V.I.P 2019 SBS

Na Jung Sun (Jang Na Ra) es parte del equipo que atiende a la clientela V.I.P en unos grandes almacenes. Está casada con Park Sung Joon (Lee Sang Yoon que hace parte del mismo equipo. La pareja se enfrenta a un imprevisto que hace que su relación se desmorone. (Siopsis de la trama por la gente de Asianwiki)

Nuestro comentario

Un día cualquiera mientras su marido duerme plácido, a Na Jung Sun un mensaje de texto anónimo le desbarata una vida matrimonial que ella creía tener cimentada férrea y a prueba de sobresaltos. Sung Joon y ella habían pasado un trago amargo al perder el bebé con el que pensaban ampliar la familia feliz con la que soñaban. Es verdad que este hecho aciago los había sumido a ambos en un estado catatónico intentando lidiar con el dolor de manera individual por las razones que fueran; prefirieron hacerlo así y no en conjunto. Al trabajar juntos en el mismo equipo, supongo que tras lidiar con clientes caprichosos y volubles, querrían tener momentos individuales para tratar de equilibrar el caos en el que se sumió su vida personal; yo en mi caso hubiese preferido pedir traslado a otro departamento dentro de la empresa y trabajar el drama familiar en pareja, pero ellos no lo hicieron. El mensaje que recibió Jung Sun le dejaba muy claro que su marido anda echando una cana al aire con una mujer dentro del equipo en el que ambos trabajan.

Esta mujer casi se desquicia intentando averiguar cual es la fresca que se beneficia a su marido…Y nosotros con ella porque las otras tres mujeres del equipo, todas andan actuando de manera absurda bastante rato y después cuando nos van desvelando el porqué de las cosas, y todo empieza a encajar; nos vamos dando cuenta que el matrimonio entre Park y Na no va a aguantar dos telediarios, pero Na puede congratularse de las redes de amistad tan sólidas que tiene en derredor.

Lee Hyun Ah, que se tomó un año sabático, tiene problemas monetarios por una madre que gasta lo que no tiene y aparte de todo es una mujer extremadamente valiente que va de frente así se tenga que exponer ante todos con tal de apoyar incondicionalmente a una amiga que está muy necesitada de un cable que la salve en un momento crucial.

Esta amiga es Mi Na, que lleva un tiempo haciendo cosas absurdas, entre las que se encuentra abandonar el hogar, dejando atrás a un marido amoroso y a un par de críos de edades tempranas. A Mi Na, descubrimos paulatinamente un alto ejecutivo de los almacenes la acosa sexualmente y encima la chantajea para que espíe y le pase datos con los que quitarse de en medio a cualquier rival.

Eso ese lo que hace Hyun Ah, en la intranet de la empresa acusa el abuso sexual de este directivo baboso, explicando que por eso ella se tuvo que ausentar todo un año. Y que ahora él estaba en las mismas con Mi Na. El baboso no contaba con que toda la empresa iba a apoyar a las mujeres abusadas y le iban a rastrear el whatsapp o wechat o kakaotalk que usase para desvelar todos y cada uno de los casos donde el libertino se propasó. Muy lindo el compañerismo de todos; que logró que lo destituyeran de la empresa y volviera una suerte de status quo a ella.

Salvo que a Jung Sun no la calentaba ni el sol…Se dio cuenta que la roba maridos era la joven nueva. Yuri trajo al departamento una historia de cenicienta muy al estilo Delia Fiallo, esa de hijas de sirvientas con el patrón, que a la muerte de la madre termina viviendo con la familia paterna. Eso pero con el giro coreano. Ella es nieta del dueño de los almacenes, y su papá quiere ser el heredero de ese título. La mujer de su papá la trata como la trepa que es; pero ella tiene el cuento convincente para irse metiendo a todos en el bolsillo. Y ahí nos empiezan a dar pinceladas de las razones que pudo haber tenido Sung Joon para montarle cachos a su amante esposa. Resulta que el pobre Park Sung Joon es el esbirro del padre de Yuri. Se habrá encontrado arrinconado y sin escapatoria o simplemente en algún momento quiso palpar algo de poder ajeno a los asalariados. El caso es que aparte de dirigir el departamento que atiende a los VIP, Sung Joon, finiquita amantes y esconde dinero negro en cuentas a su nombre, y gestiona el entierro de la madre de su hija habida fuera del matrimonio.

Claro antes de enterrarla, tuvo que ir a ofrecerles llevarlas a un hospicio privado; cosa que declinó la hija por aquello de las similitudes con las historias de Delia Fiallo. Y cuando estaba en esas, ¡zácate! Se dio de bruces con sus medio hermanos y la mujer de su padre. ¡Ta chán! ¡Ta chán! Ahí quedó revelado el grandísimo secreto de Sung Joon. Es hijo de «la otra». Cosa que jamás fue capaz de contarle a Jung Sun, pero que si pudo a la hija de su jefe. Debió sentir afinidad. Digo yo. Con ella pudo llorar cuando el padre murió y la vergüenza de ser hijo de un adulterio. Pero poder sincerarse así con alguien, no significó que dejara de amar a su mujer. E intentó poner remedio. Pero se la metieron con calzador en el equipo y ella, maleva, decidió escribir el anónimo para acabarle el matrimonio.

Cuando se enteró la madre de Sung Joon lo que había hecho su hijo, fue y le desveló secretos íntimos a su bien preciada nuera, y por ahí parecía que todo iba a sanarse porque Jung Sun bastante cabal sintió congoja por la dureza de la situación de su marido; eso y que diez años juntos tienen más peso que una mocosa con aires de chaebol.

Pero, llegó la mujer del jefe a contarle de las andanzas de su marido con el dinero negro y las negociaciones con las amantes desechadas, y por ahí ella no pudo pasar. Esa fue una vis absolutamente desconocida e incomprensible de una persona a la que ella le había entregado todo.

Jung Sun perdonó por su salud mental y quedó sola pero fuerte, Sung Joon quedó solo y arrepentido y la roba maridos, quedó sola con el conocimiento de que Sung Joon jamás la quiso, y que con su padre defenestrado de la empresa familiar ella no pasaba de una entenada malquerida y con muy mala suerte.

Lee Sang Yoon de vuelta, y ahí estoy yo ¡piñón fijo! Así haya querido romper con la etiqueta de niño bueno que se había labrado hasta ahora. Jang Nara sigue haciendo de lo de siempre; pero bueno. V.I.P 2019 tuvo muy buenas intenciones aunque en la ejecución hayan metido tantito la pata. ¿Qué en qué metieron la pata hasta el cogote? Yo particularmente no le habría dado tanto metraje a la libidinosa rompe hogares porque no se lo merecía…Mejor se hubieran preciado de darle cancha al «infiel» para que aclarara por lo menos a si mismo que fue lo que lo llevó a aventurarse por ese camino tortuoso y baldío. Porque intuyo que las razones que salieron a flote casi al final, no le dan derecho a redención alguna. Aunque le aplaudo que se haya metido en faena con un personaje tan gris plomo.

«En un país multicolor…» cantaba la abeja Maya allá por los años 79/80. El equipo de atención a los clientes exclusivísimos de los grandes almacenes donde trabajan no sabe lo que es multicolor, ellos se mueven entre la gama de grises más extensa que vi jamás fuera de un drama japonés. ¡Bárbaro! Entiendo que lo pensaron muy en serio para darle al drama una sensación de asfixia constante y permanente; asi no desentonaba para nada la cara de estreñido sempiterno que tuvo Park Sung Joon.

Sé con bastante seguridad que V.I.P no es del gusto de mucha gente porque usan de base una cornamenta digna de un venado alfa que lleva muchas berreas entre sus astas… y que por eso no la van a ver; pero déjenme decirles que no es ESO lo único que tratan en este dramón de dieciséis capítulos y un especial. Pero.

No se puede tapar el sol con un dedo, y no es eso lo que pienso hacer; sí. El elefante si está en la habitación y llega un momento en que hay que enfrentarse a ello. Y las razones por las que se llegó a ese punto puede que tengan validez de algún modo, pero como me pareció que ejecutaron tan mal el relato; todo esto se les quedó en agua de borrajas. Supongo que creyeron que teniendo a Lee Sang Yoon inexpresivo y calladito estaban contribuyendo a la intriga de ¿Será que si? ¿Será que no? Y lo único que lograron es que su personaje se desvaneciera entre los grises que predominaron durante toda la entrega. No es meritoria. Demasiado metraje en una imbécil que tampoco tenía las tablas para hacer una buena roba maridos. Ea. Lo he dicho. Lo he escrito y así queda.

Reparto

Jang Nara

Lee Sang Yoon

Lee Chung Ah

Kwak Sun Young

Pyo Je Yin

Shin Jae Ha

Lee Jae Won

Jung Joon Won

Park Sung Geun

Jang Hyuk Jin

Jo Seung Yeon

Lee Jin Hee

Kim Mi Kyung

Choi Hong Il

Park Hyun Suk

Bae Hae Sun

Jung Ae Ri

Comentarios

  1. Mariceli dice:

    Paso… tenía mis dudas porque Lee Sang Yoon me encanta pero mejor paso, ¡gracias Maggie! ¡Felices Fiestas!!!

    • Maggie Bee dice:

      Ya te digo, ni por que tuvieron mérito al exponer el acoso laboral y sexual al que muchas mujeres están sometidas hoy día; les hubiera quedado mejor si no se encallan en Pyo Je Yin y su robamaridos.

Responder a Maggie Bee Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.