Viaje a Corea (By Nanette) Capítulo 2

Capítulo 2 – Nuestras primeras incursiones en Seúl

Martes 11/Sept. – Seúl

Con el Jetlag encima, nos despertamos como a las 6 am. Fuimos a desayunar en un piso 20 donde pudimos ver el amanecer de la hermosa ciudad de Seúl.
Decidimos que comenzaríamos la visita a los dos palacios que nos quedaban cerca, pues estábamos frontera con Jongno-gu, distrito donde se ubican todos los palacios, la plaza plaza Gwanghwamun donde encuentras los monumentos del rey Sejong y del Almirante Yi Sun Shin, el barrio Bukchon (lleno de casitas hanok), el palacio presidencial, el templo budista Jogye, el museo del Kimchi, etc. Me gustaría decir que fui a todos estos lugares pero lo siento, no fue así jajajaja.

A pesar de estar en septiembre, el clima era cálido y con humedad, a ratos me daba esa sensación de estar en Cuba, obviamente por el clima. Decidimos caminar para conocer mejor y vivir la ciudad. Tras varias cuadras (mi hijo pide que recalque lo laaaargas que son), nos encontramos con el palacio Changdeokgung. Mi hijo Lucas venía trasmitiendo que quería vestirse con hanbok y yo les comentaba a ambos que si lo hacía la entrada a los palacios eran gratuitas. Y justo frente al palacio había una tienda (realmente habían varias por la otra cuadra también). ¡Listo! La familia para adentro. Mi hijo (y bueno ¿qué pueden esperar que diga?) se veía hermoso. Y sin yo haberlo acordado con Lucas, comenzó a rogarle a su papá que él también se vistiera. Ante eso mi marido no pudo negarse, ¿qué no hace por su hijo? Se veían tan simpáticos. Obviamente Luc no iba a quedarse así, e insistió que la mamá también debía vestirse, seguido por el “sísísísí” de mi hijo. Y yo, ni lenta ni perezosa, fui a buscar uno con ayuda de la chica. Me hubiese encantado ser delgada para que me hubiese lucido lindo, pero es lo que hay, tampoco es un traje que favorezca pero debo admitir que las chicas delgadas se veían muy bonitas.
Luego que guardamos nuestra ropa en casilleros de la misma tienda, cruzamos la calle y fuimos a verificar que podíamos entrar gratuitamente. Ahí nos informaron que había un tour gratuito en ingles (ya les mencioné cuales son los idiomas que se manejan). Esperamos por este y comenzó todo el recorrido. ¡Qué emoción!

Ubicado en Jongno-Gu, el complejo palaciego de Changdeokgung (Palacio del Este) es el segundo más importante en Seúl, favoritos por los gobernantes de la dinastía Joseon y en donde vivió el rey Taejong (Yi Bang Won) evitando las malas vibras del palacio principal Gyeongbokgung en donde asesinara a sus hermanos. También aquí fue donde vivió el último emperador de Corea y algunos familiares de la realeza autorizada por el gobierno. Hoy en día no reside nadie y es Patrimonio de la Humanidad. En este se haya el Jardín Secreto el cual no visitamos por el cansancio y el calor después de recorrer el palacio.
El complejo palaciego tiene algo distinto a los demás, ya que normalmente entras por la puerta del recinto y sigues en línea recta, cruzas un puente de piedras y vas de puerta en puerta hasta el palacio principal. Todo de manera armónica según el Feng Shui. Pero en este entrabas y debías doblar hacia la derecha y ahí venía el puente, etc.
Dato curioso: si se fijan en la foto, lo destacado en rosa es por donde podía caminar el rey, la reina y los príncipes. El verde es un segundo “escalón” más bajo donde caminarían los ministros. El tercero y en azul, es donde se pondrían gente de cargos importantes, de la realeza, gente “vip” jajaja. Tiene hitos de piedra donde van marcado quién debe pararse encada puesto.
La guía hablaba bien inglés pero iba un poco rápido, además el grupo era grande y ella no se detenía tanto a esperar a que todos se juntaran para seguir hablando. Eso y entre que debíamos traducirle a nuestro hijo, perdimos muchos detalles que me hubiese gustado escuchar. Muy diferente a nuestra experiencia en Tailandia, donde la guía era lo más gentil y chistosa que había, y al ser Lucas el único niño del grupo (igual que en Corea), siempre lo esperaba y tenía un trato deferente hacia él sobre todo dándonos el tiempo de poder traducirle.
El paseo lleva al menos 1 hora, nosotros aprendimos que dos botellas de agua no eran suficiente para la época del año.

Como aún no teníamos hambre y debía combinar mis gustos con los de mi hijo y de mi esposo, decidimos ir al Trickeye Museum. Este está en Mapo-gu, el Hongdae-dong (dong es barrio). Usamos el metro (cosa que era muy común al comienzo pero que después dejamos de hacer porque nos perdíamos ver la ciudad).
Toda la ciudad, metro, buses, etc., tienen las señalizaciones romanizadas, o sea, escritas con nuestro abecedario. Por suerte, pues nos percatamos que sin ingles no sobrevives en Seúl muy bien, y no obstante a ello, en muchos lugares no hablan inglés o solo palabras muuuuy básicas. Como se ha mencionado en varios blog y videos de Youtube, confirmamos que el transporte público (tren, metro y buses) es excelente, limpio y no es caro. El acceso de internet suele ser bueno en la vía pública, museos y en todo café o restaurante al que vayas. Eso nos sirvió para usar la App Kakao Maps, si bien solo permite caracteres en hangeul, si tu marcas el lugar en el mapa, este te dice como puedes llegar, cuanto te demorarás y el transporte público que debes tomar y cuanto falta para que este llegue al paradero. ¡Toda una maravilla de herramienta para el turista! Nosotros usábamos nuestro mapa para buscar el sitio y en la aplicación tocabas el mismo punto en el mapa. De veras que es posible sobrevivir y no morir en el intento jajaj

El Trickeye es un museo de ilusiones ópticas en 3D y realidad aumentada. Mi hijo se divirtió muchísimo y le hizo olvidar el cansancio del paseo matutino. A la verdad nos divertimos todos.
Luego salimos a almorzar por las callecitas de Hongdae-dong, llenas de tiendas, cafés y restaurantes. Encontramos uno muy chico donde en una maquina pedíamos platos que debíamos después retirar. Este fue mi primer encuentro con el picante, pues mi hijo se pidió el típico ramen que debí sacrificarme y comérmelo yo, que no me gusta el picante. Se preguntarán por qué no lo hizo mi marido, pero ya este se había pedido como dos platos, también picantes (pues le encanta) y no podía asumir otro.
Regresamos al hotel a descansar, ahí me pilló el Jetlag por lo que me quedé dormida a las 6 pm hasta el otro día, mientras que los “Lucas” fueron a comer cerca del hotel.

Miércoles 12/Sept. – Seúl

El día era muy lindo, soleado y caluroso. Decidimos mantenernos por Jongno-gu y fuimos a visitar el gran palacio Gyeongbokgung (Jongno-gu). Tomamos el metro y salimos justo por el lado del Museo Histórico del Palacio (el cual visitaríamos al otro día), por lo que entramos por una entrada lateral del lado oeste del palacio, y justo-justo había terminado el cambio de guardia en la puerta principal Gwanghwamun, pero alcanzamos a fotografiarnos con los guardias. Todos hacen una fila y una persona del establecimiento gentilmente toma varias fotos de cada uno.

Este complejo palaciego fue el primero en construirse y el más grande en la dinastía Joseon, ¡tiene 623 años! Está inmerso en la misma ciudad, muy cerca se encuentra, por detrás, el Cheongwadae o la Casa Azul, donde reside y es el palacio presidencial. Al lado este dentro del recinto está el Museo Folclórico de Corea.
El palacio Gyeongbokgung sufrió muchos ataques y fue destruido o incendiado, pero siempre lo reconstruyeron. Esto le pasaría a todos los palacios en Seúl, debido a, entre otras, las invasiones japonesas, durante la ocupación japonesa de principio de siglo XX y durante la Guerra de las Coreas. Después de esta última, cuando se quiso reconstruir, ya la urbanización había ocupado terrenos palaciegos por lo que no pudo volver a ser tan exacto en tamaño al complejo original, algunas de las puertas quedarían afuera. Incluso dentro del complejo están remodelando el área sur del sector Jeongak, porque los japoneses lo demolieron y pusieron un edificio, el cual actualmente tampoco existe.
Aquí el recorrido toma horas para hacerlo con calma. Hay varios sectores como donde el rey Sejon creó el Hangeul, los relojes de sol y agua, todos sus proyectos y reformas. Está el sector del recinto de la Reina, el de las concubinas, los príncipes, etc. Y cada rey que lo ocupó, lo iba agrandando. Un lugar muy lindo es el estanque con el pabellón Gyeonghoeru, donde se realizaban grandes banquetes y se recibían a los emisarios extranjeros. Es el más grande de toda Corea y desde aquí los visitantes podían tener una maravillosa vista del palacio hacia el este y el monte Inwangsan al oeste. En el estanque artificial , la realeza disfrutaba también de paseos en bote. El pabellón tiene un tour nocturno que debe ser increíble.
Notarán que las edificaciones están prácticamente vacías y son de un estilo muy austero. Mi marido decía que contrastaba fuertemente con los palacios europeos de la época. Como museo, era un poco reiterativo cada estancia, de las cuales muchas tiene las ventanas cerradas no permitiendo mirar hacia adentro y en ninguna se puede entrar.
Hay audios guías pero solo en los 4 idiomas que mencioné el otro día: coreano, chino, japonés e inglés. Lo malo es que hablan muy rápido y cuando pones pausa comienza todo desde el inicio del audio marcado por el punto. Nuevamente me arrepiento de no haber visitado este palacio con un guía en español.
Lo otro curioso, y más bien llegaba a apestar, son las chicas haciéndose casi producciones de fotos vestidas con hanbok, se toman los puntos de interés y no se mueven. Uno por delicadeza se toma unas fotos y se mueve para permitir que otros hagan lo mismo, pero ellas, ni el sol. Pero no obstante es hermoso ver este enorme palacio lleno de gente vestida con su ropa tradicional. Es una linda postal de Corea.

Cuando llegamos a la altura del Museo Folclórico entramos en él, un poco para comprar algo de tomar y escapar del calor. Mientras estábamos adentro nos pilló una Operación Deyse (simulacro en caso de terremotos o incendios), nosotros muertos de risa porque vaya cosa de venir de Chile para que nos tocara aquí también uno de estos simulacros. Entre medio decíamos: venimos de Chile, estamos más que “curados de espanto”.

Aquí podrás ver la primera edición de la Tripitaka coreana, la ropa diaria y tipos de zapatos, telares, juegos de mesa como cartas, dominó, tipos de kimchi, pinceles que usaban los eruditos, representaciones de escuela, matrimonios, de médicos, carruajes fúnebres e instrumentos musicales. Estos últimos estaban en una vitrina isla, donde al frente de cada instrumento había un audífono donde puedes escuchar como suena este. Para mi fue fascinante. También en la misma edificación hay un Museo para niños al cual no entramos, pero pudimos apreciar a muchos colegios que venían con tiernos enanos de 3 a 5 años. ¡Qué ternuritas! Estaba que me llevaba uno. Tan lindos todos uniformados con colores vivos y las mismas mochilitas en la espalda.

De aquí, salimos por la puerta principal y nos dirigimos a la plaza Gwanghwamun donde se encuentra, desde el palacio hacia el sur, el monumento del rey Sejong y luego, a unos pasos la estatua del almirante Yi Sun Sin. Solo nos tomamos unas fotos afuera y no pude bajar al Museo de Hangeul detrás de la estatua del rey Sejong porque había agotado la cuota diaria de museos de mis acompañantes. Lo curiosos de esta plaza es que aquí nos encontramos con una gran manifestación que no tengo idea de que sería, que luego supe es muy común pues está hay varios ministerios. También nos encontramos familiares de las víctimas del naufragio Sewol que exigían justicia y porque aún hay 4 o 5 víctimas sin encontrar.

Con el calor y aburridos de caminar, mi marido decidió que nos fuéramos a un jjimjilbang. El escogido fue el reconocido Dragon Hill Spa. Tomamos un taxi y en nuestro camino observamos la puerta Namdaemun que está inmersa en medio del tránsito, en una rotonda.

En el Dragon Hill Spa (Yongsan-gu) vivimos el clásico jjimjilbang coreano, toda una experiencia muy simpática. Yo no había avisado de antemano a los Lucas de que se trataba realmente por lo que resultó una muy llamativa experiencia para ellos. Llegamos y entre mímicas nos comunicamos para entender que servicios tenían, si podíamos entrar. Fueron simpáticos a la verdad. Luego que pagamos, nos pasaron las llaves de los casilleros (uno por persona), nuestras ropa de spa, una polera (pullover/remera), unos shorts y toallas pequeñas. Aún hemos quedado con la intriga del por que en todas partes nos daban toallas chicas. No saqué fotos adentro del Spa porque estaba prohibido, así que guardé mi celular para evitar malos entendidos, luego descubriría que no hubiese habido problemas en las áreas comunes. Pues nada, agrego algunas que encontré online para que puedan tener una idea del lugar.
En fin, primero debimos dejar los zapatos en un casillero en la entrada, el cual se abría con la misma llave con la que se abriría el casillero en los baños. En el hall nos dividieron, los chicos al lado de hombres y yo el de mujeres en el segundo piso. Subí por ascensor y al abrir la puerta era todo un universo, un universo paralelo donde los coreanos pierden el pudor y no tienen vergüenza de su desnudez. Así mismo. Aquí todas andaban desnudas como si estuvieran en sus casas, no reparaban en sentarse con toda su desnudez directamente en una plataforma tipo banco para sentarse, ni secarse la entrepierna o lavársela frente a una, conversar frente a frente mientras hacen todo esto…. Y debo confesar que el pudor me invadió. ¡Que tontería! En occidente en los spa igual nos desnudamos unas frente a las otras, pero aquí era diferente, era una cercanía como si fuesen familias. Debo decir que me dio mucha gracia… imagínense, cuando vino Tunick a Chile yo fui una de las miles que estuvo desnuda en calle para posar en la foto. No entendía por qué ahora estaba tan pudorosa, jajajajaa. En cada sector, hombre o mujer, hay de todo, pequeñas piscinas o pocetas con aguas de diferentes temperaturas, hay duchas y también otras pequeñas donde se sientan en pequeños bancos a exfoliarse y pedirle al vecino que lo exfolie la espalda. También hay a la venta todo producto que puedas necesitar como ropa, cepillos de pelo y de dientes, ropa interior, cremas, cuchillas de afeitar, pinzas de cejas, maquillaje, de todo.

Bajé a encontrarme con los Lucas y ahí los vi, atacados de la risa. Como no tenían ninguna info de lo que se iban a encontrar los pilló de sorpresa. Me contaron muy divertidos todo lo que habían visto, y que hasta les tocó en el mismo pasillo de su casillero un hombre que sin pudor se revisaba su pene.
Decidimos entonces recorrer las áreas comunes que estaban en el primer piso (Es un edificio de 5 pisos). Tiene una piscina exterior que estaba helada ese día, hay un restaurante, diferentes cafeterías, un área de videojuegos, otra de masajes, varios saunas con diferentes temperaturas desde frío a caliente, y la típica sala donde todos se acuestan en el suelo con esa mini almohada cuadrada, se ponen toalla en la cabeza estilo princesa Leia (cosa que no logré), comen huevo duro y pueden ver TV. Luc se fue a hacer un masaje mientras que Lucas y yo dormimos en el suelo tibio. Cuando desperté, y les aseguro que ronqué como vaca, estaba rodeada de mucha gente que estaba compartiendo, conversando, sacándose fotos, era como todo un panorama familiar, de parejas o de amigos. Más tarde nos contarían que como funcionan 24 horas, las personas suelen pasar la noche ahí. Otras después de irse de fiesta/parranda/carrete, como era muy tarde y es más difícil regresar a casa, se van a los jjimjilbang donde duermen, comen, se duchan y listos al otro día para ir a trabajar. Salimos con hambre y fuimos al sector de Myeongdong (Jongno-gu). Son varias calles que se cruzan, donde hay varios puestos de diferentes comidas, productos varios, ropa, merchandising (no originales) de Kpop y actores. Comimos unos pinchos que era una papa frita en espiral con queso y ajo, un bocadillo que era como una masa media dulce con un huevo frito encima, langosta al vapor, una omelette con verduras, Lucas un barquillo en forma de pez relleno de helado de vainilla y “vitrineamos” (del chileno, verbo de ver vitrinas jajaja) mucho. Estas calles además de los puestos, están rodeados de edificios con tiendas de todo tipo, desde maquillaje hasta Zara.
Dimos por terminado el día y nos fuimos a nuestro hotel completamente R-E-V-E-N-T-A-D-O-S.

Comentarios

  1. Gracias por toda la información por tomarte tu tiempo para que sea muy detallada. Estoy agendado ya varios típs ! Te consulto no tengo tanto tiempo para tantos palacios pero también quiero verlos!! Que me recomiendas ? Voy a los tres? Solo a los dos primeros que fuiste con guía ? El tercero lo miro un poco (para la foto digamos y chau … esto claro si no tengo que pagar para entrar)… como quisiera poder estar más tiempo…. gracias !!!!

    • Hola Lu
      Por tiempo (porque habías comentado que viajarías por pocos días) te diría que fueses al gran palacio Gyeongbokgung. Es un paseo que dura mucho pues el complejo es grande y son varios sectores. Te sugiero ir con guía para que no te pierdas y te de la info precisa de cada espacio. Como comento son todos muy parecidos y casi (por no decir nada) no hay inmuebles en las estancias. De lo que se rescató está en el Museo de Historia del Palacio, que está justo en la salida del metro.
      También te digo este Palacio porque matarías varios pájaros de un tiro.
      Aqui puedes ver el Museo de Historia del Palacio, el palacio mismo, el Museo Folclórico que está justo del otro lado, el lado oeste. Saliendo por la puerta principal, están los monumentos (como menciono). Si sigues con animo, lo que dudo jajajaja, puedes también salir por la puerta Oeste, por donde mismo está el Museo Folclórico y visitar la Bukchon Hanok Village, que son callecitas con algunas casas con este estilo y tomarte bonitas fotos.
      OJO, Corea es sinónimo de caminar y caminar, con esto me refiero a recorrer. Pero si te gusta caminar y te gusta Corea… vale la pena. Yo terminaba con dolores en los pies, pero feliz.
      Eso sí, estas cosas que te comento, que están en un mismo sector nosotros no lo hicimos en el mismo día. Con decirte que no pude visitar el museo del Hangeul que está debajo de la estatua de Sejon. ¡Y estaba ahí mismo!

      • Con respecto a visitar palacios, TODOS tienen alrededor tiendas (varias) con arriendo de hanbok. Hazlo, no te arrepentirás.
        Otro dato, lleva agua. Puedes comprar pero a veces la sed te puede pillar en un sector sin maquina. También zapatos cómodos para caminar.
        Nosotros cada día salíamos con una mochila, a veces para compartir el peso, con:
        – agua.
        – bloqueador.
        – lentes de sol.
        – la tarjeta T-Money.
        – una bolsita para la basura (no hay muchos basureros/papeleros) cerca.
        – y dependiendo del día, un chaleco si nos pillaba una noche fresca y/o paraguas o chubasquero.
        – Efectivo (no todos los cajeros funcionan para tarjetas extranjeras).
        – los celulares y baterías externas de recarga.

        Como dato, algunos hoteles, como fue el nuestro, te ofrecen prestado un celular, lo que es genial para tener siempre internet y buscar en el mapa. Un detalle muy bueno hacia los extranjeros.

        • Eres una guía perfecta ! No creo que tenga tiempo para dedicarles a museos y estar mucho en ellos (lamentablemente por que amo los museos/galería de arte etc) pero podría armar un recorrido por el gran palacio, la plaza del rey Sejon y ya tenía marcado la Villa de las casitas típicas en mi google maps, no parare de caminar en los 5 días !!! En cuanto al clima voy en marzo por lo que creo estará más fresco (lamentablemente no llegó para ver los cerezos en flor ni en Corea ni en Japón, comienza cuando me voy, le pifié en las fechas). Que bueno eso del celular ojalá mi hotel lo tenga, si mal no recuerdo el hotel que tengo reservado es de la cadena Lotte en Hongdae. Gracias Nanette por tu ayuda!!

          • Jajajaja Gracias.
            Como familia nos gusta viajar a la verdad.No somos de derrochar en cosas como ropa (bueno, yo con el niño ahi me desordeno) pero sí nos damos chipe libre en los viajes. El próximo país es México.
            En la revista de matrimonio que tenemos suelo escribir la sección de Luna de Miel pues aunque algunos de los lugares no los he visitado, se como sacarle partido a cada destino para que sea un atractivo que el lector no había considerado, o mostrarle otras cosas del pais más allá de lo tipico que se promociona.
            Un ejemplo es Perú. Nosotros lo visitamos. Por supuesto hicimos el típico recorrido Cuzco – Machu Picchu – Puno. No obstante la otra mitad de las vacaciones fuimos a la Amazonia Peruana, Iquitos. Fue una maravilla, el sentirme que navegaba sobre el río más largo (sí, al final ganó el debate al superar al río Nilo por más de 300 km) y más caudaloso del mundo. Escuchar en la noche todos los animales, la comida muy parecida a la del caribe, en fin.

  2. que emocionante todo Nanette, uff a mi me hubiera dado reparo también lo de la sauna jeje…gracias por compartir ♥

    • Bueno, para todos fue un item. Pero la segunda vez que fuimos, en Jeju, ahí la vergüenza fue desapareciendo.Jajajaja ¿Cómo nos iban a ganar? jajajaja

  3. María Luisa dice:

    Nannette gracias por las fotos y por la reseña, seguro nos servirá para cuando podamos ir, algún día. Lo que más me fascina es la historia de cualquier parte, así que seguramente iré a todos los palacios y museos que mencionas Lo que me llama la atención es que las saunas son como nos las pintan en los dramas, lugares para hacer vida social, curioso, la verdad. Y los huevos duros, ¿son de gallina? Es que los que he visto en los dramas son como cafés, como si tuvieran la cáscara, eso me llama mucho la atención. Espero ver otra reseña de tu viaje, por cierto que guapos, toda la familia en hanbook <3

    • Gracias Maria Luisa.
      Sí, los huevos están con cáscaras. ¿Por qué? Imagino que por higiene.

      • María Luisa dice:

        Sobre los huevos duros,me refiero a que en los dramas como que se los comieran con la cáscara, o sea que el huevo al interior tienen el mismo color que el exterior, así los he visto.

        • Maggie Bee dice:

          María Luisa, le pregunté a Nuri. Esos huevos del Jinjilbang se llaman “mekbansok keran” y se consigue que la clara tenga ese color parduzco al hervirlos a 170º. También le cambia la textura y se vuelven chicludos. No parecen ser de su agrado. El agua de arroz sí, porque es dulce. Dijo. 🙂

Tu comentario