When the devil calls your name (2019) TvN

Sinopsis

Para convertirte en uno de los compositores de canciones más buscados de la industria del entretenimiento, debes tener talento, inspiración y pasión. Pero para alcanzar el nivel de popularidad obtenido por Ha Rip, también debes estar dispuesto a hacer ciertos sacrificios.

Hace diez años, como artista en dificultades, Ha Rip se preguntó si alguna vez dejaría su huella en el mundo. A punto de darse por vencido, se encontró cara a cara con el mismo Diablo, quien se ofreció a darle a Ha Rip todo lo que su corazón deseaba, por un precio. Desesperado, Ha Rip acordó vender su alma al Diablo y así comenzó una década de éxito sin precedentes.

Pero cuando esos diez años casi han terminado y el Diablo ha venido a cobrar lo que debe, se entera de que su éxito y fama son el resultado de quitarle el talento y la vida a Lee Kyung. Al enterarse de que cada trato que haces con el Diablo tiene un alto precio, Ha Rip intenta negociar con su vida, pero ¿será eso suficiente para satisfacer la deuda que aún tiene?

(Fuente: Viki y Asianwiki)

Nuestro comentario

Esta comedia que no es romántica, si es melódica y aunque por el nombre se pueda imaginar una cosa terrorífica e incierta, en realidad, tampoco es tan oscura. Obvio, no es muy blanca, pero su oscuridad tampoco es que sea prieta; en realidad para que decir mentiras, es una comedia blanca y liviana esbozada sobre el cuento de «Fausto».

A una persona como yo, que no sabe apreciar las moderneces actuales de la música kpop, tener toda una serie de 16 capítulos con música setentera resulta un ejercicio muy agradable y placentero. Sí. El grupo que nutrió de melodías «When the devil calls your name» ‘Hígado y Vesícula biliar —Gan kua Ssulkeh—’ no tiene un nombre demasiado artístico en español, pero si tiene el timbre aquel de la música de entonces, de pronto me recuerda a Cat Stevens, a Carly Simon y a James Taylor. Pero en el mundo español también resuena en Serrat, en Aute…en gente que imprimía su alma en cada nota rasgada en una guitarra. Y más no puedo hablar de los matices musicales, después de todo, yo tengo oído de tarro; sé lo que me reverbera, pero ni idea de cómo explicarlo.

La historia, ellos mismos la venden como ligeramente anclada en Fausto, en cuanto a que un adolescente y enrabietado ángel caído, (al cual le chamuscaron un ala por montarle al papá un numerito —tras haber desobedecido órdenes sumarísimas de no interferir en los destinos de los humanos) apuesta con Dios poder seducirlos (a los mortales) para que se desprendan de su alma a cambio de fama, juventud y fortuna; en este caso anclado todo en el Hallyu o star system coreano. Ryu, el demonio que nos ocupa, lleva un buen puñado de años haciendo trueque a siniestra y siniestra, ¡él desprecia la diestra! –cosa que yo, por zurda debería impugnar, pero bueno. No me voy a desviar del meollo. Decía. Lleva ya tiempo con los cambalaches, y un día le toca llegar a ejecutar el contrato con un actor, al que le debió ver buena planta, porque ya no se quiso mudar de cuerpo al seguir cobrando almas; que hasta entonces había sido su modus operandi. El cuerpo de Mo Tae Kang le sirve a Ryu para ir por la vida a veces cual seductor (y eso que el Ryu de marras no tiene ni idea del mecanismo para llevarse a las mujeres al huerto… ¡Bueno, bueno! Las escenas con la exnovia de Tae Kang al principio de volverse a encontrar, con Ryu en babia y Tae Kang ausente de su cuerpo, son deliciosamente graciosas) y el resto de veces de pendenciero…Que lo uno no desmerece a lo otro.

Diez años atrás un músico que había tenido éxito pero ya madurito y en declive Seo Dong Chun, sintiéndose fracasado, hace el trato con Ryu –volviéndose Ha Rip P.D. joven, guapo y exitoso. El tiempo ha pasado, el contrato está a punto de vencer y ahora su consciencia largo rato aletargada, empieza a espabilarse y con ella le llega, no ‘esencia sutíl de azahar’, sino que todas sus grandes y exitosas producciones son plagios variopintos; además de que cada vez que él triunfó, otro pobre incauto o incauta se estrelló con el fracaso y la indiferencia.

Una de estas pobres estrelladas es Yi Kyung, una mujer que se ha forjado a base de palos que le han venido por todos lados, anulada por todos, de manera cruel, aunque nunca pierde la sonrisa y cuya válvula de escape es la música que crea para consolarse. Ella se acuerda todavía de aquel señor mayor en el cual encontraba consuelo cada vez que en su casa le caía una somanta de palos, sin saber que él se lucró bastante bien de sus bellas composiciones musicales. Y cuando se da cuenta, tampoco hace demasiado por corregir el destino, porque es así, bondadosa y bonachona. Cosa que Ryu entiende que es un «alma de primer grado» y se le antoja que Seo Dong le traiga una transacción comercial con esa alma en particular, si él quiere seguir siendo un Ha Rip guapo, querido con duende y alma.

Y empieza el tira y afloja. Ryu quiere el alma prístina de Yi Kyung o Kelly (como se le conoce artísticamente) con la que asestarle la BOFETADA definitiva a Dios, y esta que no cae. Terca como una mula, ¡oye! Entonces, como van pasando los días y el contrato de Ha Rip está ya casi casi en un punto de que se quede la carcasa sin alma, y a Ryu las huestes angelicales están que le queman el culo (y ya de paso el ala que no terminó chamuscada antaño) con sus sables de láser a lo Star Wars; Así que decide coger ‘el toro por los cuernos’ y forzar una firma que demuestre que hasta un alma pura y diáfana puede torcerse y terminarse vendiendo…¡Buah! Le salió rana. Yi Kyung si claudicó, pero no por beneficiarse ella, sino que se sacrificó para que Ha Rip no perdiera a su hijo enajenado. Así el pobre de Ryu no ganó ninguna apuesta y a Yi Kyung le dieron aristas a las que aferrarse mientras pone en su sitio a tanto aprovechado que vivió a costa suya y sin dar las gracias. ¡Qué bueno es cilantro, pero no tanto! Ahí repartió por todos lados, desde su mamá abusada abusadora, pasando por su padrastro retrogrado y abusador, su cobarde y pusilánime hermanastro hasta Ha Rip que tuvo el cuajo de pedirle su alma a cambio de la vida de Lucca, el hijo tanto tiempo en el olvido.

Entre medias te van relatando como pareciera que todo el Hallyu se marcó un Fausto, hasta hay otra pobrecilla dispuesta a vender la suya con tal de triunfar de actriz, cosa que desespera a Ryu, ya que como él mismo dice «El ser supremo debía estar bien liado el día que ella nació, y se le olvidó darle un alma»; que sí, que hicieron una comedia negra, pero de un negro translúcido.

En el momento de la historia que Dios finiquita la apuesta con Ryu, las almas retornan a sus respectivos cuerpos, mientras a Ryu las huestes de guerreros angelicales se lo llevan a las mazmorras del séptimo infierno y Tae Kang vuelve a ser el actor romántico adorado por las masas, que en lo personal…Dejémoslo en que a Seo Young (su novia) le hace ahora más ‘tilín’ Ryu. Si. La mente del ser humano femenino tiene derecho a cambiar de parecer, y a Seo Young le gustó eso de reformar disolutos.

Seo Dong tras confesarse públicamente y devolver los derechos de autor a los respectivos autores, durante una travesía por el desierto, dado que su voluntad es no convertirse en un ser demoníaco, se convierte en inmortal y con la potestad otorgada por Ryu de mantener sus dos egos, Seo Dong o Ha Rip (cosa que le lleva un tiempo controlar hasta que lo logra) cuando hace las paces con Yi Kyung (que también decide que a ella lo que le gusta es cantar en la calle, nada de ir de diva por la vida) pues pasa más tiempo como el ajussi Seo Dong, ya que con ese ego se siente más querido y apreciado tanto por ella como por Lucca, así este esté a miles de kilómetros de distancia en los Balcanes.

Jung Kyung-ho y Park Sung-woong volvieron a trabajar juntos en esta comedia (ya lo hicieron en Life on Mars) y a mi me gusta la complicidad que tienen entre si. Como la música es otro actor más de esta comedia yo creía que habían hecho playback, pero estoy leyendo que no, que el Sr Jung también canta; como su pareja Soo Young la de Girls Generation (que si no estoy mal) hace un cameo en When the devil calls your name cuando un productor de música manda a su secretaria a rechazarle la demo a Seo Dong diez años atrás y antes de que el demonio viniera con sus trueques de oropel.

A mí me gustó bastante, y eso que el primer capítulo me invitó muy mucho a abandonar, pero razoné que es de la TvN y que ellos me suelen gustar, así que le di una oportunidad, y no me arrepiento.

Comentarios

  1. Rectifico. Acabo de estar hablando con mi profe y me dice que el grupo musical setentero no existió en los 70, lo hizo la TvN para esta serie 🙂

  2. Esta no me llama mucho, pero gracias Maggie, así me la he ahorrado. 😉

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.