“The Pursuit of Happiness” – TTV, GTV (2013-2014)

The Pursuit of Happiness - Taiwan

RESUMEN

Justo cuando todo parecía ir bien para Ji Lei una serie de eventos desafortunados pasa. Su promoción fue robada por un alquiler fuera, su novio la engañó, y ella consiguió un compañero no deseado. Cuando descubre que su nuevo compañero de cuarto había hecho todo e incluso viajo a Japón para ganar el amor de una chica, ella se une a él en una “Operación sobre la busqueda de la felicidad”

Resumen extraído de Wiki drama

Nº de episodios: 13

NUESTRO COMENTARIO

Maggie opina:

Ji An Lei, qué rápido me sacaste de quicio. Mira que en un principio quise y fue mi intención apoyarte. Las cartas te vinieron mal dadas y eso, quieras que no, te ganan simpatía y afectos. Pena me dio ver como vez tras vez tú seguías erre que erre con el mismo cuento, como un disco rayado de esos que siguen haciendo un ruido ramplón en una cantina de mala muerte a altas horas de la madrugada; y que te hayas negado a ver la escalera de color que la vida te dio la siguiente vez que repartió cartas. No puede ser que te dediques sistemáticamente a despreciar las cosas buenas que te da la vida por seguir como un perrito aferrado a un hueso que ya ni es hueso, ni es ná. Un papel nada amable para una actriz, Sonia Sui, que no sé si no habrá salido de las pasarelas, porque:

1.- Piernas más largas que un día sin pan, tiene.
2.- Es enjuta y tonificada, también.
3.- No tiene muchas tablas en la actuación, ¡Qué lástima! Pero sí.

Para la próxima, que no la hagan tener escenas de borrachera, qué la niña nunca debió ver una borracha. ¡Ji An Lei te cargaste una historia que podía haber dado mucho más de sí! Ya que tenía a Tony Yang que es un portento al cual se le podía haber sacado mucho más partido. Vale. No voy a ser maniquea y no voy a culpar a Ji An Lei del desaguisado. El o la escritor/a contribuyó en gran parte en llevar esta historia por los caminos de la histeria: Ji An Lei es una mujer antipática, lo que no es culpa de Sonia Sui; su única culpa es no saber actuar. Hay cosas que te muestran sin ton ni son y que no pegan mucho con la historia; te meten en unos berenjenales de mucho cuidado y sin avisarte. Eso es culpa del que plasmó la historia en papel. Y después de los de edición que tampoco parece que ser esmeren mucho.

Hey Lun y He Ting Wei son recalcitrantes enamorados pastelosos, tampoco es que nos expliquen muy bien porqué. Pero sí son los que instigan a que empiece una búsqueda fervorosa de la felicidad, cuando esta tampoco es que estuviera tan lejos. Ambos son artífices de que al puzzle de la vida de Ji An Lei le hayan dado piezas que no encajan, y que ésta llore y de vueltas como pollo sin cabeza a partes iguales durante los trece capítulos que dura este drama. Tampoco es que ninguno haya hecho lo que hizo de mala fe; pero hay cosas y cosas, y Ji An Lei debía haber tomado distancia de situaciones que le hacían daño; más aún cuando las oportunidades estaban ahí. Hey Lun es la prueba viviente de lo que es el nepotismo en el mundo de la empresa y Ting Wei es el “viva la vida” que supone y exige que “su gente” esté ahí para él y en cualquier situación sin tener en cuenta el bienestar o malestar de “su gente”.

Hay una película española del año catapum “Don erre que erre” que trata de un viejito que saca de quicio a “tó quisqui” porque no suelta un tema en cuanto lo agarra. Con este drama que nos ocupa, me daban las mismas ganas de que alguien soltara un sopapo bien dado y le pusiera los rodamientos de la sesera a funcionar como se debe a una pendejita que se quedó encallada cuando le abrieron los ojos a una realidad que no se le parecía ni una miajita a los mundos de Yupi que ella tenía ya estructurados. Está en todo su derecho de sentirse ninguneada. No es para menos. Pero el otro ya peló el cobre. Díga las cosas claras ¡y a otra cosa mariposa, que la vida son dos días!

Hwang Yi Kang es un bendito que aguanta como todo un caballero desplantes y desaires varios y con paciencia y decencia gestiona y pone orden en esa vorágine de grosería y egoismo. Aparte que el chaval está como quiere, tiene unos labios de embrujo; a mi me parece que fue el que salió ganando dado el nivel de egocentrismo que revestía a los otros personajes, no solo por lo guapo que es Tony, sino por la amabilidad y nobleza de su Yi Kang. Es un personaje construido de pequeños gestos que son un mundo que demuestran con hechos lo que a él le importa la otra persona.
buscaré en que otra cosa se deja ver el señorito…

MartaH dice:

En muchos dramas hay personajes masculinos que nos gustan, pero aunque nos hagan relamernos pocos merecen el título “Yo Quiero Uno Así”, o sea, nos gustarían para un ratito y ya, o ni siquiera para un ratito y sólo nos gustan en tanto en cuanto la historia nos agrada pero en la vida real pensaríamos que son insoportables.

Personaje estupendo pero hombre insoportable era Sebastián Vallejo, el de “Café con aroma de mujer“, por ejemplo, y creo que tampoco querría como novio a Coraje en “Padre Coraje“. Tampoco imagino que pudiera aguantar una gran dosis del Emiliano-Francisco de “La hija del Mariachi“, telenovela que me chifló del principio al fin.

Los personajes masculinos merecedores de este importante premio que me acabo de sacar de la manga son aquellos que parecen normales, aunque no lo sean, en el sentido de que no hay tantos así como para que eso se considere la generalidad o normalidad.

El primero que recuerdo que reunía todas las cualidades del “Yo quiero uno” fue Víctor Mallarino en “Dora la Celadora“. Recientemente, he vuelto a pensar con insistencia lo de “quiero uno, quiero uno” con Feng Teng, el protagonista de “Boss & Me“, y ahora repito con el protagonista de este drama, Huang Yi Kang.

Huang Yi Kang, interpretado por Tony Yang, es guapo, es bueno, es comprensivo, tolerante, sabe escuchar, es galante y protector sin ser dominante…y tiene una paciencia de santo. Él, que es uno de esos hombres perfectos que toda mujer querría llevarse a casa es lo mejor de este drama. Él, y una escena bastante calentita para lo que nos tienen acostumbrados los dramas asiáticos.

En la parte negativa tenemos que este drama no trata de nada, que el guión es inexistente y que el conflicto que separa a los dos protagonistas es…ninguno, salvo la melonez de la protagonista.

Todos los que vemos dramas asiáticos sabemos que existe algo que suelen llamar el “síndrome del segundo protagonista” cuando en la historia el segundo es casi más atractivo que el protagonista, de forma que no sabes con quién quieres que se quede la chica. Esto me ha pasado varias veces. Lo que no me había pasado nunca es que deseara que el protagonista masculino se fuera con otra. Como siempre hay una primera vez, en este drama he logrado la cuadratura del círculo y me caen mal el personaje y hasta la actriz principal, así que desearía que el chico se quedara con otra chica que pasaba por allí, mucho más simpática y generosa. Como se da la circunstancia adicional de que el novio de esta segunda chica también es un petardo, como personaje y como actor, pues todo arreglado. Aquí voy yo y hago de Cupido en la post producción.

En dos de los dramas taiwaneses que he visto, “In time with you” y éste, las mujeres son fuertes, autosuficientes y decididas, con una profesión que les gusta y en la que son buenas. Lo que no entiendo es por qué en estas dos historias las dos mujeres son tan antipáticas, más la protagonista de ésta que de aquella. Ji An Lei es muy, pero muy antipática y no pierde ocasión de ser desagradable gratis. Con lo de “gratis” me refiero a que es antipática en toda ocasión y situación, con necesidad y sin ella. En particular es antipática, mandona y desagradable con el pobre Huang Yi Kang, que es un bendito y está más bueno que el pan. Parece que ella se cree que tiene algún derecho a recibir todo tipo de favores y atenciones, razón por la que jamás da las gracias. Al hacerlas tan “modernas” se han pasado de frenada y lo que han conseguido es que sean arrogantes y orgullosas.

Y no solo es que es muy antipática, es que es muy obstinada, rayando en lo enfermizo y hasta un puntito ridículo. Ji An Lei tenía un novio con el que lo intentó 3 veces y las 3 veces rompieron. Años después del último rompimiento, el novio vuelve enamorado de otra, la buena chica de la que hablaba antes, y Ji An Lei decide emprender una batalla para recuperar el amor de un tío que no la quiere. Sus amigas, en vez de hacerle entrar en razón, le animan a que boicotee el noviazgo con la otra y ella se obceca hasta un extremo histérico y enfermizo.

Cuando esta historia ya no da más de sí, Ji An Lei empieza con esas comeduras de coco típicamente femeninas de mirarse el ombligo y hacer especulaciones sin cuento en vez de portarse como una adulta y preguntar, comeduras que a mí me desesperan y exasperan. Esa es la razón de que el personaje me caiga mal.

¿Y cuál es la razón de que me caiga mal la actriz? Pues que se le nota muchísimo que se sabe guapa, los gestos, las expresiones, los mohínes son de esos que hacen las mujeres que han ensayado mucho en el espejo y a mí este tipo de tías, tan engreídas, me caen fatal. No saben qué caras. Eso sí, llorar llora muy bien.

En medio de la historia de amor ocurre alguna que otra cosa sin mucho interés, con las amigas de Ji An Lei y la madre de Ji An Lei que juraría que es la misma actriz gritona que hacía de madre de la protagonista en “In time with you”. Las historias de las amigas de Ji An Lei, los compañeros de trabajo de Ji An Lei y la familia de Ji An Lei son un pegote, pero no importa mucho porque no intervienen mucho.

Hay una inconsistencia en el guión que no entiendo muy bien y parece que hay un problema con el montaje, porque en una escena parece que Ji An Lei y Huang Yi Kang se arreglan, pero en la escena siguiente es que no y él, que en la escena anterior le había dicho a ella que la quería y ella le había dicho que él a ella también, resulta que empieza a contarle a otro que “ella no es su tipo”, cosa que ella oye y vuelta a empezar a desojar la margarita de “le quiero, no le quiero” ¡que sí que le quieres pedazo de plasta! ¿Dónde vas a encontrar a un hombre así?

Tony Yang es digno de darse una fiesta de ojo y el personaje de Huang Yi Kang es un encanto. El resto es totalmente prescindible.

REPARTO

Sonia Sui como Ji An Lei 紀安蕾
Tony Yang como Huang Yi Kang 黃以康
Aggie Hsieh como Shen Hai Lun 沈海倫
Zhuang Kai Xun (莊凱勛) como He Ting Wei 何偉霆

Familia Ji

Lin Mei Xiu como la Sra. Ji蕾妈
Chen Wen Pin (陈文彬) como el Sr. Ji蕾爸
Lin Bo Hong como Zhou Kai Da周大凯
Xin Le Er (辛乐儿) como Ding Xiao Yun丁小芸
Hai Yu Fen (海裕芬) como Hermana de Lei蕾姐
Biung Wang como Cuñado 蕾姐丈夫

Familia Shen

Xie Yu Wei (谢宇威) como el Sr. Shen沉董
Liu Xiao Yi (刘晓忆) como la Sra. Shen沉母
Xi Er (惜儿) como Shen Si Han沉诗涵

Personal

Jian Hong Lin (简宏霖/ Jolin) como Simon
Li Jia Yu (李佳豫) como Coco
Zeng Jia Yu (曾昱嘉) como Zhi Wei志伟
Wu Xin Ti (吴心缇) como Xiao Lin小琳

Otros

Kelly Huang como Tiffany
Guo Xing (郭鑫) como Tai阿泰
Angus Chang como Luo Jia Yi罗家怡
Xu Yi Fan (徐诣帆) como Wen Ge文哥
Qu You Ning como Fotógrafo
Li Qing Rong (李青蓉) como Asistente del fotógrafo
Kevin Ng (吴海文) como Club de Karaoke
Ren Qi (任淇)

Comentarios

  1. Vi dos capítulos de este drama y a mí me pareció una fotocopia de In time with you. La historia, los personajes, el estilo de drama, todo es muy parecido, y fui a buscar si tenían algo en común, y en efecto tienen los mismos productores! In time with you, me gustó! pero no me apetecía ver la misma historia otra vez, y la deje. Además esta historia del príncipe detrás de la princesa, y la ciega princesa detrás del sapo, ya la vi también en la novela Girasoles para Lucia. Por cierto, ese si era un galán de “yo quiero uno como ese”!!

  2. Apaopa10 dice:

    Totalmente de acuerdo con vosotras. Aguanté hasta el capitulo 5, y haciendo un esfuerzo, con la esperanza de que en cualquier momento, su actriz principal me sorprendiera y mejorara en su actuación. Pero no ha sido así. Es una mujer que no transmite ni el mas mínimo sentimiento. Es una pena que el guapo TONY YANG no tenga a una actriz a su altura. Reconozco que es guapa, pero no ha existido nada de química entre ellos.

  3. María Luisa dice:

    Ufff!!! Qué mala nota con la actriz, porque todavía pasa que su personaje sea desagradable, pero que ella, como actriz caiga mal es de desesperarse. Y que lástima que en los dramas asiáticos a las mujeres que tienen una profesión, que se destacan, que les interesa superarse en la parte laboral, las pintan como desagradables, maleducadas, sin sentimientos y unas brujas. Lo mismo pasó en I do, I do, los empleados le tenían miedo y la odiaban y por ende no la respetaban ni la querían ayudar.

    Gracias por este comentario a dos manos, me encanta leer el punto de vista de las dos, y como de forma unánime les cayo mal la prota, pues paso.

    Saludos.

  4. Es curioso, yo lo vi de distinto enfoque. Lo regulera que es ella actuando está ahí, pero bueno… cosas peores hemos visto.
    Es borde, sí, como muchos personajes que hemos perdonado de chaebols y de guapos de turnos, solo que en este caso es borde en el trabajo, donde me parece que si eres mujer en esos lares o eres muy borde y muy buen en el trabajo no te respeta nadie y menos en un equipo mixto de trabajo y es borde con él los primeros capítulos en los que primero: no estaba en su mejor momento y segundo: se lo habían metido con calzador, sin avisar, con nocturnidad y casi por la puerta de atrás los sobrinos a vivir en su casa. Si nos ponemos en su lugar, por muy buen chico que veamos nosotras que es, ella ni lo conoce ni tiene por que compartir su casa con nadie así por las buenas. A pesar de todo lo que dice que va a hacer es más de boquilla que nada, no lo echa, se preocupa por si come, si llega tarde y por mucho que dice que va a separar a los otros no hace nada ni siquiera le cuenta a la jefa que el otro es su ex. Con las jugarretas que llevamos vistas no pone en marcha ni una.
    Leí un artículo sobre el problema tan tremendo que tienen con la sociedad las mujeres chinas que llegan a los 30 sin casarse, no creo que Taiwan sea muy distinto, su sobrina se casa antes que ella y ella aguanta todo lo que le dice la familia sobre casarse, llega al trabajo que es su “excusa”, su escudo y no solo no la ascienden sino que ponen a la hija del jefe por ser eso, la hija del jefe. Llega la esperanza por parte de su bala en la recámara y no, resulta que la ha tenido ahí pendiente de él pero se va con una más joven y que encima es la que le ha quitado el trabajo. Es cabreante como mínimo.
    LUego, ¿Cuánto tiempo pasa? Un mes, más o menos que es lo que les dura la luna de miel a los sobrinos. Entiendo que tenga dudas sobre si es amor o despecho o costumbre. Para una vez que me parecen lógicas las dudas de la protagonista… 😉 Eso sí, yo me quedaba con Yikiang sin dudar…
    El último capítulo me pareció una relación de lo más normal, hasta cuando tiene por fin el ascenso se miran y se abrazan con un beso de felicitación natural, no lo acostumbrado.

    • Uf,, por escribir deprisa y sin leer, cuanto fallo, perdón.

    • A mí lo que me parece mal es que se quede en esa empresa, porque se queda ahí con la única intención de boicotear la relación entre el exnovio de los dientes de mula y la jefa. Y no veo ninguna virtud en que no le diga a la chica que ella es la exnovia, porque no le corresponde a ella decirle eso. El tema laboral es tremendo, y no debería haberse quedado allí.

      En cuanto a lo de hacerle el favor, es verdad que no le echa, aunque los sobrinos del alma se hayan quedado con el dinero, pero le trata fatal, o a lo mejor ese trato es normal y es a nosotras a las que nos parece un trato de lo más grosero ese: ¡no hables, no te muevas, no respires, no hagas un ruido!

      El espacio del comentario no da para más, pero tampoco me gusta nada que luego se ponga súper ñoña, por ejemplo cuando dice que no puede compartir la habitación con él, una mujer de 35 años que ya ha tenido varios novios y cuando a su misma familia no le parece un escándalo. ¿De verdad hay algún problema en que dos personas duerman en la misma habitación? Yo hasta diría que, si ambos se duchan, tampoco hay problema en que compartan la misma cama, pero a lo mejor yo es que aquí soy una rareza porque a mí lo único que me da palo es compartir el baño, pero no la cama. Y su comportamiento cuando se acuestan juntos es en la misma nota, como si él hubiera hecho algo reprochable, como si él le hubiera hecho algo a ella, le trata como si fuera un apestado.

      Lo único que le admito a esa actriz es que llora fenomenal.

      Un último comentario sobre el compañero de trabajo que está enamorado de ella, el tal Simon, que es encantador, luego se convierte en un chico violento y luego vuelve a ser encantador. ¿Todas esas cosas a qué vienen?

  5. Ella se plantea el irse e incluso va a una entrevista, lo que no sé es en lo qué quedó aquello. Estoy de acuerdo en que ella debería irse, pero si se va no hay drama y de todas maneras en la vida real también conocemos situaciones en las que no entendemos como no se plantean un “hasta aquí” y borrón y cuenta nueva. No he dicho en ningún momento que sea una virtud que no le diga nada a la jefa-novia, lo que quería decir es que si de verdad hubiera intentado boicotearlos se lo hubiera dicho. A mí me recuerda en intenciones a la boda de mi mejor amigo, pero Julia Roberts sí que se pasó tres pueblos con la novia y esta bocas lo más que hace es hablar.
    Sí que es muy grosera con las normas que le pone, pero creo que en realidad lo que le pide es que actúe de manera que no se note que vive allí con ella. Tenemos la misma circunstancia que ella con el trabajo, no se debería quedar.
    Sí que la actitud cuando tienen que compartir la habitación es ñoña y fuera de lugar para la imagen de ella que nos venden, pero no rara en dramalandia.
    Tampoco entiendo el comportamiento de Simon.
    Vamos, que a mí sí me ha gustado 😉 no de 10 pero sí un 8.

    • Maggie Bee dice:

      Yo creo que falló la actriz que escogieron, porque no tiene tablas y todo eso que tú planteas se ve muy bien en el papel, pero ella no lo supo transmitir.

      Ayer estaba leyendo en “El País” que a la Jefa Mayor del Estado de Taiwan la tildan de rebelde por todo lo que plantea esta novela. Es una mujer hecha y derecha que disfruta de su soltería pese a que todo el mundo la critica por ello. Me recordó a la novela, la verdad.

      Y tú me recordaste ese informe sobre el estigma de la mujer china que cumple 30 soltera, que también había visto y se me había borrado de la cabeza 🙂

    • Pues si hablamos de estigmas y prejuicios con las mujeres trabajadoras, la que se lleva la palma es la que estamos viendo ahora Maggie y yo, la de Ms Temper y Nam Jung Gi, que es la pera.

      Respecto a la de Pursuit, creo que Maggie tiene razón. Si me hubiera gustado la actriz probablemente me habría gustado más la historia, que no estaba mal, por la relación con sus amigas y esas cosas, y porque el personaje masculino era una monería.

      • Maggie Bee dice:

        ¡Madre del amor hermoso! Con la historia de la Temper. Pero ya no digo nada, que si no, después me quedo sin ideas 🙂

  6. Hola Marta H., Maggie Bee… A “Ms Temper y Nam Jung Gi” la vi, creo, hasta el 6to 0 7mo (incluso creo que comenté en otro espacio que la estaba viendo), pero me quedé SIN SUBTÍTULOS, pues el sitio de la que la bajaba no lo siguió… Veré si la retomo, para terminarla. Sólo recuerdo 2 cosas (bahhhh, y algunas más…): que la prota es re flaca y camina “raro” (vista de atrás) y al niñito que me recuerda a Jung Kiung Ho en “Smile, You” (pero vaya a saber xque, ja, ja, ja). En dónde la están viendo? De dónde la están torturando???, ja, ja, ja.

    • Maggie Bee dice:

      Nosotras descargamos los torrents y usamos subtitulos de subscene, pero esos están en inglés. Viki no la tiene en español?

Tu comentario