«The Perfect Match» – SETTV (2017)

The Perfect Match

RESUMEN

Ting En es un célebre chef cuyo restaurante es un destino para los amantes de la comida de todo el mundo. Cuando Ting En se tropieza con comentarios en Internet de personas que no pueden darse el lujo de comer en su restaurante de alto precio, su mente vuela. Los internautas afirman que las creaciones culinarias hechas por Fen Qing en el mercado nocturno son tan satisfactorias como la comida de Ting En. Determinado a desacreditar tales afirmaciones absurdas, Ting En va al mercado nocturno para encontrar Fen Qing y mostrarle lo que realmente es el talento culinario. ¿De quien sera la cocina que reinará?

Resumen extraído de Wiki Drama

Nº de episodios: 22 + 1 Especial

NUESTRO COMENTARIO

Según dicen en la televisión, coincidiendo con el principio de año, nos llenamos de buenos propósitos sobre dejar de fumar o ir al gimnasio. No sé si eso es verdad o es una de esas historietas de relleno que se inventan en los medios, porque jamás me he propuesto cambiar nada, ni de mí misma ni de mis hábitos, por el hecho de que caiga una hoja del calendario. Ni siquiera me lo he propuesto a la vuelta de las vacaciones del verano, que marcan para mí el inicio del año mucho más que el 31 de diciembre.

Este año, como no podía ser menos, tampoco me he propuesto cambiar nada, pero sí he descubierto una verdad sobre mí misma, aunque creo que ha sido más por el hecho de estar viendo dos dramas a la vez, los dos malos, que por haber pasado del mes de diciembre al mes de enero.

Resulta que, no por casualidades de la vida sino por decisión propia, a primeros de este mes me encontré viendo de forma simultánea dos dramas: el drama coreano «Fluttering Warning» también conocida como «Love Alert», protagonizada por Yoon Eun Hye y Chun Jung Myung, y el drama taiwanes, «The Perfect Match», objeto de este comentario.

Mientras los veía en modo cremallera, alternando capítulo de uno y otro, llegué a una profundísima conclusión: cuando se trata de ver dramas malos (los buenos son otras cosa) que me fríen las neuronas, prefiero ver dramas malos tontos de la muerte que dramas malos insulsos. No es que albergara ninguna ilusión sobre mí porque, como he dicho anteriormente, hace tiempo que acepté mis limitaciones y sé a ciencia cierta que hay historias de auténtica vergüenza ajena que a mí me han gustado, unas veces sabiendo la razón y otras no, pero esa deficiencia estaba así como escondida en la parte trasera de mi cerebro, y ahora ha salido totalmente a la luz.

De «Fluttering Warning», lo único que puedo decir es que es una historia sin gracia, una historia más bien sin historia y que, Yoon Eun Hye, que es una actriz que normalmente me gusta, está fatal en este drama, además de feísima. No sé si me parece que está feísima porque está fatal o si el hecho de que esté fatal hace que me fijase en que a los estilistas de este drama, que le han teñido las cejas de un color claro que hacen que parezca que no tiene y que le pintan los labios con unos colores mate horripilantes habría que despedirlos. Ni la sonrisa de de Chun Jung Myung y el hecho de que sea un héroe bastante agradable hicieron que dejara de aburrirme como un hongo hasta que, en el capítulo 8, abandoné y decidí no seguir.

The Perfect Match es otra cosa. Creo que el único drama taiwanés que no me ha parecido tontísimo es «Mars» que es el primero que vi. El resto me han parecido como dirigidos a una población ingenua o idiotizada, en distintos grados de ingenuidad o idiocia, desde el medio alto al superlativo.

Es bien sabido que, en los dramas coreanos e incluso en las telenovelas latinas, hay producciones con tonos distintos dependiendo de que se emitan en horario de mañana, de tarde o de noche y que según avanza el día, el público objetivo pasa de ser amas de casa, pasando por producciones juveniles, hasta terminar en producciones dirigidas a un público más amplio y hechas, normalmente con más medios.

Me falta datos para saber si es que los dramas que yo veo son así de simples, narrativamente hablando, porque los emiten en horarios en los que, como la gente no presta mucha atención a lo que ve, no se esmeran mucho en que los guiones sean creíbles y los personajes parezcan seres humanos, pero el resultado es que hay veces en que dudo que las vicisitudes de los guiones estén escritas en serio.

Dicho esto, debo confesar que The Perfect Match me ha gustado, no encantado pero sí entretenido, y que entre esa población ingenua o idiotizada, más en el lado de la idiocia que en la ingenuidad, me encuentro yo.

Es difícil hacer un comentario sobre los dramas tontos, más allá de decir las razones confesables o no por las que te ha gustado. Como en este caso no estoy segura de cuáles son estas razones me limitaré a contarles de qué va, siendo conscientes de que, según lo cuente, como voy a hacer hincapié en los defectos, se preguntarán que cómo me ha gustado semejante cosa. Sea la que sea esa razón, recuerden que, diga lo que diga a continuación, no obsta para que yo me haya divertido viendo esto.

The Perfect Match es otra de las enésimas historias con protagonistas cocineros, porque en la época actual hay una sobreexplotación agotadora sobre el tema de las complejidades culinarias.

A mí no me gusta nada cocinar y el tema me interesa de cero para abajo, pero en general no me molestaría que los protagonistas guisen, ya que es una profesión como cualquier otra para que la tengan los protagonistas de un drama romántico, pero sí me molesta esa exaltación de la complejidad culinaria como si ser chef o cocinero fuera tan difícil, no sé, como ser neurocirujano, o físico cuántico. En este drama, el tema «cocinil» ocupa un lugar central en la trama para defender insistir en la cantidad de gente a la que los protagonistas hace feliz, porque como todo el mundo sabe, disfrutar comiéndote un plato de fideos tiene un efecto extremadamente duradero en tu nivel medio de felicidad con tu vida. Y cuando no te hacen feliz los fideos, te hacen feliz las batidoras y robots de cocina que nos enseñan en una publicidad encubierta nada encubierta.

La protagonista, Wei Fen Qing, guisa en un puesto en un mercado nocturno, y por unas circunstancias tan tontas como todo lo demás, hace una apuesta con un chef famosísimo, llamado Huo Ting En. No recuerdo qué debía pasar si ella ganaba, pero si perdía, que por supuesto es lo que pasa, su castigo era trabajar 7 días en el restaurante de súper lujo de él. Por supuesto pierde, y el drama nos cuenta las idas y venidas de los dos, Wei Fen Qing y Huo Ting En, durante esos siete días en los que se conocen, y lo que pasa después.

Wei Fei Qing es lo que los asiáticos llaman una Candy, un remedo de un cómic japonés del que creo haber capítulos sueltos en mi juventud pero del que sé bastante poco. Por lo que dicen en las críticas de los dramas asiáticos, una chica Candy es una típica cenicienta, feliz en su pobreza, siempre animosa y dispuesta a tirar para adelante sin deprimirse ni desanimarse. Wei Fen Qing es así, simpática pero emocionalmente zoqueta que no se entera de lo que pasa a su alrededor.

En el mercado nocturno es la líder de un grupo de gente que también cocinan allí, con los que ha forjado una relación cuasi familiar. En las idas y venidas de este grupo, ella siempre es la heroína que salva a todo el mundo de los entuertos. Wei Fen Qing lo sabe todo, lo arregla todo y habla como si en vez de ser una chica de 27 años a veces tuviera a un buda en la tripa.

El personaje de Huo Ting En es otra cosa, como suele pasar en muchos dramas románticos donde los personajes masculinos están más trabajados que los femeninos para aumentar la producción de babas de las espectadoras. Ting En es simpático, listo y normal. Dice cosas inteligentes y con significado, excepto cuando se pone a disertar sobre la misión de los cocineros en el destino del universo. No estorba tampoco que Chris Wu sea el actor chino más natural que he visto hasta ahora. A lo mejor no es natural desde el punto de vista chino, pero sí para unos ojos occidentales como los míos. Para mi gusto es natural en los gestos y hasta en el habla, lo que cuando la gente habla chino es bien difícil de apreciar porque el idioma tiene una música absolutamente extraña a mis oídos.

En los 7 días en los que Fen Qing trabaja en el restaurante de Ting En, que se llama La Mure, porque él es un chef que ha estudiado en Francia, no saben las cosas que pasan, como si los días en vez de 24 horas tuvieran 72. Estos problemas de tiempo no me molestarían, si no fuera porque en esos 7 días pretenden hacernos creer que Fen Qing ha aprendido tantísimo del negocio de la restauración como para poner ella misma un restaurante. Lo que a él le ha llevado años aprender, resulta que ella lo aprende en 7 días. Ting En, tío, has tirado el dinero y malgastado el tiempo.

Huo Ting En se enamora de Wei Fen Qing y hasta se lo dice, a lo que ella no contesta ni dice nada porque en el caso de Wei Fen Qing la mayoría de las veces no sabe lo que siente porque no lo dice. En algún lugar de este guión hay un desequilibrio entre la edad real de Fen Qing (27 ó 28 años) y la forma preadolescente en que se comporta, como si el hecho de que un hombre la ame le sonara tan extraño como un lenguaje extraterrestre.

Pasan más cosas, como el hecho de que Ting En y Fen Qing fingen ser novios y acaban durmiendo en la misma habitación, de una manera que no sé si creerme que las familias chinas son así de modernas, aunque de todo habrá en la viña del Señor.

Todo va viento en popa y hasta Fen Qing le dice a Ting En que le quiere…bueno, se lo dice más o menos, porque ella nunca es clara en lo que siente, y de repente surge un problema de esos irreconciliables por temas económicos y familiares. En el problema económico, la Juana de Arco china, la Genoveva de Brabante taiwanesa, por supuesto Fen Qing, acaba siendo la Consejera Delegada de la empresa de la familia de de Ting En, situación ridícula a más no poder en la que pretender hacernos creer que una chica sin estudios de ningún tipo y sin experiencia empresarial puede pasar de cocinar en un puesto en el mercado a dirigir un conglomerado millonario.

Además del tema económico, hay un problema familiar un poco gordo, razón por la que Ting En decide echarse a un lado y dejar Fen Qing. La escena en la que la deja es una escena de lo más realista y las razones que expone para dejarla, desde mi punto de vista, son reales como la vida misma. Sin embargo, pasado un tiempo, supuestamente eso que dijo era mentira, era verdad pero mentira, y en el problema familiar, que también es real, la madre de ella decide contar una mentira para que los dos tórtolos puedan seguir juntos. O sea, aquí paz y después gloria, miento luego existo.

REPARTO

Ivy Shao como Wei Fen Qing
Chris Wu como Huo Ting En
Wu Ben como Meng Shao Wei
Wang Shuan como Meng Ru Xi
Nylon Chen como Huo Tian Zhi
Liu Lawrence como Peng Xiao Bin
Mei Stanley como Chen Jin Wang
Hsieh Li Chin como Yu Jie
Lin Rim como Brian
Hu Pei Lian como Qiu Shu Feng
Shen Hai Rong como Wen Xiu Zhi
Lin Kiki como Nai Nai
Chen Suan como Zhen Zhen
Zhung Well como Wei Cheng Yang
Li Sophia como Yang Yu Qing
Kao Waiting como Pai Gu Shu
Mi Kelly como Xiao Hai Wei
Huang Jenny como Huo Ting Li
Lou Jackson como Meng Xing Da
Wang Dao Nan como Wei Shi Li
Yang Weber como Gu Le Jun (ep.7)
Tsai Mini como Wu Ping Fan (ep.7)

Comentarios

  1. ¿Alguien está viendo Kingdom? Se que es de temática zombi, pero tiene ese toque coreano tan particular, que le hace única, además solo son 6 capítulos.

    • Lo estoy viendo. Nunca me había interesado en los zombies hasta que los coreanos los tocaron.

    • Terminada Kingdom y me ha encantado. La verdad no todo son zombis, hay partes en que tienen su protagonismo, pero luego se entra en pausa y los personajes toman el control, les da tiempo a pensar, racionalizar lo que está pasando, a ir formándose relaciones entre ellos y sobretodo a ir descubriendo secretos y misterios. Muy, muy recomendable y los capítulos son cortos. Estoy deseando ver la segunda temporada.

    • María Luisa dice:

      Terminé de ver Kingdom y deseando la segunda temporada, la historia atrapa desde el principioy deja con ganas de más.

  2. Gracias por la reseña Marta. Aunque no haya visto un drama ni me interesa hacerlo me da gusto leer tus reseñas.

    • ¡Hola Isabela, cuánto tiempo! ¿Tú qué estás viendo ahora? Yo estoy viendo Encounter.

      La de los zombies me temo que no la veré. No me gusta el tema y me disgusta pasar miedo.

      • ¡Hola Marta! Es que las leo, pero no puedo comentar. El año pasado vi muy pocos dramas. Se me hizo muy difícil encontrar dramas interesantes. Ahora estoy con SKY Castle (ya sólo le queda un capítulo) y The Crowned Clown. Me encantan ambos. Hace mucho no decía eso de un drama, mucho menos de dos. Kingdom también me está gustando, aunque solo he podido ver dos capítulos. Espero terminarlo durante la semana.

  3. Esta la vi hace mucho y no me entusiasmo, el conflicto no me pareció tal, el «culpable» es el padrastro del protagonista, un poco traído por los pelos… Y ya lo del bocata que «dice» «aún te amo»… soy romántica, me gusta comer… pero no hilo tan fino… 😉
    Ella me resulta un poco sosa y parada, pero él me gustó.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.