When the camellia blooms KBS2 (2019)

Según Asianwiki

Dong-Baek (Kong Hyo-Jin) es una madre soltera que vive en el pequeño pueblo de Ongsan. Ella dirige el bar-restaurante Camellia, mientras cuida a su hijo Pil-Gu (Kim Kang-Hoon). La gente de Ongsan frecuentemente cotillea sobre Dong-Baek. Ella creció huérfana, es madre soltera y dirige un bar donde frecuentan muchos de los hombres de Ongsan. Independientemente de lo que los locales puedan susurrar sobre Dong-Baek, el oficial de policía local Hwang Yong-Sik (Kang Ha-Neul) está profundamente enamorado de ella. Mientras tanto, el ex novio de Dong-Baek, Kang Jong-Ryeol (Kim Ji-Suk), reaparece repentinamente en su vida. Es un famoso jugador de béisbol, que ocultaba su relación cuando salían. Mientras Dong-Baek trata de encontrar la felicidad, algo verdaderamente siniestro acecha en el fondo. Un asesino en serie deambula por Ongsan y Dong-Baek puede ser un objetivo.

Nuestro Comentario

Cuando Dongbaek un día se descubrió huérfana y joven madre soltera, se recitó el mantra «Mantén la calma, y sigue adelante», que de todos es sabido es el lema de las mujeres de la realeza británica, y como lo deja claro en esta serie, ella siempre admiró a Diana, la princesa del pueblo.

En la pintoresca villa costera de Ongsan la vida discurría tranquila con sus mujeres diligentes pese a lo inmiscuidas y lenguaraces, sacando adelante familias enteras por medio de trabajos variopintos.

Al recalar en Ongsan, Dongbaek alquila un galpón bastante ruinoso y sin ventilación, que es lo que se puede permitir y, decidida monta ahí su taberna; que para mortificación de las parroquianas, está siempre llena con todos los maridos, díscolos o no, del pueblo.

Y así se suceden los años uno tras otro, Dongbaek atendiendo taberna e hijo con igual devoción y esmero y desatendiendo cabal y férrea a la par que dulce y educada cualquier cotilleo febril del que le llegue rumor según va y viene en sus quehaceres diarios. Lleva bien su negocio, emplea a Hyang Mi, que es otra paria a ojos de la estricta y moralista sociedad coreana; y Dongbaek siempre ha sido firme defensora y protectora de todo aquel que se encuentre en desarraigo y desamparo. Y más de un quebradero de cabeza que esto le trae. Ella da la mano y siempre le agarran el codo.

Un día placentero de verano nos despertamos y nos damos cuenta que en esas han transcurrido ocho años y que entonces hay nuevas disyuntivas que tener en cuenta. Pil Gu, el hijo de Dongbaek maduró a fuerza de escuchar los mismos rumores y de ver las dificultades de su madre para salir adelante y no sucumbir. Es un alma vieja en un cuerpito de niño, que en más de una ocasión te va a hacer aflorar la congoja con sus percepciones y sus razonamientos. Ese muchachito tiene unas escenas muy bellas durante todo el drama.

Por las mismas fechas se suceden un cúmulo de acontecimientos que vienen a trastocar el frágil status quo que se había mantenido entre los villanos y la foránea.

Para empezar, al pueblo regresa Yong Sik, el hijo menor de Dok Sun, quien regenta un restaurante de cangrejos en la misma calle donde está la taberna Camellia. Yong Sik se había marchado tiempo atrás buscando el amor verdadero, que él se imagina debe ser como en las películas, con música instrumental y campanas repicando recio. Yong Sik es un alma pura y sincera y un dulce de hombre que cualquiera adoraría tener en su órbita social…y que más de un quebradero de cabeza le va a dar a su abnegada madre al enamorarse de la única mujer de la que no debería ningún coreano de bien. Una huérfana madre soltera. Cosas ambas que a Yong Sik le resbalan. Él se enamoró de una buena y dulce mujer, aunque ella no le dé ni el cuarto de hora. Pero el sigue ahí, tozudo igual que los tauro, piñón fijo y sin desfallecer. Eso si, él es muy galante y respetuoso y no acosa ni se pasa un milímetro de la raya de contención que le pintan. Y nadie lo tome a la ligera, que él bien hábil es haciendo frente a quien quiera que se intente inmiscuir indebidamente en la vida de «su» Dongbaek.

Al tiempo que Dongbaek anda intentando hacer que su ardiente enamorado desista de tan absurdo cometido, reaparece en su horizonte su ex, Kang Jong Ryol, el padre de su hijo. Jugador de béisbol afamado, casado con una instagramer y devoto padre de la bebé a la que la instagramer desprecia con presteza; un día fortuito viene con su bebé a grabar un programa en Ongsan y se da de bruces con una realidad hasta ahora ignorada. Aparte de la bebé, tenía un hijo desconocido.

Cuando dejó a Dongbaek al no saber cómo afrontar el hecho de estar en aras de ser famoso y con novia sin posibilidades; no se dio cuenta que la dejaba embarazada y sin mucho más que su dignidad para salir adelante; mientras él gozaba las mieses del éxito. Volverse a encontrar con ella y saber que tiene un hijo le hace replantearse cosas y calibrar la forma de ver la vida de postureo superfluo que ha llevado hasta ahora. Jong Ryol intenta acercarse y echar una mano, despertando los celos de Yong Sik y la suspicacia de Pil Gu que solo quiere que su mamá esté bien, y la única forma de que esto suceda es si no hay moscardón alguno revoloteándole al rededor.

Como si esto no fuese suficiente para colmar el plato de Dongbaek, al Joker, asesino de mujeres, le da por resurgir de su letargo para amenazarla precisamente a ella; no se sabe muy bien porqué.

Y ya para terminar de rizar el rizo, por la puerta entra su enajenada madre, que no es que Dongbaek fuese huérfana, nada más abandonada.

Y con estos parámetros asistimos a un desarrollo emocional profundo y emotivo; sin dejar nada al azar vemos como van sanando heridas y se va ganando confianza, no solo de manera individual, sino a nivel de la sociedad. Paso a paso y con cautela se van regenerando relaciones rotas, se va comprendiendo que motivó ciertos actos que antaño fueron desconcertantes y se va vislumbrando que Dongbaek pese a haber estado sola, en realidad siempre estuvo acompañada. Ongsan entero termina entendiendo que ella es una de ellos y así mismo también la amparan y la protegen, aunque en últimas instancias y ante la amenaza directa del asesino en serie, ella sola se basta para dejarlo sin sentido. Bueno, ella y una sartén.

Una serie muy tierna y bonita con Kang Ha Neul bordando el papel de manera exquisita, y Kim Ji Suk y Kong Hyo Jin no desmereciendo nada tampoco. De las más bellas vistas en el 2019.

Reparto

Gong Hyo Jin, Kang Ha Neul, Kim Ji Suk,
Kim Kang-Hoo

Comentarios

  1. Mariceli Hernandez dice:

    Es la que mas me ha gustado en el año, no puedo imaginar a otro que no fuera Kang Ha Neul en el papel de Yong Sik. El niño me hizo llorar mas de una vez al igual que la ternura, el amor y el respeto con que Yong Sik trataba a Dongbaek. Todo el tiempo la apoyó, confió en ella y le dió su espacio. Nada de sobreproteger, al contrario, la empoderó. Es uno de los personajes masculinos que mas me ha gustado.
    Gracias Maggie, te quedó muy bonita.

  2. Concuerdo contigo de los más lindo de 2019. Dong-Baek es un personaje con muchos cambios en LAB el Kdrama todos positivos, por ahí la historia al final no me parece que cerro todo pero fue muy agradable de ver

  3. me gustó mucho este drama, lo encontré muy emotivo y humano. Mucho tuvo que ver Kang HA Neul que hace el papel de su vida y el niño que es el más maduro de la serie. De la Gong no digo nada, porque proyecto que coge lo convierte en oro. Merecidisimo su Daesang!
    Ahora bien también tengo que decir que estuvo a punto de dejarla por el cinco porque me costó cogerle el punto, había partes que las encontraba aburridas al principio.
    Por cierto, ahora que acabamos década se podría hacer una recapitulación de los diez mejores dramas? He visto post en twitter que lo han hecho y es una buena idea .

    Gracias por la reseña Maggie y feliz año a todas!

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.