«Welcome 2 life» – MBC (2019)

RESUMEN

La historia trata sobre un abogado que ayuda a las autoridades policiales a ingresar en un mundo paralelo debido a un incidente desafortunado. Esta es la historia de crecimiento de un hombre exitoso que no sabe de nada más, que él mismo

Resumen extraído de Wikidrama

Nº de episodios: 32 de 30′

NUESTRO COMENTARIO

No he visto todos los dramas protagonizados por Bi (Rain), pero en los que he visto siempre pienso que es un actor bastante eficaz, más en su vertiente cómica que en la dramática, lo que hace que él que me caiga bien. Que un ídolo se ponga a hacer el ganso sin estar pendiente de no descomponerse y sin que le preocupe parecer ridículo es de agradecer.

Aunque, como ya he dicho, sea un actor que me gusta, no me acaban de entusiasmar los dramas que elige desde que se casó. He leído por ahí que es que él tenía fama de juerguista, lo que a los ojos de la pudibunda sociedad coreana era un punto muy negativo, sobre todo si se comparaba con la inmaculada reputación de Kim Tae Hee, su esposa, por lo que el comentario general era que él o bien «no la merecía», comentario cateto y malintencionado, o que directamente es que él no le llegaba a ella ni a la suela de los zapatos, lo que además de malintencionado es cruel.

Sea por la razón que sea, no es que crea que elige historias que están mal, pero elige dramas en las que figura ser un padre de familia, cosa que no es objetivamente criticable, pero a mí esos papeles y esos dramas y esas relaciones matrimoniales y paternales me aburren un poco o un mucho.

«Welcome 2 life» es una historia de un abogado pesetero, ambicioso e inmoral, que gana una pasta gansa defendiendo a delincuentes que son repugnantes pero son ricos.

Al principio de su carrera se hizo novio de una policía, lista y decente, pero rompieron porque ella no toleraba esa moral tan laxa de él, que le hacía acomodarse al poder de los ricos.

En un caso en el que Lee Jae Sang se las arregla para retrasar el interrogatorio de un asesino, con la consecuencia de que la policía no llega a encontrar a un chica que es, por tanto, asesinada, parece que la conciencia de Jae Sang se agita un poco, por lo que se enfrenta a la familia rica a la que representaba, con la consecuencia de que esa familia intenta matarle en un accidente de coche.

Cuando se despierta del accidente, de repente se encuentra en un mundo paralelo, parecido al real pero con importantes diferencias, una de las cuales es que él no rompió con la policía, sino que se casó con ella y tuvieron una hija. La segunda e importante diferencia es que él no es abogado defensor, sino fiscal.

Como ya he dicho en otra ocasión, es un poco preocupante la visión que se da en los dramas, con pocas excepciones (I hear your voice) sobre los abogados defensores. En general se les presenta como unos gusanos inmorales y corruptos y una lacra de la sociedad, que están ahí porque lo pone en los libros pero que son totalmente prescindibles, cuando en la realidad, y aunque por descontado eso no sea predicable de todos los abogados, los abogados son uno de los contrapesos del sistema judicial, una garantía de que la justicia se imparte con imparcialidad y que se respeta la presunción de inocencia.

En los dramas coreanos, casi mayoritariamente, y aunque también hay muchísimos casos de fiscales corruptos, los fiscales son los que, de manera exclusiva, representan la garantía de que los criminales «reciban su merecido», con una concepción del Derecho como un instrumento de castigo, represalia y venganza social que choca un poco con la concepción occidental del Derecho penal. En este mundo doramil, los policías están convencidos de la culpabilidad de alguien, con o sin pruebas, y cuando no pueden probarlo, como consideran a las personas culpables porque sí, parecen pensar que es el acusado el que tiene que probar que es inocente, y no al contrario.

En su nuevo papel como fiscal, Jae Sang investiga varios crímenes, y poco a poco va enamorándose de su esposa, de forma que, cuando se vuelve a despertar en su cuerpo anterior, intenta corregir todo lo malo que hizo y redimirse.

La investigación y los crímenes son entretenidos, pero el planteamiento de la conversión de Jae Sang es un poco superficial, porque antes de convertirse él ya era capaz de ver las consecuencias de sus actos y de su empeño de librar a los ricos de la Justicia, con mayúsculas, pero el caso es que no le importaba. Es verdad que en la vida paralela se entera de cosas de ella que no sabía, pero no sé si eso es razón suficiente para que una persona a la que solo le importa el dinero pase a ser un fiscal justiciero, solo por amor. O te importan los demás o no te importan, pero en mi opinión, este tipo de personas, aunque quieran a su familia, no se convierten en hermanitas de la caridad en un abrir y cerrar de ojos.

Tampoco se explica, ni poco ni mucho ni nada, el mecanismo del desdoblamiento de Jae Sang, por lo que me pregunto qué es del Jae Sang 2, el bueno, cuando el malo ocupa su cuerpo y cómo vuelve a salir cuando el Jae Sang 1 vuelve a su vida de siempre..

Aún así, la conversión de Jae Sang y su relación con su esposa y su niña son tiernas porque las interpreta Rain, pero sospecho que en manos de otro actor el papel habría sido más aburrida. En sus manos nos encontramos con un drama agradable, no para entusiasmar, pero sí para ver sin tirarte de los pelos, lo que en esta época de terrible sequía doramilera que nos invade, ya es un punto positivo.

REPARTO

Rain como Lee Jae Sang

Im Ji Yun como Ra Shi On

Kwak Si Yang como Goo Dong Taek

Son Byung Ho como Jang Do Sik

Kim Joong Ki como Park Ki Beom

Shin Jae Ha como Yoon Pil Woo

Han Sang Jin como Kang Yoon Ki

Choi Phillip como Min Sung Jin

Park Won Sang como Oh Seok Joon

Jang So Yeon como Bang Young Sook

Park Shin Ah Ha Min Hee

Im Sung Jae como Yang Go Son

Hong Jin Ki como Moon Ji Ho

Lee Soo Ah como Lee Bo Na

Comentarios

  1. Maggie Bee dice:

    —por lo que el comentario general era que él o bien «no la merecía», comentario cateto y malintencionado, o que directamente es que él no le llegaba a ella ni a la suela de los zapatos, lo que además de malintencionado es cruel—.

    No tenía ni idea que a él también lo estuvieran criticando; pero terminaría antes presuponiendo a quien no critican, porque masacran con sus lenguas afiladas a cualquiera. También digo, el dicho más certero que conocí jamás se lo escuché a una colombiana «quién critica, se confiesa»

    Es verdad que cuando se casan, los actores de Corea parecen querer parecer sacrosantos y no errar. A Bi no lo he seguido, pero a Ji Sung si, y ese es otro que está escogiendo papeles de acelga escaldada.

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.