trama de esa novela, y acaba diciéndole a Zhuang Shu-Jin Dong si le puede llamar “hermano”.

Maggie Bee dice

Andaba yo intentando hincarle el diente a una china llamada “Medical examiner Dr. Qin” –que no parecía demasiado larga, pero si se eternizaba porque los traductores andaban con la parsimonia y la pachorra a la orden del día. Para serles franca tanto humano descuartizado y frito en aceite revenido me estaba dando ardor de estómago, tal cual como si me lo estuviesen sirviendo entre rollos de primavera y dim-sums variados…con lo cual bien rápido se me fue el ojo a otra serie china que acababa de empezar “Surgeons, stories behind OR” y pasando de ver el siguiente capítulo de los forenses recontruyentes de crímenes de lesa humanidad, me fui por ella. La primera sopresa y la que más me ancló a la resolución de verla, fue darme de bruces con Jin Dong –a quien no veía desde The disguiser y que me parece mucho más interesante que Wang Kai o Hu Ge, sin desmerecer a este último par.

Después, claro, estaba la trama de la serie, que ahí de buenas a primeras pintaba para bien interesante. Porque se basaba en aquella máxima de que la venganza es un plato que se sirve bien frío. Y Zhuang Shu tenía una deuda de honor que cobrarse fría y despiadadamente años después de que a su madre la hubieran agarrado de cabeza de turco de la manera más canalla y despiadada. Pues yo, que crecí con la voz amorosa de mi papá leyéndome el Conde Montecristo, Los tres mosqueteros y lo mucho que me gustaba aquello, la historia de Zhuang Shu se me hizo, me iba a gustar igual.

Y no me desmereció. Sí, no les voy a negar que hay cosas con las que yo no comulgo para nada y todas tienen que ver con la idiosincrasia confusiana intrinsica por la que los hijos heredan y encima asumen sin rechistar los errores de sus antepasados –para qué negarles que les daría tres sopapos bien dados a cada uno, el uno por pensar que no puede tener nada con la mujer que ama porque pese a que él sabe que no es verdad, la lápida de la culpabilidad la sigue llevando su mamá pese a que lleva ya unos cuantos años muerta, y quienes la agarraron de chivo expiatorio gozan de las mieses del éxito ya en sus años dorados como respetables y molt honorables cirujanos de rancio abolengo.

Y la otra pendeja, que es más voluble que una veleta de campanario, pasa de estar enamorada a no quererlo nada por ser el hijo de la mujer que supuéstamente le cegó la vida a su progenitor, a volver a quererlo hasta el tuétano cuando ya se entera de que fue lo que en verdad sucedió. Yo a esta actriz no la había visto antes, tampoco es que me parezca la gran cosa como actriz, me parece mucho que solventa todos sus estados de ánimo gritando y haciendo alharaca desmesuradamente y a mi me parece que las cosas se pueden hacer un tanto más elegantes.

No me parece la gran producción, porque pues no saben gestionar el elemento sorpresa, te lo dan todo como que muy masticado, y antes de que sucedan las cosas, ya sabes por dónde va a ir el agua al molino –así que ese para mi fue un grandísimo fallo; pero creo yo que es una cosa de chinos, para ser sincera; varias veces leyendo las novelas de las series que he visto, me pone de los nervios que la traductora se vea en la obligación de explicarte lo que quiere decir la frase que acaba de traducir, y que tú, que tienes comprensión lectora, entendiste a la primera.

En fin, a mi me gustó mucho –principalmente porque tuve mucho Jin Dong, pero la historia también se dejó ver de manera amena y entretenida, no tiene demasiadas escenas sanguinolentas así que tampoco te encuentras teniendo que desviar la mirada. Lo que te muestran es el grado de grosería al cual son capaces de llegar los chinos en sociedad, que no es que te cuente quien haya estado haciendo tours con ellos por diversos sitios del mundo, ni que en el noticiero te cuenten de la pobre invidente madrileña a la que el dueño agarró a mamporro limpio porque osó entrar en su establecimiento con su labrador guía –sino que en el mismo drama hay empellones, bofetadones collejas gritos y matoneo da igual el estrato social del que salgan. En fin, curioso experimento para ver cómo son culturalmente hablando. 🙂

REPARTO

Jin Dong como Zhuang Shu
Bai Bai He como Lu Chen Xi
Lan Lyric como Yang Yu
Li Jean como Chen Shaocong

Otros

Juan Zi como Zhao Jing
Liu Yi Jun como Yang Fan
Yang Xin Ming
Hu Ge

Comentarios

  1. Marta H dice:

    Maggie, ella no le deja de querer cuando se entera de lo de la madre, sino que se enfada como una mona porque han sido novios varios meses sin que él le diga ni mu, no sólo sobre la madre, sino sobre ninguna cosa importante para él. Ese sí que me parece un motivo como para estar negra.

    • Maggie Bee dice:

      Ya lo sé. Pero a mi me pareció muy chillona. Si ella en lo que jamás estuvo de acuerdo es en como él trataba al Dr. Fu

  2. Maggie Bee dice:
  3. Hola!
    yo la acabo de ver. Sinceramente, creo que tengo un problema de choque cultural que por lo que sea no pasa tanto con las koreanas, porque con las chinas me quedo con un “sí, pero no” toooooda la historia. Por ejemplo, el tema de los matrimonios sin venir a cuenta, la intensidad de algunas escenas con los padres y generaciones pasadas en lugar de cortar por lo sano…
    Este drama me ha gustado, pero al protagonista lo veo tan introspectivo y a ella al principio tan alocada que no entiendo la atracción de él, prácticamente instantanea. Un cirujano, dueño de si mismo, con casi 40 años y a saber que experiencias amorosas a su espalda, se enamora en un abrir y cerrar de ojos! No me lo han vendido. Lo que sí que me ha gustado (y vosotras ya lo comentáis) es la libertad y la paridad en la relación, que falta en la mayoría de los dramas que vemos.
    La historia que también me ha dijado fría es la de la enfermera con el médico, ¿cuándo pasa????? O la del exnovio frustado, que parece que sí y luego nada! O la de la médico/pintora con el hijo del jefe…

  4. Al principio a él no le gusta que sea tan alocada, pero luego creo que admira lo buen médico que es y sobre todo, que pone una pasión tremenda en todo, una pasión que él no es capaz de sentir porque es una persona muy lógica. Yo creo que lo mismo que la gente bocazas, como ella, admira a la gente que es capaz de contenerse, la gente demasiado contenida llega a envidiar a esa gente tan libre. Los dos son una buena influencia para el otro. Y creo que primero son amigos y luego se enamoran. Probablemente a él es que le hacía falta una mujer que tomara la iniciativa, porque él nunca iba a iniciar nada, pero ¿a quién le amarga un dulce?

    Tienes razón en lo de la historia del amigo y la enfermera, que es vista y no vista, pero a mí lo que me gusta de él es la relación que tiene con su amiga, y además me resulta bastante gracioso en ocasiones, que eso sí que es una novedad para mí, porque el sentido del humor chino me deja fría.

    En general, para tratarse de un drama de 44 capítulos, me parece que pierden el tiempo en tonterías y luego se dejan cosas sin desarrollar, pero como las novelas chinas me suelen parecer tan malas, ver una protagonista femenina a la que comprendo de alguna manera, ha hecho que el drama me gustara bastante.

    • Maggie Bee dice:

      A mí me pareció que él se empezó a interesar en ella cuando ya se había hecho con las riendas de los tejemanejes del hospital y se dio cuenta que el Dr. Yang le había vendido la moto según su parecer. Y como él si que no era títere de nadie, ahí que se puso las botas como el gato, y empezó a enderezar el torcido.
      Yo a ella, lamento decirlo, no logré bajarla de verdulera de medio pelo. Ser choni no es igual a trabajar en igualdad de condiciones

      • Para mi la mente del prota es incomprensible, el actor me ha gustado pero es que al pobre le debieron de decir que no se riera ni en un minuto… demasiado serio, demasiado sos (por lo menos para mi).

        Por cierto, ha acabado whisper, ¿alguna se ha animado a verla?

  5. Chicas, vuelve Kim Nam Gil, con una de viajes en el tiempo. El tema me gusta, pero como este hombre es un spoiler en si mismo… miedo me da 😉

    • Ay, Zau, yo no conocía a este hombre y ayer vi la peli “Lovers Vanished”. Aún tengo el amargor en la boca pero él me encantó… Intenté ver también “Portrait of a Beauty” que recomendó el otro día Maggie al hilo Saimdang, pero solo la encontré en Dramanices y la calidad es horrenda (además, se paraba todo el rato), así que me he quedado con muchas ganas… ¿Por qué dices que es un spoiler en sí mismo? ¿Porque sus historias siempre acaban mal? Me da que sí…

    • jajajaja Zau, también me da miedo. Y eso que no soy de las que le huye a las tragedias. Pero es que lo de él es un caso aparte.

  6. Exactamente loKa, yo no he visto nada que le acabe bien. Tiene una película con Son Ye Jin, me parece, que no he visto… quizá sea la excepción.

  7. Maggie Bee dice:

    Snifff! Mi Kim Woo Bin está malito!!!

    • Ay, sí, lo acabo de leer… Se me ha puesto el cuerpo del revés. A ver si lo han pillado a tiempo.

    • Sí, pobre… Que se recupere bien.

    • Nanette dice:

      Sí, lo vi el otro día, estaba viviendo lo mismo que su última novela. No le quería decir a nadie, ni a sus padres para terminar el film que estaba haciendo.
      Ojalá que se mejore pronto y salga de eso.
      Escuchar la pa gran C siempre es un horror aunque sea algo que pueda curarse y tratarse.

  8. Nanette dice:

    Y terminó Tunnel…. espero el post :p

Tu comentario