The Road – Tragedy of One (2021) TvN

No estoy muy segura de lo que leí sea veraz o no, pero a juzgar por el tenor de este dramón, puede que sí. Aparentemente TvN absorbió OCN. Y esta tragedia si es del corte a los que nos tiene (o tenían) acostumbrados los OCN. ¡Bárbaro!

Llevo un rato largo sin escribir de nada de lo que he visto, pero también es cierto que todo lo que he visto ha sido con actores en vanguardia, muy bellos todos y todas, con historias amables y entretenidas y de los que ya corren ríos de tinta en múltiples lenguajes allende los mares por tierras y pueblos conquistados por el Hallyu; —que los chinos ya conquistaron todo lo demás, en música y dramas, ahí si no han podido. Y como no han podido, pues ahora lo prohíben en su territorio; —Pero aquí ya empecé a irme por las ramas, y no es esa mi intención.

Esta tragedia no ha tenido demasiado bololó y creo que en rating tampoco es que haya destacado, entonces yo quiero dejar claro que por lo menos a mí me gustó bastante por lo que vengo a dejar constancia de ello. Que Ji Jin Hee y Kim Sung Soo actúen ambos aquí y que estén los dos como quesitos es meramente circunstancial; la historia es un thriller oscuro que adaptando un libro japonés juegan con esos colores de tonos tenues, fríos, apagados y esas personalidades tan adustas, deprimentes, angustiadas; todo tan japonés. Así que alegrías, pocas.

Esta historia se asemeja mucho a la de Sky Castle; es como si esa comunidad social, después de haber logrado las carreras académicas óptimas de alcurnia y abolengo para sus retoños, ahora optaran por ponerse zancadillas entre sí, traicionando a diestra y siniestra, a ver quien queda roto y quien sobrevive. Desbordando marcas de lujo muy al estilo nouveau riche coreano; porque dejémonos de vainas, a la sociedad coreana todavía le falta mucho para llegar a ser «old money» como los chinos de Singapur. Aquí la zona residencial no se llama Sky Castle sino Royal The Hill; y en Royal…vive el 1% más pudiente y poderoso de Seúl y al rededores.

Seo Ki Tae es un viejo patriarca de aquellos rancios que tiene más poder en su dedo meñique que la mismísima Casa Azul. Tiene una hija casada con Bae Soo Hyun quien es un presentador de informativos de mucho peso y solvencia en los medios coreanos; y que escoge no amoldarse a las directrices del patriarca; ergo la debacle y el drama que aqueja a la zona residencia Royal the Hill. Parapetado tras la amenaza de hacer pública una longeva corrupción estratosférica de sobornos y prebendas varias, se desenvuelve un dramón de amores no correspondidos, infidelidades, mentiras, celos, envidias, adicciones; que terminan con la muerte de una criatura inocente antes de llegar a la adolescencia y a la que toda la vida se le maltrató tanto física como anímicamente. Entonces es la carrera por encontrar al culpable, intentando tapar todo lo que — por mucho aroma de «Clive Christian’s No. 1 Imperial Majesty» —lo intenten no logran disimular el hedor que aquello empieza a desbordar. En aquella urbanización no hay ni un alma cabal y decorosa, todos están descompensados mentalmente en mayor o menor medida.

Cada uno de los residentes de esta urbanización tiene una agenda oculta y necesidades imperiosas de usar y pisotear al de al lado con tal de salir victoriosos de esta reyerta a muerte en la que de buena gana participan.

La historia es trepidante durante ¿10? de sus 12 capítulos, está muy bien engranada, mantiene la incertidumbre álgida todo el rato, la caída del Olimpo y descenso a los infiernos de Soo Hyun es magistral, no es el papel más grato que tuvo Ji Jin Hee, ¡pero que convincente estuvo! Mas penita me dio su historia con su amigo Shim Seok Hoon (Kim Sung Soo) y su otro amigo también víctima colateral de la vorágine desatada en el Royal the Hill por Seo Ki Tae —Que la historia con su mujer y su ex amante.

Estuvo bien también, que se atrevieran a meter una línea de lesbianismo rampante y descarado, esta vez sin meter a ningún extranjero por medio. Y que tampoco se cortaron un pelo al mostrar claramente los problemas de drogadicción que aquejan a sus adolescentes/jóvenes adultos. Me parece que fue valiente la producción al no escudarse tras eufemismos absurdos de manera tan descarnada como lo hicieron.

Sea esta mi oda a toda la gente que participó de este proyecto, que resultó muy entretenido y recomendable. Es cierto que los dos últimos capítulos, al ser ya de conclusión, son menos atractivos y más predecibles, pero aún así fue muy buen thriller con el cual pasar un buen rato.

Reparto

Ji Jin Hee

Kim Sung Soo

Chun Ho Jin

Yoon Se Ah

Kim Hye Eun

Ahn Nae Sang

Comentarios

  1. María Luisa dice:

    Hola Maggie, gracias por un nuevo comentario. Gracias también por la recomendación, trataremos de buscarlo, sobre todo para ver un drama con Ji Jin Hee que hace rato no lo vemos.

    Saludos.

    • ¡Me alegro de leerte María Luisa! Esta tragedia es fuertecita, pero merece mucho la pena. Entiendo yo que no fue del agrado de muchos porque resultó muy descarnada, y lo peor es que muchos se debieron ver reflejados (o a sus familias) en ella. Al fin de cuentas el patriarca Seo Ki Tae armó la que armó por amor filial…De ese que impide educar y meramente se dedica a obviar…Hasta que las malcriadeces terminan acabando hasta con los mismos malcriados.

    • ¡Qué bueno leerte Maggie! Saludos. Espero estés bien.

      Este drama no existía en mi radar. Bueno, desde hace mucho tiempo, las ondas de mi radar son menos expansivas. Me ha picado la curiosidad, por lo que lo que lo buscaré y veré si es de mi agrado. Por lo que has escrito tiene buenas probabilidades de serlo.

      • Un gusto volver a leerte Isabela. Aquí la moral brilla por su ausencia, pero logran contar una historia de manera certera y sin florituras. Ya me contarás que te parece 🙂

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.